Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

lunes, 29 de abril de 2019

FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA DOMINGO 28 ABR 2019

En la Basílica San Francisco se celebró la Fiesta de la Divina Misericordia el domingo 28 de abril desde las 5 p.m. empezando con la celebración eucarística y luego con la procesión en el atrio del templo. Multitud de fieles acompañaron la imagen que representa a Jesucristo derramando su misericordia. 
La Divina Misericordia es una devoción promovida por la Iglesia católica enfocada en la misericordia de Dios y su poder, particularmente como una acción de confianza en que la misericordia de Dios y su pasión es el precio ya pagado por nuestros pecados y que si confiamos en Jesús nuestros pecados nos serán perdonados; Jesús no será nuestro juez sino nuestro Salvador misericordioso.
La Fiesta de la Misericordia es el domingo siguiente a la Pascua de Resurrección. Jesús prometió a santa Faustina su misericordia: el perdón total de los pecados y penas a quien ese día comulgue. Esto significa que la persona si confiesa y comulga ése día gana inmediatamente indulgencia plenaria, y obtiene el perdón total de la penas y culpas merecidas por haber pecado, es decir al perdonar todos los pecados, y no hay penas que purgar en el purgatorio. Esta fiesta ha sido declarada oficial en la liturgia por la Iglesia católica el rito romano en el año 2000 por San Juan Pablo II.

En tu nombre echare las redes - Seminario Pontificio Mayor

DIVINA MISERICORDIA . Domingo II de Pascua, ciclo C (Jn 20,19-31)

Domingo de la Misericordia

miércoles, 24 de abril de 2019

VISITA FRAY MICHAEL PERRY OFM AL PERU 26 MAR AL 05 ABR 2019

Recordando la visita de Fray Michael Perry OFM Ministro General de los Franciscanos al Perú.
Fray Michael Perry llegó al Convento San Francisco de Asís de Lima el día 30 marzo por la noche. Al día siguiente tuvo un encuentro con las Hermanas Clarisas y Hermanas Concepcionistas de Lima. Con la Familia Franciscana celebró la Eucaristía y en seguida un compartir fraterno al final de la tarde. 
El Ministro General se encontró con los hermanos del Definitorio Provincial y después con los hermanos profesos solemnes de la Provincia. 
Durante su visita en el Convento San Francisco de Lima, el 1ro de abril tuvo un encuentro con todos los frailes profesos temporales de las dos Provincias de Perú de quienes escuchó atentamente sus comentarios, dificultades y esperanzas en un ambiente cálido y fraterno. El dos de abril se realizó un encuentro con los frailes formadores de las dos Provincias y otro con los Definidores de las dos Provincias. 
El 2 de abril visitó el Colegio Peruano Chino San Juan XXII participando de los homenajes y compartiendo con los docentes y alumnos del plantel.
Fueran encuentros llenos de fraternidad y ocasión propicia para compartir alegrías y esperanzas para la vida franciscana en Perú.

martes, 23 de abril de 2019

Ceremonia de Renovación de votos

En 1209, san Francisco hizo escribir la "forma de vida" o regla que el Señor le había inspirado y que se componía sobre todo de breves fragmentos evangélicos. En la primavera de aquel mismo año, el Santo y sus once primeros compañeros se trasladaron a Roma y obtuvieron del papa Inocencio III que se la aprobara verbalmente, con lo que nacía en la Iglesia un nuevo género de vida, una nueva Orden. San Francisco, en su Testamento, relata así el acontecimiento: «Y después que el Señor me dio hermanos, nadie me ensañaba qué debería hacer, sino que el Altísimo mismo me reveló que debería vivir según la forma del santo Evangelio. Y yo hice que se escribiera en pocas palabras y sencillamente, y el señor Papa me lo confirmó». Recordando ese hecho trascendental, la familia de san Francisco renueva el 16 de abril su profesión en la vida franciscana.

jueves, 18 de abril de 2019

Jueves Santo y la institución de los sacramentos del Orden y la Eucaristía


El jueves 18 de abril, jueves santo se realiza la renovación de las promesas sacerdotales y la bendición de los oleos sagrados, se instituye el sacramento del orden sacerdotal, el santo crisma, la bendición el oleo de los enfermos y el oleo de los catecúmenos.

LA IGLESIA UNIVERSAL, se une en cada diócesis, en la Misa Crismal, para celebrar dos eventos de gran trascendencia para los bautizados:

1.- Renovación de las promesas sacerdotales de los presbíteros a su Obispo en la diócesis o Iglesia Particular, con ello confirman la unidad de la Diócesis entre el obispo y sus presbíteros.

Con esta promesa:

a. El presbítero se une más fuertemente a Cristo y se configura con él, renunciando a sí mismo y reafirmando la promesa de cumplir los sagrados deberes que, por amor a Cristo, aceptó gozoso el día de su ordenación para el servicio de la Iglesia-

b. Renuevan su deseo de permanecer como fieles dispensadores de los misterios de Dios en la celebración eucarística y en las demás acciones litúrgicas, y desempeñando fielmente el ministerio de la predicación como seguidores de Cristo, cabeza y pastor, sin pretender los bienes temporales, sino movidos únicamente por el celo de las almas.

2. En la misa Crismal también se consagra el Santo Crisma y se bendicen los óleos de los catecúmenos y de los enfermos. 

a. SANTO CRISMA: La palabra crisma proviene del latín chrisma, que significa unción. Así se llama ahora al aceite y bálsamo mezclados que el obispo consagra en esta misa. Con esos óleos serán ungidos, EN TODAS LAS PARROQUIAS DE LA DIOCESIS, los nuevos bautizados y se signará a los que reciben el sacramento de la Confirmación. También son ungidos los obispos y los sacerdotes en el día de su ordenación sacramental. Así pues, el Santo Crisma, es decir el óleo perfumado que representa al mismo Espíritu Santo, nos es dado junto con sus carismas el día de nuestro bautizo y de nuestra confirmación y en la ordenación de los sacerdotes y obispos. La liturgia cristiana ha aceptado el uso del Antiguo Testamento, en el que eran ungidos con el óleo de la consagración los reyes, sacerdotes y profetas, ya que ellos prefiguraban a Cristo, cuyo nombre significa "el ungido del Señor".

b. Con el óleo de los catecúmenos se extiende el efecto de los exorcismos, pues los bautizados se vigorizan, reciben la fuerza divina del Espíritu Santo, para que puedan renunciar al mal, antes de que renazcan de la fuente de la vida en el bautizo. 

c. El óleo de los enfermos, cuyo uso atestigua el apóstol Santiago, remedia las dolencias de alma y cuerpo de los enfermos, para que puedan soportar y vencer con fortaleza el mal y conseguir el perdón de los pecados. El aceite simboliza el vigor y la fuerza del Espíritu Santo. Con este óleo el Espíritu Santo vivifica y transforma nuestra enfermedad y nuestra muerte en sacrificio salvador como el de Jesús. La materia apta para el sacramento debe ser aceite de oliva u otro aceite sacado de plantas.

El crisma se hace con óleo y aromas o materia olorosa. Su consagración es competencia exclusiva del obispo. Es conveniente recordar que no es lo mismo el Santo Crisma (que se utiliza en el Bautismo y en la Confirmación y es consagrado) que el óleo de los catecúmenos y de los enfermos (que solo es bendecido y puede serlo por otros ministros en algunos casos).