Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

viernes, 30 de septiembre de 2022

30 de septiembre, San Jerónimo doctor de la iglesia y traductor de la Biblia

En el día que recordamos la memoria de San Jerónimo doctor de la iglesia, Fray Abel Pacheco OFM encargado de medios de comunicación en la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú nos explica como leer la Biblia y la vida de este santo.

martes, 27 de septiembre de 2022

2do día de Novena en honor a San Francisco 26 Set 2022

Entramos al segundo día de novena en honor a San Francisco de Asís.
Meditemos en la Porciúncula. Ningún otro lugar estuvo tan ligado a San Francisco y a la primitiva fraternidad como la Porciúncula. En este lugar santo se consagró Clara plenamente a Cristo, y Francisco, entre otros muchos acontecimientos, fue visitado por la Madre del cielo, concediéndole el Papa la indulgencia del perdón.

sábado, 24 de septiembre de 2022

24 de septiembre: Invitación inicio de Novena y misa de fiesta en honor a Nuestro Seráfico Padre San Francisco de Asís

Los esperamos en el templo San Francisco de Lima desde el 25 de septiembre 2022, para el inicio de Novena en honor a nuestro Seráfico Padre San Francisco cuya fiesta central será el 4 de octubre.
Empezamos con el rezo del Santo Rosario a las 6:30 p.m.
Celebración Eucarística 7 p.m.
Gracias Fray Reynaldo Gamarra OFM Vicario del Convento San Francisco de Lima
¡Paz y Bien!

martes, 20 de septiembre de 2022

Jornada vocacional virtual para jovenes el 22 de septiembre


Este próximo 22 de septiembre, se realizará la jornada vocacional virtual para aquellas jóvenes que desean seguir la vida contemplativa según el modelo clareano.
Hacemos extensiva la invitación para todas las jóvenes a participar de este momento que ayudará en bien de su discernimiento vocacional.
¡Paz y Bien!

viernes, 16 de septiembre de 2022

17 de septiembre: Impresión de las llagas de San Francisco de Asís

Desde su conversión a Dios, san Francisco profesó una grandísima devoción a los misterios de la pasión del Señor, y no cesó de meditar y de predicar, con su vida y su palabra, a Cristo crucificado. En septiembre de 1224, dos años antes de su muerte, se retiró al monte Alverna para consagrarse totalmente a la oración y la penitencia, y un día, mientras estaba sumido en contemplación, el Señor Jesús imprimió en su cuerpo -manos, pies y costado- los estigmas de su pasión. Le sangraban, le causaban grandes sufrimientos y le dificultaban su vida y actividades, pero no cesó de viajar y predicar mientras sus fuerzas se lo permitieron. En vida del Santo, sus compañeros más cercanos pudieron ver las llagas de manos y pies, y a partir de su muerte todos pudieron contemplar también la llaga del costado. Benedicto XI concedió a la Orden franciscana celebrar cada año la memoria de este hecho, probado por testimonios fidedignos.
fuente: franciscanos.org

miércoles, 14 de septiembre de 2022

14 Setiembre: Exaltación de la Santísima Cruz

Para la Iglesia es una fiesta del Señor, en la que celebramos el misterio de la cruz, la obra realizada por Cristo en ella. La imagen predominante es la de Jesús elevado en la cruz, que marca profundamente la vida y espiritualidad de los cristianos. Según la tradición, hoy es el aniversario del hallazgo de la santa Cruz (14 de septiembre del 320, por Santa Elena, madre del emperador Constantino) y de la dedicación de la basílica constantiniana levantada en el mismo lugar de la crucifixión del Señor. Cada año se celebraban en Jerusalén solemnes ceremonias que culminaban con la elevación del sagrado leño para que lo contemplase y adorase la multitud de fieles que se congregaba. En mayo del 614, Cosroas, rey de los persas, saqueó Jerusalén y se llevó la cruz a su país. Pero el emperador Heraclio derrotó a los persas, recuperó la cruz y la entregó solemnemente al patriarca de Jerusalén el 3 de mayo del 630. Esta recuperación llenó de entusiasmo a la Iglesia y particularmente a los latinos, que no tardaron en celebrar la fiesta de la santa Cruz en esta última fecha.

martes, 13 de septiembre de 2022

13 de septiembre, San Juan Crisóstomo

¿De qué serviría adornar la mesa de Cristo con vasos de oro, si el mismo Cristo muere de hambre?San Juan Crisóstomo (347-407) – homilía sobre el evangelio de san Mateo 5,3-4
¿Deseas honrar el cuerpo de Cristo? No lo desprecies, pues, cuando lo contemples desnudo en los pobres, ni lo honres aquí, en el templo, con lienzos de seda, si al salir lo abandonas en su frío y desnudez. Porque el mismo que dijo: Esto es mi cuerpo, y con su palabra llevó a realidad lo que decía, afirmó también: Tuve hambre, y no me disteis de comer, y más adelante: Siempre que dejasteis de hacerlo a uno de estos pequeñuelos, a mí en persona lo dejasteis de hacer. El templo no necesita vestidos y lienzos, sino pureza de alma; los pobres, en cambio, necesitan que con sumo cuidado nos preocupemos de ellos.
Reflexionemos, pues, y honremos a Cristo con aquel mismo honor con que él desea ser honrado; pues, cuando se quiere honrar a alguien, debemos pensar en el honor que a él le agrada, no en el que a nosotros nos place. También Pedro pretendió honrar al Señor cuando no quería dejarse lavar los pies, pero lo que él quería impedir no era el honor que el Señor deseaba, sino todo lo contrario. Así tú debes tributar al Señor el honor que él mismo te indicó, distribuyendo tus riquezas a los pobres. Pues Dios no tiene ciertamente necesidad de vasos de oro, pero SI, en cambio. desea almas semejantes al oro.
No digo esto con objeto de prohibir la entrega de dones preciosos para los templos, pero sí que quiero afirmar que, junto con estos dones y aun por encima de ellos, debe pensarse en la caridad para con los pobres. Porque, si Dios acepta los dones para su templo, le agradan, con todo, mucho más las ofrendas que se dan a los pobres. En efecto, de la ofrenda hecha al templo sólo saca provecho quien la hizo; en cambio, de la limosna saca provecho tanto quien la hace como quien la recibe. El don dado para el templo puede ser motivo de vanagloria, la limosna, en cambio, sólo es signo de amor y de caridad.
¿De qué serviría adornar la mesa de Cristo con vasos de oro, si el mismo Cristo muere de hambre? Da primero de comer al hambriento, y luego, con lo que te sobre, adornarás la mesa de Cristo. ¿Quieres hacer ofrenda de vasos de oro y no eres capaz de dar un vaso de agua? Y, ¿de qué serviría recubrir el altar con lienzos bordados de oro, cuando niegas al mismo Señor el vestido necesario para cubrir su desnudez? ¿Qué ganas con ello? Dime si no: Si ves a un hambriento falto del alimento indispensable y, sin preocuparte de su hambre, lo llevas a contemplar una mesa adornada con vajilla de oro, ¿te dará las gracias de ello? ¿No se indignará más bien contigo? O, si, viéndolo vestido de andrajos y muerto de frío, sin acordarte de su desnudez, levantas en su honor monumentos de oro, afirmando que con esto pretendes honrarlo, ¿no pensará él que quieres burlarte de su indigencia con la más sarcástica de tus ironías?
Piensa, pues, que es esto lo que haces con Cristo, cuando lo contemplas errante, peregrino y sin techo y, sin recibirlo, te dedicas a adornar el pavimento, las paredes y las columnas del templo. Con cadenas de plata sujetas lámparas, y te niegas a visitarlo cuando él está encadenado en la cárcel. Con esto que estoy diciendo, no pretendo prohibir el uso de tales adornos, pero sí que quiero afirmar que es del todo necesario hacer lo uno sin descuidar lo otro; es más: os exhorto a que sintáis mayor preocupación por el hermano necesitado que por el adorno del templo. Nadie, en efecto, resultará condenado por omitir esto segundo, en cambio, los castigos del infierno, el fuego inextinguible y la compañía de los demonios están destinados para quienes descuiden lo primero. Por tanto, al adornar el templo, procurad no despreciar al hermano necesitado, porque este templo es mucho más precioso que aquel otro.
FUENTE: https://auladsi.net/honrar-a-cristo-en-los-pobres