Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

jueves, 17 de noviembre de 2016

La iglesia recuerda hoy a Santa Isabel de Hungría

Siendo casi una niña, se casó con Luis, Langradve de Turingia, a quien dio tres hijos, y al quedar viuda, después de sufrir muchas calamidades y siempre inclinada a la meditación de las cosas celestiales, se dedicó al cuidado de los enfermos y de los pobres hasta el último suspiro de su vida, que fue a los veinticuatro años de edad.

Memoria de santa Isabel de Hungría, que siendo casi niña se casó con Luis, landgrave de Turingia, a quien dio tres hijos, y al quedar viuda, después de sufrir muchas calamidades y siempre inclinada a la meditación de las cosas celestiales, se retiró a Marburgo, en la actual Alemania, en un hospital que ella misma había fundado, donde, abrazándose a la pobreza, se dedicó al cuidado de los enfermos y de los pobres hasta el último suspiro de su vida, que fue a los veinticinco años de edad († 1231).

Breve Biografía
A los cuatro años había sido prometida en matrimonio, se casó a los catorce, fue madre a los quince y enviudó a los veinte. Isabel, princesa de Hungría y duquesa de Turingia, concluyó su vida terrena a los 24 años de edad, el I de noviembre de 1231. Cuatro años después el Papa Gregorio IX la elevaba a los altares. Vistas así, a vuelo de pájaro, las etapas de su vida parecen una fábula, pero si miramos más allá, descubrimos en esta santa las auténticas maravillas de la gracia y de las virtudes.
Su padre, el rey Andrés II de Hungría, primo del emperador de Alemania, la había prometido por esposa a Luis, hijo de los duques de Turingia, cuando sólo tenia 11 años. A pesar de que el matrimonio fue arreglado por los padres, fue un matrimonio vivido en el amor y una feliz conjunción entre la ascética cristiana y la felicidad humana, entre la diadema real y la aureola de santidad. La joven duquesa, con su austeridad característica, despertando el enojo de la suegra y de la cuñada al no querer acudir a la Iglesia adornada con los preciosos collares de su rango: “¿Cómo podría—dijo cándidamente—llevar una corona tan preciosa ante un Rey coronado de espinas?”. Sólo su esposo, tiernamente enamorado de ella, quiso demostrarse digno de una criatura tan bella en el rostro y en el alma y tomó por lema en su escudo, tres palabras que expresaron de modo concreto el programa de su vida pública: “Piedad, Pureza, Justicia”.
Juntos crecieron en la recíproca donación, animados y apoyados por la convicción de que su amor y la felicidad que resultaba de él eran un don sacramental: “Si yo amo tanto a una criatura mortal—le confiaba la joven duquesa a una de sus sirvientes y amiga—, ¿cómo debería amar al Señor inmortal, dueño de mi alma?”.
A los quince años Isabel tuvo a su primogénito, a los 17 una niña y a los 20 otra niña, cuando apenas hacía tres semanas había perdido a su esposo, muerto en una cruzada a la que se había unido con entusiasmo juvenil. Cuando quedó viuda, estallaron las animosidades reprimidas de sus cuñados que no soportaban su generosidad para con los pobres. Privada también de sus hijos, fue expulsada del castillo de Wartemburg. A partir de entonces pudo vivir totalmente el ideal franciscano de pobreza en la Tercera Orden, para dedicarse, en total obediencia a las directrices de un rígido e intransigente confesor, a las actividades asistenciales hasta su muerte, en 1231.
FUENTE: http://elperiodicodemexico.com/nota.php?id=842303

miércoles, 9 de noviembre de 2016

ELECCIONES JUFRA LIMA CALLAO 2016-2017

El pasado domingo 06 de noviembre, en la parroquia Cristo Salvador de Chama, se realizó el capítulo electivo de la Juventud Franciscana (JUFRA) región Lima-Callao  con la participación de las fraternidades JUFRA de esta circunscripción.

La actividad contó con la presencia de:
    1.- Flor Escudero, animadora fraterna de la OFS para la JUFRA a nivel nacional, quien presidio el capitulo.
   2.- Padre Ariel Zúñiga OFM Cap. Padre franciscano capuchino, y asistente nacional de la OFS para la JUFRA.
    3.  Paúl Zuzunaga, animador fraterno de la OFS para la JUFRA a nivel de la región Lima Callao.
Se contó con la presencia de la Ministra de los franciscanos seglares de  la región Lima Callao,  hna. María Martha Vivanco Cárdenas, y del padre Abel Pacheco Sánchez OFM, sacerdote de la Provincia franciscana de los XII Apóstoles del Perú, y asistente regional de los franciscanos seglares de Lima y Callao.

Participaron en el capítulo miembros de las 4 fraternidades JUFRA reconocidas en la región, que sumaron 27 miembros capitulares.
El capítulo se inició a las 9:00 de la mañana y concluyó alrededor de las 04:30 de la tarde, con la elección del equipo de animadores que a continuación presentamos:

1.- Coordinador Regional:     Carlos Cortés Rocagliolo.
2.- Vice coordinadora Regional: Deyanira Najera
3.- Miembro de apoyo: Martín Atuncar.




domingo, 6 de noviembre de 2016

ELECCIONES JUFRA LIMA CALLAO 2016-2017

El pasado domingo 06 de noviembre, en la parroquia Cristo Salvador de Chama, se realizó el capítulo electivo de la Juventud Franciscana (JUFRA) región Lima-Callao  con la participación de las fraternidades JUFRA de esta circunscripción.

La actividad contó con la presencia de:
    1.- Flor Escudero, animadora fraterna de la OFS para la JUFRA a nivel nacional, quien presidio el capitulo.
   2.- Padre Ariel Zúñiga OFM Cap. Padre franciscano capuchino, y asistente nacional de la OFS para la JUFRA.
    3.  Paúl Zuzunaga, animador fraterno de la OFS para la JUFRA a nivel de la región Lima Callao.
Se contó con la presencia de la Ministra de los franciscanos seglares de  la región Lima Callao,  hna. María Martha Vivanco Cárdenas, y del padre Abel Pacheco Sánchez OFM, sacerdote de la Provincia franciscana de los XII Apóstoles del Perú, y asistente regional de los franciscanos seglares de Lima y Callao.

Participaron en el capítulo miembros de las 4 fraternidades JUFRA reconocidas en la región, que sumaron 27 miembros capitulares.
El capítulo se inició a las 9:00 de la mañana y concluyó alrededor de las 04:30 de la tarde, con la elección del equipo de animadores que a continuación presentamos:

1.- Coordinador Regional:     Carlos Cortés Rocagliolo.
2.- Vice coordinadora Regional: Deyanira Najera
3.- Miembro de apoyo: Martín Atuncar.




lunes, 31 de octubre de 2016

El Papa Francisco ratifica al Cardenal Cipriani en Congregaciones Pontificias



El Santo Padre ha renovado por otros 5 años al Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, como miembro de la Congregación del Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, y de la Congregación de Causas de los Santos. 

ROMA. Según el documento de la Secretaría de Estado de julio del 2016, el Cardenal Juan Luis Cipriani ha sido ratificado por cinco años más como miembro de la Pontificia Congregación de las Causas de los Santos, órgano de la Santa Sede encargado fundamentalmente del estudio de las causas de canonización y beatificación. 

Asimismo, en otro documento con fecha setiembre de este año, el Secretario de Estado, Pietro Parolin, comunica la renovación también por otros 5 años al Primado del Perú en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, organismo encargado de la ordenación y promoción de la sagrada liturgia, especialmente de los sacramentos.

El Arzobispo de Lima viene desempeñando estos encargos en el gobierno central de la Iglesia desde que fue creado Cardenal, en el 2001, y es un signo de la confianza del Papa Francisco.




Arzobispado de Lima / Oficina de Prensa y Comunicaciones

Santa y piadosa es la idea de rezar por los muertos


Por San Gregorio Nacianceno, Sermón 7, en honor de su hermano Cesáreo, 23-24
Tomado de: Año Cristiano Franciscano

¿Qué es el hombre para que te ocupes de él? Un gran misterio me envuelve y me penetra. Pequeño soy y, al mismo tiempo, grande, exiguo y sublime, mortal e inmortal, terreno y celeste. Con Cristo soy sepultado, y con Cristo debo resucitar; estoy llamado a ser coheredero de Cristo e hijo de Dios; llegaré incluso a ser Dios mismo.

Esto es lo que significa nuestro gran misterio; esto lo que Dios nos ha concedido, y, para que nosotros lo alcancemos, quiso hacerse hombre; quiso ser pobre, para levantar así la carne postrada y dar la incolumidad al hombre que él mismo había creado a su imagen; así todos nosotros llegamos a ser uno en Cristo, pues él ha querido que todos nosotros lleguemos a ser aquello mismo que él es con toda perfección; así entre nosotros ya no hay distinción entre hombres y mujeres, bárbaros y escitas, esclavos y libres, es decir, no queda ya ningún residuo ni discriminación de la carne, sino que brilla sólo en nosotros la imagen de Dios, por quien y para quien hemos sido creados y a cuya semejanza estamos plasmados y hechos, para que nos reconozcamos siempre como hechura suya.

¡Ojalá alcancemos un día aquello que esperamos de la gran munificencia y benignidad de nuestro Dios! Él pide cosas insignificantes y promete, en cambio, grandes dones, tanto en este mundo como en el futuro, a quienes lo aman sinceramente. Sufrámoslo, pues, todo por él y aguantémoslo todo esperando en él; démosle gracias por todo (él sabe ciertamente que, con frecuencia, nuestros sufrimientos son un instrumento de salvación); encomendémosle nuestras vidas y las de aquellos que, habiendo vivido en otro tiempo con nosotros, nos han precedido ya en la morada eterna.

¡Señor y hacedor de todo, y especialmente del ser humano! ¡Dios, Padre y guía de los hombres que creaste! ¡Arbitro de la vida y de la muerte! ¡Guardián y bienhechor de nuestras almas! ¡Tú que lo realizas todo en su momento oportuno y, por tu Verbo, vas llevando a su fin todas las cosas según la sublimidad de aquella sabiduría tuya que todo lo sabe y todo lo penetra! Te pedimos que recibas ahora en tu reino a Cesáreo, que como primicia de nuestra comunidad ha ido ya hacia ti.

Dígnate también, Señor, velar por nuestra vida, mientras moramos en este mundo, y, cuando nos llegue el momento de dejarlo, haz que lleguemos a ti preparados por el temor que tuvimos de ofenderte, aunque no ciertamente poseídos de terror. No permitas, Señor, que en la hora de nuestra muerte, desesperados y sin acordarnos de ti, nos sintamos como arrancados y expulsados de este mundo, como suele acontecer con los hombres que viven entregados a los placeres de esta vida, sino que, por el contrario, alegres y bien dispuestos, lleguemos a la vida eterna y feliz, en Cristo Jesús, Señor nuestro, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

"Busquemos cosas buenas en nuestro corazón”


El sábado 29 de octubre, en el programa Diálogo de Fe, el Cardenal Juan Luis Cipriani se refirió al Señor de los Milagros, que en este mes de octubre sale a las calles en procesión, y exhortó a los oyentes a siempre a buscar cosas buenas en sus corazones.

“Estos días el Señor de los Milagros marca nuestro corazón y nuestra alma. Yo creo que es muy bueno decirlo y repetirlo: hay mucha gente buena y muchas cosas buenas; y también les pido a todos: entren en su corazón y van a encontrar cosas buenas. Vean a sus hijos, a sus padres y abuelos, hay cosas buenas, incluido el dolor, pero tenemos que mirar a Dios con esa confianza y decir a Dios: “cómo nos quieres, no nos damos cuenta de los regalos que nos haces: la vida la fe, la amistad y la familia”. Lo guardamos y decimos: “esto ya es conocido”. No es lo conocido, siempre Dios saca algo nuevo”.

“Ahoguemos el mal en abundancia de bien”

También indicó que es necesario poner amor en lugares donde no hay para así generar más amor.

“Es muy necesario ahogar el mal en abundancia de bien o como decía San Juan de la Cruz: pon amor donde no hay amor y sacaras amor. Hay que poner amor donde hay odio, hay que poner comprensión donde hay envidia, hay que poner sonrisa y alegría donde hay maltrato. Hay que hacerlo si eres cristiano. Los cristianos morían mártires, aparentemente un fracaso, y sembraban nuevas semillas. Pues Jesucristo muere para vivir, es vencido para triunfar. Yo les digo a ustedes y me digo a mi mismo: saca lo bueno”.

El cardenal Juan Luis señaló que todas las personas deben aceptarse como pecadoras, pero lo que no deben hacer es buscar el pecado.

“Yo creo que tampoco podemos decir que nunca vamos a reconocer ni vamos a aceptar que hay cosas que están mal, no. Somos pecadores y el pecado es eso: la injusticia, la violencia y la mentira. Lo que no podemos ser es fabricante de pecados, lo que no podemos ser es fábricas de mal, eso ya es el demonio. 

“El Señor nos pide un mundo con valores”

Asimismo, expresó que debía valorarse más las cosas reales del mundo, que las cosas mundanas y superfluas.

“La realidad es algo que hoy se está descuidando, se está privilegiando un poco la virtualidad. Lo que tú puedes proponer en internet, en un whatsaap. Tu puedes proyectar tu imaginación a donde quieras pero la realidad es tan bonita: el amanecer, mis hijos, mis padres, ir a la iglesia, ir al Santísimo, rezar el rosario, estudiar alguna cosa, acompañar a un enfermo, darle un beso al hijo. Todas estas realidades tienen mucho valor. Yo comprendo que en este momento estos valores como que no tienen mucha acogida en el mercado pero esto es lo que el señor nos pide”.

Por último, comentó acerca de cuál era el proceder correcto para un católico con el entierro o cremación de los fallecidos a partir de las últimas normas de las Santa Cede.

“Es preferible que los católicos se entierren con su cuerpo como siempre en los cementerios; sin embargo, no está prohibida la cremación, es una alternativa, pero señala que hay como una prioridad, mejor esto que lo otro. En segundo lugar, al hacer esta cremación mucha gente se ha encontrado que de repente no tenía donde colocarlas o de alguna manera la presencia de ese pariente la querían tener simbólicamente en esa cajita con la ceniza de los familiares. Entonces, ya la Santa Sede, el Magisterio de la Iglesia dice que no estemos cayendo en un uso de las cenizas de un muerto para un posible, como diría yo, superstición. (…) O sea, un uso un poco profano, ajeno  a la religión y entonces  dice que un cuerpo de un muerto merece respeto y merece ese respeto para que se le tenga en un lugar sagrado, un sitio donde se guardan las cenizas. Aquí hay una parte un poco funcional, que es necesario, y otra parte más sagrada”.

Al final el cardenal invitó a todos los fieles a que acompañen al Señor de los Milagros en su último recorrido por las calles de la ciudad el uno de noviembre a partir del mediodía.

Arzobispado de Lima, Oficina de Prensa y Comunicación

"Que el Señor de los Milagros nos enseñe a ser fieles en nuestra fe"


“Los tiempos pasan, pero Cristo es el mismo, la Iglesia es la misma, los milagros son constantes, el Cielo nos espera. Que esta generación nos pueda decir: "fuimos fieles en momentos de dificultades, de relativismos, de discusiones". Que recuerden que el pueblo peruano junto al Señor de los Milagros fue fiel, no se dejó amedrentar y se mantuvo en la verdad y en su devoción.” Con estas palabras el Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, se dirigió a los miles de fieles que llagaron a la tradicional misa del viernes 28 de octubre del 2016 en la Avenida Tacna.

Jesús y su Iglesia

En otro momento, el Arzobispo de Lima afirmó que el Señor de los Milagros es el Buen Pastor que nunca abandona su Iglesia.

"La Iglesia, Cuerpo de Cristo, permanece sabia en medio de un mundo tan agitado por los embates de las olas del mar, ideas, doctrinas, críticas, insultos y maltratos. Es el demonio que ataca a la Iglesia. Nosotros debemos permanecer humildes y serenos, pero siempre en la verdad de Cristo, en los 10 de mandamientos, en los 7 sacramentos en el ejemplo de una vida honesta. Eso es lo que nos pide el Señor de los Milagros. Esa nave de Jesús no se puede hundir. Basta creer en Jesús y en su Iglesia".

Asimismo, explicó a los fieles la importancia que tienen los sacramentos en la vida de todo cristiano.

“No retrasen el bautismo de sus hijos, la primera comunión, prepararlos en los colegios y en las parroquias, la confirmación, donde el Espíritu Santo concede la fortaleza, inspira, ayuda y luego ese sacramento maravilloso, la reconciliación, la confesión de los pecados, debemos acudir constantemente a la confesión. Son sacramentos en los que a través tuyo el Señor llegue a otros".

También pidió a los miles de fieles que llegaron desde temprano hasta la avenida Tacna a que mediante sus peticiones acerquen a más personas a Dios.


“Hoy el Señor de los Milagros sale nuevamente a las calles de Lima y busca a ese santo pueblo de Dios. Nos busca, nos escucha, nos perdona, nos espera, nos ayuda a salir de nuestros problemas, quiere hacer milagros, por eso ábrele tu corazón. Y no solamente para pedir por ti, pídele por los demás que no han podido venir, que tal vez están en dificultad, seamos generosos si tenemos la suerte de estar cerca del Señor, hoy y ahora. Que tu pensamiento sea: mi esposa, mi esposo, mis hijos, mis nietos, mi abuela, aquel amigo enfermo, aquel que pasa una tribulación, deja que el Señor a través de tuyo vaya a muchos y también a aquellos que no lo defienden y no lo conocen, pide por ellos.”

"Confírmanos en la fe"

Finalmente, el Cardenal del Perú pidió que siempre reconozcamos nuestras faltas y que pidamos por aquellos que a pesar de todo se mantienen fieles en la fe.

“Y hermanos, seamos sinceros, nos miramos a nosotros mismos y vemos miserias, vacilaciones, traiciones, también veamos lealtad, también vemos vidas heroicas que no producen ruido. Yo le pido al Señor confirma en la fe a tanta gente que, sin ruido, ni prensa. Cada día te ama, te reza, te buscan.”

Estuvieron presentes en la Santa Misa, los obispos auxiliares Monseñor Adriano Tomasi, Monseñor Raúl Chau; el Director Espiritual de la HSMN, el Padre Jaime Calvo, y sacerdotes de la Arquidiócesis.

Arzobispado de Lima, Oficina de Prensa y Comunicación