Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

martes, 28 de septiembre de 2010

Diciembre 28: Sierva de Dios Teresa Gardi. Virgen de la Tercera Orden (1769‑1837). En proceso de beatificación.


Nació en Imola (Bolonia) el 22 de octubre de 1769 y allí mismo murió el 1 de enero de 1837. Pío IX cuando era obispo de Imola, dispuso que fuera sepultada en la iglesia de la Observancia, donde se encuentra actualmente, en la columna izquierda mirando al altar mayor. Ingresó en la Orden Franciscana Seglar el 13 de octubre de 1801.

Es una de las más dulces criaturas de Romaña de todos los tiempos. Puede ser considerada una segunda Santa Teresita. Si las personas que han recibido sus favores hubieran dejado una precisa documentación de los favores recibidos.

Desde su nacimiento fue una niña distinta, celestial, devotísima de la Iglesia, de la Eucaristía, llena de fe y fervor místico. Siempre transportada en Dios, tanto que deseaba morir pronto para llegar a él. Cultivó la pureza “como un verdadero ángel en carne”, escribió su confesor. Quiso que el sufrimiento fuera su alimento diario. Se levantaba tempranísimo, comía poco pan, bebía poca agua, prácticamente vivía de la sola santa Comunión.

Se consideró siempre una nada, menos que nada, sintiendo y adorando sólo el poder de Dios. Fue heroica en la fe y en la esperanza. Amó a todos, particularmente a sus pequeños escolares que tenía como maestra de jardín de niños en su casa, educándolos con vehemente amor divino. Sufrió mortificaciones y calumnias. Llevó la paz a las casas divididas por la discordia. Atrajo a los pecadores a la conversión, pagando personalmente con padecimientos inenarrables. Se distinguió excepcionalmente por la prudencia en el gobierno de su casa, por su justicia hacia el prójimo, para consigo misma y con sus deberes, como maestra de los niños. Sufrió ofensas graves de su hermano, que pretendía ser mantenido por ella. Su humildad superó todo lo imaginable, como también su fuerza para soportar las tribulaciones y las enfermedades. Pero sobre todo contra las tentaciones del enemigo logró triunfar siempre.

Sus amigas más cercanas la vieron en éxtasis repetidamente. Su vida espiritual fue intensísima y rica en contactos personales con lo divino. Tuvo los estigmas no visibles, a no ser una amplia herida en el costado que permaneció aún después de su muerte. Recibió grandes dones del cielo. También hoy sabemos de muchísimas intervenciones suyas para convertir, sanar, unir familias.

Desde hace 150 años siguen acudiendo a la Observancia de Imola personas de cerca y de lejos a orar sobre su tumba. Indudablemente desde el punto de vista de su estatura espiritual ella es la más grande hija de la ciudad de Imola de todos los tiempos. Su proceso de beatificación ha sido retomado a raíz de los últimos testimonios escritos por gracias recibidas.

Tomado de: http://www.franciscanos.net/santoral/diario/12diciembre28.htm
Título original: "Un Santo al giorno", de Fr. Giuliano Ferrini O.F.M.
Edizioni Francescane - Convento Osservanza
Viale Osservanza ,198 - Tel. 0547.611200
47023 CESENA (Forli)
Traducción del italiano, actualización y adaptación: Fr. José Guillermo Ramírez G. OFM
Moñitos, Córdoba, Colombia S.A. 1999
Santa María de los Angeles, Asís Italia 2000

No hay comentarios: