Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 17 de enero de 2011

Benedicto XVI: Los que amamos a Juan Pablo II estamos felices por beatificación


VATICANO, 16 Ene. 11 / 09:30 am (ACI)

El Papa Benedicto XVI aseguró hoy que cuantos como él conocieron, respetaron y amaron a su predecesor el venerable Papa Juan Pablo II solo pueden estar felices por la beatificación de este "guía en la fe, en la verdad y en la libertad".
Tras el rezo del Ángelus dominical ante un multitud de peregrinos reunida en la Plaza de San Pedro, el Pontífice explicó por qué escogió el 1 de mayo para la ceremonia de beatificación.
"Será el segundo domingo de Pascua, que él mismo dedicó a la Divina Misericordia, y en cuya vigilia terminó su vida terrena. Cuantos lo han conocido, cuantos lo han respetado y amado no podrán menos que gozar con la Iglesia por este acontecimiento. ¡Estamos felices!", afirmó en su saludo a los peregrinos italianos.
Dirigiéndose a los "hermanos y hermanas polacos", explicó que la noticia de la beatificación "era muy esperada por todos y en particular por vosotros, para quienes mi venerable predecesor ha sido guía en la fe, en la verdad y en la libertad. Les deseo una profunda preparación espiritual a este acontecimiento y de corazón los bendigo a todos".

Inundaciones y cristianos perseguidos
Al introducir la oración mariana, el Papa Benedicto XVI pidió fuerza para las miles de personas que han abandonado sus casas por las devastadoras inundaciones en algunas zonas de Australia, Brasil, Filipinas y Sri Lanka.
"Que el Señor acoja a las almas de los difuntos, dé fuerza a los evacuados y apoye el trabajo de quienes están contribuyendo a aliviar el sufrimiento y las molestias", dijo el Papa.
También se refirió a la Jornada Mundial del Inmigrante y el Refugiado que se celebra este domingo, y recordó especialmente a los cristianos forzados a abandonar sus tierras por las guerras o persecuciones.
"La Iglesia ha vivido siempre dentro de sí la experiencia de la migración. Por desgracia, los cristianos se sienten obligados a dejar, con sufrimiento, su tierra, empobreciendo así los países en los que han vivido sus antepasados. Por otra parte, los desplazamientos voluntarios de los cristianos, por distintos motivos, son ocasión para incrementar el dinamismo misionero de la Palabra de Dios", afirmó.
El Pontífice pidió que la humanidad forme "una única familia, naturalmente con todas las diferencias que la enriquecen, pero sin barreras, reconociendo a todos como hermanos".
"Es fundamental que los cristianos, a pesar de que estén repartidos por todo el mundo, y por tanto, sean distintos por cultura y tradición, sean una sola cosa, como quiere el Señor", agregó al recordar que éste es el objetivo principal de la "Semana de Oración para la Unidad de los Cristianos" que se celebrará del 18 al 25 de enero.

No hay comentarios: