Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

miércoles, 16 de febrero de 2011

“Dios nos pide cumplir con la ley, defender la vida y proteger a la familia”


El Cardenal Cipriani administrando
 el sacramento de Unción de los Enfermos
(Foto: Arzobispado de Lima)
Durante una Santa Misa realizada el psado domingo en la Basílica Catedral de Lima y en el marco de la Jornada Mundial del Enfermo, el Cardenal Juan Luis Cipriani administró el sacramento de Unción de los Enfermos a un grupo de personas que son atendidas por la Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis de Lima.
Durante su homilía, el Cardenal Cipriani mencionó que los enfermos, de manera especial, adquieren una relación con Dios quien los ayuda a superar el dolor y la soledad, y tantas veces los hace recibir el milagro de la curación.
“Los enfermos, al encontrarse en esa situación en la que sólo les queda la mano de Dios y la mano de María, con sinceridad se acercan a la Confesión y a la Unción de los Enfermos, ya que en el fondo les queda el consuelo de quien no abandona nunca: Cristo”, añadió.
En otro momento, agradeció a las religiosas, sacerdotes y voluntarios por dedicarles parte de su tiempo a los enfermos y poner el corazón de Cristo a su servicio, siguiendo su mandato, ya que ven en ellos al mismo Cristo.
“Ustedes son el camino. No eres tú, es Cristo, quien a través de tu mirada, de tu presencia, de tu bendición, entra en el alma de los enfermos. Qué importante que seamos generosos en dedicarle tiempo y cariño”, reflexionó.
El Arzobispo de Lima animó a los fieles a renovar su confianza en Dios, procurando ser mejores hijos y asumiendo el compromiso de construir la verdad, ya que de lo contrario perderemos la libertad, la dignidad y la amistad con el Señor.
“La condición importante en esa relación de padre e hijo: la verdad. Si un padre engaña a su hijo, se acabó la familia; si un hijo engaña a su padre, no hay ninguna relación. Busquemos cada uno en nuestra vida social y personal, la verdad”, exhortó.
“Aunque te veas lleno de limitaciones, de pecados, de enfermedad, de soledad y sientas que no vales nada, delante de Dios eres su hijo. En el alma está la dignidad de la persona”, continuó.
Señaló también que el mensaje de Dios no es sólo una exhortación que nos dice que seamos buenos, sino que nos pide cumplir con la ley, defender la vida, educar, formar nuestro hogar, visitar a los enfermos, buscar la verdad y la justicia.
“Esa ley del amor, ese enamorarnos de Cristo, pone en funcionamiento una llama, una luz, una fuerza que no termina nunca. Busquemos, con la ayuda de nuestra Madre Santa María, que esa llama se encienda en las familias, en los matrimonios, en los gobernantes, en los enfermos, en todos”, mencionó.
Durante la Santa Misa, el Cardenal Juan Luis Cipriani y Monseñor Adriano Tomasi, OFM, administraron el sacramento de la Unción de los Enfermos a un grupo de personas que padecen de algún mal.

No hay comentarios: