Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

martes, 1 de febrero de 2011

Plegaria al Sagrado Corazón de Jesús para alcanzar una buena muerte

A tus plantas, Señor, vengo a ofrecerte
de mi vida los últimos momentos,
los dolores, angustias y tormentos
de mi postrera y cruel tribulación.
Para aquellos momentos de amargura
no le niegues, Señor, en su agonía,
un asilo seguro al alma mía,
en tu amoroso y dulce corazón.


Cuando expirante en mi doliente lecho
la muerte en busca de mi vida venga,
cuando rendido de dolor, no tenga,
fuerza y valor para luchar;
¡Corazón de Jesús, yo te suplico,
contrito y humillado desde ahora,
que me protejas en aquella hora,
en que mi vida debe terminar!


Cuando el dolor embriague mis sentidos
y perdiendo mis pies el movimiento,
me anuncien que se acerca ya el momento
en que la tierra tenga que dejar;
¡Corazón de Jesús no me abandones!
Haz que brille tu luz en el camino,
que me debe llevar a mi destino,
dadme valor y ayúdame a luchar.


Cuando mis manos estrechar no puedan
el crucifijo a mi angustiado pecho,
y mi espíritu en lágrimas desecho,
te pida de mis culpas perdón;
¡Corazón de Jesús no me abandones!
Dadme valor para luchar con bríos,
y acepta aquellos sufrimientos míos
de mis culpas como hostia de expiación.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

mi madre rezaba esta oracion ,hoy que ella tiene alzheimer y ya no la puede pronunciar,ni la recuerda, lo hare yo por ella, y tambien para mi, aunque con la vida que mama llevo y esta penosa enfermedad se que esta mas cerca de Dios cada dia.

Anónimo dijo...

Es una oración muy hermosa y antigua, mi mamá la solía rezar, cuando algun priente estuviera en agonia, como esta no hay otra, a la hora de la agonia es muy reconfortante para la persona expirante.

Anónimo dijo...

es una oracion muy linda pero yo no necesito eso lamentablemente