Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 18 de abril de 2011

Francisco…ocho siglos luz

Por el Hno. Lazaro Ruiz,
de la Fraternidad Seglar Franciscana
de Pablo Arenas. ( Imbabura)                                            

Francisco,
solamente tu presencia
revitaliza la materia ierte de este cosmos.
Tu mirada sigue siendo transparencia.

Son tus llagas
las heridas profundas de este siglo.
Nunca le ha faltado al mundo
tu sonrisa de bondad para los triste…

Tu piedad para los grandes pecadores…
y tus brazos bien abiertos
a los pobres y humildes pequeñuelos.

Van a ser ocho siglos…
que brillas todo luz para este mundo.
Desde entonces se escribieron
por millares los libros humanismo.
Pero el tuyo ha superado a todos,
por ser breve, profundo y muy conciso:
            se resume en un ferviente beso
            al hermano leproso.

        Francisco,                                                       
el mundo se congela,
pero siente nostalgia de tu fuego.
Sigue cantando al sal, robusto y fuerte,
a nuestra hermana madre tierra,
a la hermana luna bonacible y bella,
que preside en el cielo
el divino madrigal de las estrellas…

Canta y canta
tus mejores endechas,
por aquel que ama, sufre y perdona,
por amor al luminoso Cristo del Calvario.
Canta con intima ternura
a la hermana muerte buena…
Francisco
hermano luz y claridad del cielo,
el mundo en sombras todavía te ama…
Y por eso yo te invito
a visitarlo…
          
      No sus templos y convetos,
sino sus antros, plazas y callejas.
Sólo tú podrás curar al drogadicto,
al enfermo del alma,
al cielo de espíritu,
al maniático defensor de la violencia,
al que goza en destrozar la inocencia…

Francisco, ven…
Ven, Astro luminoso del Alvernia.
Vuelve cantando otra vez resurrecciones.
Grita a este mundo de odio y de pasiones:
No más egoísmo, no más revoluciones.

El orgullo mata, su obsesión deprime,
la Fe nos salva y el amor redime.
Elevamos a Cristo entre tus manos,
haciendo que vivamos como hermanos.


     Extraído del Libro: Familia Franciscana del Ecuador(Nº1, marzo 1981)

No hay comentarios: