Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

jueves, 28 de abril de 2011

MISA DE DÍA PASCUA DE RESURRECCIÓN DEL SEÑOR


DOMINGO 24 DE ABRIL

EL día 24 de abril en que celebramos la misa de Pascua de Resurrección, en la basílica de San Francisco de Jesús de Lima, se congregaron los fieles para celebrar el día más importante de la Iglesia católica. Cabe notar que en el transcurso del día se han ido celebrando la santa Misa tanto en la mañana como en la noche.

Presidió la Santa Eucaristía a las 11 de la mañana, el padre Guardián del Convento, Fray Anselmo
Díaz. Estuvieron a cargo de la liturgia los Hermanos del Apostolado Franciscano de Caballeros de San Judas Tadeo, hermanos que desde el inicio acompañaron al sacerdote en la procesión de entrada. Intervinieron en las lecturas de la Palabra de Dios, entonaron la secuencia (narración en prosa generalmente cantada, es la prosa Victimae pascháli, que dramatiza el hecho de la Resurrección), apoyaron en la procesión de ofrendas, en  la colecta económica y todo el acto.

En la homilía, que a continuación ponemos a su disposición en este blog, el padre franciscano inicio su predicación con un llamado al gozo y la alegría porque Jesús ha Resucitado.  Enfatizó los siguientes puntos:
1.       Puso de relieve  la importancia incomparable de la Resurrección porque  es la fiesta que marca el paso de las celebraciones en la Iglesia católica a través de todo el año litúrgico. Cristo con la Resurrección  ha vencido el pecado y la muerte, y con su muerte en la Cruz, nos abrió las puertas de la vida cerradas por el pecado de nuestros primeros padres.
2.        Asevero que la Resurrección es un misterio tan grande e  incomprensible para la mente humana, pero que podemos acceder a é  por la fe.
3.       La predicación de los apóstoles siempre pone de manifiesto la convivencia con Jesús, quien al resucitar tiene poderío sobre el tiempo y el espacio, no como nosotros que dependemos de ellos.
4.       La resurrección tiene importancia para nosotros, porque también resucitaremos y ya que sube después a los cielos, nosotros igualmente tenemos la esperanza de ir allá, porque creemos en la resurrección de los muertos y disfrutar de la vida eterna.
5.       Para esta Pascua nos hemos preparado cuarenta días  con la Cuaresma llevando una vida de oración, penitencia y servicio al prójimo,  así también nuestra vida ha de ser tiempo de oración, mejoramiento personal y servicio a los demás cumpliendo los Mandamientos de la Ley de Dios, el Mandamiento nuevo de la Caridad, o sea las 14 obras de misericordia con el prójimo, los 5 preceptos y enseñanzas de la Iglesia, y finalmente las obligaciones  personales de nuestra ética o función laboral.


Como todos los domingos, también hubo participación masiva de los fieles, con recogimiento y devoción en oraciones, canciones y recepción de la Eucaristía.

La conclusión después de la bendición solemne fue con el canto de la invocación final BENDIGAMOS AL SEÑOR, ALELUYA, ALELUYA…   DEMOS GRACIAS AL SEÑOR, ALELUYA, ALELUYA.
 Ha sido un tiempo de profunda devoción religiosa, para gloria de Dios. 


No hay comentarios: