Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

jueves, 23 de junio de 2011

El poema de la lengua (homenaje a San Antonio)

Por: Luis Valle Goicochea (La Soledad, 1908 - Lima, 1956). Poeta peruano que fue fraile franciscano en 1944 en el Convento de La Recoleta del Cusco. Entre su cuantiosa obra, destaca también un poema dramático para San Francisco de Asís titulado "Jacobina Sietesolios" (1946).


El poeta Luis Valle Goicochea (cuarto de izquiera a derecha en la fila posterior)
junto a Fr. José de Guadalupe Mojica y los estudiates de Teología. La foto ha sido extraída de la revista "Ensayos" (1944).
EL POEMA DE LA LENGUA

Al reverendo P. Orestes Alegre, generoso inspirador de estos versos.
Fr. LVG

Es la lengua milagrosa
que en la noche de los siglos
se nos muestra viva, intacta,
como un símbolo bendito
de la gracia de los cielos. ¡Prenda santa!
Aún vive la que fuera
como espada
y sobre el vicio se blandía
envuelta
en llamas;
la que fuera con fervores
de elocuencia iluminada.
Es la dulce y es la intrépida invencible
portadora de la célica palabra,
que en su prédica ardorosa
a los peces congregaba:
la vibrante, estremecida,
la inspirada,
cual relámpago,
cual urdimbre de preclaras
armonías, el acento
que clamaba
sacudiendo los confines
que clamaba
sacudiendo los confines
o invitando a la plegaria,
fustigando el extravío de los hombres,
o encendiendo en los pechos ateridos
el amor y la esperanza.
Es la lengua taumaturga, es el prodigio
más patente que a los siglos entregara
un designio de Dios mismo,
en los ámbitos de Padua...
Es la misma cuyo acento confundía
tempestades y pasiones desatadas...
Si tenía la ternura y la belleza
invitando a la alabanza
del Señor, a sus criaturas,
a la vez tenía el eco que imprecaba,
en tormenta generosa
animada por fervores inauditos
y por ansias
obedientes a un designio,
de elocuencia no igualada!
Es la lengua milagrosa
que aun se ofrece a las miradas
en un raro privilegio,
elocuente sin decir una palabra...
Roja flor en milagro
perpetuada,
es el simbolo patente
de la gracia!
Es una hora de desgracia para el mundo,
viva flor inmaculada...
Santa lengua: que despierte tu elocuencia
otra vez, el mundo aguara,
aplacando la tormenta
que los odios engendraran.
Habla, lengua taumaturga,
a la tierra atribulada
un rocío de consuelo
y de paz, piden las almas!...
Esperamos el portento,
como otrora en que tu acento
a los peces congregaba...
Es la hora en que la tierra
es un campo de batalla,
por la sangre de los pueblos
empapada...
Se ha proscrito la hermandad,
sólo alienta la venganza...
Habla lengua taumaturga,
te imploramos en esta hora de desgracia:
habla lengua portentosa, silenciando
el rugir de la pasión y la metralla.

No hay comentarios: