Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

jueves, 23 de junio de 2011

Hermana Rosemery Lynch: una franciscana luchadora y ejemplar


Hna. Rosemary Lynch
(foto: jimandnancyonpilgrimage.blogspot)

El pasado 9 de enero, a la edad de 94 años, en Las Vegas (EE.UU.) falleció la Hna.Rosemary Lynch, excelente religiosa “franciscana y pacifista”. Había nacido en Phoenix, Arizona en 1917, había hecho su profesión religiosa hace 74 años. Llegó a Roma en 1960 debido a que fue elegida consejera general de su Congregación. En Roma vivió apasionadamente los años del Concilio Vaticano II. En su comunidad pasaban sobre todo obispos y teólogos latinoamericanos como Helder Camara, Paolo Evaristo Arns, Leonardo Boff que profundizaban los temas de la renovación religiosa.
A finales de los años sesenta colaboró en la entonces naciente Comisión vaticana de Justicia y Paz. En 1976, al terminar su encargo en el gobierno de la Congrega- ción regresó a los Estados Unidos, y fue a trabajar en una pequeña comunidad de Las Vegas, en la periferia, entre los pobres y marginados. Fue allí en donde descubrió la tragedia de las víctimas de las explosiones nucleares a través del “Nevada Test Site”, en el desierto de Nevada a pocas decenas de kilómetros de la ciudad que literalmente “enloqueció”.
Hna. Rosemar Lych (al centro) durante una vigilia contra
los ensayos de explosiones nucleares del "Nevada test site"
(foto: jimandnancyonpilgrimage.blogspot)
En 1982 con otras hermanas y frailes franciscanos pasó toda la Cuaresma en ayuno y oración frente a la Base de las pruebas nucleares en el desierto. El Viernes santo ingresó en la Base junto con otros compañeros y decenas de ellos fueron arrestados. Su fuerte espiritualidad franciscana la llevó a comprometerse cada vez más en el movimiento pacifista, en la solidariedad a las poblaciones indoamericanas y en el amor a la madre tierra. En 1982, fue invitada por un grupo de mujeres sicilianas a participar en una manifestación contra los misiles de Comiso. Desde entonces estuvo cada vez más presente, especialmente al lado del Cipax, como maestra de paz y de noviolencia. Por doquier, su mirada, su testimonio y sus palabras permanecieron profundamente grabados e inolvidables. La última vez que
vino a Roma, en abril del 2005, fue cuando en el Cipax habló de Dorothy Day, la madre del catolicismo social y pacifista de los Estados Unidos.
En agosto de 2008, cuando fui a visitarla y a participar con ella en las manifestaciones pacifistas en el desierto de Nevada, frente a las Base nuclear, me dijo: “agradezco a Dios por la salud y por la alegría de vivir en este tiempo. Estoy inmensamente agradecida con Dios que a mis 91 años me permite hacer todavía
algo útil. Yo se que las enfermedades vendrán aunque si no tengo idea de cómo ni cuando le diré adiós a este bello y trágico mundo”. Este adiós ya ha llegado. Cuando una religiosa de su comunidad me avisó que había fallecido, me escribieron lo siguiente: “Celebramos la vida de Rosemary Lynch: su vida fue una mezcla de ternura, de luz y de espíritu franciscano; vivió con gratitud su avanzada edad”.
En una ocasión me dijo: “Es un gran gozo para mí saludarlos a todos. Estoy muy agradecida con mi amigo
Gianni Novelli porque me reaviva el recuerdo de otros muchos amigos y asociaciones que conocí en esa bella Italia que permanece siempre en mi corazón como “el país hermoso”. Cuantos (y son muchos en Italia y fuera de ella) tuvieron la gracia de conocerla. aunque sólo haya sido indirectamente, atestiguan que su recuerdo permanece siempre vivo en sus corazones.

Gianni Novelli, Cipax - Italia.
Publicado en el boletín "Contacto", junio de 2011