Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

sábado, 25 de junio de 2011

Jornada Nacional del Enfermo y Anciano Misionero, domingo 10 de julio de 2011


El próximo domingo 10 de julio de 9 am. a 1 pm. en el Coliseo Auditorio del Colegio La Salle (Av. Arica 601, Breña) sze realizará la Jornada Nacional del Enfermo y Anciano Misionero 2011. LA actividad es organizada por la Obras Misionales Pontificias del Perú, conformada por la Unión de Enfermos y Ancianos Misioneros (UEAM), pastoral misionera de la Iglesia Católica que brinda atención dentro de la Obra de San Pedro Apóstol; la Obra de Propagación de la Fe, la Infancia Misionera y la Pontifica Unión Misional. El director nacional de las Obras Misionales Pontificias del Perú, Víctor Livori Grech mssp, señaló que cada año, la Iglesia Católica del Perú celebra esta actividad el segundo domingo de julio. El lema motivador de este año es "Señor, desde mi dolor quiero ser tu misionero".
"Efectivamente, el enfermo y el anciano, en medio de su dolor y sufrimiento, asumen un hermoso compromiso en la labor evangelizadora de la Iglesia, dando un testimonio de fe, amor y esperanza en un mundo cada vez más deshumanizado. Esta fecha es una ocasión propicia para reflexionar sobre el misterio del sufrimiento y, sobre todo, para sensibilizar más a nuestras comunidades y a la sociedad civil con respecto a nuestros hermanos sufrientes", señaló el padre Livori en una carta dirigida a los párrocos y rectores de iglesias, capellanes, médicos, enfermeras de los hospitales, clínicas y asilos de Lima.
Este año, el Santo Padre en su mensaje por el Día Mundial del Enfermo nos dice: "Por sus llagas habéis sido curador (1 P 2, 24). El Hijo de Dios sufrió, murió, pero resucitó y precisamente por esto esas llagas se convierten en el signo de nuestra redención, del perdón y de la reconciliación con el Padre...Por eso, queridos enfermos, ancianos y personas que sufren, es precisamente a través de las llagas de Cristo como nosotros podemos ver, con ojos de esperanza, todos los males que afligen a la humanidad. Al resucitar, el Señor no eliminó el sufrimiento ni el mal del mundo, sino que los venció de raíz".

No hay comentarios: