Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

sábado, 18 de junio de 2011

Junio 18: San Godofredo de Merville. Sacerdote y mártir en Gorcum, de la Primera Orden (1512‑1572).


Godofredo nació en 1512 en Merville, ciudad de Francia septentrional en la orilla izquierda del río Lys. Siendo joven abrazó la vida franciscana en la Orden de los Hermanos Menores. Hecho el noviciado y cumplido el proceso formativo requerido, fue ordenado sacerdote. Ejerció el ministerio sacerdotal con celo y fervor. Fue luego enviado al convento de Gorcum, donde dedicó su vida al ministerio de la penitencia. Eran muchos los que acudían a él en plan de conversión, para todos tenía una palabra de aliento, de exhortación y de perdón. Especialmente los pecadores conmovidos por sus paternales exhortaciones, pudieron iniciar su conversión y su retorno a Dios. Fue también sacristán y cuidó el culto divino y la devoción sobre todo a la Eucaristía y a la Virgen María. Otra cosa digna de observar en la vida de san Godofredo era su amor por la pintura. De su pincel salieron numerosas imágenes sagradas que él regalaba a las familias pobres, para que tuvieran siempre ante los ojos los ejemplos de Jesús, de María y de los Santos, para que fueran intercesores ante Dios y para que pudieran imitar sus virtudes. Fue este un precioso y fecundo apostolado en medio de un pueblo devastado por los calvinistas. Las imágenes sagradas siempre han ejercido gran influjo en el espíritu religioso y han llevado a la devoción cristiana. Más tarde otros pintores reproducirían su imagen con la aureola de los mártires de Cristo.
En 1572 las herejías de Lutero y de Calvino habían apartado de la Iglesia católica a gran parte de Europa. En los Países Bajos los calvinistas poco a poco habían conquistado el poder y perseguían ferozmente a los católicos.
En el mes de junio de 1572 los calvinistas, después de apoderarse de la ciudad de Gorcum, apresaron a San Godofredo de Merville y a los demás cohermanos del convento franciscano, los llevaron por muchos lugares exponiéndolos a las burlas de la población. Después los condujeron presos a Brielle, torturándolos de mil maneras, para que renunciaran a la fe católica en la Eucaristía y en el primado del Romano Pontífice, pero ellos permanecieron firmes en la fe, y fueron asesinados el 9 de julio de 1572. San Godofredo de Merville tenía 60 años cuando sufrió el martirio.  Canonizado por Pío IX el 29 de junio de 1867.