Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

jueves, 21 de julio de 2011

Julio 21: San Lorenzo de Brindis

Sacerdote, Doctor de la Iglesia, de la Primera Orden (1559‑1619) Canonizado por León XIII en 1881.
www.franciscanos.net/santoral/index.htm

Lorenzo Russo nació en Brindis el 22 de julio de 1559. Al quedar huérfano de padre siendo niño aún, fue acogido por los Hermanos Menores Conventuales, con quienes hizo sus estudios humanísticos. Al morir también la madre, hacia los 14 años, abandonó el seminario y su ciudad natal para irse a Venecia donde un tío paterno. Allí conoció a los Hermanos Menores Capuchinos y pidió ser recibido en la Orden. Transcurrió el año de noviciado en Venecia e hizo la profesión el 24 de marzo de 1578. Estudió la lógica en Padua, y en Venecia filosofía y teología. Dotado de una excepcional agudeza mental, y movido por una insaciable se de saber, se dedicó a profundos estudios bíblicos. Estudió las lenguas bíblicas, en especial las lenguas semíticas, que aprendió tan perfectamente que dejaba perplejos a los mismos rabinos.
Ordenado sacerdote en Venecia el 18 de diciembre de 1582, le encomendaron la enseñanza de la teología. Rápidamente, por su ciencia sagrada y su santidad se ganó la estima de los doctos y de sus cohermanos.
Dotado de una prodigiosa inteligencia y memoria, unió a la preparación teológica un amplio conocimiento de las lenguas antiguas y de las lenguas vivas. Y así pudo recorrer toda Europa llevando a todas partes, en medio de las herejías, una sólida palabra de verdad, de obediencia y de fe.
Elegido varias veces ministro provincial y finalmente ministro general de la Orden, recorrió nuevamente a pie buena parte de Europa en visita a sus cohermanos, edificando con el ejemplo de su vida y su ardiente palabra. El secreto de sus inagotables recursos fue la tierna devoción a la Virgen, cuya vida y privilegios describió con palabras ardientes. A la actividad apostólica y paternal añadió la de escritor de numerosas obras exegéticas, oratorias y apostólicas, especialmente contra los luteranos.
Clemente VIII lo llamó a Roma para enviarlo a Hungría, a Bohemia, a Bélgica, a Suiza, a Alemania, a Francia, a España y a Portugal. Predicador y embajador ante los soberanos de aquellas naciones cristianas, que él animaba a la cruzada contra los turcos para frenar su avance. Cuando el ejército cristiano en Hungría detuvo la difusión de la Medialuna, Lorenzo se encontraba en medio de los soldados cristianos en la victoriosa batalla de Alba Regale, incitando en todas las lenguas a defender y salvar a la cristiandad. Después de la guerra, Pablo V lo envió como embajador de paz entre las potencias cristianas siempre en discordia. Él conquistó el ánimo inclusive de los más truculentos soberanos con su humildad, mansedumbre y elocuencia de hombre habituado a la oración y a la penitencia. Se distinguió por su vida santa, su fervor eucarístico y la devoción a María Santísima.
En 1619 emprendió su último viaje a la península ibérica para una misión de paz ante el rey Felipe III. Murió en Belem, cerca de Lisboa, a los 60 años, el 22 de julio de 1619. En 1959 fue proclamado “Doctor apostólico” de la Iglesia por Juan XXIII.

No hay comentarios: