Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

jueves, 22 de septiembre de 2011

Beatos Mártires Capuchinos Mártires de la Guerra civil española.

www.franciscanos.net/santoral/index.htm
Beatificados por Juan Pablo II el 11 de marzo de 2001.

B. Aurelio de Vinalesa (José Ample Alcaide) Sacerdote. Vinalesa, 3 febrero 1896. Hizo el noviciado en 1912. Ordenado sacerdote el 26 de marzo de 1921. Maestro de los Clérigos en Orihuela (Alicante). Antes de ser asesinado alentó a sus cohermanos a afrontar la muerte, les dio la absolución y los invitó a proclamar: Viva Cristo Rey!. Asesinado en Barranco de Carraixet, el 28 de agosto de 1936.

B. Ambrosio de Benaguasil (Luis Valls Matamales), Sacerdote. Benaguasil, 3 mayo 1870. Ingresó al noviciado en 1890. Ordenado sacerdote el 22 de septiembre de 1894. Muy modesto, su apostolado principalmente fue la predicación, la confesión, la dirección espiritual. Devoto de la Sma. Virgen. Sereno y valiente frente al martirio. Asesinado en la Carretera de Valencia a Barcelona, 24 agosto 1936.

B. Pedro de Benisa (Alejandro Mas Ginestar), sacerdote. Benisa, Alicante, 11 de diciembre 1876. Hizo el noviciado en 1893, ordenado sacerdote el 22 de diciembre de 1900. Su apostolado principal lo desempeñó entre los jóvenes y en la catequesis. Bondadoso y conciliador. “Si vienen por mí, ya estoy a punto”, había repetido a su hermana para expresar su aceptación del martirio. Asesinado en la Alberca de Denia, Alicante, 26 agosto 1936.

B. Joaquín de Albocácer (José Ferrer Adell), sacerdote. Albocácer (Castellón) 23 abril 1879. Hizo el noviciado en 1896. Ordenado sacerdote en 1903 trabajó en Colombia, donde fue Superior Regular. Luego en España fue director del Colegio seráfico. Después de haber puesto a salvo a sus seminaristas, se refugió en Rafelbuñol. Apresado el 30 de agosto de 1936, fue asesinado en la Carretera de Puebla Tornesa a Villafamés, Castellón, el 30 de agosto de 1936.

B. Modesto de Albocácer (Modesto García Martí), sacerdote (Albocácer, Castellón, 18 enero 1880. Hizo el noviciado en 1896. Ordenado sacerdote el 19 de diciembre de 1903. Misionero en Colombia la mayor parte de su vida sacerdotal. Sus principales apostolados fueron la predicación, ejercicios espirituales, dirección espiritual. Religioso amable y cumplidor. Era guardián en Ollería y fue apresado en una finca de sus familia, a donde había buscado refugio. Aceptó el martirio con total entrega. Asesinado entre Albocácer y la finca de la Masá, cerca de ésta, el 13 de agosto 1936.

B. Germán de Carcagente (Jorge María Garrigues Hernández) sacerdote. Carcaixent, 12 febrero Noviciado, en 1911, Ordenado el 9 de febrero de 1919. Vicemaestro de novicios y profesor en una escuela primaria en Alcira. Ejerció su apostolado en el confesionario, la atención a los enfermos y la catequesis. Fervoroso y caritativo. Se refugió en la casa paterna, donde fue detenido el 9 de agosto de 1936, asesinado en la noche del mismo día en Carcaixent, junto al puente del Júcar.

B. Buenaventura de Puzol (Julio Esteve Flors), sacerdote. Puzol, 9 de octubre 1897. Hizo el noviciado en llería, en 1913. Se doctoró en Filosofía en la Universidad Gregoriana, ordenado sacerdote en Roma el 26 de marzo de 1921. Profesor de Filosofía y Derecho Canónico en el teologado de Orihuela. Predicador, conferencista, director espiritual. Pacífico, inteligente y listo, muy educado y correcto. Refugiado en la casa paterna, fue requerido para unas declaraciones y retenido el 24 de septiembre de 1936, y asesinado en el cementerio de Gilet, el 26 de septiembre 1936.

B. Santiago de Rafelbuñol (Santiago Mestre Iborra) sacerdote. Rafelbuñol (Valencia), 10 abril 1909. Ingresó al noviciado en 1924, en Ollería. Ordenado sacerdote en Roma el 26 de marzo de 1932. Doctorado en teología por la Universidad Gregoriana, vice-director del Colegio Seráfico de Massamagrell Sencillo, obediente, devoto de la Sma.Virgen. Bondadoso y vivaz. Ayudó a poner a salvo a los seminaristas y se refugió en su pueblo de Rafelbuñol, donde el comité local lo puso a trabajar en obras públicas del pueblo. Detenidos sus compañeros de comunidad, intentó entregarse en lugar de ellos, y fue detenido el 26 de septiembre de 1936, y con ellos asesinado la noche entre el 28 y el 29, en el cementerio de Massamagrell, al grito de “Viva Cristo Rey”.

B. Enrique de Alzamora (Enrique García Beltrán), Diácono. Almazora, Castellón, 16 marzo 1913. Ingresó al noviciado en Ollería en 1928. Era diácono y se preparaba para la ordenación sacerdotal. Jovial y dócil. Piadoso, muy devoto de San José. Estudioso de la música. Refugiado en su casa paterna, se preparó serenamente para el martirio que aceptó generosamente. Fue asesinado en la Pedrera de Castellón, el 16 de agosto de 1936.

B. Fidel de Puzol (Mariano Climennt Sanchis), Hermano. Puzol, Valencia, 8 enero 1856. Prestado el servicio militar, ingresó como novicio capuchino en 1884. Sirvió en Barcelona, Totana, Orihuela, Massamagrell y Valencia, como portero, cocinero, ayudante del Colegio seráfico. socio del P. Provincial. Tranquilo y apacible, siempre sonriente, hombre de oración. Se refugió en Puzol, en casa de familiares, dada su avanzada edad, 82 años, y su escasa visión, no salía de casa, donde fue detenido el 27 de septiembre y asesinado en la carretera hacia Sagunto, Valencia, el 27 de septiembre de 1936.

B. Berardo de Lugar Nuevo de Fenollet (José Bleda Grau). Hermano. Lloch Nou de Fenollet, 23 de julio de 1867. Hizo el noviciado en 1900. Sirvió en Orihuela, Alicante, como limosnero y sastre, Era bondadoso, humilde, orante, caritativo y paciente. Se refugió entre sus familiares y casi ciego, fue apresado el 30 de agosto de 1936, y asesinado en Genovés, el 4 de septiembre de 1936.

B. Pacífico de Valencia (Pedro Salcedo Puchades), Hermano. Castellar, 24 de febrero 1874. Ingresó al noviciado en 1899. Fue limosnero en Massamagrell durante 37 años. Sencillo y tranquilo, humilde y cumplidor de sus compromisos religiosos. Se refugió en casa de un hermano suyo, donde fue detenido y asesinado en Monteolivete, el 12 de octubre de 1936.

Hermanas Clarisas Capuchinas Mártires de la Guerra civil española: Beatificadas el 11 de marzo de 2001.

Las 3 primeras, del Monasterio de Agullent, hermanas carnales. En su vida religiosa fueron sólidamente piadosas, plenamente integradas en su comunidad, sin distinciones especiales entre ellas y respecto a las demás. En 1931 al llegar la República, debieron permanecer en su casa dos meses. Regresaron al monasterio hasta la revolución de 1936, cuando nuevamente se refugiaron en su casa de Algemesí, hasta que fueron detenidas el 19 de octubre de 1936 junto con su anciana madre, B. María Teresa Ferragud Roig –83 años- y otra hija suya religiosa agustina, B. Josefa Massiá, estuvieron en prisión en el convento de Fons Salutis), y fueron asesinadas el 28 de octubre de 1936, día de Cristo Rey. Los milicianos quisieron dejar a la madre, pero ésta se opuso y quiso acompañar a sus hijas para animarlas en la hora suprema. Asesinadas en Cruz Cubierta de Alzira.

B. María Jesús (María Vicenta Massiá Ferragud), Algemesí, 12 enero 1882. Hizo el noviciado en 1900 y la profesión el 16 de enero de 1902.

B. María Verónica (María Joaquina Massiá Ferragud) Algemesí 15 junio 1884. Noviciado en 1904, profesión solemne en 1907.

B. María Felicidad (María Felicidad Masiá Ferragud). Algemesí, 28 agosto 1890. Noviciado en 1910, profesión perpetua en 26 de abril de 1913.

B. Isabel Calduch Rovira, Alcalá de Chivert, Castellón, 9 de mayo 1882. Hizo el noviciado en 1900, y la profesión solemne el 30 de mayo de 1904. Pacífica y amable, Fue maestra de novicias, y reelegida para otro trienio, que no desempeñó por la llegada de la revolución; entonces se refugió en su pueblo, en casa de un hermano suyo sacerdote. Detenida el 13 de abril de 1937, fue asesinada en Cuevas de Vinromá, Castellón, el 14 de abril de 1937. Del Monasterio de Castellón de la Plana.

B. Milagros Ortells Gimeno, Valencia, 29 noviembre 1882. Ingresó al monasterio en 1902, en Valencia. Allí fue enfermera, refitolera, tornera, sacristana y Maestra de novicias. Caritativa, servicial, piadosa, sacrificada. Al estallar la revolución se refugió en casa de su hermana María, en Valencia, y luego en otra casa donde estaban otras religiosas de la Doctrina cristiana. Detenida el 20 de noviembre de 1936 y asesinada con otras 17 religiosas de la Doctrina Cristiana en Picadero de Paterna, el mismo 20 de noviembre 1936. Del Monasterio de Capuchinas de Calle Ruzafa, Valencia.

Septiembre 22: Beato Ignacio de Santhia’. Sacerdote de la Primera Orden (1686 1770). Beatificado por Pablo VI el 17 de abril de 1968.

Nació en Santhia’, diócesis de Vercelli, Piamonte, el 5 de junio de 1686, hijo de Pier Paolo Belvisotti y María Isabel Balocco. En el bautismo le impusieron el nombre de Lorenzo Mauricio, que luego, al hacerse religioso, cambió por el de Ignacio.

Desde su niñez quedó huérfano de padre y fue educado cristianamente bajo la guía de un piadoso sacerdote. Pronto se distinguió por la integridad de costumbres, por su aprovechamiento en los estudios y por la predilección en el servicio litúrgico como seminarista de la colegiata.

Ordenado sacerdote fue nombrado canónigo de la iglesia colegiata de Santhia’. También le fue ofrecido el oficio de párroco, pero él, contra el parecer de sus parientes, que se prometían para él una brillante carrera eclesiástica, renunció. Poco después, anhelando mayor perfección, dijo adiós a todas las cosas terrenas venciendo toda clase de dificultades, ingresó en la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, donde en 1717 emitió sus votos religiosos.

Durante 25 años fue confesor asiduo y muy buscado por personas de toda clase, pasaba muchas horas del día en la dirección espiritual y abría a los pecadores los caminos misteriosos de la bondad de Dios. Fue maestro de novicios en el convento del Monte de Turín, haciéndose modelo de todas las virtudes, supo dirigir a los jóvenes franciscanos hacia la perfección seráfica.

En 1743 estalló la guerra y él se distinguió ejemplarmente en la asistencia a los soldados hospitalizados, y en aquel período borrascoso supo ser consuelo y ayuda para cuantos recurrían a él. El resto de su vida lo pasó en la enseñanza del catecismo a los niños y a los adultos con una competencia, diligencia y aprovechamiento realmente singulares. Hizo cursos de ejercicios espirituales especialmente a religiosos, a quienes con la palabra y con el ejemplo supo llevar a la más alta espiritualidad cristiana y franciscana. De él nos quedan las “Meditaciones para un curso de ejercicios espirituales”, que fueron impresas en Roma por primera vez en 1912. A los 84 años, agotado por el intenso trabajo apostólico desempeñado con sencillez y humildad, deseaba retornar a Dios y el 22 de septiembre de 1770 su alma voló de la tierra al cielo.

No hay comentarios: