Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 26 de septiembre de 2011

San Elzeario de Sabran.

www.franciscanos.net/santoral/index.htm


Penitente de la Tercera Orden (1285 1323). Canonizado por Urbano V el 5 de abril de 1369.

Elzeario nació en el castillo de Ansouis, pequeño poblado de la Provenza (Francia) hacia 1285. Su padre Ermangao de Sabran era conde de Ariano, en el reino de Nápoles. Su madre Lauduna d’Albe de Roquemartine era una mujer de gran piedad y caridad para con los pobres. Elzeario era el primogénito, la madre, después del bautismo lo ofreció al Señor diciendo que estaba dispuesta a entregárselo antes que su alma fuera manchada en su vida por el pecado mortal. El voto heroico de la madre fue escuchado. Tuvo óptima educación al lado de su tío Guillermo de Sabran, abad del renombrado monasterio benedictino de San Víctor. Todavía muy joven, por voluntad de Carlos de Anjou, se desposó en 1299 con Delfina de Signe. Elzeario, muy inclinado a la piedad, y Delfina, que no quería el matrimonio, de común acuerdo resolvieron guardad castidad aún después de las nupcias, y cumplieron su acuerdo.

Elzeario, a la muerte de su padre, habiendo heredado con los otros títulos nobiliarios también el de Conde de Ariano, fue a Italia para tomar posesión del condado, bajo la directa dependencia del rey. En aquella ocasión brillaron las virtudes de Elzeario. Por su ardiente caridad y el sentido de moderación en las contrariedades, logró conquistarse el amor del pueblo. Sus dotes lo hicieron apreciado y querido para el rey de Nápoles. En 1312, cuando Roma era asediada por el ejército del emperador Enrique VII de Luxemburgo, Roberto de Anjou encomendó al conde de Ariano el mando de sus soldados que acudían en ayuda del Papa. Elzeario aceptó la gravosa tarea con tal empeño que forzó a los imperiales a abandonar a Roma.

Después de cuatro años de permanencia en Italia, Elzeario regresó a Provenza. Este regreso fue motivo de gran alegría para Delfina, y para todas las poblaciones de la región. En este tiempo los dos esposos recibieron el hábito de la Tercera Orden de San Francisco de manos del Padre Juan Julián de Riez. Se obligaron a perseverar en la virginidad, es más, hicieron voto de perpetua castidad. Cada día rezaban el oficio de los terciarios y multiplicaban las obras de caridad y de penitencia. Su hábito franciscano consistía en una túnica de paño gris que bajaba hasta las rodillas, ceñida con el cordón. Se preocupó de que en sus territorios floreciera la vida cristiana, se mantuvieran las buenas costumbres, se administrara la justicia, se defendiera a los pobres contra la opresión de los ricos.

Estando en París, en misión encomendada por el rey de Nápoles, enfermó gravemente y en poco tiempo murió. El 27 de septiembre de 1323 fue el último día de su vida. Quiso tener a su lado al famoso padre teólogo Francisco Mairone con quien hizo la confesión general y de quien recibió el Viático. Luego serenamente su alma voló hacia su creador. Fue canonizado por Urbano V el 15 de abril de 1369. En su canonización estaba presente su esposa Delfina. En Ariano Irpino (Avellino) es venerado como copatrono de la ciudad.