Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

jueves, 15 de septiembre de 2011

Santa Catalina de Génova

Viuda de la Tercera Orden Franciscana (1447‑1510). Canonizada por Clemente XII el 16 de junio de 1737. Su fiesta se celebra el 22 de marzo.
Santa Catalina de Génova.

Cuando nació Catalina, muchos nobles italianos patrocinaban a los artistas y escritores del renacimiento. Las necesidades de los pobres y enfermos a menudo eran opacadas por un afán de lujo y autosatisfacción.
Los padres de Catalina, Giacomo Fiesch, virrey de Nápoles,  y Francisca di Negro, eran miembros de la nobleza en Génova. A los 13 años quiso ser religiosa, pero no pudo a causa de su edad. A los 16 casó con Julián Adorno, un noble egoísta e incrédulo. Vivió cinco años de encierro en profundo sufrimiento y depresión. Por otros cinco años, movida por sus amistades, intentó adormecer su depresión y aislamiento con una vida mundana y egoísta en los ambientes ded la aristocracia, sin muchas preocupaciones morales. 
Sintiendo la necesidad de recuperar la paz interior, acudió donde su hermana monja para exponerle sus cruces y ansiedades, y por toda respuesta recibió la invitación a reiniciar su vida cristiana mediante la frecuencia de los sacramentos de la reconciliación y la Eucaristía. Al confesarse (marzo 22 de 1473) tuvo una vívida conciencia de sus pecados y de lo mucho que Dios la había amado. Reformó su vida, comulgaba diariamente, cosa insólita en aquella época, hacía grandes penitencias y obras de caridad al servicio de los enfermos en sus casas y en los hospitales, sin rehuir los servicios más humildes. Con su buen ejemplo también Julián se convirtió de su egocentrismo y disipación, y ambos ingresaron a la  Tercera Orden Franciscana. En 1493, asistiendo a los enfermos se contagió de la peste, pero al recobrar la salud continuó al servicio de los necesitados.
Sin embargo, los despilfarros de Julián los habían arruinado. El y Catalina decidieron vivir en el Pammatone, un gran hospital en Génova, y dedicarse allí a obras de caridad. Después de la muerte de Julián, en 1497, Catalina se hizo cargo de la dirección del hospital. Escribió acerca del purgatorio, que, según ella, comienza aquí en la tierra, y sobre otros temas de espiritualidad. La vida con Dios en el cielo es una continuación y perfeccionamiento de la vida con Dios sobre la tierra.
Agotada por su vida de sacrificio, murió el 15 de septiembre de 1510.

No hay comentarios: