Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 5 de septiembre de 2011

Triduo y fiesta solemne en honor a Santa María de Aránzazu en Lima

Del 6 al 9  de septiembre en la Basílica Menor de San Francisco de Jesús El Grande de Lima se realizará el triduo y fiesta solemne en honor a Santa María de Aránzazu (la Virgen de la Manzana), cuya imagen se venera en este templo desde el año 1612.
La Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú celebra 399 años de su entronización en la Iglesia de San Francisco de Jesús el Grande de Lima.
Martes 6 de septiembre
7:00 pm. Rezo del Santo Rosario 
7:30 pm. Misa de acción de gracias.
Miércoles 7 se septiembre
7:00 pm. Rezo del Santo Rosario 
7:30 pm. Misa de acción de gracias.

Viernes 9 de septiembre
7:00 pm. Rezo del Santo Rosario
7:00 pm. Solemne Misa de Fiesta


SU LLEGADA AL PERÚ
En el Convento de San Francisco de Lima (Perú), la Archicofradía de Muestra Señora de Aránzazu, se formó desde el año 1612.
La imagen de Santa María de Aránzazu tiene en su mano izquierda, a la altura del corazón, a su divino Hijo y en la derecha lleva una manzana, que simboliza a María como la nueva Eva que a través de su hijo redimió a todos del pecado. Santa María de Aránzazu es conocida por sus devotos como "La virgen de la manzana".
En los escritos de Fray Diego de Córdova y Salinas nos describe cómo fue la llegada de su imagen a Lima:
"Fue recibida la forastera divina con gran pompa y alegría de sus vecinos, haciéndose pedazos la campana de todas las iglesias en señal de su gozo. Colocada la santa imagen en sus andas de un montón distinto de inmensa riqueza de diamantes, que en lo brillante poco le debían al sol, salió triunfante en hombros de los sacerdotes de la Catedral a la Plaza Mayor, debajo del palio, como Reina y Señora que es de cielo y tierra, despidiendo rayos de gloria de su soberano rostro,que daban vida a cuántos con devoción la miraban. Llevaba por lúcido acompañamiento a todo noble y común de la ciudad, Virrey, Audiencia Real, Cabildos y Religiones. Pasó la procesión con pompa y aparato, luces, músicas y danzas, las calles y sus balcones adornados con sedas y ricas telas, a la casa del serafín llagado, Francisco...".
Los fieles que no la conocen quedan extasiados al verla, sus devotos acuden a orar ante ella, pidiéndole favores; como ofrenda le traen flores, pero la mayoría de ellos traen una manzana que intercambian por la que tiene en la mano para compartirla en familia o entregarla algún enfermo (En: tríptico del triduo y fiesta solemne en San Francisco de Lima).
RESEÑA SOBRE NUESTRA SEÑORA DE ARÁNZAZU, LA VIRGEN VASCA
Hacia fines del siglo XV, un pastor encontró entre los espinos de un valle a la imagen de Nuestra Señora de Aránzazu, la que “arranca las espinas y el pecado de nuestras vidas y nos da el gozo de la gracia de su divino Hijo”.
Corría el año 1469 cuando el joven pastor Rodrigo de Baltzátegui recorría las estribaciones de la montaña de Aloña, próxima a la villa de Oñate en las tierras de Guipúzcoa, procurando reunir sus ovejas.
Tú entre los espinos
En esas labores se encontraba cuando, repentinamente, reparó en un objeto claro que destacaba entre los espinos del valle y, al aproximarse, vio que se trataba de una imagen de Nuestra Señora, tallada en la blanca piedra de la región.
Sin dar crédito a lo que veía y sin poder contener su entusiasmo, Rodrigo exclamó: “¡Arantza Zu!, ¡Arantza Zu!”,expresión que en lengua vasca significa: “Tú entre los espinos!”.  La novedad recorrió los valles y las comarcas cercanas y poco después otras regiones de España comentaban el suceso.
El historiador español Esteban Garibay (1535-1599), bibliotecario y cronista de la corte de Felipe II, oriundo de las tierras vascas, dejó constancia del hecho en su monumental historia de España, dando cuenta que a poco de descubierta la imagen, el lugar del hallazgo comenzó a ser visitado por innumerables peregrinos y que tanto la fama como los milagros de la Virgen, se multiplicaron.
El santuario de Guipúzcoa
Edificado un santuario, no tardó en convertirse en meta de numerosas peregrinaciones que se siguen efectuando hasta el día de hoy.
San Ignacio de Loyola, nacido en tierras guipuzcoanas, visitó el lugar en 1522 antes de recibir las órdenes y comenzar su prédica. Otras personalidades ilustres se acercaron hasta el lugar, atraídos por los prodigios que allí se obraban.
Los monjes franciscanos edificaron una pequeña iglesia y en ella fue entronizada la imagen de la Virgen, para beneplácito de los habitantes del valle. Ese templo sufrió un incendio en 1553, que volvió a repetirse en 1560 y en 1834, este último de consecuencias devastadoras. En las tres oportunidades, los mismos fieles, devotos de la Virgen, reconstruyeron el santuario demostrando un celo y un cariño que se fue multiplicando con el paso de los años.
En 1818 Nuestra Señora de Aránzazu fue declarada patrona de Guipúzcoa y en 1952 comenzó la edificación de la basílica actual. (Tomado de: http://www.cruzadadelrosario.org.ar/)

ORACIÓN
Madre Santísima de Aránzazu, que apareciste entre espinos ara arrancar de nuestras almas las punzantes espinas que son nuestros pecados; intercede ante tu Santísimo Hijo para que nos perdone y nos reciba en su gracia divina.
Celestial Madre de Aránzazu, humildemente te entrego los afectos de mi corazón.
¡Oh dulcísima madre!, bajo tu protección nos acogemos, líbranos de todo peligro, infunde en nosotros una profunda fe y un ardiente amor a Dios para juntos difundir las enseñanzas de Jesús.
Amén
(En: tríptico del triduo y fiesta solemne en San Francisco de Lima).


CONTACTOS EN LIMA
virgen_de_aranzazu@hotmail.com
Telf. 945493444 - 4722150

Sra. Mercedes Flores de Montiel y Sra. Corina Vera viuda de De la Mesa, devotas limeñas de la Virgen de Aránzazu
y  Fr. Abel Pacheco Sánchez.