Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

jueves, 20 de octubre de 2011

Beato Contardo Ferrini

www.vidasejemplares.org


Profesor de la Tercera Orden (1859•1902). Beatificado por Pío XII el 13

de abril de 1947.

Contardo Ferrini, llamado “astro de santidad y de ciencia”, nació en Milán el 5 de abril de 1859 hijo
de Rinaldo y Luisa Buccellati. Educado cristianamente sobre todo por su padre, de quien
recibió el influjo, sintió crecer en sí el deseo de amar sólo al Señor, en virginal consagración, y le
correspondió con una vida interior alimentada de meditación, oración, comunión frecuente.

Consagrado a los estudios hizo grandes progresos consiguiendo la licencia liceal en 1876
y mostrándose maduro como estudiante y coherente como cristiano, se inscribió en la
facultad de jurisprudencia en la célebre universidad de Pavía. También en el nuevo
ambiente mantuvo su intensa vida de piedad. El apelativo que comúnmente le daban era de
“San Luis”, para indicar su temple. Delicado y cortés, amaba la poesía en la contemplación del
gran libro de la naturaleza, escalando las alturas como valiente alpinista.

Su mayor ascensión fue sin embargo en el campo espiritual, presentándose como modelo de
laico católico en la profunda preparación y competencia profesional. En 1880, a los veintiún
años, se laureó en derecho penal. El jurado calificador descubrió en él una vocación
científica, el estudio del derecho antiguo y bizantino. Obtenida una beca de estudio, fue a
perfeccionarse en la universidad de Berlín, donde cultivó firmes amistades con estudiantes católicos
alemanes. En 1883 tomó la libre docencia en derecho romano y comenzaba la enseñanza en
la universidad de Pavía. En la cátedra tenía toda la seriedad del estudioso unida a la pasión del
docente: se impuso a la admiración de sus colegas y discípulos por la lucidez y claridad de
sus exposiciones, su elocución noble y fluida, su simplicidad sonriente y garbosa.

Profesor en la universidad de Mesina en 1887 y en la universidad de Modena en 1890, regresó a
Pavía en 1894 y enseñó allí hasta su muerte,residiendo con sus padres en Milán. Consagrado
en celibato cristiano, se inscribió en la Tercera Orden de San Francisco y en el franciscanismo
aprendió y perfeccionó su seráfica espiritualidad. Al compromiso de la cátedra Contardo unió una
intensa producción científica: sus escritos ascienden a más de 200. Se conservan de él
elevadas páginas ascéticas. Además tomó parte en las actividades caritativas de las conferencias
de San Vicente. Durante un período de verano en Suna sobre el Lago Mayor, fue atacado por un
violento tifus y el 17 de octubre de 1902 entregó serenamente su alma a Dios. Tenía 43 años. Fue
beatificado por Pío XII el 13 de abril de 1947. La universidad católica del Sagrado Corazón de
Milán, que él había mirado y auspiciado con predilección, lo acogió como su modelo y guía, y conserva y venera sus restos