Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 19 de diciembre de 2011

Jesús trae la alegría, la paz y la serenidad en Navidad

http://www.arzobispadodelima.org/



En el IV Domingo de Adviento, el Cardenal Juan Luis Cipriani animó a los fieles a compartir la alegría de la Navidad en familia. Estas exhortaciones las dirigió en la Santa Misa que presidió en la Basílica Catedral de Lima el 18 de diciembre.
“Tengamos fe para tener humildad y pensar en los demás. No se trata de dividir la situación entre ricos y pobres o entre los de derecha e izquierda. Eso no es cristiano. Todos debemos llevarle momentos de alegría a quienes les falta la familia. Llevemos el anuncio de la venida de Dios. Jesús ha nacido para todos”, comentó durante la homilía.
“Que la Navidad llegue a todos los rincones del Perú y el mundo. Difundamos esos  programas para colaborar con los más necesitados. Llevémosle un momento de alegría, tal vez un juguete, que simbolice nuestro cariño. La Navidad es para todos. Jesús nace para todos”, prosiguió.
En tal sentido, el Arzobispo de Lima felicitó a las parroquias de la Arquidiócesis de Lima, las cuales han organizado jornadas de voluntariado compartiendo la alegría de la Navidad con los niños más necesitados.
El Cardenal Cipriani también animó a los fieles congregados en la Catedral de Lima a reconocer en la Navidad un especial tiempo de conversión.
“Tratemos de vivir este tiempo con especial agradecimiento a Dios. Es un tiempo para estar en familia y compartirlo con los amigos y colaboradores. Vivamos agradecidos a Dios, porque todo lo que tenemos es regalo. Levantemos con agradecimiento nuestro corazón, recordando a nuestros padres y buscando sembrar siempre entre todos la semilla de la fe”, reflexionó.
“La Navidad también es un tiempo de conversión. ¿Cuánto tengo que cambiar? Ayúdanos Señor para poder tener un corazón donde encuentre un ambiente recto, honesto y limpio”, continuó.
Finalmente, el Pastor de Lima reconoció en la Virgen María el ejemplo de sencillez y humildad.
“La Virgen María es ejemplo de bondad y cariño; de sencillez y humildad. Llevemos el mensaje de Dios con nuestros gestos, palabras y comportamiento. La Navidad es una gran fiesta para la familia, los niños, ancianos, enfermos, presos y atribulados, tanta gente que por diferentes motivos pasan por situaciones de dolor y sufrimiento, que en esta Navidad encuentren consuelo”, culminó.
 

No hay comentarios: