Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

viernes, 9 de diciembre de 2011

“La familia peruana les ha encomendado velar por la paz, el orden público y la seguridad ciudadana”


El Cardenal Juan Luis Cipriani recordó a los miembros de la Policía Nacional del Perú que su principal labor es de mantener el orden, la paz y la seguridad del país, actuando siempre con honestidad. “El país siempre verá en su policía su referencia de confianza, no la pierdan nunca”, reflexionó en la Santa Misa que presidió en la Basílica Catedral de Lima, en el marco del XXIII Aniversario de dicha institución.
El Arzobispo de Lima manifestó que nuestra patria, especialmente en las circunstancias del momento, busca la unidad, la paz y la justicia; y pide que sean construidas y defendidas con la verdad.
“Más que nunca la oración y la bendición de Dios son necesarias para conservar el ánimo sereno y la paz del alma. Nunca debemos dejarnos llevar por situaciones de duda o de confusión. El país nos pide firmeza, serenidad y paz; por ello tenemos que reflexionar de una condición fundamental que es la verdad”, continuó.
Señaló que la primera inclusión es el saber que todos somos hijos de Dios que tenemos una misma dignidad que reclama veracidad y que debe ser respetada en función de la verdad.
“La verdad dignifica, libera y fortalece; y al revés, la mentira debilita, limita y maltrata el hogar, el trabajo, la sociedad y la paz social. Si no interesa la verdad todo se convierte en abuso y el orden social rápidamente se convierte en violencia”, comentó.
“En esta ocasión debemos todos esforzarnos en pacificar los ánimos, en moderar las tensiones, en superar las divisiones y en sanar las heridas que se hayan podido abrir entre hermanos”, prosiguió.
Enfatizó también en recordar que la familia peruana es una sola y que el deber de la Policía es evitar que la violencia nos enfrente entre hermanos y destruya la paz social.
“No podemos aceptar que empiece otra vez un discurso en donde los peruanos se dividen en civiles, militares o policiales; es una vieja estrategia del terrorismo y del marxismo. Ustedes tienen el grave deber de representar a esa única familia que les ha encomendado la paz, el orden público y la seguridad ciudadana”, mencionó.
En otro momento, el Cardenal Cipriani los exhortó a aceptar la responsabilidad de ser honestos y valientes, evitando aprovecharse de los cargos y las situaciones para obtener ventajas personales que dañen su autoridad moral.
“Su tarea es de servicio y tantas veces no bien comprendido, pero esa es la vocación que tienen. No admitan nunca la corrupción, no se dobleguen ante el intento de mentira o de abuso, mantengan un corazón limpio, mantengan una unidad; sean buenos padres de familia, cuiden sus hogares; y quienes tienen a veces dificultades, eleven su corazón a Dios que Él siempre estará atento a sus necesidades”, animó.
“No habrá sueldo que pueda agradecer la misión que ustedes por vocación han escogido, la gratificación del deber cumplido no tiene precio, la gratificación de volver al hogar con la frente en alto no tiene precio, el santo orgullo de sus hijos, esposas y padres, que saben que ustedes luchan y cuidan el orden del país, no tiene precio”, destacó.
Finalmente, como Pastor de la Iglesia Católica en Lima, agradeció y bendijo a toda la familia policial y los encomendó a su patrona, Santa Rosa de Lima, para que los acompañe, proteja y guíe.

No hay comentarios: