Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

jueves, 30 de junio de 2011

Cristo del Pacífico fue inaugurado en el Morro Solar


Ceremonia de inauguración del "Cristo del Pacífico".
(Foto RPP)

El Cristo del Pacífico fue inaugurado el miércoles 29 de junio (ayer) con en una ceremonia encabezada por el presidente de la República, Alan García, y el alcalde de Chorrillos, Augusto Miyashiro.
Delante del imponente monumento ubicado en el Morro Solar del citado distrito, el mandatario hizo una plegaria. Pidió a Cristo que proteja al pueblo peruano, que lo apoye a continuar en el camino de la prosperidad y el bienestar, y que dé alegría a cada hogar.
“Obras materiales pueden hacerse muchas; pero de nada valen si no hay un mensaje trascendental y diferente que es el que tu trajiste aquí”, expresó García, quien posteriormente leyó un pasaje de la Biblia, ante autoridades de la Conferencia Episcopal Peruana y un gran número de chorrillanos.
En la parte de final, el acto se cerró con el encendido del sistema de luces de 26 colores y espectaculares fuegos artificiales que deleitaron al público asistente y a los ministros de Estado, congresistas y representantes de la Iglesia Católica. El show de luces y pirotécnia llegó a ser visto desde lugares tan distantes como el cerro Centinela en La Molina.
Como se sabe, el Cristo del Pacífico es una escultura de 22 metros de alto; se encuentra sobre una base de 15 metros -la cual puede ser vista desde diversos distritos de la capital- y cuenta con un sistema de 26 colores diferentes

El Papa recuerda con emoción su ordenación sacerdotal 60 años atrás


El Papa Benedicto XVI también celebró sexto aniversario de pontificado

VATICANO, 29 Jun. 11 / 09:48 am (ACI)
Papa Benedicto XVI.
Al presidir este miércoles en el Vaticano la Misa por la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, el Papa Benedicto XVI meditó sobre el sentido de su ministerio sacerdotal, al cumplirse el 60º aniversario de su ordenación ministerial.
“‘Ya no los llamo siervos, sino amigos’ Sesenta años después de mi Ordenación sacerdotal, siento todavía resonar en mi interior estas palabras de Jesús, que nuestro gran Arzobispo, el Cardenal Faulhaber, con la voz ya un poco débil pero firme, nos dirigió a los nuevos sacerdotes al final de la ceremonia de Ordenación”, dijo el Pontífice.
“Yo sabía y sentía”, agregó  “que en ese momento esta no era sólo una palabra ‘ceremonial’, y era también algo más que una cita de la Sagrada Escritura. Era bien consciente: en este momento, Él mismo, el Señor, me la dice a mí de manera totalmente personal. En el Bautismo y la Confirmación, Él ya nos había atraído hacia sí, nos había acogido en la familia de Dios. Pero lo que sucedía en aquel momento era todavía algo más. Él me llama amigo”.
“Me acoge en el círculo de aquellos a los que se había dirigido en el Cenáculo. En el grupo de los que Él conoce de modo particular y que, así, llegan a conocerle de manera particular”.
“Me otorga la facultad, que casi da miedo, de hacer aquello que sólo Él, el Hijo de Dios, puede decir y hacer legítimamente: Yo te perdono tus pecados”.
“Sé que tras estas palabras”, continuó el Pontífice emocionado “está su Pasión por nuestra causa y por nosotros. Sé que el perdón tiene su precio: en su Pasión, Él ha descendido hasta el fondo oscuro y sucio de nuestro pecado. Ha bajado hasta la noche de nuestra culpa que, sólo así, puede ser transformada”.
“Y, mediante el mandato de perdonar, me permite asomarme al abismo del hombre y a la grandeza de su padecer por nosotros los hombres, que me deja intuir la magnitud de su amor”, agregó.
El Santo Padre admitió que el llamado de Dios “puede hacernos estremecer a través de las décadas, con tantas experiencias de nuestra propia debilidad y de su inagotable bondad”; pero en su llamado, el Señor invita a vivir plenamente la amistad.
“La amistad es una comunión en el pensamiento y el deseo. El Señor nos dice lo mismo con gran insistencia: ‘Conozco a los míos y los míos me conocen’”
“Él me conoce por mi nombre. No soy un ser anónimo cualquiera en la inmensidad del universo. Me conoce de manera totalmente personal. Y yo, ¿le conozco a Él? La amistad que Él me ofrece sólo puede significar que también yo trate siempre de conocerle mejor; que yo, en la Escritura, en los Sacramentos, en el encuentro de la oración, en la comunión de los Santos, en las personas que se acercan a mí y que Él me envía, me esfuerce siempre en conocerle cada vez más”.
“En la amistad”, prosiguió el Pontífice  “mi voluntad se une a la suya a medida que va creciendo; su voluntad se convierte en la mía, y justo así llego a ser yo mismo”
“Señor, ayúdame siempre a conocerte mejor. Ayúdame a ser una sola cosa con tu voluntad. Ayúdame a vivir mi vida, no para mí mismo, sino junto a Ti para los otros. Ayúdame a ser cada vez más Tu amigo”, dijo el Papa Benedicto.
Al referirse luego a la vocación del sacerdote, el Papa dijo que “el Señor nos exhorta a superar los confines del ambiente en que vivimos, a llevar el Evangelio al mundo de los otros, para que impregne todo y así el mundo se abra para el Reino de Dios”; pero para ello “necesitamos el sol y la lluvia, la serenidad y la dificultad, las fases de purificación y prueba, y también los tiempos de camino alegre con el Evangelio”.
“Volviendo la mirada atrás” rememoró, “podemos dar gracias a Dios por ambas cosas: por las dificultades y por las alegrías, por las horas oscuras y por aquellas felices. En las dos reconocemos la constante presencia de su amor, que nos lleva y nos sostiene siempre de nuevo”.
El Pontífice luego preguntó: “¿Qué clase de fruto es el que espera el Señor de nosotros?”
“El auténtico contenido de la Ley, su summa, es el amor a Dios y al prójimo. Este doble amor, sin embargo, no es simplemente algo dulce. Conlleva en sí la carga de la paciencia, de la humildad, de la maduración de nuestra voluntad en la formación e identificación con la voluntad de Dios, la voluntad de Jesús Cristo, el Amigo. Sólo así, en el hacerse todo nuestro ser verdadero y recto, también el amor es verdadero; sólo así es un fruto maduro”.
“Amor significa abandonarse, entregarse; lleva en sí el signo de la cruz”.
Finalizando su homilía, el Pontífice dijo  que “me he sentido impulsado a decirles – a todos los sacerdotes y Obispos, así como también a los fieles de la Iglesia – una palabra de esperanza y ánimo; un palabra, madurada en el experiencia, sobre el hecho de que el Señor es bueno”.
“Este es un momento de gratitud: gratitud al Señor por la amistad que me ha ofrecido y que quiere ofrecer a todos nosotros. Gratitud a las personas que me han formado y acompañado. Y en todo ello se esconde la plegaria de que un día el Señor, en su bondad, nos acoja y nos haga contemplar su alegría”, concluyó.

Llegada de los primeros franciscanos al Perú


 La evangelización de América Latina, ha sido un tema bastante discutido, desde lo social, cultural, político y religioso. Sin embargo no se puede hablar ni contar la historia de los pueblos de América sin mencionar la participación de los Franciscanos, con sus métodos e inculturación nada fácil, pero con gran dedicación y fidelidad al carisma y la misión encomendada.
En el vasto territorio del Perú distinguimos tres regiones naturales de muy marcadas diferencias geográficas, etnográficas y culturales. Son tres regiones paralelas que corren de norte a sur con anchura y actitudes muy variadas... En esta región, con culturas y habitantes diferentes, se ha desarrollado desde hace casi cinco siglos, en santidad y apostolado, la vida franciscana. Podemos decir que no hay ciudad, pueblo o caserío que no haya recibido la visita o presencia de los hijos de San Francisco.            
La Orden Franciscana, que desde los primeros años había enviado a sus frailes a América, concretamente a las Antillas, México y Centroamérica, vio la necesidad de extender su apostolado al abrirse un campo tan vasto como el reino del Perú.

PRIMEROS MISIONEROS 
Se dice que con Francisco Pizarro y Diego de Almagro vino Fray Juan de los Santos. En 1531 – 32 dos franciscanos procedentes de Santo domingo, uno de los cuales fue el celebre Fray Marcos de Niza y poco después llegaron los padres Jodocko Ricke (nombrado Custodio para el Perú), Pedro Gosseal y Pedro Rodeñas.
         “Iban varones preclarísimos resplandeciendo en religión y santidad… Y como otros apóstoles, con indecibles penalidades, hambre, sed y pobreza, corrían de unas en otras provincias… expuestos a perder las vidas, les derribaban los templos, ídolos y huacas de los demonios, que adoraban ciegos. Ponían sobre las puntas de los montes y de los cerros cruces grandes y arrimados a ellas, predicaban desde aquellas cátedras a innumerables gentes que acudían a oírlos. De estos doce apóstoles varones no es posible hacer memoria por menos, así por ser muchos, como porque nuestros antepasados pusieron todo su estudio en las obras y muy poco o ninguno en los escritos y memorias siendo sin duda muy copiosos los frutos que la Iglesia católica copió de la semilla de la palabra de Dios, que sembraron.                             (Crónicas, Lib. I, c. 15).
En 1553, se fundó la provincia Franciscana de los Doce Apóstoles del Perú, y a partir de ella se organiza mejor las estructuras de la Orden Franciscana en estas tierras americanas
ORGANIZACIÓN   En el Capitulo General de Valladolid las custodias se elevaron a Provincias: Santa Fe de Colombia, San Francisco de Quito en el Ecuador, Santísima Trinidad de Chile, San Antonio de los Charcas, en el Alto Perú – Bolivia. Todas estas Provincias formaban la Comisaría general del Perú, cuyo comisario residía en lima. La Provincia en siglo XVI tenía dos custodias: la de Panamá y la de Tucumán.

ACOMPAÑAMIENTO DEL OTRO
            La actitud que tomaron los franciscanos frente a los abusos de los conquistadores y a las mismas instituciones socio – económicas de índole injusta, ante todo se debe afirmar que el trato de los religiosos con los indígenas suavizo la conducta de las relaciones entre los protagonistas de la conquista. Después los franciscanos intervinieron activamente, aun con peligro de sus vidas, en la pacificación del país, como sucedió a los padres Francisco de Santana, francisco de Morales, Jerónimo de Villacarrillo y Luis de Oña que, por oponerse a la rebelión de Gonzalo Pizarro, fueron perseguidos y exiliados. Al principio cada religioso estaba autorizado para ser protector de los indios ante cualquier abuso.

EXTENSIÓN Y ORGANIZACIÓN 
 La Evangelización se llevo al principio mediante las llamadas “doctrinas”, es decir parroquias de indios, aunque no previstas como las parroquias de cristianos. Los religiosos las administraban bajo la tutela de privilegios pontificios (“Omnímoda” de Adrián VI – 1522) siendo la interpretación motivo de roces con los Obispos, hasta que en Trento se reafirmo la autoridad episcopal. Los frailes, al menos en los primeros tiempos rehusaron aceptar las parroquias, pues esto les hacia someterse a los obispos, ya que ellos “habían venido como misioneros y no como curas”. Con el tiempo, en cambio, defendieron sus doctrinas, quizás con excesivo apego y celo apostólico.
         Después que pasaron las guerras civiles y con la llegad de mas misioneros se estableció la jerarquía eclesiástica, en ese momento se pudo pensar en la evangelización de una manera mas organizada y sistemática. Con el Concilio de Lima de 1551, comienza la etapa misional.
         Constituidos los pueblos de indios alrededor de la Iglesia y del convento, se procuro que los religiosos destinados a doctrinas no vivieran solos sino que residieran varios juntos en las cabeceras de las doctrinas, estando a cierta distancia uno del otro y así pudieran estar en comunidad. Las tares pastorales al inicio fueron totalmente nuevas, pues anteriormente no habían realizado este tipo de evangelización en España, mas bien tomaron algunos métodos de sus hermanos de México y de otros lugares.

APORTE FRANCISCANO
LA EVANGELIZACION  El método de evangelización básicamente consistió en la asistencia de los niños a la escuela, enseñándoles a leer y escribir; se valieron también en su mayor parte de la liturgia, la música y de la administración de los sacramentos. Pusieron  especial interés en aprender el idioma quechua y otros idiomas indígenas, así compusieron diversos textos de fe en su propio idioma.
MISIONES EN LA SELVA            La historia de las misiones franciscanas en el oriente peruano se inicia un siglo después, cuando ya tenían conventos y doctrinas, pero sólo en costa y sierra menos en la amazonía. Es el siglo heroico de las misiones, por los grandes esfuerzos llevados a cabo, por las numerosas muertes de misioneros y por los extraordinarios descubrimientos geográficos alcanzados.
DEVOCIONES POPULARES            Las devociones en las iglesias franciscanas y fuera de ellas fueron las dedicadas a los principales misterios del señor y de la Virgen Maria. Se consideraron devociones eminentemente franciscanas la preparación de nacimientos en navidad, el rezo y la práctica del vía crucis, el culto y devoción a la Eucaristía y por supuesto el culto mariano, no podemos olvidar la devoción y culto a la pasión del Señor y por ello a la Santísima Cruz.
EJEMPLOS DE SANTIDAD   El pueblo sencillo pronto reconoció en el franciscano un humilde servidor de Jesucristo y de los pobres. Sus armas fueron espirituales: la caridad y celo de la gloria de Dios, la abnegación y el espíritu de sacrificio, como en los misioneros.
         “Los reverendos padres de la Orden de San Francisco son todos santos y muy cristianos, de gran obediencia, humildad y bondad y de gran caridad para los pobres de cristo. Son amados y protegidos en todo el mundo y honrados en el cielo. Con su amor y bondad ellos atraen a todos, ricos y pobres, igualmente, pero en forma especial a los indios. Jamás se ha escuchado queja alguna o desagrado contra estos benditos frailes. Confesarse con ellos es una gloria, porque el pecador se arrepiente con tal amor y bondad,… porque, cuando se anuncia que viene un franciscano, todos vienen a besar su mano”.                     Cronista: Felipe Huamán Poma de Ayala.
ASISTENCIA SOCIAL    Tomaron una abierta posición en defensa de los indígenas y muchas veces levantaron su voz para protestar en contra de la violación de los derechos de los naturales. Con frecuencia recordaron al Rey  y a sus oficiales en sus cartas el sentido evangelizador que con su presencia debía llevar en sí; lo mismo podemos decir de su esfuerzo por corregir los errores que se cometían en las encomiendas y en el servicio personal de los indios. La reducción a pueblos fue otro de los problemas que los religiosos supieron encarar con autentico espíritu apostólico y social.
CENTRO DE FORMACION MISIONERA  Las misiones franciscanas florecen en el siglo XVIII, es el padre Francisco de San José principal propulsor de un centro  misionero, la fundación del convento de Ocopa. La fundación de Ocopa, cerca de las misiones fue una gran idea, metodológicamente en acierto.  Una vez mas el misionero franciscano lleva la fe cristiana la cultura y la civilización  a diversos pueblos donde se había abandonado anteriormente por la muerte de los hermanos. Con la independencia, Simón Bolívar cierra los colegios de “Propaganda FIDE”, no solo el de Ocopa sino también el de Moquegua, perdiéndose así casi en su totalidad las misiones en la selva. Gracias al padre Plaza quien se quedo en el Ucayali, servirá como “puente” cuando se reabre Ocopa en 1838.
FRATERNIDAD EN MISION
            La Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú, fundada en 1553 bajo el patrocinio de los apóstoles San Pedro y San Pablo. Centro misionero de varias provincias franciscanas de América del Centro y Sur, ha sido y será  cuna de muchos proyectos en formación, evangelización y testimonio. En sus 454 años de fundación y más de presencia franciscana, ha tratado de mantener firme el carisma franciscano en cada uno de los trabajos encomendados.
El proyecto de Vida Provincial esta centrado ha trabajar y asumir el compromiso en: VIDA CON DIOS, VIDA DE FRATERNIDAD, VIDA DE MINORIDAD -  POBREZA y SOLIDARIAD, EVANGELIZACION – MISIÓN Y LA FORMACIÓN, donde los valores franciscanos los hagamos presentes.
Como en el pasado, el compromiso y el testimonio de hermanos menores esta presente. La obra misional de nuestra Provincia se da en diversos proyectos franciscanos como la Pastoral Educativa con la formación de  niños y jóvenes; la Pastoral Parroquial donde implica un proyecto de evangelización a niños, jóvenes, agentes pastorales, adulto mayor y feligresía; la enseñanza técnica en los Ceos y el proyecto de vida fraterna desde los conventos insertos en nuestra población peruana.

BIBLIOGRAFÍA
-          Franciscanos en América, Francisco Morales, México 1993.
-          Los franciscanos y las misiones populares en el Perú, Julián Heras, Madrid, 1985.
-          Comienzos de los franciscanos en el Perú, Antonino Tibesar, Iquitos – Perú, 1991.

Junio 30: Beato Raimundo Lulio, Mártir de la Tercera Orden (1235‑1316).

Raimundo Lulio o Ramón Lull.
Raimundo Lulio (o Ramón Lull), nació en 1235, de familia noble, en Mallorca, pocos años antes conquistada por Jaime I de Aragón. Pasó su juventud como empleado en la corte de Aragón, entre la alegría y los placeres de las fiestas, en las que desahogaba su maestría tocando los instrumentos musicales, en la poesía y en los torneos de caballeros. Se casó y habría continuado su vida licenciosa si una monición de Dios no lo hubiera decidido a consagrar sus fuerzas a él. Una predicación sobre el pobrecillo de Asís escuchada el día de su fiesta, lo hizo decidirse a inscribirse en la Tercera Orden de la penitencia y a ponerse en marcha para poner por obra la voluntad de Dios. Con el consentimiento de su mujer, después de haber distribuido sus bienes entre los pobres, comenzó a prepararse para emprender un profundo trabajo de evangelización, particularmente entre los Sarracenos. De esta manera fue él quien ideó la obra que posteriormente se llamó la Congregación de la propagación de la fe, con anticipaciones geniales de métodos misionales.
A esta obra de sensibilización coronada con la institución de los colegios correspondientes, unió varios viajes a tierras de misión y la activa evangelización de los Moros en su isla. Estos trabajos no le impidieron componer por lo menos 313 obras sobre todos los conocimientos humanos posibles. Todavía hoy son interesantes sus escritos sobre los modos de evangelizar a los Moros, a los Hebreos y a los diversos herejes. Sus obras científicas son espectaculares, y sugestivas las de experiencia mística.
Puesto que los misioneros, caballeros de la fe, debían encontrarse con los infieles Mahometanos, necesitaban una lanza de combate, constituida por el conocimiento de la lengua árabe. Y el antiguo trovador funda el colegio de Miramar en la isla de Mallorca para los franciscanos destinados a misioneros entre los Islamitas, un colegio donde ante todo se aprendía la lengua árabe. Como buen caballero, no podía concebir una aventura sin el amor por una mujer, a saber, no podía concebir una misión sin la devoción a María. En efecto, él fue uno de los primeros defensores de la doctrina de la Inmaculada Concepción de María.
Visitó varias veces a Roma; en 1311 participó en el Concilio de Vienne (Francia), hablando ante los padres conciliares en contra del averroísmo, que negaba la inmortalidad del alma y afirmaba la eternidad del mundo, y en la promoción de sus grandes ideales.
Su sueño era morir mártir en tierra de infieles. Fue escuchado. A los 81 años, todavía gallardo y batallador, fue lapidado en Bugía, en la costa de Argelia después de haber soportado malos tratos y cárcel, y haber sido apedreado. Dos mercaderes genoveses lo encontraron herido y pensaron llevarlo a morir en la ciudad de ellos; pero una borrasca empujó la nave hacia Mallorca, y así, moribundo, el poeta misionero, el caballero de la Virgen, pudo volver a ver las costas de su patria antes de expirar, mártir de la fe, “Doctor iluminado”, Raimundo Lulio, el 29 de junio de 1316. Aprobó su culto Clemente XIII el 19 de febrero de 1763.


miércoles, 29 de junio de 2011

"Voz de Santa Clara" Nº 5


Escuchar primera parte aquí

Escuchar segunda parte aquí

Escuchar tercera parte aquí

Escuchar cuarta parte aquí

Escuchar quinta parte aquí


458° Aniversario de la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú









Con una misa en la Basílica Menor de San Francisco de Asís presidida por el Ministro Provincial Emilio Carpio Ponce OFM, la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú celebra hoy 458 años de creación institucional.
Los franciscanos llegaron al Perú en 1533. El primer franciscano que arribó a nuestro país fue fray Marcos de Niza alrededor del año  y poco después los padres Jodocko Ricke (nombrado Custodio para el Perú), Pedro Gosseal y Pedro Rodeñas. Posteriormente, en 1542, arribó una expedición de franciscanos conformada por doce frailes, lo cual dio origen al nombre de la provincia peruana: de los Doce Apóstoles, que fue creada oficialmente en el año de 1553.
Los franciscanos en el Perú realizaron la catequización de los habitantes. Pero además del mensaje cristiano, también enseñaron técnicas de agricultura, arimética, lectura, escritura, música y otros oficios.  Su presencia ha sido decisiva en la evangelización en diferentes ciudades y pueblos de la costa, sierra y selva, dejando además destacadas obras arquitectónicas como los conventos de San Francisco (Lima), Ocopa (Valle del Mantaro) o La Recoleta (Arequipa), entre otras, que hoy son parte del patrimonio cultural del Perú.
Cabe destacar la obra de fray Luis Jerónimo de Oré, nacido en Huamanga, autor del “Símbolo católico indiano” (1588)” que consta de una gramática en quechua y aymara, una descripción geográfica del Perú e informaciones sobre las antiguas costumbres prehispánicas. Oré es también autor de un ritual de oraciones en lenguas nativas.


Entrevista a padre superior de los franciscanos de México
Escuchar aquí

martes, 28 de junio de 2011

Exitoso desfile de modas 2011 a beneficio de obras caritativas

Con la finalidad de recaudar fondos a beneficio de la obras sociales franciscanas, como por ejemplo la preparación de desayunos y alimuerzos para los niños de escasos recusos económicos, las fraternidades OFS "Santa Isabel de Hungría" y "XII Apóstoles de Lima" organizaron el "Desfile de modas otoño-invierno 2011".
La actividad se desarrolló el pasado sábado 25 de junio por la tarde en el Auditorio Nuestra Señora de los Ángeles (Convento de los Descalzos), ubicado en el Jr. Patrocinio 164, Rímac, bajo la atenta coordinación de la hermana Clelia Punín Párraga O.F.S. y el apoyo del CEPRO Nuestra Señora de los Ángeles.
Asistieron madres y padres de familia pertenecientes a diferentes fraternidades franciscanas, quienes pudieron apreciar trajes de primera comunión y de confirmación, así como también atuendos para la temporada otoño e invierno.
 
Asistentes al desfile de modas realizado en al auditorio del Convento Nuestra Señora de los Ángeles, en el Rímac.


Hermanas de la Congregración de Hermanas Franciscanas Misioneras de la Inmaculada Concepción.





Ministra de la Fraternidad OFS Encarnación Monroy
con la secretaria nacional Marita Ovalle Pomar.

Franciscanos participaron en solemnidad del Corpus Christi





Fray César Poma Cochachin OFM recibió su ordenación sacerdotal

El pasado domingo 26 de junio de 2011 en la Basílica Menor de San Francisco de Asís se realizó ceremonia de ordenación sacerdotal de Fr. César Rimaneth Poma Cochachin OFM, presidida por el arzobispo de Trujillo, Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte.
Al acto asistieron las autoridades de la Provincia Franciscana de los Doce Apóstoles del Perú, encabezadas por el Ministro Provincial Emilio Carpio Ponce OFM.
"La Provincia Franciscana agradece a Dios por el don de la vocación del hermano; de igual modo, a toda la fraternidad provincial, al papa, a los hermanos, familiares y a todos los que han acompañado el proceso formativo de Fr. César. La Ordenación Presbiterial es una de las riquezas de la Iglesia por el gran servicio que realiza el presbítero, a la vez que es también signo de profecía del Reino. A lo largo de los dos mil años de historia, en la Iglesia muchos oyeron la invitación de Jesús, lo dejaron todo y le siguieron para tener un encuentro más cercano con él. Nuestro hermano, Fr. César, también oyó esta invitación de Jesús, y lo dejó todo para seguir a Cristo en el carisma de San Francisco de Asís", expresaron.

ENTREVISTA A FR. CÉSAR POMA COCHACHIN OFM












lunes, 27 de junio de 2011

Benedicto XVI: “Sin la Eucaristía, la Iglesia no existiría”

 
Ciudad del Vaticano, 27 Jun. 11 (AICA) 

“Sin la Eucaristía, la Iglesia no existiría, expresó este domingo el papa Benedicto XVI al introducir la oración del Ángelus con los peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro para rezar con él. El Papa recordó que, aunque el Vaticano celebró el Corpus Christi el pasado jueves, manteniendo la tradición secular, esta fiesta se estaba celebrabando en muchos países ese domingo.
    Por ello, quiso volver sobre el significado de esta “fiesta de la Eucaristía, la cual constituye el tesoro más precioso de la Iglesia”.
     “La Eucaristía es como el corazón latiente que da vida a todo el cuerpo místico de la Iglesia: un organismo social basado totalmente en el vínculo espiritual pero concreto con Cristo”, afirmó, insistiendo en que “sin la Eucaristía, la Iglesia sencillamente no existiría”.
     “La Eucaristía es, de hecho, la que hace de una comunidad humana un misterio de comunión, capaz de llevar a Dios al mundo y el mundo a Dios”.
    “El Espíritu Santo, que transforma el pan y el vino en el Cuerpo y Sangre de Cristo, transforma también a cuantos lo reciben con fe en miembros del cuerpo de Cristo, para que la Iglesia sea realmente sacramento de unidad de los hombres con Dios y entre ellos”, añadió.
     El Papa afirmó que “en una cultura cada vez más individualista, como lo es aquella en la que estamos inmersos en las sociedades occidentales, y que tiende a difundirse en todo el mundo, la Eucaristía constituye una especie de antídoto".
    “El vacío producido por la falsa libertad puede ser muy peligroso, y ante eso, la comunión con el Cuerpo de Cristo es fármaco de la inteligencia y de la voluntad, para volver a encontrar el gusto de la verdad y del bien común”.
     La Eucaristía “actúa en las mentes y en los corazones de los creyentes y siembra continuamente en ellos la lógica de la comunión, del servicio, del compartir, en resumen, la lógica del Evangelio”.
El Papa se une a la alegría de los nuevos beatos
    A continuación el Santo Padre dijo en italiano que "hoy tengo el gozo de anunciar la proclamación de algunos nuevos Beatos. El sábado, en Hamburgo, donde murieron asesinados por los nazis en 1943, fueron beatificados Johannes Prassek, Eduard Müller y Hermann Lange".
    Asimismo Benedicto XVI señaló que ese domingo, en Milán, fueron beatificados el sacerdote Serafino Morazzone, "párroco ejemplar en el Lecchese entre el siglo XVIII y el XIX; el Padre Clemente Vismara, heroico misionero del PIME en Birmania, y de Enrichetta Alfieri, Religiosa de la Caridad, llamada ‘ángel’ de la cárcel milanesa de San Vittore. ¡Alabamos al Señor por estos luminosos testigos del Evangelio!".
 

El presidente Alan García participó en Misa del Corpus Christi



(Andina) . El presidente de la República, Alan García, asistió esta mañana a la Misa del Corpus Christi, que ofreció el cardenal Juan Luis Cipriani, en el atrio de la Basílica Catedral de Lima.
El oficio religioso se inició al promediar las 10 de la mañana y contó con la presencia de miles de fieles católicos.
El jefe de Estado llegó a dicho lugar minutos antes de la hora señalada y se retiró cerca de las 11:50 a.m., luego de presenciar la Procesión Eucarística del Santísimo Sacramento alrededor de la Plaza Mayor, ocurrida luego de terminar la liturgia.

CIPRIANI PIDIÓ DESTERRAR LA VIOLENCIA
Por su parte, el arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, pidió a los peruanos desterrar la violencia de sus corazones y no abrir nuevas heridas de tipo material o moral, ni envenenar a la gente con ideologías de pequeños grupos.
El cardenal dijo que no hay excusas para la violencia porque esta “nunca es el camino hacia nada” y, que si bien vivimos tiempos difíciles, los peruanos tienen urgencias muy grandes en el campo de la educación y la familia.
“Cristo nos enseña que el amor es más fuerte que el odio, el bien es más fuerte que el mal, la paz puede más que la violencia, la vida es mayor que la muerte”, subrayó Cipriani durante la misa de Solemnidad del Corpus Christi.
Tags : Lima, Corpus Christi, Alan García, Juan Luis CiprianiEnlace | Cardenal Cipriani condenó violencia en provincias y llamó a la paz

| “Que en el Perú se defienda la familia, la vida y el matrimonio”




“Somos un pueblo grandioso, bueno y pacífico. No lo hagamos violento, no envenenemos a la gente con ideologías de pequeños grupos que pretenden distorsionar el matrimonio entre un hombre con una mujer, el derecho a la vida desde su concepción y el derecho a una familia”, manifestó el Cardenal Juan Luis Cipriani en una multitudinaria Santa Misa que presidió por la Solemnidad del Corpus Christi en el atrio de la Basílica Catedral de Lima.
 Durante su homilía, el Arzobispo de Lima recordó que los peruanos somos una nación pacífica y mayoritariamente católica, con una tradición de fe y cultura milenaria. 
“Jesús, ilumina a quienes tienen el pesado trabajo de conducir a los pueblos, no hay excusas para la violencia, la violencia nunca es camino hacia nada, la mentira nunca es camino hacia nada. Tenemos urgencias muy grandes en el campo de la educación y en el campo de la familia. No es el momento de estar abriendo nuevas heridas ni de tipo moral ni de tipo material”, animó.
Promoción de la vida desde la concepción
En otro momento, el Cardenal Cipriani pidió a la Santísima Virgen María proteger a todas las madres y a las criaturas que están a punto de nacer, para que no se vean amenazados por ideologías que quieren acabar con sus vidas.
“Madre mía, cuida a esas criaturas en el vientre de sus madres. Qué dolor, qué confusión. Hermanos, ¡recemos! No es humano el que esa criatura indefensa en el vientre de su madre tiemble de miedo al escuchar cómo se conversa cuando se planea su muerte. El aborto, en ninguna de sus formas, no es ni siquiera humano, es un asesinato, seamos claros, no es eso lo que el Perú necesita”, señaló.
“Yo le pido a María ese milagro de amor. Tú que concebiste a Jesús, sé quien custodia esos vientres para que siempre y en todos los rincones esos niños sean concebidos en paz”, continuó.
Identidad católica peruana
Asimismo, pidió a Jesús que ilumine, proteja y ayude a todos los peruanos y agradeció a los antelados obispos, sacerdotes, misioneros, familiares, que en todos los rincones del Perú sembraron esa semilla de la fe católica, haciendo que la identidad de nuestro pueblo peruano estuviera enriquecida con la presencia de la fe en Cristo.
“Cómo no recordar al grandioso Beato Juan Pablo II en esta Plaza, cómo no recordar al Papa Benedicto XVI que pronto cumplirá 60 años como sacerdote, cómo no recordar a mis antepasados empezando por Santo Toribio y siguiendo por Juan Landázuri y Augusto Vargas, cómo no recordar con agradecimiento a la Hermandad del Señor de los Milagros y a tantos que nos antecedieron. Que Dios los bendiga a todos y que el Perú siga siendo ese pueblo unido, fraterno, acogedor y católico”, reflexionó.
En tal sentido, recordó que la presencia social de la Iglesia es lejana de una presencia política partidaria, ya que tiene sus raíces en la donación del Cuerpo de Cristo y en el acto de dar la vida por el prójimo, una huella presente en cada rincón de nuestro país y del mundo entero.
“Hermanos, donde hay un alma eucarística debe haber el ejemplo vivo de un alma que da su vida por el prójimo, mucho más allá que una expresión meramente social o política. Quien reconoce a Jesús en la Hostia Santa, lo reconoce en el hermano que sufre y se compromete de modo concreto por todos los que tienen necesidad”, concluyó.
Concelebraron con el Cardenal Cipriani, los tres obispos auxiliares de Lima, Monseñores Adriano Tomasi, OFM, Raúl Chau y Guillermo Abanto; Monseñor José María Ortega, obispo de Juli y Monseñor Raimundo Revoredo, obispo emérito de Juli; así como numerosos sacerdotes de la arquidiócesis de Lima.
En la celebración eucarística, estuvo presente el presidente de la República, el Dr. Alan García Pérez.
Terminada la Santa Misa, se llevó a cabo la Procesión Eucarística del Santísimo Sacramento alrededor de la Plaza Mayor y ofreciendo su bendición a los miles de fieles de las parroquias de Lima, hermandades, movimientos y comunidades, quienes rezaron por la patria, la  la familia, la Iglesia y las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa.
 

Junio 27: (Mártires polacos del Holocausto 2): Hermanos Menores: Beatos P. Cristian Gondek, Fr. Marcin Oprzadek, P. Anastasio Pankiewicz, P. Narciso Turchan, Fr. Bruno Zembol, Fr. Fidel Chojnacki, Fr. Sinforiano Ducki, P. Aniceto Koplinski. P. Enrique Krzysztofik, P. Florian Stepniak. Mártires de la Primera Orden.


‑P. Cristian Gondek (1909‑1942). Sacerdote profeso, ingresó en la Orden en 1928. Vicario del convento de Wloclaweck. Arrestado el 26 de agosto de 1940, llevado sucesivamente a los campos de Szczyglin, Sachsenhausen y Dachau, donde murió el 23 de julio de 1942 totalmente agotado por las condiciones inhumanas del campo. Se preparó muy conscientemente para la muerte que veía llegar.
‑Fr. Marcin Oprzadek (1884‑1942). Religioso profeso, ingresó a la edad de 28 años. Religioso de intensa oración, humilde, paciente y confiado en la Providencia divina. Arrestado el 26 de agosto de 1940 con el P. Gondek, el 18 de mayo de 1942 fue sacado del campo y asesinado en la cámara de gas.
‑P. Anastasio Pankiewicz (1882‑1942). Sacerdote de la Primera Orden. Había ingresado a los diecisiete años de edad. Heroico pastor de almas, organizó el centro pastoral y escolar del Barrio Doly en Lodz, fundador de las Hermanas Antonianas de Cristo Rey. Arrestado el 10 de octubre de 1941, deportado al campo de Dachau, permaneció allí hasta su muerte, asignado al “reparto de inválidos”, murió en la cámara de gas el 20 de mayo de 1942. Consciente de su inminente muerte, se confesó y luego dijo a su amigo: “Estoy tranquilo y listo para morir”.
‑P. Narciso Turchan (1879‑1942). Sacerdote de la Primera Orden, menor, había ingresado en 1895. Guardián del convento de Wloclawek. Celoso pastor, predicador, catequista. Arrestado el 6 de noviembre de 1940, llevado al campo de concentración de Dachau, donde murió el 19 de marzo de 1942, agotado por las torturas.
‑Fr. Bruno Zembol (1905‑1942). Religioso profeso en la Orden de los Hermanos Menores desde 1922. Fiel observante de la regla franciscana. Arrestado el 19 de noviembre de 1939, llevado a la cárcel de Lublin y luego al campo de concentración de Sachenhausen y finalmente a Dachau, donde murió el 21 de agosto de 1942 agotado por las condiciones inhumanas del campo. Sus compañeros de prisión lo calificaron como “un hombre de bondad angelical”.

Hermanos menores Capuchinos:
‑Fray Fidel Chojnacki (1906‑1942). Religioso profeso capuchino desde 1933. Estudiante de teología, arrestado el 25 de enero de 1940. Murió el 9 de julio de 1942 en el campo de Dachau, agotado por los malos tratos y la tuberculosis. Al ser transferido a la sección de los “inválidos”, se despidió diciendo: “Alabado sea Jesucristo. Hasta que nos veamos en el cielo!”.
‑Fr. Sinforiano Ducki (1888‑1942). Religioso capuchino profeso desde 1918. Vivía en el convento de Varsovia. Arrestado el 26 de junio de 1941, detenido primero en Pwiak, Varsovia, y luego transferido al campo de exterminio de Auschwitz, asesinado por los guardias del campo el 11 de abril de 1942.
‑P. Aniceto Koplinski (1875‑1941). Sacerdote profeso, capuchino desde los 18 años, ordenado sacerdote en 1900. En Varsovia, donde vivió desde 1918, se hizo famoso como limosnero y protector de los pobres, llamado el “san Francisco de Varsovia”. Arrestado en la noche entre el 26 y el 27 de julio de 1941, junto con los 22 religiosos. No se valió de su ascendencia alemana para salvarse de la muerte. El 4 de septiembre junto con otros religiosos, fue trasladado al campo de concentración de Auschwitz, donde murió en la cámara de gas el 16 de octubre de 1941. En los interrogatorios declaró: “Soy sacerdote y donde quiera que haya hombres, allí trabajo: sean ellos hebreos o polacos, y más si sufren y son pobres”. Sus últimas palabras fueron: “Debemos beber hasta el fondo este cáliz”.
‑P. Enrique Krzysztofik (1908‑1942). Sacerdote capuchino, profeso desde 1927. Guardián y director de estudios del convento de Lublin. De extraordinario celo, fe y entrega a la causa de Dios. Arrestado el 25 de enero de 1940 y deportado al campo de Dachau. Sostén espiritual de los que sufrían y de los moribundos. En su última carta a los seminaristas les escribía: “Estoy pavorosamente flaco... Peso 35 kilos. Me duelen todos los huesos. Estoy tirado en la cama como en la cruz con Cristo. Pero estoy contento de estar y sufrir con él. Ruego y ofrezco a Dios estos mis sufrimientos por ustedes”. Murió el 4 de agosto de 1942.
‑P. Florian Stepniak (1912‑1942). Sacerdote profeso capuchino desde 1931. Vivía en el convento de Lublin, hombre de singular fe y bondad. Arrestado el 25 de enero de 1940, deportado a Dachau, en los momentos de incertidumbre y terror, sostenía el ánimo de sus compañeros de prisión, que lo llamaban “padre espiritual” del bloque de los condenados, y “sol del campo”. El 12 de agosto de 1942 fue sacado del campo en el “reparto de inválidos” y asesinado en la cámara de gas.

sábado, 25 de junio de 2011

Jornada Nacional del Enfermo y Anciano Misionero, domingo 10 de julio de 2011


El próximo domingo 10 de julio de 9 am. a 1 pm. en el Coliseo Auditorio del Colegio La Salle (Av. Arica 601, Breña) sze realizará la Jornada Nacional del Enfermo y Anciano Misionero 2011. LA actividad es organizada por la Obras Misionales Pontificias del Perú, conformada por la Unión de Enfermos y Ancianos Misioneros (UEAM), pastoral misionera de la Iglesia Católica que brinda atención dentro de la Obra de San Pedro Apóstol; la Obra de Propagación de la Fe, la Infancia Misionera y la Pontifica Unión Misional. El director nacional de las Obras Misionales Pontificias del Perú, Víctor Livori Grech mssp, señaló que cada año, la Iglesia Católica del Perú celebra esta actividad el segundo domingo de julio. El lema motivador de este año es "Señor, desde mi dolor quiero ser tu misionero".
"Efectivamente, el enfermo y el anciano, en medio de su dolor y sufrimiento, asumen un hermoso compromiso en la labor evangelizadora de la Iglesia, dando un testimonio de fe, amor y esperanza en un mundo cada vez más deshumanizado. Esta fecha es una ocasión propicia para reflexionar sobre el misterio del sufrimiento y, sobre todo, para sensibilizar más a nuestras comunidades y a la sociedad civil con respecto a nuestros hermanos sufrientes", señaló el padre Livori en una carta dirigida a los párrocos y rectores de iglesias, capellanes, médicos, enfermeras de los hospitales, clínicas y asilos de Lima.
Este año, el Santo Padre en su mensaje por el Día Mundial del Enfermo nos dice: "Por sus llagas habéis sido curador (1 P 2, 24). El Hijo de Dios sufrió, murió, pero resucitó y precisamente por esto esas llagas se convierten en el signo de nuestra redención, del perdón y de la reconciliación con el Padre...Por eso, queridos enfermos, ancianos y personas que sufren, es precisamente a través de las llagas de Cristo como nosotros podemos ver, con ojos de esperanza, todos los males que afligen a la humanidad. Al resucitar, el Señor no eliminó el sufrimiento ni el mal del mundo, sino que los venció de raíz".

La Orden de las Hermanas Clarisas Pobres en el Perú

Blog de la Pastoral Vocacional de la Provincia Misionera San Francisco Solano.

La Orden de las hermanas pobres de Santa Clara (también conocida por Hermanas Clarisas pobres, Clarisas descalzas o Clarisas) es uno de los institutos religiosos que forman la Segunda orden de San Francisco.Fundada por San Francisco de Asís y Santa Clara de Asís, sus inicios se encuentran en la ermita de San Damián donde vivió Santa Clara de Asís y sus hermanas. Su vida estaba dedicada a la oración, el trabajo manual y la asistencia a los pobres.
Santa Clara, que siempre fue fiel al ideal de pobreza de San Francisco, consiguió que el Papa les aprobara el «privilegio de la pobreza» por el cual el monasterio no recibiría rentas. La santa, además, escribió una regla para sus hermanas.
Con el tiempo los monasterios se fueron acomodando hasta quedar sin vigencia el privilegio de la pobreza. Después de la muerte de Santa Clara, todos los monasterios pidieron que se les diera una regla más suave y de acuerdo a su realidad; de tal manera que el Papa Urbano IV les redactó una nueva regla y nacieron las Clarisas Urbanitas. Esta regla fue general para todas las clarisas.
En la actualidad muchos monasterios han regresado a la profesión de la regla de Santa Clara. Hay unas 20.000 hermanas en todo el mundo. Los monasterios se han agrupado en federaciones.







LIMA:
Monasterio de Santa Clara
Jr. Jauja 449, Barrios Altos.
Telf. 328-1652
e-mail: msantaclara_lima@yahoo.com
              clara_tnj@hotmail.com

HUANTA
Monasterio San ta Clarade la Divina Providencia
Jr. Miguel Lazón nº 694, Huanta (Ayacucho)
Tel: o66322100
cristitereclara24@hotmail.com


TRUJILLO
Monasterio de Santa Clara
Jr. Junín 449, Trujillo.
Telf. 241-032

Programa radial "Voz de Santa Clara" Nº 3

ESCUCHAR TODO EL PROGRAMA

Hermanas clarisas del Monasterio de Santa Clara (Barrios Altos, Lima)
Foto: ofmvocaciones.wordpress.com.

Audio completo en formato digital (disponible en Internet) del programa radial “Voz de Santa Clara”, emitido el pasado martes 21 de junio a las 3 pm. a través de Radio Santa Rosa (1500 AM y en tiempo real en www.radiosantarosa.com.pe)

El programa es realizado por las hermanas del Monasterio de Santa Clara de Barrios Altos (Lima), bajo la dirección de Fr. Abel Pacheco Sánchez OFM y el apoyo de Prensa Franciscana del Perú, con la finalidad de difundir el carisma clareano en el marco de los 800 años de fundación de la Orden de las Clarisas Pobres.

Junio 25: Santos Juan ZhangHuan, Patricio Dong Bodi, Felipe Zhang Zihe, Juan Zhang Jingguang, y Juan Wang Rui, Seminaristas mártires de Tayuenfu. († 9 de julio de 1900).

Óleo de San Francisco de Asís por
José Benlliure y Gil (1855 - 1937)

Con los misioneros, las hermanas y los empleados de la misión de Tai‑yuen‑fu, también fueron apresados siete seminaristas que decidieron no separarse de los obispos y de sus misioneros. A las propuestas de renegar de la fe, que les hacía el mandarín, respondieron con un firme «no». También los obispos y los misioneros los exhortaron a ponerse a salvo, pero ellos les suplicaron que los dejaran participar de la gloria del martirio. Los seminaristas mártires, por razones ajenas a su voluntad, fueron sólo cinco:
Juan ZhangHuan (1882‑1900), Hijo de Chang Te‑chuen y María Lu, nacido en Pin‑yao. Había entrado en el seminario a los once años de edad “Estudiaba con mucha diligencia y cumplidor de su deber. De carácter muy vivo, pero ejemplar entre sus compañeros. Había progresado mucho en el estudio del chino. Había recibido ya las órdenes menores. Primero había estado en Kolao‑ku, y luego había pasado a Ta‑yuen‑fu, había iniciado la teología y se había hecho terciario franciscano. De carácter inquieto debió imponerse fuertes renuncias para vencerse. Muy devoto, de misa, comunión, rosario y viacrucis diarios. Pudiendo librarse del martirio rechazó resueltamente la propuesta que le hicieron en tal sentido.
Patricio Dong Bodi (1862‑1900) Seminarista. Nació en Ku‑tchen‑in, China, en 1882. Tenía doce años cuando fue aceptado en el seminario menor de Tong‑el‑kou. Pasó al seminario mayor de Tai‑yuen‑fu y se hizo terciario franciscano. El obispo Francisco Fogolla fue su rector. Y premió la bondad del joven escogiéndolo como compañero de viaje a Italia, con ocasión de la Exposición Misionera Mundial de Turín de 1898. Con él y otros chinos fue a Francia, Bélgica e Inglaterra, dejando en todas partes óptimas impresiones de alma cándida y privilegiada. A su regreso de Italia expresó su gran deseo de hacerse Hermano Menor. Estando a punto de entrar al noviciado se desencadenó la persecución religiosa de los boxers. De Patricio se recuerda esta anécdota: Mientras estaba en la cárcel, obtuvo permiso para volver al seminario por un objeto que apreciaba mucho y para saludar a los papás, familiares y amigos. Todos lo apremiaban y sus padres lo hacían con llanto, para que no volviera a la cárcel sino que se pusiera a salvo. El rehusó enérgicamente todas las propuestas. Temiendo perder la ocasión del martirio, que todo hacía prever próximo, volvió pronto a la cárcel. Tenía 18 años.
Felipe Zhang Zihe (1880‑1900). Seminarista. Nació en 1880 en Sinsian, Shansi, hijo de fervorosos cristianos. Otros dos hermanos suyos murieron mártires por la fe. A los dieciséis años sintió en forma irresistible la voz del Señor que lo llamaba al sacerdocio, entró en el seminario donde se mostró dócil, manso, y sobre todo devoto. Tardo de ingenio, tuvo que enfrentar muchas dificultades en el estudio y sobre todo en la lengua latina, dificultad que él supo superar con esfuerzo de voluntad, con empeño asiduo, propios de almas generosas y nobles que saben hacer frente a todo para realizar su propio ideal.
Los superiores y compañeros lo amaban y admiraban porque era bueno y caritativo, firme y generoso para secundar nobles iniciativas. Hacía poco había sido trasladado del seminario menor al mayor de Tai‑yuen‑fu, donde con el estudio, la oración y la disciplina se preparaba para ser un digno sacerdote de Cristo, continuador entre su pueblo de la obra evangelizadora de los misioneros. Se hizo terciario franciscano, y la espiritualidad franciscana le ayudó mucho en la elevación de su alma a Dios. La persecución de Yusien le dio la oportunidad de dar su vida por Cristo de acuerdo con sus anhelos y plegarias. Sereno y decidido subió a su Calvario, donde fue decapitado cuando apenas tenía 20 años, el 9 de julio de 1900.Un compañero de seminario que no tuvo la misma suerte, trazó de él esta descripción: “Felipe, de índole buena, era cordial y gentil con todos. Calmado y pacífico, observaba escrupulosamente el reglamento del seminario. Amaba la oración, el estudio, la meditación y era muy devoto”.
Juan Zhang  Jingguang, de Tai‑kuo (1877‑1900). Seminarista. Era el primogénito entre cinco hermanos, hijo de Simón y Ana U, fervientes católicos. Siendo niño todavía, murieron sus padres. Estuvo primero en Kolao‑kou; hizo rápidos progresos en los estudios, de modo que los superiores lo encargaron de enseñar las ceremonias, el latín y otras materias escolares a los compañeros más lentos para el aprendizaje. De carácter dinámico y muy irascible, cuando era vencido por su carácter lo reconocía cándidamente ante su rector, el después obispo mártir Francisco Fogolla. En 1897 recibió las órdenes menores, y por los mismos días recibió el hábito de la Tercera Orden franciscana. Un compañero suyo que no tuvo la gracia del martirio lo describió así: «Juan era modelo para todos nosotros por su diligencia, empeño y constancia en el estudio. Era fervoroso en la oración, se acercaba devotamente a la comunión, participaba activamente en la santa Misa, y hacía largas meditaciones. Había logrado moderar su carácter vivaz con una amable dulzura. Todos aprendimos de él». Al desatarse la persecución fue hecho prisionero. Aunque tuvo la oportunidad, no quiso huir. Le propusieron renegar de su fe y él lo rechazó enérgicamente. Tenía veintidós años.
Juan Wang Rui (1885‑1900) Seminarista. Nació en Wenshu, en Shansi, el 25 de febrero de 1885, hijo de José y Cecilia Liu, cristianos. Su padre era presidente de la comunidad cristiana del lugar. Juan recibió una buena formación religiosa, a la cual sirvió de apoyo su índole jovial, inquieta y resuelta. Profundamente atraído por las cosas espirituales, a los diez años entró en el seminario. En 1897 fue escogido con otros cuatro compañeros para ir a Italia para participar en la Exposición Misional de Turín, de donde regresaron en 1899. Juan es el más joven del grupo. Apreciado por su piedad y su carácter amable y jovial, era el benjamín del seminario. En Turín pronto se convirtió en el ídolo de todos. Su pabellón siempre estaba atestado de visitantes, que no se cansaban de admirar y oír orar en chino al pequeño seminarista. Ya había recibido la tonsura y hecho la profesión en la Tercera Orden Franciscana.
La Madre María de la Pasión, fundadora de las Hermanas Franciscanas Misioneras de María, escribe: “Juan Wang era un pequeño y simpático seminarista, sabía manejar magistralmente los instrumentos de la música china. Sus serenatas eran un poco discutibles por la armonía, pero no por ello eran menos curiosas e interesantes”. Durante el tiempo de prisión Juan jugaba e invitaba a los compañeros a jugar con él. A Fray Elías Facchini, su rector, le parecía una ligereza, por lo cual un día lo llamó: “Juan, no es tiempo para divertirse, ya se acerca el momento del martirio”. Juan sonriendo le contestó: “Pero, Padre, ¿por qué tenemos que estar tristes? ¿Si nos matan acaso no vamos al Paraíso? Con mayor razón debemos estar alegres!”.
Un sacerdote chino, que poco antes de la matanza del 9 de julio los había visitado, atestigua que los seminaristas estaban alegres, no temían nada, oraban y seguían en sus juegos. Tenía 15 años y cuatro meses de edad. Canonización: octubre 1 de 2000. Su fiesta el 8 de julio.

Declaraciones del Cardenal Cipriani luego de bendecir "Cristo del Pacífico"



“Quisiera recordar las palabras que nos ha enviado el Papa Benedicto XVI en las que implora para todo el país señales de unidad, reconciliación y bendice a toda la familia peruana. Yo creo que las circunstancias hacen que este Cristo sea una imagen visible de lo que el Perú está deseando: acoger a todos con sus diferencias, con sus dificultades, en un clima de paz y de reconciliación”.
-¿Qué opina de las críticas que hubo a la colocación del Cristo del Pacífico en el Morro Solar, incluso de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán?
Yo creo que inicialmente se produjo una reacción en algunos casos aislados, no digo de crítica al Cristo, pero de comentarios tal vez menos acertados, pero hoy la población espera en el Perú la presencia de este Cristo. Un pueblo netamente católico que, con enorme respeto a todos, pero el pueblo de Chorrillos y en general toda la población está muy contenta y ya verán cómo este lugar se convierte en un lugar de peregrinación. Por eso no ahondemos en las diferencias sino busquemos la reconciliación.
-Para muchos el dinero que se invirtió en la construcción del Cristo del Pacífico pudo haber sido destinado a programas sociales, por ejemplo de lucha contra la pobreza o dotar de agua potable a algunos asentamientos humanos que están justamente en esta zona. ¿Cómo toma usted esas críticas?
Yo creo que cuando se quiere criticar es muy fácil encontrar excusas, podríamos hablar de tantas inversiones, sin entrar a detalles para no pisar callos, pero tantas cosas que vemos de gastos inútiles, yo creo que este es un gasto pequeño porque es una donación.
-¿Cómo a qué gastos inútiles se refiere?
Quiero reconciliar, no quiero separar. A lo que voy es que esta inversión ha sido una donación, sobre todo de una empresa brasileña. Cómo no va a ser ocasión de agradecimiento, no seamos pleitistas, es una iniciativa muy buena de un Cristo del Pacífico a un pueblo que lo ha recibido con mucha alegría.
-¿Quién se encargará del mantenimiento?
Pienso que el mantenimiento será por cuenta del municipio de Chorrillos, pero no tendremos ningún problema de que con la fe nuestro pueblo, si hay que hacer algún mantenimiento, lo haremos. Siempre hemos visto en todos los rincones del país estas muestras de fe popular ¿Cómo se mantienen? con ayuda de los fieles, es decir, no es un problema.
-El Sr. Natale Amprimo hizo unas declaraciones sobre el tema de las esterilizaciones en la década del noventa.
Yo lo que quisiera decirles es que hay que tener una memoria completa de los acontecimientos. Una situación lamentable como fueron las esterilizaciones, fueron objeto de una crítica muy dura de mi parte, casi diría la más dura de todas, pero la memoria selectiva de un novelista sobre todo generó una crítica innecesaria. Creo que ese tema ya pasó. Hay el mejor deseo de unificar a los peruanos y buscar puntos de unión, no de fricción, pero pienso que quedó clara la situación.
-Hay una situación de protesta y confusión en Huancavelica y otra en Huancayo, ha habido muertos por el tema de creación de la Universidad. ¿Qué mensaje le daría usted a los pobladores de Huancavelica para que se retome la calma en esa zona?
Yo tengo un enorme aprecio por esas zonas andinas porque he estado ahí once años (Huancavelica, Ayacucho, Apurímac) y son pueblos pacíficos, yo creo que esta agitación universitaria debe tener debajo algo político o una falta de comunicación. Lo que es totalmente inaceptable son esos incendios y esa violencia. Eso tiene que acabar cuanto antes, no tiene justificación, no hay motivos para que haya esa reacción de violencia en pueblos llenos de pobreza, sí, pero pueblos que no son violentos, hay que acoger a esa gente, explicarle. Espero que pronto el país retome, con el presidente Humala, retome ya la tranquilidad y la paz social. No es el modo de exigir las cosas, las muertes y la violencia, hay que vivir en paz.
-Hay algunos colectivos civiles que han salido a marchar expresando su disconformidad con un posible indulto a Alberto Fujimori, ¿usted cree que debería ser evaluado como un acto humanitario por su condición de salud?
Yo no quiero añadir nada que haga las cosas más difíciles, pero entiendo que tanto el presidente García como el presidente electo Humala tienen en sus manos la posibilidad de evaluarlo y de ver si realmente la situación humanitaria, que es la única que se podría tratar, merece este acto de magnanimidad.
-¿Qué percibe usted respecto a la salud del ex presidente Alberto Fujimori de acuerdo a las especulaciones que hay sobre una enfermedad grave?
Personalmente yo lo he vuelto a ver después de once años y honradamente sí lo he encontrado muy maltratado, no tengo detalles más profundos, pero sí se le veía muy maltratado.
-Se especula que se está preparando una ordenanza municipal para obligar a todos los establecimientos a colocar un aviso que señale que se respeta la opción sexual de las personas.
Yo espero que la señora alcaldesa se ocupe de cosas más importantes, no creo que sea verdad, espero que no sea verdad, sería bueno que se ocupe más de los problemas de tráfico, de los problemas de orden público, hay muchas situaciones en Lima complicadas como para que estemos con peleas ideológicas. La Iglesia no vería con buenos ojos esta imposición de la alcaldesa.
-¿Cuál será la posición de la Iglesia Católica, que usted representa, al gobierno de Ollanta Humala?
No, la Iglesia no es que tenga una posición, siempre es respetuosa de todos los gobiernos, estiraremos la mano para colaborar en todos los programas sociales que él estime oportunos y que sean compatibles con nuestro trabajo y miraremos como siempre el respeto a la vida, el respeto a la familia, el respeto al matrimonio, cosas que la Iglesia siempre ha solicitado y que gracias a Dios se ha cumplido. Por lo tanto, con la mejor voluntad esperamos este 28 de julio un vivir en una colaboración de cada uno, desde su lugar, para que el Perú progrese, que es lo que deseamos.
-Se han suscitado muchas controversias en cuanto al indulto al ex presidente Alberto Fujimori, ¿el presidente García le ha comentado acerca de este tema, teniendo en cuenta que ya hay una petición oficial?
Yo creo que todo lo que sea vivir esto con más reserva, facilitará que las decisiones se tomen, lo que sí diría y es lo último que quisiera decir: Hay que dejar la violencia y el sesgo contrario a las Fuerzas Armadas y Policiales y contrario a todos los que tuvimos que luchar en esos años tan duros del terrorismo. Yo estuve en Ayacucho, yo he visto lo que ocurrió allá, pero sigue habiendo una persecución. Yo espero que este nuevo gobierno aproveche las circunstancias; no hablamos de perdones ni amnistías en cualquier situación, pero sí de más respeto para las Fuerzas Armadas y Policiales, las rondas campesinas y por tantos pobladores que sufrieron la violencia terrorista.