Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

domingo, 31 de julio de 2011

Cardenal Cipriani: “Seamos discípulos y misioneros”

www.arzobispadodelima.org

El Cardenal Juan Luis Cipriani animó a los fieles a confiar toda nuestra vida en las manos de Dios, para ello pidió incrementar los momentos de oración, la confesión frecuente, el rezo del Santo Rosario. Estas invocaciones las realizó durante la Santa Misa que presidió en la Basílica Catedral de Lima, el domingo 31 de julio.
  “Alimentémonos de la oración, de la confesión, del rezo del Santo Rosario, de ese amor al prójimo, de pedir perdón. Pidamos también por los que no creen, por los que no tienen fe para que el Señor los ilumine y les ayude a entender que la fe es un camino de esperanza”, mencionó.

“La fe no se calla, tiene ejemplo y obras, porque una fe sin obras es una fe muerta, por eso seamos discípulos y misioneros, que te vean que se note que crees. Que no te de vergüenza que digan “mira es católico, cree, se confiesa y reza”. Ten el coraje de no vender la cabeza de Cristo por quedar bien. Aprende a defender tu fe sin temor”, exhortó.
En otro momento, el Arzobispo de Lima animó a los fieles a vivir una fe con obras, confiando en la misericordia de Dios.

“Ponlo en manos de Jesús, lo poco: tu trabajo, alegría, estudios, si puedes darle alegría a ese niño, dale alegría a ese niño, si puedes rezar un Ave María, rézala, si puedes llevar a tu hijo a bautizarlo, llévalo.  No nos callemos. No digas: esto es para los poderosos, ¡no!, todos participemos”, comentó.
“Lo que no alcanza, lo que los genios te dicen que no sirve, Dios lo quiere. Si aprendes a obedecer en lo pequeño harás algo grande, si aprendes a no robar harás algo grande. En cambio si estás esperando el gran milagro que caiga del cielo, eso no es católico. Vamos a hacer este propósito de dar eso pequeño que tienes, y no permitas que nada ni nadie te aparte del amor de Dios”, prosiguió.

Finalmente invocó a los fieles congregados en la Iglesia Primada a vivir un testimonio de vida cristiana.

“Cuántas veces el mayor hambre es de amistad, de perdón, de cariño, de justicia y verdad. Y lo que más duele es la soledad y la incomprensión. Y Dios nos dice: “aunque tengas poco, si me lo das, alcanza para todos”. No solo dinero, tu trabajo, tu fe, tu honradez, cuántas veces las cosas dependen de una persona, pero que sea honrada, que sea recta, buena, que no se crea Dios, que acuda a Dios”, culminó.

Santo Tomás Moro


Canciller de Inglaterra, mártir TOF (1477-1535). Canonizado por Pío XI en 1935 (su fiesta el 22 de junio).

Tomás nació en Cheapside, Londres; su padre era hombre de leyes. Su madre murió cuando Tomás era niño aún. Estuvo al servicio del cardenal Morton, Arzobispo de Canterbury y Canciller de Inglaterra. Entró a estudiar en Oxford en 1492. Fue un excelente estudiante. Estudió leyes en Londres. Hacia 1498 quiso hacerse franciscano y se cree que en ese tiempo se hizo terciario. Entre 1500 y 1504 vivió con los monjes Cartujos, pero se convenció de que Dios no lo llamaba a esa vida. Desde entonces participaba diariamente en la Misa y practicaba duras penitencias. Contrajo matrimonio y tuvo tres hijas y un hijo. En 1518 entró al servicio del rey, y llegó a ser once años más tarde el primer seglar Canciller del Reino. Cuando Enrique VIII se casó con Ana Bolena y el Parlamento lo declaró cabeza de la Iglesia de Inglaterra, Moro renunció al cargo. Por no querer firmar el Acta de Supremacía, estuvo prisionero durante 15 meses en la Torre de Londres, y condenado con testigos falsos fue decapitado el 6 de julio de 1535. Tomás, que esperaba ser un oscuro monje, se vio objeto de la atención pública al rehusar actuar en contra de su conciencia.

Beato Pedro Soler


Sacerdote y mártir de la Primera Orden (1827‑1860). Beatificado por Pío XI el 10 de octubre de 1926.



Pedro Soler nació en Lorca, provincia de Murcia, España, el 28 de abril de 1827. En su juventud conoció la pobreza y debió asumir un trabajo agotador para el sostenimiento suyo y de sus ancianos padres. En medio del difícil ambiente obrero supo mantenerse firme en su fe. Con asiduidad en el trabajo, el buen ejemplo, oportunas exhortaciones, fraternales correcciones, supo ganarse la simpatía de sus compañeros de trabajo. Un día rehusó un aumento de salario porque lo que ganaba era suficiente para sí y su familia. Cuando trabajaba en la fábrica, vivía en pensión donde una excelente señora, quien declaró que muchas veces lo encontró arrodillado en su habitación en largas oraciones; por espíritu de penitencia, a menudo dormía en el piso de la habitación.


Logró dividir su tiempo entre el trabajo y el estudio en clases nocturnas. Con férrea voluntad supo superar todas las dificultades y cumplir el ciclo de estudios que le permitiría, en poco tiempo alcanzar la meta del sacerdocio. De hecho, se hizo Hermano Menor a los 29 años, y tres años más tarde ya era sacerdote de Cristo. Se distinguía entre todos por la humildad, la obediencia, el fervor en la oración, su pureza sin mancha y sus austeras penitencias.


Después marchó como misionero al país de Jesús, Palestina. Con la predicación, confirmada por la caridad, llevó la evangelización en el difícil ambiente árabe. En el momento de la persecución de los drusos, fray Pedro con los dos jóvenes José Massabki y Antonio Tagliaci se escondieron en los locales de la escuela parroquial. Los musulmanes tumbaron la puerta y se precipitaron como fieras sobre la inerme víctima. Le preguntaron: ¿Dónde está tu dinero? Si quieres salvarte entréganos lo que tienes”. Cuando comprendió el significado de la petición respondió francamente: “No tengo dinero, y lo que tenía lo di ya a los pobres”. “Tú eres cristiano, si quieres salvar tu vida renuncia a tu falsa religión y abraza la del gran profeta Mahoma”. “No cometeré nunca semejante absurdo. Soy cristiano y estoy resuelto a morir por mi fe”. Se arrodilló en actitud de oración. Lo hirieron mortalmente con un golpe de cimitarra y lo remataron a puñaladas. Era el 10 de julio de 1860. Tenía 33 años.

sábado, 30 de julio de 2011

Monasterio de Santa Clara ya cuenta con un blog en Internet

El Monasterio de Santa Clara de Lima ya cuenta con un blog en Internet con la finalidad de dar a conocer las actividades por la conmemoración de los 800 años de fundación de la Orden de las Hermanas Clarisas Pobres, así como también difundir el carisma clareano.
El blog, disponible en la dirección http://monasteriosantaclaralima.blogspot.com da cuenta del inicio del Año Jubilar, la Indulgencia Plenaria concedida por el papa Benedicto XVI así como también otros enlaces de interés como los escritos de Santa Clara, el Evangelio del día, fotografías y videos relacionados al Monasterio de Santa Clara, ubicado en el Jirón Jauja 449, Barrios Altos (Lima).
Saludamos esta iniciativa e invitamos a nuestros lectores a visitar este interesante blog.

martes, 26 de julio de 2011

Novena y fiesta solemne en honor a Santa Clara de Asís

Desde el martes 2 hasta el jueves 11 de agosto el Monasterio de Santa Clara (Barrios Altos, Lima) realizará la "Novena y Fiesta Solemne en honor de nuestra Seráfica Madre Santa Clara de Asís", en el marco del Año Jubilar por los 800 años de fundación de la Orden de las Hermanas Clarisas Pobres.
En el día principal,  11 de agosto a las 10:30 am. el cardenal Juan Luis Cipriani Thorne ofrecerá la misa central en honor a Santa Clara.
Asimismo todos los dias habrá Santa Misa (7 am y 7 pm), Santo Rosario (6 pm) y Novena (6:30 pm).



Julio 26: Beato Arcángel de Calatafimo


Sacerdote, ermitaño de la Primera Orden (1390‑1470). Aprobó su culto Gregorio XVI el 9 de septiembre de 1836.

Arcángel nació en Calatafimi, provincia de Trapani, Sicilia, en el extremo occidental de la isla, hacia 1390. En este pintoresco pueblito de origen árabe, vio la luz en la noble familia Piacentini, o Piacenza y era todavía muy joven cuando, abandonando la casa paterna, se estableció en una gruta arriba en los montes. Por algún tiempo permaneció oculto en la soledad, pero luego la fama de sus virtudes y de su austeridad atrajo cada vez más numerosas gentes de la vecindad hacia su refugio, ansiosas de conocerlo y consultarle.
Para recuperar la soledad, Arcángel dejó aquel lugar y se dirigió a Alcamo, donde nuevamente se refugió en un eremitorio solitario. Pero tampoco allí pudo rehuir por mucho tiempo a los habitantes de la región. Éstos fueron más hábiles para rodear a su devoto ermitaño y atraerlo a su ciudad: Le pidieron que dirigiera un hospital en Alcamo, el cual estaba abandonado, pero la ciudad sentía vivamente su necesidad.
De esta manera Arcángel se vio apremiado entre su vocación de ermitaño y el deber de la caridad. Y naturalmente no pudo rechazar la invitación. Se puso en el trabajo reorganizando el hospital para que todo marchara bien, con respeto total al deber de la caridad hacia los necesitados. Cuando el hospital comenzó a marchar bien, Arcángel regresó a su soledad predilecta, entró en una nueva caverna. Esta vez lo hizo salir fuera un decreto del Papa Martín V, con el cual eran suprimidos los ermitaños de Sicilia.
Arcángel, obediente, abandonó de nuevo su gruta, pero no volvió al mundo. Se dirigió a Palermo, a donde los Hermanos Menores y allí recibió el hábito de la pobreza de manos del Beato Mateo de Agrigento. Después del noviciado fue enviado a Alcamo, donde fundó un convento franciscano, precisamente junto al hospital que antes había dirigido. Por la austeridad con que vivió la más estricta regla franciscana, por su sabiduría y su prudencia, fue ordenado sacerdote. Más tarde fue elegido Ministro provincial en la Orden, y se destacó como administrador y organizador. Pero él prefería la predicación en las diversas ciudades y pueblos de Sicilia al gobierno de los religiosos; por medio de la evangelización convirtió a muchos pecadores inveterados.
Murió en Alcamo el 10 de abril de 1460 en el convento de Santa María de Jesús, por él fundado. Tenía 70 años. Su memoria con el eco de muchos milagros, perduró entre Alcamo y Calafatimi.

22 de julio: Santa María Magdalena

ec.aciprensa.com
Santa María Magdalena.

María Magdalena fue así llamada ya sea por Magdala, cerca de Tiberías, en la costa oeste de Galilea, o posiblemente por una expresión Talmúdica que significa “cabello crespo de mujer”, aunque el Talmud la describe como una adúltera.
En el Nuevo Testamento, ella es mencionada entre las mujeres que acompañaron y siguieron a Cristo (Lucas 8, 2-3) donde también se dice que habían sido echados fuera de ella siete demonios (Marcos 16, 9). Ella es la segunda persona nombrada  a los pies de la cruz (Mc 15,40; Mt 27,56; Jn 19,25; Lc 23,49.) Ella vio a Cristo yaciendo en su tumba y fue la primera testigo reconocida de la Resurrección.
Como un todo, los Padres Griegos distinguieron tres personas: la “pecadora” de Lucas 7,36-50; la hermana de Marta y Lázaro, Lc 10,38-42 y Jn 11; y a María Magdalena.
Por otro lado, la mayoría de los Latinos sostuvieron que estas tres personas fueron una y la misma. Los críticos Protestantes, sin embargo, creen que eran dos, y tal vez tres personas distintas. Es imposible demostrar la identidad de las tres; pero aquellos comentaristas sin lugar a dudas fueron demasiado lejos al aseverar, como lo hizo Wescott (en Jn 11,1) “que la identidad de María con María Magdalena es una mera conjetura sin apoyo en evidencia directa alguna y opuesta al tenor general de los Evangelios”. Es la identificación de María de Betania con la “pecadora” de Lucas 7,37 la cual es la mas combatida por los Protestantes. Pareciera como su esta renuencia a identificar a “la pecadora” con la hermana de Marta se deba a una falla por entender el significado total del perdón del pecado. Las tendencias con intención de armonizar entre tantos críticos modernos, también, son responsables por mucha de la confusión existente.
El primer hecho, mencionado en el Evangelio en relación al tema bajo discusión es la unción de los pies de Cristo, por una mujer, una “pecadora” en la ciudad (Lucas 7, 37-50). Esto pertenece al ministerio Galileo, precede al milagro de la alimentación de los cinco mil y la tercera Pascua. Inmediatamente después, San Lucas describe un circuito misionero en la Galilea y nos cuenta de una mujer que siguió a Cristo entre ellos siendo “María la llamada Magdalena, de quien fueron exorcizados siete demonios” (Lucas 8, 2); pero no nos dice que es con ella con quien se identifica “la pecadora” del capítulo anterior. En 10.38-42, nos cuenta de la visita de Cristo a Marta y María “en cierto pueblo”; es imposible identificar el pueblo, pero queda claro en ix, 53 que Cristo había definitivamente dejado Galilea y es bastante posible que este “pueblo” fuera Betania. Esto parece confirmado por la parábola precedente del buen samaritano, la cual casi con certeza fue dicha en el camino entre Jericó y Jerusalén. Pero aquí nuevamente notamos que nada sugiere una identificación de las tres personas (La “pecadora”, María Magdalena y María de Betania) y si solo tenemos a San Lucas para que nos guíe, ciertamente no tenemos fundamentos para identificarlas. San Juan, sin embargo, claramente identifica María de Betania con la mujer que ungió los pies de Cristo (12; cf. Mt 26 y Mc 14). Es notable que ya en el 11,.2, San Juan haya hablado de María como “aquella que ungió los pies del Señor” he aleipsasa; Comúnmente se dice que él se refería a la consecuente unción descrita por él mismo en 12:3-8; aunque puede ser cuestionado si hubiese usado la palabra he aleipsasa si hubiese sido otra  mujer, y no la  “pecadora” de la ciudad. Es concebible que San Juan, sólo porque escribió mucho tiempo después de los eventos y en un tiempo cuando María estaba muerta, que desee apuntarnos que ella era realmente la misma conocida como la “pecadora”. Del mismo modo, San Lucas pudo haber revelado su identidad  precisamente porque no deseaba difamar a alguien aún vivo; ciertamente ocurre algo similar en el caso de San Mateo, ( 5:7) quien oculta su identidad con Leví, el publicano.
Si el argumento anterior se mantiene correcto, María de Betania y la “pecadora” son una y la misma persona con María Magdalena. Con San Juan aprendimos el nombre de la “mujer” que  ungió los pies de Cristo previo a la última Cena. Podemos notar aquí que parece innecesario mantener esto porque San Mateo y San marcos dijeron “dos días antes de la Pascua” mientras que San Juan dice “seis días”, hay por lo tanto, dos distintas unciones una tras la otra. San Juan no necesariamente quiere decir que la Cena y la unción tuvieron lugar seis días antes, sino que Cristo llegó a Betania seis días antes de la Pascua. Entonces, en aquella Cena, María recibió el glorioso encomio “ella ha realizado una buena obra en Mi...al ungir Mi cuerpo para mi entierro...donde sea que este Evangelio sea predicado...que también lo que ella ha hecho por mi sea relatado en memoria de ella”. Considerando todo esto, ¿es creíble que esta María no tuviera lugar a los pies de la Cruz, como tampoco en la tumba de Cristo? Sin embargo, es María Magdalena quien, de acuerdo a todos los Evangelistas, estuvo a los pies de la cruz y asistió en el funeral y fue la primera testigo registrada de la Resurrección. Y mientras San Juan la llama “María Magdalena” en 19:25; 20:1 y en 20:18, la llama simplemente “María” en 20:11 y 20:16.
Bajo de visión de lo que hemos defendido, la serie de eventos constituyen un todo consistente; la “pecadora” aparece temprano en el ministerio buscando el perdón; ella es descrita inmediatamente después como María Magdalena “mujer de la cual salieron siete demonios”; poco después, la encontramos “ sentada a los pies del Señor y escuchando Sus palabras”. Para la mente Católica todo parece natural y apropiado. En un período posterior María y Marta se vuelven a Cristo, el Hijo del Dios Viviente” y El les devuelve a su hermano Lázaro; poco tiempo después, lo invitan a cenar y María nuevamente repite el acto que había realizado como penitente. En la Pasión, ella está a su lado; ella lo ve  yaciendo en la tumba; y es la primera testigo de Su Resurrección – a excepción de siempre Su Madre a quien Él debió necesitar que apareciera primero, aunque el Nuevo Testamento es silencioso en este punto. En nuestra visión, entonces, hubieron dos unciones a los pies de Cristo – seguramente no hubo dificultad cuando San Mateo y San Marcos hablaron de su cabeza- el primero (Lucas 7) ocurrió en una fecha comparativamente temprana; la segunda, dos días antes de la última Pascua. Pero era una y la misma mujer que realizó este pío acto en cada ocasión.
Historia subsecuente de Santa María Magdalena
La Iglesia Griega sostiene  que la santa se retiró a Éfeso con la Santísima Virgen y allí murió, que sus reliquias fueron transferidas a Constantinopla en el año 886 y son preservadas allí- Gregorio de Tours (De miraculis, I, xxx) apoya la idea que ella se fue a Éfeso. Sin embargo, de acuerdo a la tradición francesa (ver SAN LAZARO DE BETANIA), María, Lázaro y algunos acompañantes se fueron a Marsella convirtiendo a toda la Provenza. Se dice que Magdalena se retiró a un cerro, La Sainte-Baume, muy cerca donde se entregó a una vida de penitencia por treinta años. Al llegar el momento de su muerte fue llevada por ángeles a Aix al oratorio de San Máximo donde recibió el viático; Entonces, su cuerpo yace en un oratorio construido por San Máximo en Villa Lata, luego llamada San Máximo. La Historia se mantiene silenciosa respecto a esas reliquias, hasta el año 745, cuando, de acuerdo al cronista Sigebert, fueron cambiada a Vézelay por temor a los Saracenos. No hay registro de su regreso, pero en el año 1279, cuando Carlos II, Rey de Nápoles levantó el convento en La Sainte-Baume para los Dominicos, se encontró el sepulcro intacto, con una inscripción que declaraba porqué había sido escondido. En el año 1600 las reliquias fueron colocadas en un sarcófago enviado por Clemente VIII, con la cabeza colocada en una vasija separada. En el año 1814, la Iglesia de La Sainte-Baume, derrumbada durante la Revolución, fue restaurada y en 1802 la gruta fue nuevamente consagrada. La cabeza de la santa ahora yace allí, donde ha estado por tanto tiempo y donde ha sido centro de muchos peregrinajes.

HUGH POPE
Transcrito por Paul T. Crowley
In Memoriam, Sr. Mary Leah, O.P. y  Sr. Mary Lilly, O.P.
Traducido por Carolina Eyzaguirre
 

jueves, 21 de julio de 2011

Julio 21: San Lorenzo de Brindis

Sacerdote, Doctor de la Iglesia, de la Primera Orden (1559‑1619) Canonizado por León XIII en 1881.
www.franciscanos.net/santoral/index.htm

Lorenzo Russo nació en Brindis el 22 de julio de 1559. Al quedar huérfano de padre siendo niño aún, fue acogido por los Hermanos Menores Conventuales, con quienes hizo sus estudios humanísticos. Al morir también la madre, hacia los 14 años, abandonó el seminario y su ciudad natal para irse a Venecia donde un tío paterno. Allí conoció a los Hermanos Menores Capuchinos y pidió ser recibido en la Orden. Transcurrió el año de noviciado en Venecia e hizo la profesión el 24 de marzo de 1578. Estudió la lógica en Padua, y en Venecia filosofía y teología. Dotado de una excepcional agudeza mental, y movido por una insaciable se de saber, se dedicó a profundos estudios bíblicos. Estudió las lenguas bíblicas, en especial las lenguas semíticas, que aprendió tan perfectamente que dejaba perplejos a los mismos rabinos.
Ordenado sacerdote en Venecia el 18 de diciembre de 1582, le encomendaron la enseñanza de la teología. Rápidamente, por su ciencia sagrada y su santidad se ganó la estima de los doctos y de sus cohermanos.
Dotado de una prodigiosa inteligencia y memoria, unió a la preparación teológica un amplio conocimiento de las lenguas antiguas y de las lenguas vivas. Y así pudo recorrer toda Europa llevando a todas partes, en medio de las herejías, una sólida palabra de verdad, de obediencia y de fe.
Elegido varias veces ministro provincial y finalmente ministro general de la Orden, recorrió nuevamente a pie buena parte de Europa en visita a sus cohermanos, edificando con el ejemplo de su vida y su ardiente palabra. El secreto de sus inagotables recursos fue la tierna devoción a la Virgen, cuya vida y privilegios describió con palabras ardientes. A la actividad apostólica y paternal añadió la de escritor de numerosas obras exegéticas, oratorias y apostólicas, especialmente contra los luteranos.
Clemente VIII lo llamó a Roma para enviarlo a Hungría, a Bohemia, a Bélgica, a Suiza, a Alemania, a Francia, a España y a Portugal. Predicador y embajador ante los soberanos de aquellas naciones cristianas, que él animaba a la cruzada contra los turcos para frenar su avance. Cuando el ejército cristiano en Hungría detuvo la difusión de la Medialuna, Lorenzo se encontraba en medio de los soldados cristianos en la victoriosa batalla de Alba Regale, incitando en todas las lenguas a defender y salvar a la cristiandad. Después de la guerra, Pablo V lo envió como embajador de paz entre las potencias cristianas siempre en discordia. Él conquistó el ánimo inclusive de los más truculentos soberanos con su humildad, mansedumbre y elocuencia de hombre habituado a la oración y a la penitencia. Se distinguió por su vida santa, su fervor eucarístico y la devoción a María Santísima.
En 1619 emprendió su último viaje a la península ibérica para una misión de paz ante el rey Felipe III. Murió en Belem, cerca de Lisboa, a los 60 años, el 22 de julio de 1619. En 1959 fue proclamado “Doctor apostólico” de la Iglesia por Juan XXIII.

miércoles, 20 de julio de 2011

"El relativismo quiere arrancar la distinción de sexos y el matrimonio”


El Cardenal Cipriani saluda a
Monseñor Fernando Bergalló.
El Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Misa Inaugural de la Conferencia Regional Extraordinaria de las Cáritas de América Latina y El Caribe, que se lleva a cabo en Lima buscando crear un espacio de diálogo para definir un plan de trabajo en la lucha contra la pobreza en nuestra región, bajo el lema “Una familia humana: pobreza cero”.
El Cardenal Cipriani lamentó que en los tiempos actuales con mayor frecuencia se perciben agendas mundiales que quieren cambiar el orden natural en los países de Latinoamérica y el Caribe.
“Surgen en este mundo una confusión de ideas en el que el relativismo moral campea (…) y arrancan los efectos mas sencillos de la ley natural como son las distinciones de sexos y la naturaleza del matrimonio. Son agendas internacionales que invaden lo que el Beato Juan Pablo II llamó el continente de la esperanza”, refirió. “De una manera no tan solapada van apareciendo en nuestra región esas tendencias de mesianismos políticos tan dañinos, tan peligrosos, pretendemos resolver todos los problemas. Transformar el mundo no es tarea de la Iglesia, ni tampoco es tarea de nadie con un sentido cristiano de la vida”, prosiguió. Por ello, encomendó a los miembros de cáritas para que colaboren en esa responsabilidad de llevar el mensaje de Cristo en sus respectivos países.
“Tenemos la responsabilidad  de que nuestros pueblos no se coman esta coyuntura. Es un intento agresivo y muy bien orquestados, no podemos ser ingenuos, es urgente reforzar la esencia de esa relación humana que tiene su origen en la dignidad, cuyo reflejo mas grande es la familia”, exhortó.
En tal sentido, les pidió ser honestos y prescindir de la popularidad. “Vayan y evangelicen a esta sociedad llena de ruido pero incomunicada. Paz, predicación de la cruz sin temor, prescindir del “qué dirán” y esa popularidad, ser realmente honestos en la tarea del amor a Dios, el problema del desarrollo está  estrechamente relacionado con el concepto del alma del hombre”.
Finalmente, les animó a reconocer que el mundo es una maravilla y a encontrar el entusiasmo de su trabajo en la Eucaristía.
Concelebraron con el Arzobispo de Lima, Monseñor Fernando Bergalló, Presidente de Pastoral Social-Caritas para la Región América Latina y El Caribe; Monseñor Miguel Irízar, Secretario General de Caritas del Perú; así como obispos y sacerdotes.
Participaron de la Misa el Secretario General de Caritas Internationalis, Michel Roy, el Secretario General de Caritas del Perú, Jorge Lafosse, así como los Presidentes y Directores Nacionales de las 22 Cáritas de América Latina y el Caribe.
Cabe señalar que la Conferencia Regional Extraordinaria de las Cáritas de América Latina y El Caribe se lleva a cabo en Lima del 18 al 22 de julio con la participación de más de 90 participantes y donde se definirá el plan de trabajo de la región en la lucha contra la pobreza.

Visita virtual a la Capilla Sixtina


(Una vez en la página, apretar y mover el cursor para desplazarse virtualmente en la Capilla Sixtina)


189° aniversario del nacimiento del sacerdote G. Mendel, padre de la genética

Gregor Mendel.
Un día como hoy nació Gregor Mendel, considerado como el padre de la genética moderna. Hace unos años, el Beato Papa Juan Pablo II, en su discurso por el 100° aniversario de la muerte de Mendel en 1984, señaló que "Gregorio Mendel fue un hombre de cultura cristiana y católica. En su existencia, la oración y la alabanza sustentaron la búsqueda del paciente observador y la reflexión del científico genial".
"Sobre el ejemplo de su maestro, San Agustín, Gregor Mendel, en la observación de la naturaleza y en la contemplación de su Autor, supo con un mismo salto juntar la búsqueda de la verdad con la certeza de ya conocerla en el Verbo creador", dijo en aquella ocasión.
El periodista Alberto Carrara explica que el P. Mendel, que nació en Heinzendorf (en la actual República Checa), se acercó a la ciencia gracias a su pasión por la agricultura. En 1843 ingresó en el monasterio agustiniano de Altbrünn, y en 1847 hizo sus votos religiosos y fue ordenado sacerdote.
En sus estudios teológicos pudo participar también en cursos de agricultura y viticultura, aprendiendo de Franz Diebl el método de polinización artificial como técnica principal para mejorar, de manera controlada, las plantas.
Esquema del experimento de Mendel con los guisantes
o arvejas. (Imagen: coolwallpapersblog.blogspot.com)
Entre el 1851 y el 1853 estudió en la Universidad de Viena donde por primera vez escuchó por F. Unger de las teorías de la mutación de las especies y aquella relativa a la antigüedad de la Tierra.
En 1865 durante el Congreso de la Sociedad de ciencias naturales, el Padre Mendel presentó los resultados de sus estudios que constituirán después la base científica de la moderna genética. Al principio sus evidencias no suscitaron mucho interés en el mundo científico. Murió en Brünn (actual Moravia) el 6 de enero de 1884.
Mendel dejó como legado, tres leyes que resultan imprescindibles para la genética actual:
La primera, llamada ley de la uniformidad, señala que si se cruzan dos razas puras para un determinado carácter, los descendientes de la primera generación serán todos iguales entre sí (igual fenotipo e igual genotipo) a uno de los progenitores.
La segunda, la ley de la segregación, establece que en la segunda generación el carácter recesivo aparece en el 25 por ciento de los híbridos y el dominante en el 75 por ciento.
Y la tercera, la ley de la independencia o segregación independiente, afirma que si diferentes rasgos son heredados independientemente unos de otros, no existe relación entre ellos, por tanto el patrón de herencia de un rasgo no afectará al patrón de herencia de otro.
Cabe señalar que el gigante de Internet, Google, homenajea hoy al sacerdote y biólogo austriaco, P. Gregor Mendel, considerado como el padre de la genética moderna.
En el "doodle" que aparece hoy en Google, se aprecia las dos plantas de guisantes que diferían en un carácter y que el abad agustino utilizó en un experimento.

"Doodle" o dibujo alusivo a Mendel, que el sitio de búsquedas
Google publica hoy en su portal en homenaje a Gregor Mendel.
Con información de www.aciprensa.com

Joseph Perú Nº 9

Esta es una publicación de la Congregación Oblatos de San José, dirigida por el Superior Provincial R.P. Manuel Manrique Figueroa OSJ y el R.P. Guillermo Inca Pereda OSJ. Se edita desde hace cinco años con el objetivo de "anunciar que Dios ha enviado a su Hijo al mundo y ponerse al lado de la defensa de la vida, consolidar la certeza de la fe y enseñar la exigencia de una vida moral de acuerdo a los mandamientos de Dios".
"El contacto diario con los fieles de nuestras parroquias y colegios en lugares densamente poblados como Lima o en zonas campesinas como las comunidades de los andes, nos permiten saber que hay hambre de Dios entre los hombres que esperan la Palabra de Dios", señala el padre Guillermo Inca en el editorial.
Algunos artículos de interés que contiene este número: "San José, un santo para nuestros días", "El espíritu santo en el antiguo testamento", "La física del siglo XX a vuelo de pájaro", "La santidad de San José Marello", "La vida interior de San José", "La alegría de ser discípulos misioneros", "La liturgia de la palabra en la misa", "Los oblatos en el tiempo".
Asimismo "La formación de los oblatos de San José en el Perú", "Mapa mundi de la pobreza", "Una flor en el calvario: Venerable Teresa de la Cruz", "La crisis de los valores", "Conociendo Tierra Santa", "La persona humana", "Testimonio de fe", "Reflexiones", "Proyecto Solidaridad en Cristo Jesús" y "Noticias eclesiales".                                      

Julio 20: Beato Nicolás María Alberca y Torres (1830‑1860).

Sacerdote y mártir de la Primera Orden. Beatificado por Pío XI el 10 de octubre de 1926.

Beato Nicolás María Alberca y Torres.
Nicolás Alberca es el más joven de los Mártires de Damasco. Nació en 1830. Entró en la Orden a los 25 años; después del noviciado y de los respectivos estudios fue ordenado sacerdote. El 27 de enero de 1859 partía como misionero para Tierra Santa, el 10 de julio de 1860 partía para el cielo redimido por la corona del martirio.
Fue religioso solamente 5 años, pero franciscano de toda una vida, pues su lema fue el de San Francisco, “Mi Dios y mi todo”. Cuando manifestó su voluntad de irse como misionero, se preparó para ello en el colegio de Priego junto con otros religiosos mártires como él en Damasco: Pedro Soler y Nicanor Ascanio. La santa educación recibida en la familia (de los 10 hermanos 6 se consagraron a Dios) lo llevaba a afirmar: “Sufriré mil veces la muerte pero no traicionaré a mi Señor”, y a prepararse casi conscientemente para el martirio. En 1859 Nicolás partió para la misión de Damasco. En Siria y Palestina la vida de los cristianos estaba constantemente en peligro: en efecto, los turcos preparaban una persecución contra los cristianos para vengarse del tratado de París de 1856, que había abolido las Capitulaciones. La intención de llevar a cabo una carnicería, era tan patente, que el gran patriota argelino ‘Abd‑el‑kadir, retirándose a Damasco después de una desesperada resistencia a la invasión francesa de su patria, disgustado, decidió servirse de sus fieles para proteger a los cristianos. Sin embargo, cuando el 9 de julio de 1860 se inició la cacería de los cristianos, ‘Abd‑el‑kadir no alcanzó a socorrer a los misioneros, que se habían encerrado en el convento, fiándose de sus fuertes muros. En la noche del 9 de julio un judío introdujo a los turcos en el convento por una puerta lateral, de la cual nadie se acordaba. Nicolás fue bárbaramente asesinado de un tiro de fusil, junto con los otros siete compañeros, la mañana del 10 de julio de 1860.
Unos meses antes del martirio Nicolás había escrito una carta a su madre lejana, en la cual expresaba el deseo de volver a verla todavía aquí en la tierra, siempre que esto fuera conforme a la voluntad de Dios. Por lo que sabemos, el joven misionero precedió a su madre en el cielo y sólo allí pudieron encontrarse nuevamente en un abrazo de santo y eterno amor.
El martirio de Nicolás fue el más breve registrado en la historia de nuestros mártires. Acosado por los musulmanes en un corredor, mientras la iglesia y el convento eran envueltos por las llamas, cuando le intimaron renunciar a Cristo para adherirse a Mahoma, respondió: “Sufriré mil veces la muerte, pero no traicionaré a mi Señor”. Un tiro de fusil mató al inerme religioso que cayó fulminado. Su deseo y presentimiento del martirio se hicieron así gloriosa realidad. Tenía sólo 30 años.

lunes, 18 de julio de 2011

Familia Franciscana en la Jornada Mundial de la Juventud - JMJ Madrid 2011


La familia franciscana estará presente en la JMJ con un programa único que se ofrecerá a todos los participantes de la JMJ. El programa fue enviado a todos los miembros de la Familia Franciscana y ya ha sido publicado en la página especialmente preparada para este programa: www.ff2011jmj.org.
Programa de la Familia Franciscana – link
Este programa de la familia franciscana se celebrará del 16 al 19 de agosto de 2011 por las tardes y en la así llamada “Aldea Franciscana”. La “Aldea Franciscana” será “construida” alrededor de la iglesia de San Francisco el Grande en Madrid y quiere ser un espacio de encuentro e intercambio, donde los jóvenes podrán reunirse, conocer mejor a la familia franciscana y compartir sus experiencias a través de diversas actividades. En la “Aldea Franciscana” habrá también un área designada para la instalación de los stands permanentes para que todos los movimientos, Órdenes, institutos o congregaciones puedan ofrecer una variedad de información (identidad, actividades y materiales diversos).
También en el programa, hay tres momentos importantes:
1. Encuentro con los Ministros generales – miércoles 17 de agosto, de las 17:00 a las 19:00.
2. “Festival de la Alegría” – miércoles 17 de agosto, de las 21.00 a las 24.00
3. Oración franciscana – jueves 18 de agosto, de las 22:00 a las 23:00.
Estos tres momentos abarcan las tres áreas principales de nuestra identidad: la formación, la oración y la animación recreativa. Para preguntas o aclaraciones sobre el programa, es posible dirigirse a la siguiente dirección de e-mail: gmg2011ff@gmail.com.

"Voz de Santa Clara", programa radial del martes 12 de julio de 2011



"Encomiendo a los jóvenes que nos representarán en Madrid"



El Cardenal Cipriani junto con los jóvenes
 que participarán de la JMJ

“Encomiendo a toda la juventud del Perú, para que ustedes, que la van a representar en Madrid, le digan al Papa cuánto amamos a Jesús, cómo lo adoramos en la Eucaristía, cómo procuramos vivir con fidelidad las enseñanzas de la Iglesia y cómo somos apóstoles discípulos y misioneros”, animó el Cardenal Juan Luis Cipriani a los más de 140 jóvenes quienes serán la delegación de la arquidiócesis de Lima en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Madrid.
“La Iglesia cuenta con ustedes. El Perú es una tierra de santos, ninguna Iglesia en Latinoamérica ha sido adornada con tanta santidad. Que esta jornada los renueve en la fe y que más de uno se encuentre con Cristo en esta jornada de Madrid”, animó el Cardenal Cipriani durante su homilía el domingo, 17 de julio.
En una emotiva celebración litúrgica con la presencia de los 141 jóvenes miembros de la delegación de Lima que nos representará en la Jornada Mundial de la Juventud,  el Cardenal Cipriani les animó a ser unos buenos representantes de la arquidiócesis.
“Gracias por venir a la catedral. Quisiéramos todos acompañarlos, pero ustedes son los privilegiados. Buen viaje y los esperamos a su retorno cargados de buenas noticias y de testimonios”, comentó.
“En esta jornada podrás ver cómo jóvenes de todo el mundo se reúnen en las vigilias y todos se preparan para escuchar la Palabra de Dios a través del Papa Benedicto XVI. Te animo, intensifica, practica más, lee, medita la palabra de Dios, acércate a la Eucaristía”, prosiguió.
En otro momento, el Arzobispo de Lima animó a los jóvenes a reconocer en la JMJ el valor de la amistad, cuando compartan con las delegaciones de los otros países. Asimismo, les exhortó a buscar la libertad en Cristo.
“No te dejes llevar por cualquier teoría, sé terco, detrás encontrarás a Jesús. No tengan miedo. Enfréntate a este mundo oscuro, a este mundo que confunde. Sean rebeldes, pero con la rebeldía de Cristo. Quiero un mundo donde podamos ser más amigos, donde la familia vuelva  a ser un lugar estable, en donde el colegio sea un lugar donde conozcamos a los amigos, donde la vida diaria sea lugar de solidaridad, de cariño, de justicia y paz”, culminó.
Concelebraron con el Cardenal Cipriani, Monseñor Gabino Miranda, Presidente de la Comisión Episcopal de la Juventud; Monseñor Guillermo Abanto, Obispo Auxiliar de Lima; así como sacerdotes que formarán parte de la delegación peruana durante la Jornada Mundial de la Juventud.
Peregrinos de Lima
Los 141 jóvenes miembros de la delegación de la arquidiócesis de Lima viajarán este 09 de agosto para participar de la JMJ de Madrid. Además, desde octubre de 2010, los jóvenes han participado de numerosas jornadas de preparación espiritual y catequesis para la JMJ.
La delegación de la Arquidiócesis de Lima iniciará su participación en la Prejornada, a realizarse en la Diócesis de Valencia, del 11 al 15 de agosto, para luego participar en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid del 16 al 22 de agosto del 2011, bajo el lema “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la Fe”.

 

“Que la Virgen del Carmen proteja a nuestras familias”



Monseñor Adriano Tomasi, OFM, Obispo Auxiliar de Lima pidió a Nuestra Señora del Monte Carmelo que interceda ante Dios y proteja a toda la familia peruana. Estas exhortaciones las hizo en la Santa Misa que presidió por su Solemnidad en el Santuario de la Virgen del Carmen en Barrios Altos.
“Confiemos en nuestra madre la Señora del Carmelo para que interceda por nosotros, sane las heridas, dé esperanza e impulse a los gobernantes hacia caminos de honestidad, de justicia y bienestar para todos. Que proteja y mantenga unida nuestras familias para que sean imagen de su hogar de Nazareth”, reflexionó.
Monseñor Tomasi animó a los fieles a elevar las súplicas a la Patrona y protectora de nuestra ciudad y encomendarse al sagrado escapulario para que proteja a nuestras familias y a nuestra comunidad.
Recordó también que la Virgen del Carmen es una de las mayores advocaciones de la Santísima Virgen María que, de manera especial, se celebra en nuestra ciudad y en el Perú entero.
“Su sagrada imagen, conservada con amor en este monasterio, es cargada por la hermandad y en medio de cantos, flores y oraciones recorre las calles de nuestros barrios y de nuestra ciudad, recibiendo a su paso el amor y la gratitud de multitudes. Que la madre amorosa bendiga nuestros hogares, a nuestros padres, a los niños, a los enfermos y a todos los que esperan su protección”, expresó.
Se refirió también a la labor que realizan las Madres Carmelitas Descalzas cuidando el Santuario de la Virgen del Carmen e intercediendo por todos los peruanos.
“Pedimos para unirnos a esa familia religiosa de las Madres Carmelitas Descalzas que, con su vida consagrada a la oración y al silencio, son a la vez guardianas de este monasterio y santuario, pero más aún son las esposas consagradas de Cristo que interceden por todos nosotros, por la Iglesia Santa, por esta ciudad capital y por el Perú entero”, mencionó.
 

Cuidan el ornato de la Iglesia y Monasterio de Santa Clara


Labores de pintado de la fachada de la
Iglesia de Santa Clara en Barrios Altos.

La fachada de la Iglesia de Santa Clara (Barrios Altos, Lima) recibó ayer una buena capa de pintura amarilla como parte de las labores de conservación y mantenimiento de este tempo, a cargo de las Hermanas Clarisas.
Un grupo de obreros, provistos de andamios, brochas y latas de pintura, se encargó de pintar las torres de la iglesia clareana. Las hermanas clarisas señalaron que el objetivo es remozar toda la fachada del convento, ubicado en el Jr. Jauja, debido a que se encuentra afectado por una serie de "graffitis" realizados por personas que no tienen el mínimo respeto por este claustro.
A simple vista, se aprecian una serie de pintas que nada tienen que ver con la vida consagrada de las hermanas de Santa Clara que se alistan a celebrar 800 años de fundación de la Orden de las Hermanas Clarisas Pobres.
Las religiosas pidieron a la población de Barrios Altos, especialmente a los jóvenes, a tener más consideración por las madres que viven en clausura, al mismo tiempo que invitaron a la comunidad barrioalteña a visitar y cuidar este monasterio.




Julio 18: Beato Simón de Lipnica

http://www.franciscanos.net/

Sacerdote de la Primera Orden (1435‑1482). Aprobó su culto Inocencio XI el 24 de febrero de 1685.


En 1454, terminados los estudios en la escuela parroquial, se inscribió en la academia de Cracovia, que en ese entonces gozaba de la presencia edificante de San Juan de Capistrano, misionero y predicador que entusiasmaba a la ciudad con la santidad de su vida y sus predicaciones, y el 8 de septiembre de 1453 había fundado en Cracovia el primer convento de Hermanos Menores dedicado a San Bernardino. La enseñanza del Santo tuvo un influjo decisivo sobre el joven Simón, que le pidió ser admitido en la convento.
En 1457, obtenido el bachillerato, ya no pensó más en otros estudios e ingresó al convento de San Bernardino, donde, hecho el noviciado, la profesión y los estudios respectivos, fue ordenado sacerdote en 1465.
Ejerció el sacerdocio primero en el convento de Cracovia, en 1465 era guardián en Tarnow y tomó parte en el capítulo provincial de Cracovia; en 1467 está como predicador en el convento de Stradom, donde adquirió fama de insigne orador, que explicaba con gran agudeza los puntos más difíciles de las Sagradas Escrituras. Su palabra llena de ardor, de fe, de sabiduría y siempre límpida, conmovía profundamente a los oyentes; los pecadores más impenitentes volvían a casa con el propósito de enmendarse, los otros abandonaban el mundo para servir a Dios. En 1463 desempeñó el oficio de predicador en la catedral de Wawel. Su lema era: “orar, trabajar, esperar”.
En mayo de 1472 junto con un grupo de religiosos polacos fue a Aquila para la solemne traslación del cuerpo de San Bernardino de Siena de la iglesia de San Francisco al templo erigido en su honor. En 1478 fue elegido definidor de Cracovia, tomó parte en el capítulo general de Pavía, luego viajó a Roma y de allí a Tierra Santa. Esta peregrinación era una penitencia y respondía a una necesidad de su vida interior y su anhelo del martirio.
En julio de 1482 en Cracovia se desató una epidemia que duró hasta el seis de enero del año siguiente y causó muchas víctimas. Cada día sucumbían más de cien personas. Los franciscanos se prodigaron en la atención a los enfermos. Simón no abandonó la ciudad sino que acudió en ayuda de los hermanos enfermos. Con un acto heroico ofreció al Señor su vida para hacer cesar la grave epidemia, y fue escuchado. A su muerte, la epidemia cesó. Enfermó gravemente, soportando con extraordinaria paciencia terribles
Simón nació en Lipnica Murowana, en Polonia, hacia 1435. Cuando niño era muy serio, de modo que parecía precozmente maduro. Rehuía la compañía de los muchachos y se refugiaba en la iglesia a orar a la Madre de Dios, a la cual tenía una especial devoción: se distinguía por la piedad y el amor al estudio.

Imágenes de la fiesta en honor a San Francisco Solano









El pasado 14 de julio en la Basílica Menor de San Francisco de Lima se realízó la solemne misa en honor a San Francisco Solano, Apóstol de América e hijo ilustre de la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú.
La misa estuvo presidida por el Ministro Provincial, Fr.Emilio Carpio Ponce OFM, quien en su homilía destacó las visdtudes del santo montillano.

sábado, 16 de julio de 2011

Memoria de San Francisco de Asís. Aniversario de su canonización (1228).

www.franciscanos.net/santoral/index.htm
 Dios había glorificado ya en vida a San Francisco; después de su muerte se hizo célebre su sepulcro por los numerosos y ruidosos milagros. El escritor franciscano Bartolomé de Pisa describe los detalles de treinta casos de resurrecciones de muertos acaecidas por la intercesión del Santo. Honorio III había dado disposiciones para que se comenzaran los procesos para su canonización, pero el 18 de marzo de 1227 el Pontífice murió. Su sucesor fue el cardenal Hugolino, amigo de San Francisco y protector de la Orden, que tomó el nombre de Gregorio IX. El prosiguió los procesos, que concluyeron rápidamente.
El 16 de julio de 1228 Gregorio IX se trasladó a Asís y en la iglesia de San Jorge, ante los cardenales, obispos, sacerdotes y un número grandísimo de hermanos franciscanos, de hermanas clarisas y numerosísimo pueblo, procedió a la canonización: “Para alabanza y gloria de Dios omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo, de la gloriosa Virgen María, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, para honra de la Iglesia Romana, queriendo rendir veneración en la tierra al Bienaventurado Padre Francisco, a quien Dios ya ha glorificado en el cielo, oído el parecer favorable de nuestros hermanos los cardenales y demás prelados, declaramos que él debe ser inscrito en el catálogo de los Santos, y fijamos su fiesta para el día aniversario de su muerte”.
El Pontífice entonó luego el “Te Deum”, que continuaron todos los presentes con gran entusiasmo.
San Francisco: místico cantor de Dios y de las criaturas, Santo del amor y de la fraternidad universal, renovador de la sociedad en el espíritu del evangelio, estigmatizado en la Verna, desde el 16 de julio de 1228 ha sido presentado por la voz del Vicario de Cristo para la imitación de todos los cristianos.
Una tumba gloriosa acogió las veneradas reliquias del Padre sobre el monte del Paraíso en Asís. Sobre aquella tumba el genio de fray Elías realizó el encanto de aquella triple, majestuosa basílica, donde el arte italiano surge y se fortalece, donde el pincel de Cimabue, de Giotto y de los otros grandes artistas italianos quiso rendir homenaje al Santo del amor y de la pobreza. Sobre la tumba del Seráfico Patriarca sus hijos desde siglos son fervorosos guardianes y vigilan al amado Padre en su sueño bienaventurado. Peregrinos de todo el mundo acuden continuamente para alcanzar de San Francisco los ejemplos y la fuerza para su propio itinerario espiritual hacia Dios en conformidad con el Santo Evangelio.

viernes, 15 de julio de 2011

Julio 15: San Buenaventura de Bagnoregio


Obispo, cardenal y Doctor Seráfico, de la Primera Orden (1221‑1274). Canonizado por Sixto IV el 14 de abril de 1482.


Buenaventura nació en 1221 en Bagnorea, hoy fracción de Bagnoregio. Su infancia está marcada por una intervención milagrosa de San Francisco, como él lo declarará en dos ocasiones: “Mi madre, cuando yo era todavía niño, hizo voto por mí a San Francisco, porque estando yo gravemente enfermo, fui arrebatado a las fauces mismas de la muerte y restituido sano y salvo al vigor de la vida”.
Entró joven en la Orden de los Hermanos Menores y fue enviado a París, donde llegó a ser maestro de teología. Es memorable la disputa sostenida en unión con Santo Tomás de Aquino en la defensa de los derechos del los Frailes Mendicantes al estudio y a la enseñanza. Su línea teológica fue acorde con la filosofía aristotélica, y ligada a la filosofía platónica y a la teología agustiniana. Fue discípulo del gran Alejandro de Hales, franciscano y después maestro en el estudio de la “Sorbona” de París. Fue autor, como se sabe, de muchas obras de teología y de alta mística y biógrafo de San Francisco.
En 1257 fue elegido ministro general de la Orden, a la que rigió por 17 años en uno de los momentos más delicados de su desarrollo, equilibrando con su prudencia las posiciones opuestas, con firmeza y caridad grande. Promovió y llevó a cabo diversas actividades respecto a los estudios, el minsiterio pastoral, la predicación y las misiones. Encargado por el capítulo, escribió una nueva biografía de San Francisco, que fue llamada “leyenda mayor”, leyenda en el sentido de que se debía leer en las asambleas de los religiosos, destinada a sustituir todas las precedentes hagiografías.
Hecho cardenal y obispo de Albano, participó en el II Concilio ecuménico de Lion, y fue su mente directiva; murió durante el concilio el 15 de julio de 1274. Sus numerosos escritos de teología, mística, hagiografía y poéticos, unidos a la santidad de su vida, han hecho de San Buenaventura uno de los grandes maestros de la espiritualidad cristiana, y para la Orden Franciscana uno de los intérpretes más profundos del mensaje de San Francisco. La humildad, la doctrina, la espiritualidad de San Buenaventura, su sincero amor a Cristo, dejaron una impronta indeleble en la piedad cristiana de la Edad Media y le merecieron el título de “Doctor Seráfico”.
Es raro encontrar en la historia de la Iglesia un Santo tan rico en todos los campos de la santidad, tan amado en vida, y a través de sus palabras, a lo largo de los siglos. De inteligencia sutil, de palabra fácil y persuasiva, transfunde en su enseñanza el calor de sus convicciones maduradas en la experiencia y en la contemplación, y lleva al amor de Dios, particularmente de Jesús Crucificado. El amor, o mejor, la caridad está en la base de la doctrina bonaventuriana. Estando en la Verna escribió el “Itinerarium mentis in Deum” (Itinerario de la mente hacia Dios).
San Buenaventura murió en Lión durante el Concilio; tenía 53 años. Sepultado en la iglesia de San Francisco de Lión, su cuerpo fue quemado por los hugonotes en mayo de 1562. Sixto V lo proclamó Doctor Seráfico.

Julio 14: San Francisco Solano.

http://www.franciscanos.net/

Sacerdote de la Primera Orden (1549‑1610). Canonizado por Benedicto XIII el 27 de diciembre de 1726.

San Francisco Solano.
Francisco Solano, llamado el San Francisco Javier de las Indias Occidentales, el apóstol de América del Sur, el taumaturgo del nuevo mundo, nació en Montilla, España, el 10 de marzo de 1549, hijo de Mateo Sánchez Solano y de Ana Jiménez, familia noble y acomodada. A los veinte años vistió el hábito franciscano en el convento de San Lorenzo de Montilla, profesó el 25 de abril de 1570. Siempre austero en la observancia regular, continuó sus estudios de filosofía y teología en el convento de Sevilla. Celebró su primera Misa el 4 de octubre de 1576, y en 1581 fue nombrado maestro de novicios en el convento de Arrizafa. Al desencadenarse la peste bubónica en la ciudad de Montoro, se ofreció como voluntario para asistir a los apestados, y después fue elocuente y apreciadísimo predicador popular y apóstol entre los enfermos y encarcelados.
Para rehuir la veneración del pueblo pidió ir como misionero al Africa, pero la obediencia lo destinó a América. El 28 de febrero de 1589 con once cohermanos se embarcó y llegó a Cartagena, Colombia, de allí prosiguió hasta Nombre de Dios, en Panamá, región que atravesó a pie para llegar a las costas del Pacífico. En 1589, navegando hacia el Perú, después de un pavoroso naufragio frente a la isla de Gorgona, Colombia, conservados salvos todos los náufragos, entre ellos 80 esclavos negros, se constituyó en padre y protector de aquellos náufragos y convirtió y bautizó a los negros. Tres meses más tarde fueron recogidos por otra nave y transportados a Paita, en el norte del Perú. Al llegar a Lima fue destinado a Tucumán, a tres mil kilómetros de distancia; atravesó los Andes a pie o en una pobre cabalgadura. En Tucumán fundó las misiones, de las cuales fue párroco misionero, ejerciendo un difícil pero fecundo apostolado entre los indios, de los cuales se constituyó en evangelizador, civilizador, pacificador y defensor, favorecido varias veces con el don de lenguas. Entre sus actuaciones es célebre la pacificación de los indios salvajes el jueves santo de 1591. Se le atribuyen 200.000 conversiones y bautismos de paganos. En 1592 fue nombrado custodio visitador de las misiones del Tucumán. En 1595 fue nombrado guardián del convento de Santa María de los Angeles en Lima. En 1602 fue hecho guardián de Trujillo. Predicador enérgico e inspirado, recorrió las calles y las plazas de las ciudades con el crucifijo en la mano. Suscitaba tal conmoción que fueron numerosas las conversiones. Siempre estaba alegre, recurría a menudo a la música de su violín para descanso espiritual suyo, de sus cohermanos y especialmente de los indios. Es sintomático el hecho de que dos Santos de nombre Francisco hayan marcado en Oriente y Occidentes dos puntos cardinales de la acción misionera por medio de la predicación del verdadero cristianismo, no el de los gobernantes ni el de los mercaderes, de los explotadores y esclavistas. Lo que hizo San Francisco Javier en las Indias Orientales, lo hizo San Francisco Solano en las Indias Occidentales. Murió santamente en Lima el 14 de julio de 1610 a los 61 años de edad, mientras sus cohermanos, a petición suya, cantaban el Credo.