Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

sábado, 10 de marzo de 2012

Seminario franciscano sobre diálogo



Dentro del contexto Latinoamericano se llevó a cabo el III Seminario Franciscano sobre Diálogo en América Latina. El mismo estuvo centrado en el diálogo intercultural con el tema “Contextos urbanos: migraciones indígenas y afrodescendientes en América Latina”. Tuvo lugar en Cali-Colombia, del 20 al 24 de febrero de 2012.
Convocados por la Comisión para el Diálogo de la Orden, hermanos representantes de las distintas Conferencias de América Latina y los miembros de la misma Comisión, de diferentes procedencias del mundo, se dieron cita para participar en dicho evento de vital importancia hoy para la evangelización y la formación.
Fr. Alvaro Cepeda, ofm., miembro de la Comisión para el Dialogo y Rector de la Universidad de Cali, coordinó la preparación del encuentro, ayudado por hermanos de su Provincia. El hizo la apertura y presentó las coordenadas que orientarían el Seminario. Fr. Roger Marchal, ofm., Presidente de la Comisión para el Diálogo, ofreció una reflexión general sobre el diálogo en sus diferentes dimensiones. Además, fuimos motivados por los expositores de los diferentes temas: Dr. Helwar Figueroa sobre Migración, desplazamiento y urbanización en América Latina: una re-significación religiosa; Fr. Mario Rafael Toro, ofm, sobre Pastoral urbana en contextos de desplazamientos; P. Antonio Bonanomi, IMC, sobre El dialogo intercultural y interreligioso en las comunidades indígenas del norte del Cauca ; P. Venanzio Mwangi Munyiri, IMC, sobre Identidades afrodescendientes y exclusión; Fr. Nestor Schwerz, ofm, compartió la experiencia de la celebración jubilar del “Espíritu de Asís” en 2011 y la Hna. Alba Estela Barreto, franciscana, compartió su experiencia de inserción y servicio en comunidades de migraciones afrodescendientes en Cali y nos condujo en una visita muy interesante en el lugar.
Queremos compartir los siguientes aspectos que caben ser resaltados, como forma de animación mutua y permanente en el proceso de evangelización y formación de la Orden:
1. Las ciudades hoy en día son diversas y plurales pero excluyentes: jerarquizan y marginan. Considerada como refugio, atrae a los campesinos, indígenas, afros y a los desplazados de los múltiples conflictos en búsqueda de mejores condiciones de vida. Unos nuevos ciudadanos que se enfrentan a un mundo urbano que los obliga a transformar radicalmente sus formas de comunicarse y reapropiarse del espacio.
2. Concienciar a todos los hermanos y hermanas del planeta a la urgente necesidad de conocer la realidad de nuestros hermanos afrodescendientes e indígenas que viven hoy en día, entre otros problemas, el dilema de la migración y el desplazamiento. Esto exige una pastoral diferencial para hacer visible lo invisible, a través del diálogo, que dé respuesta a sus propias realidades.
3. Desconocer la realidad de estos grupos marginados, particularmente afros e indígenas, en la ciudad y fuera de ella; y más aún, no comprometernos como franciscanos en este trabajo, es no haber entendido que la opción por los pobres no es una opción sino un deber; pues hace parte integral de nuestra espiritualidad.
4. Estamos llamados a crecer en una cultura del diálogo en el que seamos capaces de contemplar la realidad del otro diferente, para saber dialogar y discernir; a hacernos capaces de proponer, no de imponer; a volver los ojos a nuestra minoridad y a la capacidad de ser “nosotros” desde la fraternidad.
5. Es hora de mirarnos a nosotros mismos y ser capaces de entrar en un proceso de cambio que nos ayude a vivir un crecimiento que supere las etapas de coexistencia, cohabitación y convivencia hasta llegar a una verdadera comunión; porque no es suficiente el conocimiento de quien existe a mi lado, ni siquiera la aceptación de que el otro diferente existe, sino sobretodo descubrir al otro dentro de mí para que se dé una verdadera comunión.
6. Junto a la Iglesia de América Latina y desde la riqueza de nuestro propio Carisma hacemos un llamado profundo a todos los hermanos de la Orden a “descolonizar las mentes” (Documento de Aparecida n. 96) para creer que un mundo nuevo es posible.
7. Como hermanos procedentes de diversas latitudes del planeta, queremos comprometernos a trabajar seriamente en el camino del diálogo con creyentes y no creyentes porque estamos convencidos que esto robustece nuestra fe, nos hace más cercanos y fraternos con el otro desconocido. Sabemos que como hermanos menores también estamos llamados a testimoniar la reconciliación y la paz. Y a fomentar el diálogo frente a la intolerancia y violencia del mundo moderno. De manera particular frente a los pueblos afros e indígenas, minorías marginadas en toda América Latina y en el mundo. Hacemos un llamado urgente a desalojar de nuestras vidas toda forma de racismo consciente e inconsciente, dentro y fuera de nuestros muros, para que libres de todo prejuicio podamos ir al encuentro del otro diferente.
Expresamos nuestra gratitud a la Provincia de Santa Fe por su hospitalidad, a los hermanos organizadores por su eficiencia y a todos los participantes por la riqueza del compartir.
¡Que el Señor les dé la Paz!
Cali, 25 febrero 2012.