Buscar este blog

Cargando...

martes, 7 de agosto de 2012

Archivo Histórico San Francisco de Lima

El Archivo San Francisco de Lima, perteneciente a la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú, Este Archivo franciscano está considerado como el más importante de América, juntamente con el de México. Sus importantes fondos son prueba única de la treyectoria y evolución de la Orden Franciscana en tierras de América del Sur.
Los manuscritos que han perdurado a través del tiempo, nos dan referencias magníficas para recrear el pasado histórico no sólo de la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú, sino que se constituyen evidencias culturales para la Historia de nuestro país.
Estos documentos se encuentra actualmente organizados en nueve Secciones, respetando los grupos de origen que responden a la modalidad de la administración franciscana, posteriormente se espera poder entregar el Catálogo que se viene trabajando actualmene, con que obtendremos una información más detallada.
Se agradece a las instituciones que posibilitaron en diferentes mometos (1987-1989) el trabajo archivístico necesario en el Archivo San Francisco de Lima: la Organización de Estados Americanos (OEA); las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia, la Tecnología y la Cultura (UNESCO); al Programa de Apoyo al Desarrollo de Archivos Iberoamericanos (Programa ADAI) de Cooperación Iberoamericana y la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú.

RESEÑA HISTÓRICA
En 1553, se fundó la Provincia Franciscana de los Doce Apóstoles del Perú y su jurisdicción abarcaba el Hemisferio Sur, además de las Custodias de Panamá y la de Tucumán.
En 1565 en el Capítulo General de Valladolid, quedaron convertidas en provincias independientes las que fueron Custodias en América. Ellas fueron: La Custodia de San Pablo de Quito en Provincia de San Francisco, la Custodia del Nuevo Reino de Granada pasaba a ser la Provincia de Santa Fe en Colombia; la de la Santísima Trinidad en Chile quedaba como Provincia con el mismo nombre; la Región del Alto Perú tomaría el nombre de San Antonio de Charcas, esta Provincia tuvo este rango en forma permanente a partir de 1607. Anteriormente la sede central de esta región estuvo en el Cusco, aunque su jurisdicción comprendía la zona sur del Perú y lo que hoy es Bolivia.
En esta época, la organización franciscana en América dependía de la Corona y  del General de los Franciscanos en primera instancia, pero a medida que desarrollaron sus actividades y se expandían las zonas evangelizadas también aumentaron el número de religiosos, por ello se nombró un Comisario General para el Perú  y en 1559 se reconoció en forma definitiva a los comisarios Americanos, uno para las Provincia de México y otro para la Provincia del Perú. Estos cargos eran dados por el Ministro General y permanecieron hasta 1769, ambas autoridades residían en México y Lima, respectivamente. Pero también se tenía como autoridad al Comisario General de Indias con residencia en Madrid, el que era nombrado por el Rey y el Ministro General. El cargo de Ministro General de Indias, empezó en 1572 a pedido de Felipe II y su principal responsabilidad era la coordinación del envío de religiosos a la América Española.
Los datos precedentes son de importancia, para tener una idea de la organización administrativa que se instituyó en esos momentos para la realización de los objetivos evangelizadores de la Orden Franciscana en esta parte de América. Es de suponer que debido a las actividades de los franciscanos, así como en otras órdenes religiosas, se estableció una comunicación escrita generando la emisión y recepción de documentos de diferente tipo.
Al paso del tiempo, la Orden Franciscana en el Perú se instaló y fundó conventos. Los primeros en el Perú fueron los de Cusco, Arequipa, Trujillo, Lima y Chachapoyas (1548). Con la fundación de la Provincia Franciscana de los Doce Apóstoles se propició una forma de administración y organización que dio lugar a una mejor atención de los problemas dada la cercanía de las autoridades franciscanas, lo cual también dio lugar a la formación del Archivo de la Provincia.
Se señala que debía existir un Archivo en los años siguientes de organizada la Provincia Franciscana de los Doce Apóstoles del Perú. La documentación que comprueba este hecho está en la patentes con directivas específicas para que se organice el archivo Provincial, así tenemos que: “Las Constituciones de la Provincia de los Doce Apóstoles de Lima, emitidas en Jauja en 1580, a raíz del Capítulo Provincial, nos permiten constatar la preocupación porque exista un Archivo. Se dice en uno de los numerales: “En la casa de Lima este el Archivo de todas las escripturas tocantes a la Provincia así bulas como de otros negocios o provisiones concedidas para provecho della y delos naturales…” (A.S.F.L. Reg. 36, No2, f.24v.)
En 1595 se ratificaron las Constituciones y en el Capítulo Provincial de 1601 se ampliaron respecto a su seguridad “Y por quanto la guarda y conservación de las escripturas importan mucho para los tiempos advenideros, se ordena que en este convento de N.P.S. Francisco de Jesús  de Lima aya un Archivo bien acondicionado con dos llaves una de las quales tenga el P. Guardian y otra el P. Procurador de Corte  en el qual se guarden las escripturas de la provincia assi bulas y Breves Apostólicas como Provisiones y Cedulas Reales, tablas y Constituciones de Capítulos generales y Provinciales y de todas se haga un registro firmado de los O.O. Guardian y Procurador de Corte sellado con el sello del convento el cual trayga consigo el P. Provincial entre los demás papeles de su officio y cuando le acabare le entregue a su sucesor juntamente con las escripturas enterándole en todas ellas para que se conserven…” (A.S.F.L., Reg.4, No 4, No, f.433 r.)
En los Capítulos Provinciales se continúa considerando como algo importante la organización del Archivo de la Provincia, sin embargo, en 1620 Fr. Diego de Córdova y Salinas como Notario Apostólico, no halló la documentación necesaria para escribir acerca de la vida de religiosos muertos en opinión de Santidad. Deducimos que las recomendaciones y directivas dadas por el Superior, no garantizan que sean debidamente cumplidas, por ello ante esta falta el P. Fr. Francisco de Herrera, Comisario General del Perú, encargó al P. Fr. Diego de Córdova, que obtuviera la declaración jurada de los religiosos mas antiguos que vivían en 1620, estas declaraciones le servirían al P. Córdova en 1641 para escribir su Crómica de la Provincia y son también estos documentos los que se conservaron en el Archivo de la Provincia.
En 1642 el P. Fr. Joseph Maldonado, Comisario General de Indias, emitió una Patente en la cual se evidencia la preocupación y deseo de recuperar documentos importantes para la Provincia especialmente la documentación de Lima: “Y para mejor cumplimiento desta nuestra patente mandamos a todos nuestros padres y religiosos assi súbditos como  prelados sujetos a nuestra jurisdicción por santa obediencia en virtud del Espíritu Santo so pena de excomunion mayor Lata setentiae que dentro de quatro días que tuvieren noticia desta nuestra patente si se hallaren con algún libro quaderno declaracion parecer patente apuntamiento Bulla o cedula de su Magestad Chatolica… u otro cualquiera impresso o manuscripto simple o autentico que pertenesca al dicho archivo, lo buelban y restituyan por si o por tercera persona asi supieren  o entendieren quien le tenga lo amonesten en el Señor  que assi lo haga por ser cosa grave y tocante a toda una Provincia. Yassi mismo ordenamos que en el dicho archivo se ponga tres llaves distintas una tendrá el P. Provincial otra el P. Guardian de Lima y otra el P. Procurador de Corte y cuando el P. Provincial saliere ala Visita la dejara al P. de Provincia más antiguo que se hallare en los dichos Conventos.m (A.S.F.L., Reg.4, No 4, f.43 lr.)
Por la Patente del P. Maldonado podemos observar que existía el interés de salvaguardar la documentación de la Provincia Franciscana, por lo cual también se especifica que debe haber un libro destinado a registrar la documentación que se guarde en el archivo. “Y mando al P. Procurador de Corte tenga hecho un libro nuevo enque se hacienten todos los papeles del dicho archivo en partes diferentes en una la primera las escripturas de fundación deste convento citio y donaciones hecho a el. En la segunda las bullas de su santidad y su breve assi passadas como no passadas por el concejo de Indias. En el tercero las cedulas y provisiones Reales que se han dado en favor de las doctrinas o de otra cualquiera manera quesea. En la quarta parte las patentes de los Reverendisimos quean embiado aeste reyno. En la quinta parte se ponga las patentes de los prelados y superiores que an venido aca y entre las que ande ponerse de los Reverendisimos se ponga esta que embio…” (A.S.F.L., Lib. No 59, f. 16 r.)
En 1654, el P. Fr. Gonzalo Herrera en su decreto relacionado al archivo, manifiesta una actitud más drástica en cuanto a la devolución de los documentos faltantes, el P. Herrera se dirige a toda la Provincia en calidad de Ministro Provincial, haciendo notar el perjuicio de no contar con la escrituras tan necesarias para sus gestiones a favor de la Provincia, sobre todo cuando se trata de reclamar los derechos o privilegios obtenido, e insiste en hacer nuevos inventarios y recoger todos los papeles que faltan en el archivo en un plazo de 24 horas. (A.S.F.L., Libro. No 33 / A.G., f)
De esta manera, los superiores de la Orden franciscana, para América y específicamente para el Perú, se preocuparon por dar las directivas necesarias para organizar el Archivo de la Provincia y mantenerlo con sus papeles y libros en buenas condiciones, porque consideraban que la documentación eran de suma importancia para la administración de la Provincia así como de cada casa franciscana o Convento, Podemos deducir que por estos años el archivo de San Francisco de Lima incrementó sus fondos, porque en otra Patente dada por el P. Fr. Gonzalo tenorio en 1651, ordenada por los P.P. Guardianes, Presidentes o Vicarios de los Conventos de la Provincia, debían remitir los documentos originales al Convento de Jesús de Lima, quedándose ellos con una copia. 
En el devenir del tiempo se persiste en recomendar el cuidado de la documentación de cada convento y que exista igual documentación en el archivo de la Provincia, “Que no solo se reconoscan todas las escrituras mas tambien despues de integrar todas las que faltaren para ponerse en el archivo particular de cada convento, se saque un traslado y tanto authorisado  de todas para que se guarden en el archivo de la Provincia para que en cualquier caso de incendio inundación o rovo aya recurso y fácilmente se recuperen”, Capítulo Provincial del 1743. 
Durante el siglo XVIII, el Archivo permaneció, bajo el cuidado del P. Procurador de Corte, en cumplimiento de lo ordenado en las Constituciones de la Provincia. En 1777, el P. Fr. Fernando Rodríguez Tena, Lector Jubilado, Doctor Theologo en la Universidad Mayor de San Marcos, Ex Custodio y Regente del Colegio San Buenaventura de Guadalupe, la organización de los documentos de la Provincia.
El P. Rodríguez Tena, organizo el Archivo formando gruesos volúmenes con los documentos que en origen estuvieron sueltos. La encuadernación de éstos “Registros”, - así se denominó a los volúmenes- fue realizada en piel de cordero, tratada de tal manera que tienen una apariencia de pergamino. En el lomo se anotó el tema de los manuscritos y también se colocó un número de orden, hoy estos libros, se constituyen en la información más antigua que conserva el Archivo y conforman la Primera Sección. 
Suponemos que se adoptó esta manera de encuadernar los documentos, para evitar que los manuscritos en su forma original pudieran perderse, por ello los siguientes Ministros Provinciales, continuaron el mismo ejemplo. Al paso del tiempo, el fondo documental franciscano fue incrementándose, en tanto que sus actividades misioneras se expandían. Otro motivo por el cual se generó documentación fue la propia administración interna de los conventos y de los religiosos y también debido a las transacciones en el campo económico por el que se contrajo ciertos compromisos y se estableció relaciones con instituciones y personas.
A modo general podemos ver que hubo preocupación por la existencia del Archivo, en mayor medida cuando se trató de Superiores con sentido estricto no sólo de cumplimiento de las Constituciones Generales y de la Provincia, sino porque tuvieron un claro concepto de lo que significaba el Archivo para la Historia de los Franciscanos.
Contemporáneamente podemos constatar la preocupación por conservar la documentación del Archivo, en la gestión del P. Fr. Jorge Bustamante en 1948. El P. Bustamante, al igual que otros Superiores que le antecedieron hizo encuadernar la documentación, dando lugar a la existencia de libros que hoy agrupamos en la Tercera Sección del Archivo.
Pero además, este Ministro Provincial se informó acerca del estado de los Archivos y Bibliotecas de los diferentes conventos franciscanos, a través de una encuesta por la cual sabemos que el Archivo tenía su ubicación en la celda del P. Provincial por lo tanto estaba bajo su vigilancia y no permitía que saquen fuera los libros, pero si daba facilidad de consulta a los religiosos de la casa. Nos da a saber también que hay faltantes en el Archivo, que algunos libros se encuentran en la Biblioteca Nacional, y otros al parecer fueron sustraídos en tiempos anteriores. Los libros que se conservan, según este informe, básicamente tratan sobre el Gobierno de la Provincia, existen Bulas, Cédulas Reales, Vidas de Siervos de Dios, Escritos sobre Bienes de los Conventos, etc. (10ACTA ORDINIS, FratrLXV1, 1947, p. 178.)
La labor resaltable del P. Bustamante es en relación a las solicitudes insistentes que hizo al Ministerio de Relaciones Exteriores, para pedir la devolución de los libros y documentos faltantes de los Archivos y Bibliotecas de los Conventos de Lima y del Cusco.
El interés del P. Bustamante obedeció a la recomendación que hizo el P. Ministro General Fr. Pacífico Perantoni O.F.M., en su Carta Encíclica de 1947 acerca de la Reorganización de Archivos y Bibliotecas Conventuales. 
Los libros solicitados a las Relaciones Exteriores no se han devuelto hasta hoy, salvo la fotocopia de uno de los libros de la Crónica Inédita del P. Fr. Fernando Rodríguez Tena, lo cual es un logro significativo para la información que ofrece este Archivo franciscano, pero aún continúan dispersos los otros libros que componen la Crónica del P. Rodríguez Tena: en el Convento de Ocopa, en el Convento de los Descalzos, en la Biblioteca Nacional, debemos agregar que en esta última se encuentran además los Registros de la Primera Sección del Archivo (Reg.35 y 38), así como la Crónica de la Provincia de San Antonio de los Charcas. Lo que sí obtuvo el P. Bustamante en 1948, fue la copia mecanografiada de un índice del Archivo fechado en 1875.
La ausencia de algunos documentos del Archivo y libros de la Biblioteca, está relacionada a las circunstancias políticas del país tales como los conflictos de la Guerra con Chile y los problemas del carácter limítrofe de 1904 entre Perú y Bolivia. Es de suponer que también hubo pérdidas por exceso de confianza de los  Padres y por la falta de medidas de seguridad que no se tomaron en esos momentos. Entre los libros importantes que no se hallan en el Archivo, están los Libros de Fábrica, también algunos sobre Misiones y los Registros de Defunciones. En el caso de los Libros de Fábrica es de lamentar que no existan, ya que a través de ellos tendríamos mayor información en cuanto a la construcción y reconstrucción de las edificaciones de la Provincia Franciscana, tan importantes, cuando se trata de la Conservación y Restauración de los mismos.

ACCIONES DE ORGANIZACIÓN REALIZADAS EN EL ARCHIVO
Se sabe que el Índice más antiguo es el que elaboró P. Fr. Fernando Rodríguez Tena, quien hiciera la primera organización de los documentos franciscanos en 1777, pero no existe como tal. Sin embargo el Índice que se confeccionó en 1875 se hizo en base a los Índices por el P. Fr. Rodríguez Tena elaboró para cada “Registro”. 
Por mucho tiempo se tuvo en uso la copia mecanografiada (1948) del Índice de 1875, la cual a pesar d que sólo registra los documentos de la Primera y Segunda Sección del Archivo fue un Instrumento de buena referencia para los usuarios.
En 1973 se realizó un inventario del Archivo, a cargo del personal del Archivo General de la Nación, por el Convenio entre la Dirección Técnica de Conservación del Patrimonio Monumental y Cultural del Instituto Nacional de Cultura y la Provincia Franciscana de los Doce Apóstoles del Perú,  en dicho Inventario también se tomo en cuenta solamente los libros de la Primera y Segunda Sección y se publicó a mimeógrafo.
Desde 1975 contamos con un índice en fichas que mejora la información acerca de los documentos encuadernados en los Registros. También tenemos reunidos los Índices de los libros de la Tercera Sección, que fueron realizados por el Mons. Federico Richter, durante sus periodos de Ministro Provincial.
En 1983, se dio inicio a la Reorganización del Archivo, con la intención de dar a esta valiosa fuente documental, el orden necesario para ponerla al servicio de quienes requieran de ella, en forma amplia y eficiente. 
El proyecto se emprendió contando con la comprensión y el apoyo del Ministro Provincial Fr. José Lobatón Heredia O.F.M., quien posteriormente gestionó ante la O.E.A. y la UNESCO el apoyo económico para que prosiguiera el trabajo iniciado en 1983. Gracias a esta ayuda entre 1987 a 1989 se avanzó con las primeras etapas previstas en la organización de todo archivo, (clasificación, selección, etc., incluyendo la elaboración del Índice antiguo en fichas). Este trabajo se prolongó  en los años siguientes en menor medida, pero se mantuvo el acceso a la consulta de los fondos del Archivo. 
A partir del año 2000 y con el objetivo de lograr su total organización, se creó la Base de datos referencial,  para atender el estado de conservación de los manuscritos y propiciar la difusión de los mismos. En ese sentido entre Agosto del 2001 y 2002  nuestro Archivo tuvo un avance significativo con la realización del Proyecto “Organización y Recuperación del Archivo de San Francisco de Lima”.
A partir del año 2003 se ha realizado el índice descriptivo general del Archivo San Francisco de Lima se realizó una labor de implementación de anaqueles y cajas especiales diseñadas para contener los documentos y libros, de acuerdo a nomenclatura de la Base de datos referencial.
Entre Agosto 2001-agosto 2002, gracias a la puesta en marcha del Proyecto de Organización y Recuperación del Archivo de San  Francisco de Lima , auspiciado por Cooperación Iberoamericana en su Programa de Apoyo al Desarrollo de Archivos Iberoamericanos ( PROGRAMA ADAI).
- Renovación e implementación del mobiliario de archivo, puerta de acceso al archivo propiamente dicho, nuevos anaqueles de madera y de metal. reordenamiento del fondo documental del Archivo.
- Se reubicaron varios libros de la Biblioteca en la biblioteca auxiliar del Archivo.
- En cuanto a la organización del archivo, se realizó la descripción documental de los registros correspondientes a la primera sección a través de formatos especialmente diseñados para este fin. Se contó con la participación de historiadores que de manera conjunta realizaron con gran responsabilidad la descripción documental. 
- En cuanto a la conservación y restauración del fondo documental del archivo, historiadores y restauradores unieron esfuerzos bajo la dirección de la Srta. Ana María Vega. Se restauró al menos de manera superficial documentos correspondientes a los registros N° 6, N° 27 (bulas y Breves Apostólicos), entre otros.
- Publicación de la Guía del Archivo.
  
En el año 2007, el padre Abel Pacheco Sánchez asumió la dirección del Archivo San Francisco de Lima, en momentos en que la Sra. Ana María Vega, por enfermedad, paso a descanso. El padre Abel retomó el proyecto que se había pedido a la Universidad de Harvard, el cual inició  en 2008. El proyecto denominado DESCRIPCIÓN DOCUMENTAL, trata sobre la: 
- DESCRIPCION DOCUMENTAL de cinco de las nueve secciones, a saber segunda, cuarta, octava y novena sección. 
- Se ha organizado la documentación y se ha conservado el fondo documental en cajas archiveras, salvo las secciones VI  y  VII.
- Se ha establecido un sistema de catalogación virtual, que permite encontrar los archivos con mayor rapidez. Se tiene un inventario por cajas archiveras y otro por documento y sección correspondiente. Para un mejor servicio esta información se compilado en una colección de Catálogos que informan sobre la ubicación y contenido del Fondo Documental del Archivo. Esta colección está organizada en 14 volúmenes, de los cuales 10 volúmenes describen el fondo del archivo y los 4 últimos describen el fondo documental de la biblioteca y está dispuesta tanto en estos catálogos en físico como en archivo Excel.
A partir del año 2008 se han ido creando bibliotecas especializadas según la necesidad y se tiene 
- La divulgación y el uso de la Guía del Archivo San Francisco de Lima, como elemento de apoyo a los  investigadores que nos visitan.
- Se ha organizado la documentación y se ha conservado el fondo documental en cajas archiveras, salvo las secciones VI  y  VII.
- El sistema de catalogación permite encontrar los archivos con mayor rapidez. Se tiene un inventario por cajas archiveras y otro por documento y sección correspondiente.
- Se ha creado como apoyo al Archivo, las bibliotecas auxiliares B, C y D.
- Se ha establecido una relación más personal con el investigador  a quien se le invita a conocer la realidad de nuestra oficina y de manera voluntaria nos informan acerca de las dificultades que tienen para acceder a nuestro archivo.
- Se ha concluido la obra ESQUEMATISMO, publicación que recopila datos históricos y actividades informa sobre la actividad de la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú, desde la llegada de los franciscanos 
- Se ha continuado la edición del Boletín del Archivo san Francisco de Lima, se está elaborando ya el Boletín N° 37. Presento la lista de boletines:

FONDOS DOCUMENTALES
Tanto el Archivo como la Biblioteca del Convento de San Francisco de Lima cuentan con un considerable número de documentos invalorables, de libros incunables y joyas bibliográficas que incluyen ediciones en griego, latín, francés, también diccionarios en varios idiomas; resaltan los mapas desde el siglo XIV hasta nuestros días. La mapoteca es de valor relevante, lo mismo que las partituras musicales y colecciones de filosofía, teología, historia de la Iglesia, además de documentos y actas reales de la época del Virreinato del Perú.
El Archivo de San Francisco de Lima está organizado en Nueve Secciones, las cuales se han agrupado respetando la organización del Siglo XVIII.
 1era. SECCIÓN     
Libros Registros del Nº 48, del Siglo XVI al Siglo XIX
Libros de Novicios del Nº 1 al Nº6, del Siglo XVI al Siglo XIX
2da. SECCIÓN
Libros del Nº 1 al Nº 65, del Siglo XVII al Siglo XX
3era. SECCIÓN 
Libros con Documentos del Siglo XVII al Siglo XX
4ta. SECCIÓN
Libros de Administración del Convento de San Francisco de Lima, del Siglo XVII al Siglo XX
5ta. SECCIÓN
Registros de Misas, del Siglo XIX al Siglo XX
6ta. SECCIÓN
Partituras Musicales, del Siglo XVIII al Siglo XX
7ma. SECCIÓN
Material Grafico, del Siglo XX
8va. SECCIÓN
Libros Inéditos, del Siglo XVII al Siglo XX
9vna. SECCIÓN
Documentos Sueltos
 10ma SECCIÓN
Documentos de la Curia Pro

1 comentario:

  1. PAZ Y BIEN FELICIDADES PADRE ABELITO POR SU TRABAJO EN ESTE MEDIO, ME ALEGRA MUCHO, DIOS LO CUIDE. ATTE FR JULIO

    ResponderEliminar