Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

jueves, 20 de marzo de 2014

24 horas para el Señor: Iglesias abiertas para la confesión en todo el mundo


Iglesias de diversas diócesis del mundo serán abiertas durante 24 horas con la presencia de sacerdotes para que los fieles puedan confesarse: Esa es la propuesta "24 horas para el Señor" que ha lanzado el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, enviada a las diócesis de todo el orbe.

Según la carta, firmada por el presidente del Pontificio Consejo, Mons. Rino Fisichella, "la propuesta se dirige a toda la Iglesia, con la intención de ser capaz de crear una tradición que se repita anualmente el cuarto domingo de Cuaresma".
La idea es que, a partir de las 5:00 p.m. del 28 de marzo, durante 24 horas, al menos una iglesia en cada diócesis permanezca abierta para permitir a todos los que quieran, acercarse a la confesión y a la adoración eucarística.
"La Nueva Evangelización tiene entre sus tareas, que se vuelve cada vez más central, el sacramento de la reconciliación. Por esta razón, se propone hacer la mayor parte de la cuaresma como particularmente adaptado a vivir la experiencia de evangelización a la luz de la confesión", escribió el Arzobispo Fisichella.
Y como no podía ser de otra manera, también en Roma se vivirá esta jornada. El viernes 28 de marzo a las 5:00 pm., el Santo Padre presidirá la solemne liturgia penitencial en la basílica de San Pedro, durante la cual él mismo confesará a algunas personas.
La iniciativa nace, explica el Prelado en una entrevista realizada por el diario italiano Avvenire, porque "por un lado está la preciosa contribución del Sínodo sobre la nueva evangelización, durante el cual muchos padres sinodales han recordado la importancia de la reconciliación, sacramento ‘hermano’ del bautismo.
Por otro, "está el constante mensaje de misericordia que el Papa Francisco casi cotidianamente dirige a la Iglesia". Por esto, señala, "hemos pensado que quizá es útil en el período de cuaresma ofrecer un momento para la reconciliación con Dios y consigo mismo".
Fuente: ACI Prensa