Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

viernes, 28 de marzo de 2014

Lo que nos dejó la Marcha por la Vida


Hombres, mujeres, niños, jóvenes, personas de la tercera edad, discapacitados y hasta mascotas fueron parte de esta gran manifestación a favor de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.
Las avenidas Brasil, 28 de julio y De la Peruanidad eran un mar humano. Ni siquiera el intenso calor detuvo a las más de 250 mil personas que se hicieron presentes desde muy temprano con carteles, globos y banderolas, cantando y arengando en una sola voz: ¡Sí a la Vida!
Alrededor del mediodía todos se acercaban al Campo de Marte donde se encontraba la banda peruana de rock Seven, quienes animaban a las personas que iban llegando a la avenida De la Peruanidad.
Luego salió a escena Daniel Lazo, ganador del concurso La Voz Perú, quien cantó los temas Te vi venir y Si no es contigo, pero fue la interpretación del huayno ayacuchano Ojos azules con la que se ganó al público, incluyendo al Cardenal Juan Luis Cipriani. Este joven cantante se sumó a esta iniciativa por convicción de que la única opción real es la vida y que nadie puede negar este milagro, como lo manifestó.
En otro momento subieron al escenario Eduardo Guzmán y Sandra Muente para interpretar “Tenemos que marchar”, la canción oficial de la Marcha por la Vida 2014.
Pero uno de los momentos más emotivos estuvo a cargo de Cristina Barreto, una joven madre que compartió su testimonio de cómo gracias a la Marcha por la Vida del año pasado pudo salvar la vida de su hijo. Ella pidió un minuto de silencio por todos aquellos niños abortados y por los niños por nacer.
También participaron de la Marcha por la Vida políticos como Lourdes Flores, Rafael Santos, Luis Solari, Martha Chávez, Julio Rosas; los ex seleccionados de futbol Ismael La Rosa y César Cueto; así como diversas figuras del medio artístico.
De este modo, se ha demostrado una vez más que los limeños y los peruanos en general están dispuestos a salir a las calles para afirmar que vale defender la vida.
Fuente: Arzobispado de Lima.