Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 17 de marzo de 2014

Papa Francisco: Porque no llevar el evangelio en el bolsillo

La primera tarea de todo cristiano es alimentar su fe. Esta es la recomendación del Papa en la misa de ayer por la tarde, celebrada en la Iglesia de Santa Maria dell’Orazione di Setteville di Guidonia, parroquia a unos veinte kilómetros al nordeste de Roma. Es la quinta parroquia romana visitada por el Papa Francisco en este primer año de pontificado, y en ella saludó a los ancianos, a los discapacitados y a las comunidades neocatecumenales de la parroquia.
¿Cuáles son los “deberes” del cristiano? Quizás me diréis: ir a misa los domingos, hacer ayuno y abstinencia en Semana Santa; hacer esto… Pero el primer deber del cristiano es escuchar la Palabra de Dios , escuchar a Jesús, porque Él nos habla y nos salva con su Palabra. Y con esa Palabra hace más robusta, más fuerte nuestra fe. ¡Escuchad a Jesús! “Pero padre, yo escucho a Jesús, le escucho mucho”. “¿Sí? ¿Qué escuchas?”. “Escucho la radio, escucho la televisión, escucho las conversaciones de las personas …”. Escuchamos muchas cosas durante el día, muchas cosas… Pero os hago una pregunta: ¿tomamos un poco de tiempo, cada día, para escuchar a Jesús, para escuchar su Palabra?
“Os sugiero que tengáis un pequeño Evangelio, pequeñito, en el bolsillo, en el bolso, y cuando tengamos un poco de tiempo, quizás en el autobús,… cuando se pueda en el autobús, porque muchas veces en el autobús tenemos que mantener el equilibrio y también defender los bolsillos, ¿no? Siempre… Pero cuando estás sentado, aquí o allí, leer también durante el día, coger el Evangelio y leer dos palabritas. ¡El Evangelio, siempre con nosotros!”
“Se me invita a escuchar a Jesús y Jesús se manifiesta, y con su transfiguración nos invita a mirarlo. Y mirar a Jesús purifica nuestros ojos y los prepara a la vida eterna, a la visión del Cielo. Quizás nuestros ojos están un poco enfermos porque vemos muchas cosas que no son de Jesús, que incluso están contra Jesús: cosas mundanas, cosas que no hacen bien a la luz del alma. Y así esta luz se apaga lentamente y, sin saberlo, acabamos en la oscuridad interior, en la oscuridad espiritual, en la oscuridad de la fe: una oscuridad porque no estamos acostumbrados a mirar, imaginar las cosas de Jesús.
Escuchar a Jesús y mirar a Jesús, es la enseñanza que se pide al Padre, y como conclusión de la Homilía, el Papa invitó de nuevo a leer el Evangelio, imaginando y viendo “cómo era Jesús y cómo hacía las cosas”. De manera que la inteligencia y el corazón sigan por el camino de la esperanza.
Fuente: Radio Vaticano