Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 28 de abril de 2014

Fiesta de fe en Manchay. Miles celebraron la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II

El Perú, también vivió una experiencia como no se volverá a repetir durante muchos años, la canonización de dos grandes de la Iglesia Católica, a continuación les queremos hacer llegar como se vivió en el poblado de Manchay un lugar fervoroso de nuestro querido país:
Una de la mañana en Manchay. Una densa neblina y un intenso frío hacía pensar que los más de 1500 asientos colocados en la Plaza Central no serían llenados.
En aquel lugar se habían colocado dos pantallas gigantes que permitirían ver la transmisión en vivo de la ceremonia de canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II desde el Vaticano. A un lado del estrado dos esculturas de arena de los rostros de los futuros santos llamaban la atención de todos los fieles que no perdían la oportunidad para acercarse a verlas.
Dos de la mañana. Poco a poco iban llegando algunas personas en buses o caminando, llevando consigo pancartas, globos y estampas. La neblina ya se iba despejando pero el frío continuaba.
El tiempo pasaba y de pronto el cielo se iluminó por los fuegos artificiales, entonces empezó el repique de campanas de la Iglesia Virgen del Rosario. Este sonido anunciaba la llegada de la imagen de Juan Pablo II, que era traída en hombros por los jóvenes estudiantes del Instituto Trentino que lleva el nombre de este Sumo Pontífice.
Al llegar a la puerta de la Iglesia, la imagen de la Virgen del Rosario, patrona de Manchay, salía a su encuentro al ritmo de la música de la banda del colegio. Una vez juntos se dirigieron al escenario principal en medio de cánticos y de las melodías andinas de los sicuris.
A las tres de la mañana ya no había un solo asiento vacío, toda la plaza estaba abarrotada de familias, niños, jóvenes, adultos y ancianos; laicos y religiosas; todos juntos para presenciar un momento trascendental en la historia de la Iglesia Católica.
Mientras tanto en el Vaticano el Papa Francisco proclamaba a los dos nuevos santos: San Juan XXIII y San Juan Pablo II. Todos miraban con atención la ceremonia y cuando el cansancio estaba por vencerlos, los cánticos y la música del Núcleo de Manchay de Sinfonía por el Perú los volvían a animar.
Ya culminada la transmisión, alrededor de las 5 de la mañana, el estrado se convirtió en altar, donde el Padre José Chuquillanqui, párroco de El Espíritu Santo, presidió una Misa de acción de gracias por la reciente canonización del Papa Bueno y del Papa Peregrino, a quienes pidió su intercesión para todo el pueblo de Manchay y del Perú entero.
Es así que ni el frío ni el sueño impidió a las más de 4 mil personas congregadas en la plaza central de Manchay a sumarse a este histórico acontecimiento.
FUENTE: OFICINA DE COMUNICACIONES Y PRENSA - ARZOBISPADO DE LIMA