Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

sábado, 5 de abril de 2014

Nunca he conocido a alguien que tenga un concepto "tan infinito" de la misericordia de Dios.

"El papa es un gran político", según el periodista argentino Armando Rubén Puente, autor de "La vida oculta de Bergoglio"(Libros Libres), un libro en el que ahonda en los orígenes de su personalidad y se acerca a momentos decisivos, pero aún poco conocidos, de la vida de Francisco.

El Papa es un hombre de intensa oración, diría que un místico. Tiene un concepto de la misericordia de Dios para con nosotros, los hombres, que a mí me ha desbordado. Nunca he conocido a alguien que tenga un concepto "tan infinito" de la misericordia de Dios. Por eso tiene lo que he llamado una "relación fraterna" con los homosexuales, los divorciados, los sacerdotes casados, los alejados de la Iglesia y los no creyentes, aseguró el periodista.
Jorge Bergoglio es un hombre coherente con su fe, una coherencia plena entre su fe y sus obras, su actuación. Esa coherencia no tiene fisuras.
A finales de la década de los 60 y principios de los 70, la Teología de la Liberación es motivo de intensas polémicas y controversias en Argentina. Jorge Bergoglio forma parte del equipo de redacción de la revista Stromata y participa en las Jornadas Académicas Interdisciplinarias de Teologia, Filosofia y Ciencias Sociales, en los que se plantean y debaten cuatro líneas de la Teología de la Liberación. Allí surge el “Grupo de los Rioplatenses”, como se identifica a los teólogos argentinos y uruguayos que buscaban la identidad cultural y religiosa latinoamericana y más concretamente argentina. Juan Carlos Scanonne encabeza a aquellos que se oponen a la línea marxista de la Teología de la Liberación. 
A partir de ahí empieza a gestarse la Teología del Pueblo que alcanza su mayoría de edad en la Conferencia de Aparecida. Bergoglio participa en ese largo proceso que dura cuatro décadas y contribuye decisivamente a su culminación como relator en Aparecida. 
Jorge Bergoglio apoyó al Movimiento de Trabajadores Excluidos, los llamados cartoneros cuando se produjo la crisis del corralito. Celebró anualmente misas al aire libre en cuyas homilías denunció a los que explotaban a los trabajadores, sobre todo inmigrantes ilegales, y las mujeres obligándolas a prostituirse. Unas ochenta mujeres fueron liberadas de esas mafias y protegidas por el cardenal. Son las que componen lo que yo llamo “la otra Lista Bergoglio”.
En el puerto de Buenos Aires funciona un casino flotante, con importante participación de una de las multinacionales españolas del juego. Macri, el intendente (alcalde) de Buenos Aires y Kirchner, presidente de la Republica, se habían puesto de acuerdo para incrementar sus ingresos por impuestos de los negocios de los “empresarios amigos”, a los queBergoglio llamaba “la mafia del juego”. Bergoglio se reunió con políticos católicos que apoyaban a Macri y a Kirchner recordándoles que la moral cristiana debe estar por encima de la disciplinada obediencia partidaria y escribió una carta pastoral denunciando la proliferación de los casinos, bingos, y el fabuloso negocios de las máquinas tragaperras”, negocios vinculados con el “lavado de dinero proveniente del tráfico de drogas, armas y prostitución”.
Logró que el intendente de Buenos Aires rechazara el convenio que estaba a punto de firmar con esos empresarios por considerarlo “poco transparente”, es decir poner un límite al negocio del juego en el que están implicados muchos alcaldes a través de los impuestos municipales. 
Bergoglio había llamado la atención de los cardenales y obispos de todo el mundo reunidos en Roma el año 2001 con motivo de la X Asamblea General Ordinaria, en la que el Papa Juan Pablo II lo nombró Relator General y tuvo una memorable intervención en los debates en la que expuso lo que él creía debía ser la Iglesia del siglo XXI. En la V Conferencia Episcopal Latinoamericana, celebrada en Aparecida (Brasil), el año 2007 tuvo otra destacada intervención y fue nombrado presidente de la Comisión de Redacción del documento final, que hizo que a partir de entonces todos los cardenales y obispos tuvieran presente su carismática personalidad . 


FUENTE: RELIGIÓN EN LIBERTAD

No hay comentarios: