Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

martes, 13 de mayo de 2014

Hace 33 años San Juan Pablo II salvó de morir gracias a la Virgen de Fátima

Un día como hoy hace 33 años, cuando San Juan Pablo II recorría la Plaza de San Pedro a bordo del papamóvil saludando a los peregrinos, fue herido gravemente de bala por los disparos del turco Alí Agca. El Pontífice se salvó de morir en el día en que la Iglesia celebra a la Virgen de Fátima, 13 de mayo.
Como recordara años atrás el ex secretario de San Juan Pablo II y ahora Arzobispo de Cracovia (Polonia), Cardenal Stanislaw Dziwisz, luego del atentado del 13 de mayo de 1981, el Papa Wojtyla se acercó más a la devoción por la Virgen de Fátima convencido de que Santa María lo protegió del disparo.
También el Sumo Pontífice Emérito, Benedicto XVI en mayo 2006 durante un ángelus dominical recordó que el Papa Wojtyla “sintió haber sido milagrosamente salvado de la muerte gracias a la intervención de ‘una mano maternal".
El Papa peregrino señaló en una oportunidad que "cuando fui alcanzado por la bala no me di cuenta en un primer momento que era el aniversario del día en que la Virgen se apareció a tres niños en Fátima", subrayando que fue su secretario personal quien se lo dijo después de la operación en la que le extrajeron un proyectil del intestino.
Fueron cuatro balas las que alcanzaron a San Juan Pablo II, dos de ellas se alojaron en su intestino, otra impactó en su brazo derecho y la cuarta bala en la mano izquierda.
Durante su etapa de convalecencia, San Juan Pablo II estudió al detalle los informes de las apariciones de Fátima y al año del atentado viajó por primera vez a Fátima (Portugal) para "agradecer a la Virgen su intervención para la salvación de mi vida y el restablecimiento de mi salud".
En diciembre de 1983, el Santo visitó y perdonó en la cárcel a Agca quien expresó: "¿Por qué no murió? Yo sé que apunté el arma como debía y sé que la bala era devastadora y mortal. ¿Por qué entonces no murió? ¿Por qué todos hablan de Fátima?"
En 1984, el Papa Wojtyla formalizó su devoción y agradecimiento a la Virgen donando al santuario de Fátima la bala que le extrajeron y que fue engarzada en la aureola de la corona de la imagen.
La faja blanca que el Pontífice llevaba el día del atentado, fue donada al Santuario Mariano polaco de Jasna Gora, cuya Virgen es venerada desde hace siglos por sus compatriotas como símbolo de la unidad nacional.
En 2001 la justicia italiana extraditó a Turquía a Alí Agca, después que San Juan Pablo II intercediera por él ante el Presidente de Italia. Agca había pasado 20 años en una cárcel del país.
FUENTE: ACI PRENSA