Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

miércoles, 27 de agosto de 2014

¿Cómo se mueve en estos tiempos la fe de los peruanos?

Una reciente encuesta revela que siete de cada diez adultos en el país profesan la religión católica y que quienes viven en la costa con edades mayores a 40 años son los más comprometidos con ella.
El estudio muestra también que el 21,2% de la población del oriente es evangélica.
Muchas cosas han cambiado en los últimos años en nuestro país, pero la fe dentro del catolicismo parece mantenerse igual. Así lo demuestra el último informe de la Compañía Peruana de Estudios de Mercado y Opinión Pública (CPI), que indica que el 76,7% de la población urbana es católica, mientras que el 15,9% es evangélica, el 2% pertenece a otras religiones y el 5,4% no profesa ningún culto.
El catolicismo sigue manteniendo un alto grado de estima entre los peruanos por sus valores y principios, y por su permanente preocupación por contribuir con el desarrollo integral del ser humano.
Sin embargo, parece que falta un "rejuvenecimiento de los métodos" para ganar más feligreses y lograr un mayor acercamiento a los jóvenes, es la opinión del sacerdote jesuita y presidente de la Academia Nacional de la Historia del Perú, Armando Nieto Vélez.
La investigación también revela cómo se distribuyen las principales creencias religiosas en el país. En todas las regiones el catolicismo es el credo dominante, pero es en la costa sur donde se ve un mayor predominio:84,2% de los habitantes se dice católico y sólo el 13% es evangélico.
El oriente de nuestro país es donde el cristianismo evangélico ha avanzado más: el 21% de los encuestados dice aceptar esta fe, mientras que el 67% se manifiesta católico.
El antropólogo José Sánchez Paredes, del Departamento de Ciencias Sociales de la Pontifica Universidad Católica del Perú (PUCP) manifiesta que este fenómeno corresponde a algo muy particular de la región oriente, según explica, la Amazonía experimenta cambios culturales importantes debido a su proceso de modernización y crecimiento. Esto ha desencadenado una serie de fenómenos importantes, como la presencia de misioneros de distintas religiones. De esta manera el evangelismo se convierte en una opción.
"Históricamente, el catolicismo ha tenido poca presencia en la selva porque los nativos preferían conservar sus creencias religiosas ancestrales, aunque esta condición va cambiando desde hace un tiempo atrás por el desarrollo y la participación activa de pastores de diversos cultos. La conversión a otra fe se da con mayor frecuencia en los sectores populares, concentrados en buscar la tierra sin mal, algo similar al paraíso", señaló.
La encuesta realizada en Junio pasado en 17 departamentos del Perú, revela además el nivel de compromiso de quienes profesan alguna doctrina.
El 15,9% se siente muy comprometido con su religión, el 42,7% solo comprometido, el 37,3% poco comprometido, el 3,8% nada comprometido y el 0,4% prefiere no opinar.
Los que más se identifican con sus creencias son los cristianos evangélicos, con un 28,1% mientras que los católicos alcanzan el 12,6%.
Para Sánchez Paredes, esto puede deberse a dos factores: los evangélicos han decidido concientemente formar parte de esta corriente que representa un cambio radical en su estilo de vida mientras que los católicos nacieron siendo parte de este grupo y no llegan a asumir un compromiso total con su doctrina porque es algo inherente a ellos.
También otro factor que favorece el compromiso de las personas es la proximidad de los pastores con los practicantes y la coherencia que existe entre lo que se hace y lo que se predica un punto a favor determinante para que los miembros de su comunidad participen de manera activa en su congregación, manifestó Manuel Alves Albán, de la Alianza Cristiana y Misionera de Lince.
Para terminar, la investigación demuestra que el 45,3% de los católicos comprometidos tiene más de 40 años mientras que del 43,6% de los evangélicos las edades de los que están muy involucrados con su iglesia fluctúa entre 18 y 24 años.

FUENTE: EL COMERCIO PERÚ