Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

sábado, 9 de agosto de 2014

Cuatro de cada diez niños menores de 3 años tienen anemia en el Perú

Nuestro país es considerado uno de los mejores destinos gastronómicos del mundo e incluso la Feria Mistura es la más importante feria gastronómica en nuestro medio. Sin embargo en el Perú hay cada vez más casos de anemia, según el Ministerio de Salud (MINSA) revela que el 46.4% de niños menores de 3 años tiene baja concentración de hemoglobina en la sangre, por culpa de una mala nutrición y de una deficiencia de hierro en su organismo.
Varias investigaciones al respecto, prueban que los pequeños que sufrieron este mal durante los primeros meses de vida, a los 10 años obtenían en promedio cinco puntos menos en las evaluaciones de inteligencia, en comparación con los bien nutridos.
La anemia es una carga importante para el desarrollo del individuo desde muy temprana edad y que permanece toda su vida. Implica pérdidas importantes no sólo para él y su familia, sino también para el Estado.
Las estadísticas son críticas, cuatro de cada diez niños corren el riesgo de convertirse en adolescentes con problemas de aprendizaje y de concentración porque no tuvieron una alimentación adecuada los primeros años de vida. La situación se torna más compleja si consideramos los signos recurrentes de la enfermedad: fatiga, somnolencia, infecciones, crecimiento lento, aceleración de los latidos del corazón y dificultad de retención.
Pero a diferencia de lo que se piensa, este problema no afecta solo a las poblaciones más alejadas y con menos recursos. Los reportes del MINSA demuestran que ha ganado terreno en las ciudades. En el 2013 se confirmó qu el 43,8% de los niños que viven en las zonas urbanas sufren este mal. Ello representa un incremento del 3,9% en comparación con el 2012.
Según el doctor Manuel Peña, presidente del Comité Nacional de Nutrición, la mejor forma de combatir esta deficiencia nutricional es previniéndola.
Para ello es necesario que la población, en especial las mujeres en edad fértil, tengan acceso a un adecuado control prenatal. De esta manera las futuras mamás estarían capacitadas para recibir de la mejor manera a sus bebés.
Las gestantes deben aprender cuáles son los alimentos que los recién nacidos necesitan para no comprometer su salud, así como las medidas de higiene que deben tomar para evitar episodios frecuentes de diarreas e infecciones. Cada vez que un pequeño se enferma su organismo se debilita y pierde grandes cantidades de hierro, lo que frena su normal crecimiento. 
Este problema, no solo debe ser de responsabilidad del sector salud, sino también de otros despachos ministeriales; ya que si se mejora la calidad del agua, el saneamiento básico y se incrementa el acceso a una vivienda en buenas condiciones en la costa, sierra y selva, otra sería nuestra realidad.
FUENTE: EL COMERCIO PERU