Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

sábado, 23 de agosto de 2014

El corazón de Jesús reina en China

La fe es un puente capaz de unir a los seres humanos de los países y continentes más distantes, es por eso que la imagen del Sagrado Corazón de Jesús puede hallarse también entre los fieles de China.
A pesar de las persecuciones de mediados del siglo XX y las restricciones actuales a la libertad religiosa en el país asiático, el Corazón de Cristo tiene desde hace algún tiempo su hogar y reina en los corazones del gigante asiático.
"Las expresiones externas de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús son muchas" expresó el P. Wilhelm K. Müller Svd. sobre la arraigada devoción al Sagrado Corazón, desde la primera iglesia dedicada en su honor en 1863 a las prácticas de fe de nuestros días.
"En las familias y en los santuarios está siempre presente un icono del Sagrado Corazón, encadenado por la corona de espinas, rodeado de llamas de amor, salpicado con gotas de sangre y la cruz plantada en el centro", comentó el sacerdote.
Es notorio en las imágenes de las capillas improvisadas de la comunidad católica "subterránea" que vive su fe de manera clandestina por la independencia de sus sacerdotes y Obispo frente a las autoridades. 
En esta devoción "sigue habiendo una fuerte proclamación de la fundación y el centro de la fe cristiana, un llamado urgente al apostolado de todos los cristianos, para dar una respuesta de fe y amor por nuestra parte" agregó.
Una fe que en China se ha identificado con particularidad del sufrimiento redentor de Cristo: La primera iglesia en honor al Sagrado Corazón, edificada en Zhangzhuangcum en 1863 fue destruída en 1976, al final de la "revolución cultural" en la cual fue prohibido el apostolado de la Iglesia. Sólo pudo ser reconstruido el templo años después en 1999. Hoy en día en esta diócesis hay 52 iglesias y capillas consagradas al Sagrado Corazón de Jesús, lo cual da testimonio de que la destrucción del templo no acabó con la devoción.
Según el sacerdote, la magnitud de esta devoción es herencia de la comunidad de padres jesuitas, pero en ella participan activamente todas las comunidades religiosas.
"Las prácticas de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús están muy extendidas entre las comunidades católicas en China" mencionó el sacerdote.
En el pasado el domingo estaba totalmente dedicado a la oración en común y se pasaba más tiempo en la iglesia que en la casa" recordó el P. Müller.
Además destacó que los fieles chinos aceptaron la iconografia del Sagrado Corazón a pesar de que culturalmente para los chinos los cuerpos deben siempre mantenerse intactos y se comprende menos la veneración de una parte específica del cuerpo como se acostumbra realizar en Occidente con las reliquias de los Santos.
FUENTE: CORREO MARIANO MES DE JULIO 2014