Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

miércoles, 19 de noviembre de 2014

“La misericordia de Dios nos obliga a apostar por el amor para los demás”

“El destino del hombre sobre la tierra es luchar por amor, con fe, confiando en la misericordia y sabiendo que las capacidades que el Señor nos ha dado son para hacerlas trabajar para los demás”, destacó el Cardenal Juan Luis Cipriani en la visita pastoral que realizó a la parroquia Nuestra Señora de Fátima de Miraflores, encomendada a la Compañía de Jesús.  
Mencionó que fuera de la misericordia de Dios es imposible que haya una esperanza para la humanidad, que solo Él nos perdona por nuestros pecados y establece a responsabilidad de dar cuenta la gratuidad de Su don.
“Dios quiere vivir en su propia experiencia divina lo que es nuestra experiencia de la debilidad, ignorancia, soberbia, orgullo, sensualidad. Entonces con el sabor de lo que siente el hombre pecador viene el Señor y dice: Por la misericordia, teniendo en mi corazón tus debilidades, yo porque soy Dios, gratuitamente te perdono”, señaló.
“Esa misericordia del Señor es como la música de fondo día a día y eso es lo que nos da fortaleza para enfrentar el pecado, nuestras debilidades, para querer a los demás como son. No hay paz sin justicia y no hay justicia sin perdón”, afirmó.
Comentó que no es cristiano escaparse de la realidad que tenemos delante de educar bien a los hijos, de ser generosos, de ser honestos y de vivir una vida limpia. Es así que recordó la importancia de tener el coraje y la valentía de enfrentar las dificultades.
“No podemos rebajar la verdad de la fe, no podemos acomodar nuestras vidas a la popularidad sino a la verdad, no podemos voltear la mirada cuando aquel hermano sea quien fuere te necesita, no puedo guardar rencores o exclusiones porque tal vez no coincido en su manera de pensar o de ser”, reflexionó.  “El Papa Francisco está siendo muy claro que la ejemplaridad y la coherencia es necesaria para la credibilidad de la Iglesia”, añadió.  En otro momento, habló sobre el XX Sínodo Arquidiocesano de Lima y cómo su propósito es decirles a todos ‘Tú tienes la palabra’.  “Quiero como Pastor conocer la palabra de cada uno a través de estos modos en que grupos parroquiales, el párroco, diferentes movimientos, hagan llegar: ‘Esto es lo que queremos decirle hoy a la Iglesia en Lima’. De esa manera podremos decirle al Señor Amor con amor se paga”, manifestó. Finalmente pidió a la Virgen de Fátima que nos ayude a ir por ese camino de la misericordia de Dios. Agradeció también a toda la comunidad parroquial, a quienes pidió que recen por su Pastor.  “Vayamos muy unidos al Papa Francisco y muy unidos al Pastor que hoy los visita. Sé que es una comunidad parroquial viva, una comunidad parroquial apostólica, en la que se confiesan con mucha frecuencia”, refirió.
“Les pido que por favor recen por su Pastor. Llevar el peso de la Arquidiócesis no es nada fácil. Más de uno me dirá ‘Si es muy pesado váyase cuanto antes’, pero No, aquí estoy muy bien con el mejor deseo de servirlos y pidiéndoles oración. Con esa oración construiremos junto con Dios esa Iglesia de Lima”, finalizó.

Por su parte, el padre Carlos Cardó, SJ, párroco de Nuestra Señora de Fátima, a nombre de la comunidad parroquial, expresó su unión eclesial con el Arzobispo de Lima. “Nos sentimos muy unidos con nuestro Pastor y con el Papa Francisco. La parroquia es una célula viva del gran cuerpo que es la Iglesia de Cristo. Aprovechamos esta Eucaristía para pedir por el éxito del XX Sínodo Arquidiocesano y que el Espíritu Santo nos ilumine para saber encontrar las líneas más adecuadas a la nueva evangelización”, manifestó.
FUENTE: ARZOBISPADO DE LIMA.ORG