Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

martes, 6 de enero de 2015

La emoción de abrigar a los niños es todo

Desde hace un tiempo, un exitoso arquitecto tuvo la idea de hacer algo junto a sus hermanos con corte social. Al arquitecto y director de cine publicitario Juan Carlos Snak no le llenaba del todo su actividad profesional. El nuevo negocio que emprendió junto con sus hermanos se inspira en la compasión. Fusionando el talento que cada uno de sus hermanos desarrolló en distintas áreas y él, ha sido volcado en un proyecto que tiene como modelo de negocio ayudar.
Inspirados en otras marcas, ya que no son los únicos y ojalá hayan más, empezaron a pensar en las mayores necesidades de la gente.
En el Perú, las olas de frío y las heladas son recurrentes, así que decidieron lanzar las casacas Höség. Por la compra de una casaca ellos donaban a otros niños en condiciones de extrema pobreza en los Andes peruanos.
Empezaron a generar seguridad en el consumidor para que supiera que su donación iba a llegar.
¿Cómo lo hicieron? El y sus hermanos fueron personalmente a la comunidad de Pacchaj-Sutoc ubicada a 3,300 m.s.n.m.  en Cusco.
Con esa experiencia diseñaron las casacas  pensada especialmente para que los niños enfrenten el frío extremo. Las colecciones van en función al empadronamiento que elaboraron para no dejar a ningún menor sin abrigo.
Han llegado para ayudar a 210 niños entre dos comunidades. No son una marca de promoción o con una campaña contra la ola de frío, es una marca que hace y siempre hará eso.
Con ello se hablará más sobre el calor humano. Más que darles solo calor, lo que hacen es celebrar con ellos el invierno. Para Juan Carlos y sus hermanos, la idea es que la gente de esas comunidades sientan que hay quienes quieran ayudarlos simplemente por el hecho de hacerlo, que no quieren ni perforar sus tierras ni construir carreteras.
Al principio, no fue fácil lograr empatía con las comunidades. Se mostraban un poco reacios, no al recibir la ayuda pero sí preguntaban mucho por qué, para qué y quiénes eran.
Lo más difícil de esta misión es empadronar a los niños. Hasta ahora calculan que hay entre 800 y 1,000 niños en total.
FUENTE: EL COMERCIO PERÚ - MES DE ENERO 2015

No hay comentarios: