Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 10 de agosto de 2015

Letanías de la Humildad


Compuesta por el Cardenal Merry del Val

La altivez cristiana no es lo contrario de la humildad.Antes bien, es su complemento armonioso. El Secretario de Estado de San Pío X tenía un alma profundamente humilde, y a él se debe una de las más bellas páginas sobre la humildad cristiana.

Verán como en un corazón verdadera y sobrenaturalmente católico, la más alta dignidad coexiste con la más profunda humildad, a imitación de aquel Corazón Sagrado del cual la Iglesia nos dice que es, al mismo tiempo, Manso y Humilde, y de una infinita Majestad.

Jesús, manso y humilde de corazón, óyeme.

Del deseo de ser estimado, líbrame Jesús.

Del deseo de ser amado, ...

Del deseo de ser alabado, ...

Del deseo de recibir honras, ...

Del deseo de ser elogiado, ...

Del deseo de ser preferido, ...

Del deseo de ser consultado, ...

Del deseo de ser aprobado, ...



Del temor de ser humillado, líbrame Jesús.

Del temor de ser despreciado, ...

Del temor de sufrir reproches, ...

Del temor de ser calumniado,...

Del temor de ser olvidado, ...

Del temor de ser puesto en ridículo, ...

Del temor de ser infamado, ...

Del temor de ser objeto de sospecha, ...


Que los otros sean más amados que yo, Jesús dame la gracia de desearlo.

Que los otros sean más estimados que yo, ...

Que los otros sean elevados en la opinión del mundo y yo sea disminuido, ...

Que los otros sean escogidos y yo ea puesto de lado, ...

Que los otros sean elogiados y yo sea olvidado, ...

Que los otros sean preferidos a mí en todo, ...

Que los otros sean más santos que yo, con tal que yo sea todo lo santo que pueda, ...

Oración

Oh Jesús que, siendo Dios, te humillaste hasta la muerte y muerte de cruz, para ser ejemplo perenne que confunda nuestro orgullo y amor propio, concédenos la gracia de aprender y practicar tu ejemplo, para que humillándonos como corresponde a nuestra miseria aquí en la tierra, podamos ser ensalzados hasta gozar eternamente de ti en el cielo. Amén.



FUENTE: TESOROS DE LA FE - JULIO 2009