Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 12 de octubre de 2015

12 de Octubre, día de la Hispanidad o de la Raza

El 12 de octubre, España y los países latinoamericanos conmemoran el avistamiento del continente americano por parte de marineros europeos a las órdenes de Cristóbal Colón. Se conoce como Día de la Hispanidad o de la Raza y he aquí su historia y significación.
El 12 de octubre se celebra en España y América Latina el Día de la Hispanidad o el Día de la Raza, según se tome una u otra referencia. Esta celebración, que debería servir para conmemorar el acercamiento de dos continentes, la mezcla cultural y el giro que dio el mundo a finales del siglo XV, se ha usado la mayor parte de las veces como arma política. La festividad recuerda que el 12 de octubre de 1492, el marinero Rodrigo de Triana, a las órdenes del almirante Cristóbal Colón, divisó tierra por primera vez tras un viaje de dos meses desde la Península Ibérica. Era el primer trayecto colombino, a las órdenes de los Reyes Católicos, que sirvió para empezar a poner a América en el mapa de los intereses europeos. Se descubría un nuevo continente, aunque nadie lo sabía. Durante años, el nacionalismo español ha usado el Descubrimiento para reivindicar su importancia para España. La realidad es que el país no existía como tal en 1492 y Colón viajaba a las órdenes de Isabel II, reina de Castilla, por lo que las tierras descubiertas se integraron en la corona de Castilla. La unificación española (con el reino de Aragón y Navarra) no se produjo hasta bien entrado el siglo XVI en los herederos de los Reyes Católicos y, aún así, las diversas regiones del reino mantuvieron sus peculiaridades administrativas y legales hasta el siglo XVIII.
La Fiesta (o Día) de la Raza nace en España en 1913 de la mano de Faustino Rodríguez San Pedro, que expresa la idea de tomar el 12 de octubre como hito para celebrar el primer viaje de Colón y su importancia. Rodríguez, que había sido ministro y alcalde de la capital, hace estas afirmaciones en un pasquín de la Unión Ibero-Americana de Madrid. El 12 de octubre de 1914 se celebra el primer Día de la Raza en la Unión, no de manera oficial, aunque acude el Marqués de Lema, ministro de Estado ese año, para representar al Gobierno. Es en 1917 cuando el Ayuntamiento de Madrid asume los festejos de la festividad y, el 15 de junio de 1918, el rey Alfonso XIII sanciona una ley que declara fiesta nacional el 12 de octubre, como Fiesta de la Raza.
Para quienes no lo sepan, hay que aclarar que en 1918 España era un estado constitucional disfuncional. Existía una constitución, pero no tenía nada que ver con la actual y en muchos aspectos era papel mojado. La fiesta se mantuvo con esta denominación hasta que en 1958, el general Francisco Franco, que había impuesto una dictadura en España tras ganar la guerra civil previa (1936-1939), denominó a la conmemoración Día de la Hispanidad. En la actualidad, cada 12 de octubre se celebra un desfile militar en Madrid y diversas instituciones culturales aprovechan para organizar jornadas sobre Iberoamérica.
En lo que respecta a América Latina, cada país festeja el día de formas diferentes. En general, la denominación que se da al 12 de octubre es el de Día de la Raza, aunque en otros lugares se conoce como Día del Descubrimiento, Día Panamericano o Día de la Identidad y la Diversidad Cultural. Por ejemplo, Nicaragua lo denomina “Día de la Resistencia Indígena”.

La importancia del “descubrimiento” de América (o del Día de la Raza) concierne a muchos ámbitos, fuera de la confrontación política. Más que hablar de descubrimiento se debe definir como avistamiento, puesto que el continente americano y las ricas civilizaciones que se asentaban en el mismo, como la azteca, maya o los indígenas norteamericanos, estuvieron ahí desde hacía miles de años. Como contamos en la reseña del libro 1493, los viajes colombinos supusieron un cambio radical en la biología y economía del planeta, con el transporte de plantas, hortalizas, plata y oro, así como insectos que provocaron epidemias y pobreza. Desde el punto de vista cultural, el lado más negativo del intercambio colombino, y el más criticado, fue la casi aniquilación de los pueblos originarios que habitaban América, no sólo a manos de los conquistadores españoles, sino de los posteriores portugueses, ingleses y franceses. Desde el lado positivo, la colonización europea en América llevó al continente determinados elementos de modernidad, sistemas políticos democráticos (no hay que olvidar las revoluciones por la independencia de mediados del siglo XIX) y la extensión del castellano como una de las lenguas más habladas en el mundo. Una ventaja para la transmisión cultural, de ideas, para el viaje y para los negocios a ambos lados del Océano Atlántico.

No hay comentarios: