Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

martes, 15 de diciembre de 2015

Historia Del Pesebre

El origen del belén se encuentra en Italia y es fruto de un hermoso pero complejo proceso de imaginación, arte y fe, cuyos antecedentes hunden sus raíces en la Edad Media. 
El pesebre fue idea de San Francisco de Asís, el santo de la humildad y de la pobreza, en la Navidad de 1223 (aproximadamente), en el pueblecito de Greccio, en Italia. 
Francisco estaba débil y enfermo, y pensando que tal vez aquella sería su última Navidad en la tierra, quiso celebrarla de una manera distinta y muy especial. Su idea era recrear de la manera más realista posible el Nacimiento del Niño Jesús. 
Un amigo de Francisco, era dueño de un pequeño bosque en las montañas de Greccio, y en el bosque había una gruta que a Francisco se le parecía mucho a la cuevita donde nació Jesús. 
Entonces construyó un pesebre con paja, puso una imagen del Niño Jesús, un buey y un asno vivos junto a ella. Invitó a un pequeño grupo de personas a reproducir la escena de la adoración de los pastores. 
Durante la celebración de la Misa de Nochebuena, las escenas y la predicación del santo emocionaron a los fieles, que se sintieron sobrecogidos cuando en un momento determinado, San Francisco tomó la imagen del niño en sus brazos cobrando este al momento vida y naturaleza humana. 
El hecho, como no podía ser menos, fue tenido por milagroso, a la vez que se consideró que Dios había puesto de manifiesto su deseo de ser adorado también a través de representaciones e imágenes. 
Así, en el siglo XIII, fue cuando tuvo inicio la elaboración de figuras tanto para templos como para casas, que pronto se extendió a toda la cristiandad. 
Aunque realmente no está claro cuál es el Belén más antiguo de cuantos conocemos en Europa, se considera que es el del monasterio de Füssen, en Baviera, Alemania, que data de 1252. Otro de los más antiguos es el realizado para la catedral de Florencia en 1289. 

Gritad de gozo a Dios, nuestra ayuda; aclamad al Señor Dios vivo y verdadero con gritos de júbilo. 
Porque el Señor es excelso, terrible, Rey grande sobre toda la tierra. 
Porque el santísimo Padre del cielo, Rey nuestro antes de los siglos, envió a su amado Hijo de lo alto y nació de la bienaventurada Virgen santa María. 
Él me invocó: Tú eres mi Padre; y yo lo constituiré mi primogénito, excelso sobre los reyes de la tierra. 
En aquel día envió el Señor su misericordia, * y de noche su cántico. 
Éste es el día que hizo el Señor, exultemos y alegrémonos en él. 
Porque un santísimo niño amado se nos ha dado,y nació por nosotros de camino y fue puesto en un pesebre, porque no tenía lugar en la posada. 
Gloria al Señor Dios en las alturas, y en la tierra, paz a los hombres de buena voluntad. 
Alégrense los cielos y exulte la tierra, conmuévase el mar y cuanto lo llena; se alegrarán los campos y todo lo que hay en ellos. 
Cantadle un cántico nuevo, cantad al Señor, toda la tierra. 
Porque grande es el Señor y muy digno de alabanza, más temible que todos los dioses. 
Familias de los pueblos, ofreced al Señor, ofreced al Señor gloria y honor, * ofreced al Señor gloria para su nombre. 
Ofreced vuestros cuerpos y llevad a cuestas su santa cruz, y seguid hasta el fin sus santísimos preceptos. 

Fuente : “La Navidad a través del tiempo”, Estrella Rodríguez Gallar/mlna