Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 14 de marzo de 2016

Sagrado Triduo en honor al Santo Cristo de Burgos

Estimado lector:
Las hermanas clarisas del Monasterio de Santa Clara en Barrios Altos, le invita al Sagrado Triduo en honor al Santo Cristo de Burgos, que se celebrará en el Monasterio el jueves 17, viernes 18 y sábado 19 de marzo.
El Santo Rosario empezará a las 5 de la tarde, seguido del Triduo y la Santa Misa.
El domingo 20 de marzo se les invita a la misa en honor al Santo Cristo de Burgos a las 8 a.m. luego de la misa se dirigirá en procesión hacia la Plaza Mayor para el rezo del Santo Rosario.
Las hermanas clarisas le agradecen su participación
¿Quién es el Santo Cristo de Burgos?
La Sagrada Imagen se venera en el Monasterio de Santa Clara en Barrios Altos - Lima
La historia cuenta que después que se fundara el Monasterio de Santa Clara, un 10 de Setiembre de 1605, siendo por entonces Arzobispo de Lima Santo Toribio de Mogrovejo, se fueron sucediendo al servicio de Dios por la contemplación y la súplica confiada de numerosas religiosas.
Existe un informe manuscrito de Sor María Leonor Faustos Gallegos, de fecha 1 de junio de 1765 que dice:
Estando una noche en alta contemplación la madre abadesa Jerónima de Jesús, fue interrumpida por una visión. Se le presentó un crucificado y le dijo: "Jerónima, es mi voluntad que en este lugar de la huerta se me erija un Santuario y Capilla en donde debo estar colocado, para que mis esposas se retiren y tengan días señalados de ejercicios, a modo de Recolección".
La sierva de Dios, postrada en tierra, le contestó: "Yo Señor, no soy capaz, ni tengo facultades para dar cumplimiento a lo que me mandas". Entonces el Señor le dijo: "Anda mañana a la portería y al hombre que allí veas háblale sobre esto (que le explique la empresa) y dile de mi parte, que yo le he elegido para la Obra y que lo ejecute luego. Desapareciendo la visión.
La madre Jerónima al amanecer y a la hora señalada se dirigió a la portería, vio al hombre que estaba litigando con las monjas para que le pagaran un pequeño saldo que le debían, Al ver esto la sierva de Dios pensó para si: "hombre que pelea por residuo tan corto, no puede tener facultades para emprender la obra tan importante". Y se dio la vuelta inmediatamente.
Aquel hombre lo advirtió y pregunta a la portera quien era esa monjita tan rara y ellas se la nombraron en voz baja. El, sin más, con todo respeto la llamó, pero la madre Jerónima nunca hablaba a nadie por la puerta y lo mandó que vaya por el torno. Con toda humildad se puso a sus órdenes, mas el hombre ofendido y atento con el respeto que le inspiraba la madre, le dijo: "Y ¿por qué se revolvió usted cuando me vio?" Ella confundida por lo que había hecho, no tuvo otro remedio que decirle, que se había desilusionado de todo sobre su persona, porque creía que era él el encargado del Señor para la construcción de una capilla que quería... y que ahora sólo tenía desconfianza. Más él, impresionado por el mensaje vivamente contestó: "Al punto será obedecida la orden de mi Señor, jamás pensé que Dios me eligiera para fabricarle un Santuario"...
Concluida estaba la fábrica y no se conseguía el Cristo de cuerpo entero semejante al de la visión de la madre Jerónima. Pero sucede que una hermana enfermó y antes de morir llamaron a un padre agustino, no se sabe si por apuro o porque era su Padre Espiritual.
Terminada la jornada las acompañantes informaron al Padre como tenían una hermosa capilla sin vida, pues le faltaba el Crucificado tamaño natural y con las características que daba la madre Jerónima, así el padre poco después descubre que el Crucificado de la visión es el Santo Cristo de Burgos.
El curiosamente tenía una espléndida copia que había mandado hacer para Chile, y como la formidable tormenta que se levantó en el mar, tuvo que regresar al Callao y se desembarcó con el Señor y ahora lo tenía en su convento. Las monjas piden verlo y al día siguiente es llevado en procesión hasta el coro del Convento y luego empiezan las negociaciones. 
No conseguido el dinero necesario para comprar la efigie, las religiosas acceden a que el agustino retire su talla, cuando la efigie llega a la puerta por donde entró, ocurre el portento. A pesar de las varias diligencias de parte del interesado...confundido el padre y las religiosas llenas de admiración, pues no había manera de sacar la imagen del convento, un brazo de la gran cruz estancaba, entonces probaban otra posición y nada, el Cristo no salia.
Parecía que la imagen había adquirido otro tamaño y peso pero lo cierto es que el agustino tuvo que transar en menos de lo convenido con las monjas y la efigie quedó definitivamente en el convento. Logrando el tesoro anhelado lo colocaron prontamente en el santuario.
Por muchos años la imagen ha recibido la veneración de los fieles obteniéndose muchos milagros. 
* Se le tocan sus llagas con algodones y se les da a beber agua en el cual previamente se mojan los clavos del crucificado. 
La venerada efigie, parece ser una de las primeras réplicas realizadas del Cristo de Burgos del Convento de San Agustín en Lima
FUENTE: Monasterio Madres Clarisas en Barrios Altos en Lima/mlna