Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

viernes, 15 de abril de 2016

Frailes franciscanos realizarán ceremonia de renovación de votos religiosos en Lima

Acto se llevará a cabo el sábado 16 de abril en la Iglesia de San Francisco de Lima.


Este sábado 16 de abril, aniversario de fundación de la Orden de los Frailes Menores,  los sacerdotes franciscanos de la Provincia de los XII Apóstoles del Perú realizarán la tradicional ceremonia de renovación de votos religiosos a Dios y a San Francisco de Asís.
El padre guardián del Convento de San Francisco de Lima, Fr. Emilio Carpio OFM, explicó que todos los años en esta  fecha se realiza esta ceremonia pública de renovación de la observancia de los sagrados votos. 
“Este es un día muy simbólico para los franciscanos, pues fue un 16 de abril del año 1200 el día en que San Francisco de Asís, fundador de nuestra Orden, se consagró al servicio de Dios”, comentó.
Comentó que, después de la misa conventual (que es celebrada por el superior) se congrega la comunidad en el Presbiterio, teniendo cada cual su cirio encendido. Entonces, el superior –revestido de capa pluvial y acompañado de sus ministros puestos de rodillas- entona la alabanza “Veni creator” (Ven, creador).
Después de los cánticos de alabanza a Dios, el padre superior dirige unas palabras a los frailes, donde les exhorta a la observancia de los sagrados votos. Se expone el Santísimo Sacramento y se entona el Salmo 115.
FÓRMULA DE RENOVACIÓN
“Oh Señor y Dios nuestro, en nombre mío y de todos mis hermanos aquí presentes, vengo a dar gracias a tu infinita majestad por el singular beneficio hecho a este vilísimo pecador al haberlo sacado del mundo malvado, por su inefable misericordia, para admitirlo a la profesión. Me duelo de todo corazón por no haber correspondido ampliamente a esta gracia y de haber sido grato a tan grande beneficio.

Detesto todas mis transgresiones y las negligencias cometidas en este estado; y para conseguir un verdadero espíritu de renovación, yo vuelvo a repetir nuevamente mis promesas y hago voto y prometo a Dios omnipotente, a la bienaventurada siempre Virgen María, a mi bienaventurado Padre San Francisco  y a todos los Santos, observar la Regla de los Frailes Menores viviendo en obediencia, sin propio y en castidad y confirmando por ella y teniendo como duradero y colocado en todas las manifestaciones de mi vida, de tal suerte que hasta mis respiraciones sean una repetición de las promesas que hago y deseo cumplir con fidelidad hasta el fin. Mas como para el cumplimiento fiel de estas obligaciones, me reconozco enteramente enfermo y débil, ruégote ¡Oh buen Jesús! Me concedas la gracia de cumplir aquello que me diste voluntad de prometer; y dígnate tomarme bajo su dirección, de tal modo que, olvidado de mí solo viva para ti, y cumpla con empeño todas las prácticas de mi Orden, y todo cuando pueda prometer el bien espiritual de mi alma y la mayor gloria de tu Nombre. Dios bendito por los siglos de los siglos. (…)”.