Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

jueves, 14 de abril de 2016

La mujer en la actualidad sigue sufriendo injustamente

Por Fr. Abel Pacheco Sánchez OFM, director de Prensa Franciscana del Perú


¿Qué significado tienen en la actualidad los “siete dolores de la Virgen María?

Como se sabe, en la Iglesia Católica, el 15 de abril se celebra una devoción especial al sufrimiento de María, encarnado en sus “siete dolores”: la profecía de Simeón en la presentación del Niño Jesús; la huida a Egipto con Jesús y José; la pérdida de Jesús; el encuentro de Jesús con la cruz a cuestas camino del calvario; la crucifixión y la agonía de Jesús; la lanzada y el recibir en brazos a Jesús ya muerto, y el entierro de Jesús y la soledad de María.
Sin embargo, necesitamos pensar y actualizar que estos dolores marianos en nuestro tiempo se extienden hacia otros problemas que ocasionan el sufrimiento de miles de mujeres en el mundo.
Como se sabe, vivimos en una sociedad donde hombres y mujeres no tienen las oportunidades, y como católicos es nuestro compromiso construir una sociedad justa, donde haya respeto mutuo, donde se erradiquen problemas graves como el feminicidio, la trata de personas y la violencia contra la mujer. Esto debe ser es una meta urgente.
La mujer tiene un papel protagónico en la historia y en todos los ámbitos de la sociedad, como la familia y el hogar. Pero antaño reducida al rol maternal y jefa de la casa, muchas veces humillada, marginada y víctima de maltratos, felizmente desde hace varios años se la reivindicación de sus derechos.
La mujer no sólo es madre y esposa, sino que también realiza un rol laboral, social y político. Es importante que la mujer conserve su identidad y femineidad, no adoptar características masculinas, pues ahora existe una corriente llamada “feminismo”, que en contraposición al “machismo”, a veces se excede. Muchas mujeres creen que actuando como varones tendrán más respeto, pero no es así.

MUJERES CON POCO ACCESO A LA EDUCACIÓN 
Las mujeres de hoy se desenvuelven y se desarrollan en un medio que estimula la persecución de nuevas metas. Tanto el hombre como la mujer han tenido que adaptarse a estos cambios, modificando conductas y hábitos que creían tener arraigadas, como los quehaceres del hogar que eran exclusivo de las mujeres y los hombres solo eran proveedores.
Y esta situación obliga a muchas a sobre exigirse, a prepararse mejor, a profesionalizarse, pero a la vez a no descuidar su rol en el hogar y en la maternidad, lo cual es un trabajo intenso que solo las mujeres pueden afrontar. En ese sentido, debe mejorar las condiciones para un acceso equitativo a la educación, especialmente de las mujeres de zonas urbano marginales y de las comunidades de la sierra y de la selva.
Uno de los problemas que subsiste es la llamada “discriminación de género”. Las cifras son reveladoras: en los últimos diez años la asistencia de niñas a educación inicial se ha incrementado del 56 al 83 %, en tanto que a la educación primaria del 90 al 92 % y a la educación secundaria del 70 al 83 %. Asimismo, de cada 100 mujeres (de 15 años a más) solamente 30 cuentan con educación superior universitaria y no universitaria, lo cual es un indicador de la situación de desventaja que tienen las mujeres en el Perú.

DISCRIMINACIÓN LABORAL 
Las estadísticas en este rubro también reflejan una cruda realidad: solamente el 7 % de los ejecutivos que integran los directorios de las grandes corporaciones mundiales son mujeres, mientras que en Estados Unidos el índice crece al 15 % , pero en Japón desciende al 1 por ciento, pues es una sociedad conservadora y tradicionalista. Pero hay ciertos avances, porque estas cifras cambian de manera notable en puestos de menor jerarquía, donde las mujeres representan casi el 50% de la fuerza laboral.
De otro lado, a nivel de ingresos y salarios hay diferencias significativas por sexo, pero la brecha es mayor en las categorías que requieren una mayor calificación y además existe un mayor número de trabajadoras informales en comparación con los varones. Los grupos más numerosos son las trabajadoras ambulantes, trabajadoras a domicilio, trabajadoras de microempresas y trabajadoras del hogar.

PARTICIPACIÓN POLÍTICA
En cuanto a la participación política de la mujer, en el Perú se legalizó el voto a la mujer el 7 de setiembre de 1955, cuando estaba en el gobierno el General Manuel Odría. En ese entonces se promulgó la ley del voto femenino (Ley 12391), con lo cual se originó un gran cambió en la historia de la mujer peruana. Este acontecimiento fue determinante y marcó con ello una nueva etapa de la mujer en la historia del Perú.
Desde 1997 existe el “sistema de cuotas”, que busca equilibrar las desigualdades que enfrentan las mujeres para acceder a cargos políticos, al forzar su ingreso al poder público. El año 2000 la cuota para la lista al Congreso fue de 30%. En el 2002 se hizo lo mismo con la cuota para municipios y en el 2002 también se aplicó el 30% para las elecciones regionales. En 1995 por primera vez asume una mujer la presidencia del Congreso de la República. Y ahora, la candidata Keiko Fujimori podría ser presidenta al haber ocupado el primer lugar en las elecciones presidenciales 2016.
Actualmente las mujeres congresistas constituyen el 21.5% (28) del total de congresistas (102). 
La igualdad de género es una tarea pendiente que demanda no sólo de la aprobación de medidas legislativas y políticas públicas sino también a través de la eliminación o supresión de prácticas que en la actualidad menoscaban nuestros derechos humanos.

FEMINICIDIO Y VIOLENCIA CONTRA LA MUJER
Sin duda, este es uno de los problemas más graves, con tasas alarmantes de feminicidios.
La violencia contra la mujer es un problema mundial, histórico, cultural y estructural. Se ha ido construyendo una realidad donde lo femenino es inferior a lo masculino, donde las mujeres somos vistas como objetos desechables y maltratables. El feminicidio es una categoría que responde a un clima social de discriminación y violencia contra la mujer. Es el crimen cometido contra la mujer. El 70% de las mujeres que son víctimas de asesinato mueren a manos de su pareja o ex – pareja, según datos de la OMS.

CÁNCER Y ACCESO A LA SALUD
Otro problema es el acceso a la salud. El cáncer femenino es uno de los mayores problemas de salud pública a nivel mundial. Más del 50 % de los casos y muertes se producen en los países en desarrollo. En nuestro país el cáncer se ha convertido en la segunda causa de muerte, pero es limitada la información de la carga de la enfermedad que esta produce a nivel local y nacional.
Las estadísticas señalan la morbilidad por cáncer es alta, con más casos registrados de cáncer de cérvix y de mama, frente a los de próstata, por lo cual es importante reforzar las campañas de prevención: comer más verduras y frutas, beber menos licor, no fumar, controles anuales de salud, una vida sexual y reproductiva adecuada. Asimismo realizar más actividad física, conservar un peso adecuado y protegerse la piel del sol.
En conclusión, las mujeres peruanas todavía tienen mucho por lo cual luchar, para mantener su dignidad, para tener igualdad de oportunidades, pero sin perder su esencia femenina.
ESTADÍSTICAS DE LA MUJER PERUANA
Situación laboral de la mujer en el Perú, al año 2009
Población femenina en edad de trabajar: 10,7 millones 
Pertenecen a la PEA: 6,7 millones 
Sólo el 27% de la PEA femenina es asalariada
Más de 4 millones de mujeres es no asalariada.
El 5% de mujeres se encuentran desocupadas.
Los hombres representan el 55.4% de la PEA.
Las mujeres alcanzan el 44.6% de la PEA.
INDICADORES DE DESIGUALDAD DE GÉNERO
Total de Congresistas: 130 (28 mujeres y 102 varones)
Población educativa mayor de 25 años
Nacional: 61.5 mujeres y 73.1 Varones 
Tasa de participación en la fuerza de trabajo: 
Nacional: 64.4 mujeres y 82.7 Varones

No hay comentarios: