Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

miércoles, 4 de mayo de 2016

250 años de fundación de las cuatro primeras cuadrillas del Señor de los Milagros



El cardenal Juan Luis Cipriani presidió ayer martes 03 de mayo en la Catedral de Lima la misa de acción de gracias por los 250 años de fundación de las cuatro primeras cuadrillas de la Hermandad del Señor de los Milagros.

La misa contó con la participación de los integrantes de la primera, segunda, tercera y cuarta cuadrilla de la Hermandad que da vida a la procesión más grande del mundo. Asimismo estuvieron presentes las hermanas zahumadoras y fieles devotos del Señor de los Milagros, que sale en procesión en el mes de octubre por las calles de Lima.

"LOS 250 AÑOS SON UN MILAGRO"
“Meditemos contemplando con los ojos del alma, contemplando esa sagrada imagen del Señor de los Milagros, el Señor en la Cruz. Con su Madre al lado y el apóstol San Juan. Con sinceridad, contemplemos en este día como con un espejo viendo nuestras vidas, nuestras familias, nuestra hermandad, nuestras cuadrillas, nuestros hijos. Mirando todo eso, como un espejo delante del Señor de los Milagros”.


Con estas palabras, el Cardenal Juan Luis Cipriani inició su homilía en la misa por la celebración de los 250 años de las cuatro primeras cuadrillas de la Hermandad del Señor de los Milagros en la Catedral de Lima el día martes 03 de mayo del 2016. Asimismo recordó a todos la importancia de venerar a la sagrada Cruz, que es una señal de gloria:

“La Cruz no es esa señal mala, problemática, oscura que el mundo de hoy quiere decir, no. La Cruz es trono de gloria, de gozo, de dolor, de generosidad, de cariño. Es la mayor prueba que tiene el amor de Dios. Tanto nos amo que murió en la Cruz. (…) Qué bonita es la Cruz, esa Cruz que duele, esa Cruz en la que el Señor entrega la última gota de su sangre, esa Cruz en la que el Señor se presenta como un esclavo, desposeído, maltratado, burlado, más que nunca”.

“Que la luz que brille en la Hermandad sea la unidad”
Luego, recordó a todos los miembros de las hermandades que pertenecer a ellas no les debe generar un estatus de vanidad, sino de humildad:



“Queridos hermanos, y en esta fiesta, una de las grandes luces de la hermandad es poner al Señor de los Milagros, al Señor de la Cruz, que ilumina la historia de nuestra patria, de nuestras familias, de la gente más sencilla y más pobre. No hagamos nunca de la hermandad un estatus de vanidad o de poder, es todo lo contrario. Nuestros hermanos que inauguraron estas cuadrillas destacaron por su humildad. Siendo nada o menos que nada se lanzaron a esta aventura de sacar al Señor, de ver el modo de levantar unos reales de aquí o allá para dárselos a Él. No eran muchos, eran pocos, pero eran hijos de Dios, fuertes, curtidos en el amor”.

También les indicó que lo más importante que debe primar dentro de la hermandad es la unión:

“Yo los animo, que una luz que sea muy fuerte siempre en la hermandad, sea la unidad. Esa unidad humilde, serena, sencilla, en la que todos somos iguales, en la que todos ponemos el hombro, en la que todos sentimos el latir del corazón de Cristo, en que cada uno da su moneda sin que lo sepan los demás. Esa es la tradición, el orgullo, de estas cuatro primeras cuadrillas. Cristo se despojo de su rango, humildad”.

“Esa fe popular debe seguir fuerte”
Finalmente, les pidió a los miembros de la Hermandad que renueven su promesa con el Señor y que sigan manteniendo fuerte esta fe popular:


“Por eso hoy, con tanto gozo nos reunimos en la Catedral junto a nuestra Madre Santa María para venerar esa sagrada imagen, para hacer la promesa: “Señor, nos mantendremos siempre unidos, humildes y junto a tu Cruz y seremos la fe de este pueblo”. Yo lo veo así desde el primer día y que cada año el Señor nos bendice y aumenta, no solo en Lima, en el Perú y en el mundo. Quién pensó que el Santo Padre bendeciría directamente y hablaría como habla de Guadalupe o de Lourdes y Fátima, el Señor de los Milagros en el Perú, en Lima. Y yo, que no soy nadie, como hermano de esta cuadrilla soy responsable de que esa fe popular siga fuerte”.

Concelebraron Monseñor Raúl Chau, obispo auxiliar de Lima y Padre Jaime Calvo, Director Espiritual de la Hermandad del Señor de los Milagros de las Nazarenas.

Historia:
Cuenta la tradición que en medio de un pueblo lleno de fe, hace más de dos siglos existía un Cristo Moreno que al hacerse tan popular en el Barrio de Pachacamilla muchos fieles acudían a visitarlo por los miles de milagros que concedía. De esta manera sale en procesión bendiciendo hogares, hospitales y a todo el mar humano que lo acompañaba. 

Parte de esta historia la podemos encontrar en el siguiente video:
https://www.youtube.com/watch?v=iO7IPmXoLTo

A continuación, algunas fotografías tomadas por los miembros de la Oficina de Prensa del Arzobispado de Lima y que además han compartido en las cuentas de Facebook y Twitter  del Arzobispado (https://goo.gl/JCR5fk)



Fuente: Arzobispado de Lima / Oficina de Prensa

No hay comentarios: