Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

domingo, 15 de mayo de 2016

“La escuela del Espíritu Santo es la escuela de los valores”



En el programa “Diálogos de Fe” del sábado 14 de mayo del 2016, el Cardenal Juan Luis Cipriani habló sobre el rol de la Santísima Virgen María como Madre de Dios y Madre de todos nosotros:

“Todo el rol de María arranca en que es la Madre de Dios. Es como la matriz, de ser Madre de Dios y de ser Madre nuestra van surgiendo muchas consecuencias: El cariño, abogada, conciliadora, compañera, amiga, auxiliadora de los cristianos, consoladora de los afligidos. Salen una barbaridad de consecuencias prácticas, todo de que es la Madre de Dios, de que María Santísima concibió de manera virginal al hijo de Dios por obra del Espíritu Santo”.

“Ese ser Madre de Dios le concede un rol de cuidar a Jesús en su vida terrenal y luego la tarea que le dijo Jesús: “Aquí están tus hijos”. Entonces María queda y es ahora la Madre de todos nosotros. Junto a la madre que uno tiene en su casa está la Madre de Dios, que es mi Madre. El gran rol de María es el rol de la madre: La madre da de comer, acompaña, aconseja, sufre, la madre espera, jamás abandona a su hijo, su razón de ser es su vida por sus hijos. El rol de nuestra Madre Santa María es acercarse a nosotros para llevarnos a Jesús”.

“La escuela del Espíritu Santo es la escuela de los valores”

Asimismo, también habló del rol del Espíritu Santo en cada uno de nosotros y que siempre va de la mano con la libertad y la verdad:

 “El Espíritu Santo tiene unos dones que nos ayudan a ser más piadosos, mas amor a Jesús, a María, a tus padres y a tus hijos, una sabiduría que el corazón te va diciendo: “Perdona, adelante, reza, trabaja más, deja estos pecados, acércate a la confesión. El Espíritu Santo es el consejero”.

“La libertad es creadora, cuando no hay libertad no hay creación, no hay amor, no hay perdón, somos borregos. El cristianismo es la religión de la libertad y esa libertad es la que me lleva al amor de Dios, me lleva a buscar la verdad, me lleva a obedecer las indicaciones que dejó Jesucristo, nos lleva a escuchar el Espíritu Santo y con mucha libertad no dejarnos atropellar por esos otros dioses”.

“Una característica del Espíritu Santo es la verdad porque la característica del demonio es que es el padre de la mentira. El enemigo de toda persona que quiere hacer el bien es esa mentira que se disfraza, inclusive en la boca de amigos o de gente que uno pensaría que tendrían una mayor comprensión. La escuela del Espíritu Santo es la escuela de los valores”

“La verdad es implacable”

Finalmente, recordó a todos los oyentes que debemos siempre buscar la verdad y que esta es implacable porque siempre sale a la luz:

“Un millón de mentiras no hacen una verdad si tú tienes la coherencia y el coraje de la fe. Por eso la verdad es implacable, tarda pero sale. Y yo siempre he procurado, y ojalá que con el Espíritu Santo pueda seguir haciéndolo, ser realmente un hombre que busca siempre la verdad”.

Arzobispado de Lima / Oficina de Prensa

No hay comentarios: