Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

sábado, 14 de mayo de 2016

“Pidámosle a María que el mundo no se olvide de Dios”



El viernes 13 de mayo, el Cardenal Juan Luis Cipriani celebró la misa por la fiesta de Nuestra Señora de Fátima en la parroquia que lleva el nombre de nuestra Madre, en el Cercado de Lima. Durante su reflexión, el Cardenal recordó el misterio de esta fecha y el significado que tiene la aparición de la Virgen a estos tres niños pastores:

“Cuando viene esta fiesta de Fátima, viene a nuestra memoria cómo fue esa visita de nuestra Señora. Aquellos pastores, sencillos, niños, es una primera lección: Dios no viene a los sabios, ni poderosos, ni a los que tienen grandes ideas; envió Dios a su Madre a unos niños, pastores que no tenían ninguna formación. Esta primera reflexión vale la pena ponerla muy dentro del alma. Para Dios, para su Madre Santa María, no hay otra medida que esa bondad y sencillez de los niños, no el poder, no tus ideas o las mías”.

“Ese escoger a estos niños es para decirnos que en la escuela de Dios hay que ser niños, sencillos, sin doblez, sin caprichos. No le tienes que decir a Dios lo que te pasa, Él lo sabe, no le tienes que explicar, déjalo, que Él va a actuar. Es una primera reflexión”.


“No le demos la espalda a Jesús ni a nuestra Madre”

Luego, reflexionó sobre el comportamiento de la humanidad en la actualidad y que no le demos la espalda a Dios ni a su Madre. Asimismo hizo un llamado de atención para que todos lo acompañen en la lucha de defender la familia, el matrimonio y la vida:

“Dios es muy bueno y nuestra Madre también, pero de repente están un poquito cansados de ver cómo se está portando la humanidad. En esta aparición hay elementos que debemos reflexionar, hay un mensaje de María: “Que se consagre el mundo a mi corazón inmaculado”, y no se hizo porque a los niños no les creían. Esta es la reacción de la humanidad frente al cariño, frente a la bondad y yo me pongo a pensar en mi vida y digo: ¿No estaremos repitiendo lo mismo? Que Jesús que quiere venir a visitarnos, que envía a su Madre, ¿no estaremos de espaldas a todo esto? ¿Qué está pasando?”

“No es que el Cardenal pelea con no sé quién; yo no me peleo con nadie, simplemente no me callo porque no pueden destrozar la familia, ni el matrimonio, ni la vida, pero ustedes los veo un poco callados de modo habitual. Entonces son todos contra el Cardenal. Pues a ver si empezamos a también decir una palabra en el hogar, en la familia, en el barrio, en el colegio, en el trabajo. ¿Vamos a permitir que echen a Dios de nuestros hogares; que a la juventud la estén envenenando? “

“Que el mundo vuelva a creer”

Finalmente, invitó a todos los fieles a acercarse más a Dios, porque Él es un Dios de bondad y le pidió a nuestra Madre Santa María para que el mundo vuelva a creer:

“La vida es un permanente volver a Dios, pero un Dios que quiere, que te busca, un Dios que tiene a su Madre que sale a buscarte. No un Dios castigador o violento; un Dios de ternura, cariño, abrazos, besos, perdón, misericordia. ¿Por qué hemos dejado que a nuestro Dios lo hayan alejado? ¿Por qué hemos puesto ese rostro de nuestra Madre como si fuera algo distante?”

“Vamos a pedirle a nuestra Madre Santa María, a la Virgen de Fátima: Madre mía, que este tiempo de prueba sea más breve, que el mundo vuelva a creer. Y si las autoridades en el mundo me apartan de ti, oscuréceles la mente, actúa, pero no que se siga aumentando este ataque a la familia, a los jóvenes, a los niños, este maltrato a la Iglesia, esa desobediencia a nuestro Padre Dios”.

Concelebró la misa, Padre Héctor Casas, párroco de Nuestra Señora de Fátima del Cercado de Lima.


Arzobispado de Lima / Oficina de Prensa

No hay comentarios: