Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

viernes, 3 de junio de 2016

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús: presente en la historia del Perú y el mundo


El Sagrado Corazón de Jesús adorado por la Beata María del Divino Corazón Droste
zu Vischering y por Santa Margarita María Alacoque. (Foto: Wikipedia)

Hoy 3 de junio es la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, que en la Iglesia Católica es una devoción especial por la gracia que obtienen todas las personas que comulguen los nueve primeros viernes de mes de forma continua. Está muy extendida en todo el mundo y también en nuestro país, pues existen innumerables santuarios, basílicas, capillas, colegios y parroquias dedicados al Sagrado Corazón.
En el Perú sucedió un hecho histórico el 23 de mayo de 1923, cuando el presidente Augusto B. Leguía dispuso la consagración del gobierno del Perú al Sagrado Corazón de Jesús. La decisión presidencial motivó la protesta radical de grupos anticatólicos, especialmente de universitarios de ideología comunista liderados por Víctor Raúl Haya de la Torre, que en ese entonces era presidente de la Federación de Estudiantes del Perú y posteriormente fundó el Partido Aprista. 
Protesta estudiantil contra la consagración del Perú al
Sagrado Corazón, liderada por Haya de la Torre en mayo de 1923.
Ante los hechos de violencia suscitados, el día 25 de mayo el arzobispo de Lima, Emilio Trinidad Lissón Chávez C.M., anunció la suspensión de la consagración del Perú al Sagrado Corazón de Jesús. 

Más allá de este hecho, este culto es muy popular en el Perú y se manifiesta de varias formas. En la Basílica de San Francisco de Lima hay un altar barroco dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, que se ubica frente al altar de Cristo Rey. Asimismo, en el distrito de Surco existe  la famosa Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, que es sede de la parroquia del mismo nombre. Podemos mencionar al Colegio Sagrado Corazón Sophianum de San Isidro y el Colegio Sagrados Corazones Recoleta, en La Molina, así como colegios en las ciudades de Arequipa y Trujillo. Existe también la Universidad Femenina del Sagrado Corazón (UNIFE) en Lima.
Es importante mencionar que en nuestro país está presente desde el año 1848 la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús, cuya sede principal es la Iglesia de la Recoleta, en la Plaza Francia de la capital peruana.  Actualmente tienen comunidades en Lima (Centro de Lima, Monterrico y Puente Piedra), en el Callo (Casa de Formación en La Perla) y en Huancayo (Huaripampa, Jauja), donde están a cargo de la Parroquia San Miguel Arcángel.

Iglesia del Sagrado Corazón o De los Huérfanos, Lima.
En el centro de Lima existe también la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, más conocida como “Iglesia de los huérfanos” (en la esquina de los jirones Azángaro y Apurímac) y la Parroquia del Corazón de Jesús en el distrito de La Punta (Callao). Asimismo, es importante destacar la labor del sacerdote peruano Mateo Crawley-Boevey (1875-1960), quien fundó la Obra de Entronización del Sagrado Corazón en los Hogares, quien llegó a ser apóstol mundial de esta devoción.
HISTORIA DE LA DEVOCIÓN AL SAGRADO CORAZÓN
Esta devoción data del siglo XVII. Una de las protagonistas es Santa Margarita María  Alacoque (1640-1690), quien el mes de mayo de 1673  fue testigo de la divina aparición del Corazón de Jesús, que le transmitió a la religiosa varias promesas para las almas devotas a su Corazón.
En su visión, la santa francesa recogió estas promesas del Sagrado Corazón: “Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida”; “Les daré paz a sus familias”, “Los consolaré en todas sus penas”; “Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte”; “Derramaré abundantes bendiciones en todas sus empresas”, “Los pecadores encontrarán en mi Corazón un océano de misericordia”.
Corrado Giaquinto: Sta. María Alacoque
contemplando el Sagrado Corazóthe Sacred Heart of Jesus
Asimismo: “Las almas tibias se volverán fervorosas”, “Las almas fervorosas harán rápidos progresos en la perfección”; “Bendeciré las casas donde mi imagen sea expuesta y venerada”; “Otorgaré a aquellos que se ocupan de la salvación de las almas el don de mover los corazones más endurecidos”; “Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos que propaguen esta devoción”. 
Finalmente esta gracia: “Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente concederá a todos aquellos que comulguen nueve Primeros Viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final: No morirán en desgracia mí, ni sin recibir sus Sacramentos, y mi Corazón divino será su refugio en aquél último momento”.
EL SAGRADO CORAZÓN EN LAS ENCÍCLICAS PAPALES
El papa Pío VI en su encíclica “Auctorem Fidei” (1794)  ya hace mención a la devoción al Sagrado Corazón. Hay otro hecho posterior de gran interés: la Beata María del Divino Corazón Droste zü Vischering (1863-1899) en nombre de Cristo le solicitó al papa León XIII que consagrara al mundo entero al Sagrado Corazón de Jesús. 

Beata María del Divino Corazón.
En respuesta a la beata, el papa León XIII designó una comisión de teólogos para examinar dicha petición, teniendo como fundamentación la tradición sagrada y la revelación mística. Finalmente, el 25 de mayo de 1899, el papa publicó la encíclica “Annum Sacrum”, donde invoca a que la humanidad se consagre al Sagrado Corazón de Jesús. El 11 de junio de ese año se declaró dicha consagración.
En 1956, el papa Pío XII publica la carta encíclica “Haurietis Aquas”, sobre  el culto al Sagrado Corazón de Jesús, cuya esencia ha pasado a ser parte del Catecismo de la Iglesia Católica. El punto 478 del Catecismo se titula “El corazón del verbo encarnado” y dice: “Jesús, durante su vida, su agonía y su pasión nos ha conocido y amado a todos y a cada uno de nosotros y se ha entregado por cada uno de nosotros: "El Hijo de Dios me amó y se entregó a sí mismo por mí" (Ga 2, 20). Nos ha amado a todos con un corazón humano. Por esta razón, el sagrado Corazón de Jesús, traspasado por nuestros pecados y para nuestra salvación (cf. Jn 19, 34), "es considerado como el principal indicador y símbolo [...] de aquel amor con que el divino Redentor ama continuamente al eterno Padre y a todos los hombres" (Pio XII, Enc.Haurietis aquas: DS, 3924; cf. ID. enc. Mystici Corporis: ibíd., 3812)”.
Según consigna la enciclopedia virtual Wikipedia, los nueve primeros países en consagrarse al Sagrado Corazón fueron: Ecuador (1874), El Salvador (1875), República de Guatemala (1895), Venezuela (1900), Colombia (1902, hasta la constitución de 1991); España (1919), Nicaragua (1920), Polonia (1920), Costa Rica (1921), Brasil (1922), Bolivia (1925) y Chile (1946).
El Perú intentó hacerlo en 1924, lo cual que motivó la protesta anticatólica reseñada al inicio de esa nota.
Pintura alemana sobre la devoción al Sagrado Corazón. (Foto: Wikipedia)

Por: PRENSA FRANCISCANA DEL PERÚ
Lima, 03 de junio de 2016
Con el ruego de su difusión

No hay comentarios: