Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

miércoles, 27 de julio de 2016

Beata María Magdalena Martinengo

Nació en Brescia el año 1687, de familia aristocrática, y pronto quedó huérfana de madre. Se educó en internados de monjas. A los dieciséis años su padre quiso que se integrara en la vida de sociedad, pero ella le manifestó que había decidido hacerse religiosa.

Superadas las reticencias paternas, ingresó en las capuchinas de Brescia a los dieciocho años. Pronto empezó a experimentar pruebas y tribulaciones interiores, que se sumaban a las humillaciones provenientes de la incomprensión de sus hermanas de hábito. 

Afrontó esos padecimientos uniéndose en espíritu a Cristo crucificado, profundizando en la humildad e intensificando la oración. Con el tiempo las monjas cambiaron de actitud hacia ella, la apreciaron cada vez más, y le confiaron los cargos de mayor responsabilidad: maestra de novicias y abadesa. Mujer de vida contemplativa y penitente, gozó de carismas extraordinarios.

Dejó algunos escritos místicos. Murió el 27 de julio de 1737. -Oración: Dios, Padre todopoderoso, que otorgaste a la beata María Magdalena la gracia de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, concédenos seguir fielmente nuestra vocación y lograr la perfección en la caridad. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


En: Año Cristiano Franciscano