Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

miércoles, 3 de agosto de 2016

Puchero tradicional: padres franciscanos reciben a fieles

Cientos de personas llegaron al convento de los Descalzos, en el Rímac, para compartir los alimentos. El mundo católico recuerda así la petición de san Francisco de Asís por la indulgencia de los pecadores. (Foto: Diario El Peruano)

Por Marcelino Aparicio, diario oficial El Peruano / (Ver aquí edición impresa y versión digital)


En el año 1216, hace 800 años, san Francisco de Asís tuvo una revelación. En la capilla de Santa María de la Porciúncula, ubicada en Italia, se le aparecieron Cristo y la Virgen María. El Redentor le preguntó qué premio quería por la vida menesterosa que llevaba a favor del prójimo. Sin dudarlo, el santo varón pidió la indulgencia para los pecadores. Su pedido le fue concedido y luego el papa Honorio III emitió una bula para refrendar el acto.

La historia católica recuerda este acontecimiento como El perdón de Asís. Esta indulgencia será conocida y muy difundida, desde la segunda mitad del siglo XIII hasta nuestros tiempos. Cada 2 de agosto, el mundo católico rememora la fecha con la preparación del tradicional puchero franciscano.

Los Descalzos

Ayer, cientos de fieles, autoridades civiles y eclesiásticas se dieron cita en el templo de los Descalzos del distrito del Rímac para conmemorar El perdón de Asís y compartir con los fieles. Como todos los años desde hace más de tres décadas, el hermano Roque Chávez Castro estuvo a cargo de la actividad.

Despertó a las 4 de la mañana y se dirigió a la zona posterior del convento, donde instalaron 10 enormes ollas para la cocción de los alimentos. 

Utilizaron 300 kilos de papas, 50 repollos, 50 zapallos, 450 kilos de carne de res y 400 kilos de pollo, donados por personas caritativas e instituciones. 

Hubo un verdadero ejército de chicos y chicas de los círculos parroquiales. Un grupo de seminaristas también se sumó a la actividad. 

Orden franciscana

Esta vez se benefició a más de 3 mil vecinos del distrito rimense y otras jurisdicciones de Lima Metropolitana. “Ha sido un éxito gracias a la colaboración de vecinos, amigos y autoridades. Siempre es bueno compartir; es lo que lo nos enseñó nuestro señor Jesucristo”, señaló el hermano Roque Chávez, natural de Concepción, región Junín.

Recuerda que la primera vez participó de la preparación del puchero fue en 1963. Ya para 1975 se encargó de toda la preparación de los alimentos. Los superiores de la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú también participan en los actos conmemorativos del perdón de Asís. 

“Me siento muy feliz y contento. Días antes de esta festividad nos faltaba de todo, pero, gracias a Dios, aparecieron almas caritativas que nos donaron carnes y otros insumos que necesitábamos”, comentó el hermano Chávez. 

Versión impresa del reportaje publicado hoy en el diario oficial El Peruano en páginas centrales
sobre la Fiesta de la Porcúncula.
Largas colas

El obispo auxiliar de Lima, Adriano Tomasi Travaglia bendijo el puchero y resaltó la importancia de esta celebración de la Iglesia católica. 

“El mundo necesita del perdón, de la indulgencia y de mucho amor”, sostuvo el líder religioso ante autoridades civiles, como el alcalde del distrito, Enrique Peramás, y el excongresista Fernando Andrade.

Los fieles formaron largas colas para recibir la espesa sopa de verduras, pollo y carne de vacuno. 

“Siempre es una alegría compartir el puchero con los padres franciscanos. Vengo desde hace más de 10 años”, dijo la señora Roida Quispe, una anciana de 70 años.

Este año se han utilizado 300 kilos de papas, 50 zapallos, 450 kilos de carne de res y 400 kilos de pollo.