Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 26 de septiembre de 2016

"El periodismo debe amar la verdad y respetar la dignidad de la vida humana"


Por Oficina de Prensa del Arzobispado de Lima

En el programa Diálogo de Fe, del sábado 24 de setiembre, el Cardenal Juan Luis Cipriani hizo un saludo a todos los oyentes por el día de la Virgen de la Merced e indicó que la fe es un estado que se vive en plenitud.

“La fe o se tiene y se vive o no se tiene y no se vive. No hay una fe a medias porque no es fe. Entonces, al celebrar hoy a nuestra Madre La Virgen de las Mercedes, envío un saludo porque es patrona de las Fuerzas Armadas, pero saludo sobre todo a esa cantidad de hombres y mujeres que entregan su vida por unos principios, por una verdad en el hogar, en el trabajo, también en una congregación religiosa, en la Iglesia, esto es lo que le da sentido a la fe católica”.

El Arzobispo de Lima también señaló que todas las personas están destinadas a buscar la verdad y el bien. 

“Creemos firmemente que tenemos la capacidad puesta por Dios para buscar la verdad. El bien existe.  Pero el bien, ¿depende de cada uno? No. Tendríamos que ir a la metafísica, que es una ciencia interesante que va más allá de lo que tú piensas, sientes o te parece, y profundizamos y llegamos a la conclusión de que el bien existe, o sea, no es una cosa variable gaseosa y rara. Hay que buscarlo con mucho esfuerzo y que no se alcanza siempre y que justamente el soporte de querer trabajar y hacer grande una familia, un país, una iglesia, es esa búsqueda a la que está destinada nuestra inteligencia: a buscar la verdad”.

“Hablemos siempre con la verdad”

El Cardenal Juan Luis también comentó la carta que el Papa Francisco envió la última semana al Colegio de Periodistas Italianos y expresó que todos los periodistas deben vivir su profesión con honradez.

“El Papa dice: “Yo quiero hablar de tres temas: el amor a la verdad, el vivir con profesionalismo y el respetar la dignidad de la vida humana. Y justamente dice que aquí no se trata de discutir si eres creyente o si no eres creyente. No estamos hablando de la confesionalidad, [estamos hablando de] si eres honesto o si no eres honesto contigo mismo y con los demás.  Es una exigencia universal porque si no parecería que el asunto se retrae a tu manera de ser y a tus principios morales.” 

Agregó además que el corazón de la comunicación está en el amor a la verdad y en el compromiso de la honradez y de la coherencia que esperan del periodista los oyentes y lectores. Asimismo resaltó la importancia del respeto del que no piensa igual.

“[El Papa] lo dice muy claro: “No es fácil llegar a la verdad, en la vida no todo es blanco o negro”. La fácil descalificación es el blanco o negro, y dice el Papa que hay tono de grises, que tenemos que saber distinguir esta gradualidad y esta variedad de tonos en la información, en la manera de enfrentar los acontecimientos, los debates políticos, económicos y religiosos. Exige pues una honradez muy grande porque uno tiene opinión y cuando se va al blanco o negro se descalifica a los que piensan distinto. Cuando uno entra a las tonalidades no es que la verdad no existe”.

“Los rumores destruyen la honra y la dignidad”

También se refirió al punto en donde el Papa Francisco habla sobre la dignidad de la persona y señaló que los rumores son acciones que destruyen a las personas.

“Una cuestión que el Papa dice: “los rumores”. Los califica de terrorismo cuando empiezas a cambiar las palabras de una persona y las haces recorrer o cuando haces una afirmación que no existe. Entonces el Papa dice que se puede matar a una persona con la lengua. Si esto se aplica a los individuos o a las familias o al trabajo su voz puede llegar a todo el mundo. Es un arma muy poderosa. Entonces, tiene que respetarse muchísimo cuando se habla de una persona. Esa persona tiene esposa o marido, tiene hijos o tiene nietos, o es hijo de alguna persona. Es decir, la dignidad abarca mucho. Yo cuando hablo; por ejemplo, del aborto, estoy defendiendo la dignidad del que todavía no ha salido a la luz del mundo”.

Por último, concluyó diciendo que el periodismo es una herramienta que debería servir para la construcción y el encuentro.

“El Papa dice que el periodismo no se puede convertir en un arma de destrucción de personas y de naciones. Tampoco se puede alimentar el temor. Y hace una conclusión muy bonita: el periodismo debe ser una herramienta de construcción, una cultura del encuentro. Entonces todo esto arranca de ese punto que hemos hablado antes, de la honestidad con nosotros mismo y con los demás. No es un arma al servicio de finalidades políticas, ni económicas. Los medios de comunicación tienen que ejercer esa libertad de expresión a plenitud”.