Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

lunes, 31 de octubre de 2016

"Busquemos cosas buenas en nuestro corazón”


El sábado 29 de octubre, en el programa Diálogo de Fe, el Cardenal Juan Luis Cipriani se refirió al Señor de los Milagros, que en este mes de octubre sale a las calles en procesión, y exhortó a los oyentes a siempre a buscar cosas buenas en sus corazones.

“Estos días el Señor de los Milagros marca nuestro corazón y nuestra alma. Yo creo que es muy bueno decirlo y repetirlo: hay mucha gente buena y muchas cosas buenas; y también les pido a todos: entren en su corazón y van a encontrar cosas buenas. Vean a sus hijos, a sus padres y abuelos, hay cosas buenas, incluido el dolor, pero tenemos que mirar a Dios con esa confianza y decir a Dios: “cómo nos quieres, no nos damos cuenta de los regalos que nos haces: la vida la fe, la amistad y la familia”. Lo guardamos y decimos: “esto ya es conocido”. No es lo conocido, siempre Dios saca algo nuevo”.

“Ahoguemos el mal en abundancia de bien”

También indicó que es necesario poner amor en lugares donde no hay para así generar más amor.

“Es muy necesario ahogar el mal en abundancia de bien o como decía San Juan de la Cruz: pon amor donde no hay amor y sacaras amor. Hay que poner amor donde hay odio, hay que poner comprensión donde hay envidia, hay que poner sonrisa y alegría donde hay maltrato. Hay que hacerlo si eres cristiano. Los cristianos morían mártires, aparentemente un fracaso, y sembraban nuevas semillas. Pues Jesucristo muere para vivir, es vencido para triunfar. Yo les digo a ustedes y me digo a mi mismo: saca lo bueno”.

El cardenal Juan Luis señaló que todas las personas deben aceptarse como pecadoras, pero lo que no deben hacer es buscar el pecado.

“Yo creo que tampoco podemos decir que nunca vamos a reconocer ni vamos a aceptar que hay cosas que están mal, no. Somos pecadores y el pecado es eso: la injusticia, la violencia y la mentira. Lo que no podemos ser es fabricante de pecados, lo que no podemos ser es fábricas de mal, eso ya es el demonio. 

“El Señor nos pide un mundo con valores”

Asimismo, expresó que debía valorarse más las cosas reales del mundo, que las cosas mundanas y superfluas.

“La realidad es algo que hoy se está descuidando, se está privilegiando un poco la virtualidad. Lo que tú puedes proponer en internet, en un whatsaap. Tu puedes proyectar tu imaginación a donde quieras pero la realidad es tan bonita: el amanecer, mis hijos, mis padres, ir a la iglesia, ir al Santísimo, rezar el rosario, estudiar alguna cosa, acompañar a un enfermo, darle un beso al hijo. Todas estas realidades tienen mucho valor. Yo comprendo que en este momento estos valores como que no tienen mucha acogida en el mercado pero esto es lo que el señor nos pide”.

Por último, comentó acerca de cuál era el proceder correcto para un católico con el entierro o cremación de los fallecidos a partir de las últimas normas de las Santa Cede.

“Es preferible que los católicos se entierren con su cuerpo como siempre en los cementerios; sin embargo, no está prohibida la cremación, es una alternativa, pero señala que hay como una prioridad, mejor esto que lo otro. En segundo lugar, al hacer esta cremación mucha gente se ha encontrado que de repente no tenía donde colocarlas o de alguna manera la presencia de ese pariente la querían tener simbólicamente en esa cajita con la ceniza de los familiares. Entonces, ya la Santa Sede, el Magisterio de la Iglesia dice que no estemos cayendo en un uso de las cenizas de un muerto para un posible, como diría yo, superstición. (…) O sea, un uso un poco profano, ajeno  a la religión y entonces  dice que un cuerpo de un muerto merece respeto y merece ese respeto para que se le tenga en un lugar sagrado, un sitio donde se guardan las cenizas. Aquí hay una parte un poco funcional, que es necesario, y otra parte más sagrada”.

Al final el cardenal invitó a todos los fieles a que acompañen al Señor de los Milagros en su último recorrido por las calles de la ciudad el uno de noviembre a partir del mediodía.

Arzobispado de Lima, Oficina de Prensa y Comunicación

No hay comentarios: