Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

martes, 31 de mayo de 2016

31 de Mayo El terremoto del 70 en Ancash

El domingo 31 de mayo de 1970 un sismo de una magnitud de 7,8 en la escala de Richter llego a destruir entre el 80% y 90 % de los edificios de Ancash. Este terrible hecho geográfico también conocido como el terremoto del 70, acabó con la vida de 80.000 peruanos, sin contar los 20.000 desaparecidos y 3.000.000 de heridos. Fue uno de los desastres naturales más devastadores del Perú.
Este movimiento sísmico mandó a muchas personas al hospital. Ciudades y pueblos del Callejón de Huaylas (unas de las zonas más afectadas) fueron destruidas casi por completo, dejando caminos sin pase y un ferrocarril fuera de funcionamiento. 
El aluvión en Yungay 
Para Yungay , esta catástrofe no vino sola , sino que trajo consigo un bloque de hielo, nieve, lodo y rocas del pico del Huascarán, produciendo un violento alud que avanzaba a una velocidad increíble, sepultando a la ciudad de Yungay entera, matando a más de 25 mil personas. 
En esos tiempos no era tan fácil comunicarse a grandes distancias de manera rápida , lo cual hizo que esta desgracia fueran aun mas trágica. Por eso, que el aporte de la comunidades y organizaciones internacionales ayudaron bastante en la rehabilitación y reconstrucción de las zonas dañadas.Esto motivó la solidaridad de diversos países y le dieron el nombre de"La Capital de la Solidaridad" a Yungay. 
Ahí el gobierno se dio cuenta de que no tenía una buena organización para ayudar a su gente en desastres similares a este y por eso se crea el Instituto Nacional de Defensa Civil , para prevenir y brindar apoyo en ocasiones futuras y no volver a repetir esta situación tan terrible.
¿Cómo nace Defensa Civil?
A raíz del terremoto y aluvión del 31 de mayo de 1970 que asoló el Callejón de Huaylas y destruyó la ciudad de Yungay causando aproximadamente 67 mil víctimas. Es así que el gobierno vio conveniente unir los esfuerzos existentes para proteger a la población frente a las catástrofes y creo un organismo que en forma permanente vele por la seguridad de la nación frente a los desastres por eso, el 28 de marzo de 1972 mediante Decreto Ley N° 19338 se creó el Sistema de Defensa Civil, actualmente Sistema Nacional de Defensa Civil.
http://terremotodeancashde1970.blogspot.pe/2013/03/se-pudo-haber-evitado.html





31 DE MAYO: LA VISITACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

Esta fiesta mariana celebra el episodio narrado por el evangelista san Lucas: Lc 1,39-56. En la Anunciación, el ángel dijo a María que su pariente Isabel estaba en el sexto mes de embarazo. Días después, María marchó presurosa de Nazaret a una ciudad de la montaña de Judá, Ain Karem, entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Cuando ésta oyó el saludo de María, saltó de gozo el hijo que llevaba en su seno y, llena de Espíritu Santo, dijo a María: «Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. Dichosa tú que has creído». María le respondió con las palabras que conocemos como el Magníficat: «Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador...». María permaneció con Isabel unos tres meses y luego se volvió a Nazaret.- Oración: Dios todopoderoso, tú que inspiraste a la Virgen María, cuando llevaba en su seno a tu Hijo, el deseo de visitar a su prima Isabel, concédenos, te rogamos, que, dóciles al soplo del Espíritu, podamos, con María, cantar tus maravillas durante toda nuestra vida. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

lunes, 30 de mayo de 2016

Santa Juana de Arco: heroína y mártir, patrona de Francia

Juana de Arco, grabado del s. XV.
Fuente: ACIPRENSA

“Yo no he hecho nada que no me haya sido ordenado por Dios o por sus ángeles”, dijo Santa Juana de Arco, joven campesina analfabeta que llegó a ser patrona de Francia con el poder de la oración y el amor a la Iglesia, aun cuando fue condenada a muerte.

Santa Juana de Arco nació en 1412 en Domrémy (actual Francia). Nunca aprendió a leer y escribir, pero recibía con frecuencia los sacramentos, atendía a los enfermos y era bondadosa con los peregrinos. En el pueblo todos la querían.

Por ese entonces Inglaterra invadió Francia. Las ciudades cayeron una tras otra y Carlos VII, o el “Delfín” francés, consideraba que todo estaba perdido.

Santa Juana a sus catorce años empieza a tener experiencias místicas y se le aparecen San Miguel Arcángel, Santa Catalina y Santa Margarita. Se le encomendó salvar Francia y fue enviada a hablar con Carlos VII.

Después de una serie de obstáculos, logró tener audiencia. El “Delfín” se disfrazó para desconcertar a la Santa, pero ella lo ubicó rápidamente. Más adelante Santa Juana partió con una expedición para salvar la ciudad de Orleáns portando un estandarte con los nombres de Jesús y de María y una imagen del Padre Eterno.

Juana de Arco comandando el asedio de
 Orleans por Jules Eugène Lenepveu.
Después de arduos enfrentamientos, la ciudad fue recuperada y posteriormente se realizó la coronación de Carlos VII. Así Santa Juana terminó lo que se le había confiado y su carrera de triunfos militares.

Más adelante, ella siguió luchando, pero sin victorias, tuvo problemas en la realeza y fue apresada en el campo de batalla por los borgoñones, quienes la vendieron a los ingleses. Es acusada de hechicería y herejía y después de un juicio donde no tuvo defensa, se determinó que sus revelaciones habían sido diabólicas. La Universidad de París la acusó en términos violentos.

Santa Juana de Arco es entregada al ámbito secular como hereje renegada y llevada a la plaza del mercado de Rouen, donde fue quemada viva, mientras gritaba el nombre de Jesús y miraba a una cruz. Partió a la Casa del Padre el 30 de mayo de 1431 y con 19 años.

El Papa Calixto III nombró una comisión para que se examine de nuevo el caso y se “rehabilitó” plenamente a Juana de Arco. En 1920 fue canonizada por Benedicto XV.

Santa Juana fue una figura extraordinaria, su espada jamás se tiñó de sangre, nunca mató a nadie y durante las batallas se mantuvo orando sostenida de su estandarte. Siempre se sintió orgullosa de su virginidad.

Su firmeza en la Fe y la Iglesia hizo que la Universidad de París, que se arrogaba derecho de control sobre los asuntos pontificios y cuyos miembros apoyaron al último antipapa Félix V, se viera desacreditada por su participación en el proceso contra la Santa.

Asimismo, la separación de los reinos de Francia e Inglaterra preservó a Francia del cisma de Enrique VIII, junto con su iglesia anglicana, que se produjo tiempo después.

Juana de Arco recibiendo el mensaje
del arcángel Miguel por Eugene Thirion (1876).
ORACIÓN A SANTA JUANA DE ARCO

Ante tus enemigos, ante el hostigamiento,
el ridículo y la duda, te mantuviste firme en la fe.
Incluso abandonada, sola y sin amigos,
te mantuviste firme en la fe.
Incluso cuando encaraste la muerte,
te mantuviste firme en la fe.
Te ruego que yo sea tan inconmovible
en la fe como tú, Santa Juana.
Te ruego que me acompañes en mis propias batallas.
Ayúdame a perseverar y a mantenerme
firme en la fe.
Amén.


“Conviértete al amor de Cristo Eucaristía”

Por Arzobispado de Lima / Oficina de Prensa y Comunicación
En multitudinario Corpus Christi, el Cardenal Juan Luis encomendó el futuro del Perú.

El domingo 29 de mayo, el Cardenal Juan Luis Cipriani, presidió la Santa Misa por la Solemnidad del Corpus Christi en el atrio de la Basílica Catedral de Lima ante la asistencia de cientos de fieles reunidos en la Plaza Mayor de Lima.

En su homilía, el Arzobispo de Lima, recordó a los fieles que Lima es una ciudad Eucarística por sus innumerables Capillas del Santísimo.

“Hoy en la Solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo debemos proclamar con tanta alegría: Lima, Ciudad Eucarística. Son muchos los años en que nos reunimos en esta procesión y en la que todas las parroquias tienen esas capillas del Santísimo para que Jesús esté a gusto en casa acompañándonos en todos los rincones”.

También exhortó a los asistentes a pedirle a Cristo que les aumente la fe.

“Tantas veces en la vida hay que pedirle al Señor: auméntame la fe, que no dude tener la cercanía de tu amor y de tu presencia. Auméntame la fe, que yo crea. Hay que decírselo, hay que repetirlo muchas veces. La fe no es un sentimiento ni un estar de acuerdo, es mucho más.  La experiencia de ese Cristo que dentro de ti te llena de paz, te confirma en la verdad, te da fortaleza, que no se pone a pelear con nadie, ese es Cristo. Y cuando estamos con Cristo se ve, se nota, por lo que hablas, por cómo te comportas, en tu casa, en el trabajo o en las calles. Cristo que pasa oculto en esa Hostia Santa, me ve y me oye”.

Asimismo, el Primado del Perú, refirió que Jesús aborrece el pecado pero ama al pecador.

“Ese amor de Cristo en la Eucaristía me habla del dolor por nuestros pecados. Jesús vino a salvarme del infierno. Existe el infierno y el demonio, y existe Jesús y el Cielo. Y viene Jesús a salvarme del pecado. El Santo Padre nos está recordando constantemente que somos pecadores. Jesús no quiere el pecado pero ama al pecador y le pide: arrepiéntete. Acércate a la confesión, ven a esa puerta de la misericordia donde Él te espera. En esos templos, aquí en la catedral, en los santuarios. Tantos lugares donde el Señor quiere darte esa misericordia”.

“La oración vence al enemigo”

También les indicó que dejen sus preocupaciones y debilidades en manos del Señor.

“Jesús Eucaristía sanará nuestras enfermedades, acompañará a los que están solos abandonados y atribulados. Hermanos, familias, papas, abuelos cuiden a los niños y a los jóvenes. Jesús está a tu lado, pon en sus manos la fe de tu familia, esa preocupación de ese hijo rebelde o aquella dificultad o problema en el matrimonio. No pongamos a Dios donde no está, cuando pedimos milagros a base de nuestra vanidad no funciona”.

Por último, señaló que el primer pilar para mantener una familia y un país unido es la oración.

“El gran secreto para que todo vaya mejor en mi alma, en mi familia, en mi país y en el mundo es la oración. La oración es la gran arma para vencer al enemigo. Reza con fe, reza con esperanza, reza con amor, reza en silencio. En esas capillas del santísimo, cuando paso por una Iglesia y veo a un grupo de gente en oración. Estos son los que mantienen en pie a Cristo vivo, esta es la oración que mantiene a la familia,  esta es la oración que mantiene al país, esta es la oración que mantiene al mundo entero”.

Concelebraron la Santa Misa, Monseñor Adriano Tomasi OFM y Monseñor Raúl Chau, Obispos auxiliares de Lima; y distintos sacerdotes de la arquidiócesis.

Procesión del Cuerpo y Sangre de Cristo

Como ya es tradición, después de la Celebración Eucarística se realizó la procesión del Santísimo Sacramento, el cual recorrió todo el perímetro de la Plaza Mayor de Lima para ser adorado por los movimientos, hermandades, grupos parroquiales y colegios que asistieron a la celebración.



domingo, 29 de mayo de 2016

La Eucaristía es nuestra fuerza


"Todos comieron hasta saciarse y se recogieron doce canastos de sobras". Lc 9, 17

En muchos países este domingo se celebra la solemnidad de Corpus Christi, en otros ya se celebró el jueves. De todos modos, la Iglesia Católica propone esta sencilla reflexión sobre este gran misterio.
Ciertamente la Eucaristía es, entre los dones de Dios confiados a la Iglesia, uno de los más preciosos y esto lo confirma el propio nombre: "Santísimo Sacramento". Jesús encontró un modo sencillo pero muy fuerte de permanecer en nuestro medio y alimentarnos en todo nuestro caminar hacia Dios.

El primer recuerdo que nos viene en mente es el 'Maná' del desierto que, regalado por Dios de un modo igual para todos, cada día durante cuarenta años, no podía ser acumulado, y así hizo con que aquella gente cambiara la mentalidad, aprendieran a compartir, a vencer el egoísmo, a ser solidarios. También la Eucaristía quiere ser esta escuela de Dios. A través de la comunión frecuente, Dios quiere ir transformando nuestros valores, nuestros proyectos, nuestras actitudes, nuestros sentimientos en los mismos que tenía y vivía Jesús. Comunión que no es sólo comer, sino también meditar, rezar y sentirse desafiado a dar un nuevo paso en la dirección del Único Bien.

En segundo lugar, la Eucaristía es memorial permanente de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. "Es cuerpo entregado por vosotros... es sangre derramada por vosotros" No es un cuerpo cualquiera, es cuerpo entregado, donado, sacrificado... no es una sangre cualquiera, es sangre derramada, ofrecida... Nos hace recordar un proyecto de Vida. Nos desafía: "Hagan esto en memoria mía." Mientras, tantas veces, solamente pensamos en nosotros mismos: ¿cómo ganar más?; ¿dónde tener ventajas?; ¿cómo vengarme? La Eucaristía es el sacramento de la donación completa. Es propuesta de otra lógica para vivir en el mundo.

En tercer lugar, la Eucaristía y la Iglesia participan del mismo misterio: ambas son cuerpo de Cristo, ambas hacen presente a Jesucristo en nuestras vidas. Y ellas están íntimamente ligadas, a tal punto que no se puede hacer Eucaristía sin la Iglesia, como tampoco sin la Eucaristía, la Iglesia no puede sobrevivir. San Agustín decía que cuando comulgamos recibimos lo que nosotros somos.

¡Que la Eucaristía sea nuestra fuerza!

viernes, 27 de mayo de 2016

Boletín N° 41 del Archivo San Francisco de Lima


El Boletín del Archivo San Francisco de Lima ya se encuentra disponible en versión digital en Internet (ver en: https://goo.gl/ivpi8R).

Se trata del N° 41, correspondiente al mes de abril de 2016, y que contiene artículos de interés para historiadores y estudiosos, así como también para el público en general.

Esta edición está dedicada a Fr. José de Guadalupe Mojica OFM, fraile franciscano, de quien -en calidad de primicia- se publica el extracto de una investigación que se viene realizando en el Archivo San Francisco de Lima para rescatar sus textos publicados en el Perú entre los años 1944 y 1945.

El artículo se titula "Fr. José de Guadalupe Mojica y la revista en Ensayos de los estudiantes del Seminario La Recoleta del Cusco". Además se publica un artículo del P. Mojica: "Influjo gigantesco del franciscanismo en América".

También se reseñan las publicaciones franciscanas: la revista Acta Ordinis Minorum (editada en Roma por la Orden de los Hermanos Menores), el Esquematismo de la familia religiosa de la Custodia de Tierra Santa (editado en Jerusalén) y libro "Ramon Llull. Vida y obres. Volumen 1. Anys 1232-1287/1288", monumental estudio del filósofo y teólogo catalán realizado por el Dr. Pere Villalba y Varneda.

Se complementa el boletín con información sobre los requisitos para investigar en el Archivo San Francisco de Lima.

jueves, 26 de mayo de 2016

Programación Jueves 26 de mayo 2016

Estimados
hoy en su programa radial Mensajes Franciscanos que se transmite por radio Santa Rosa de lunes a viernes de 3 a 4 pm por radio Santa Rosa II nos acompañará el padre Carlos Montesinos OFM, sacerdote franciscano que como cada jueves nos brinda la reflexión del evangelio, las oraciones, además hoy los esperamos en la casa de retiros de la Fraternidad Franciscana de los Doce Apóstoles ubicada en la Av. Abancay 137 Lima - Cercado a las 3 pm para la Adoración al Santísimo!
Sean Bienvenidos!

miércoles, 25 de mayo de 2016

Confiemos nuestras vidas a María Auxiliadora María siempre obtiene de su Hijo lo que es necesario para tu salvación

El martes 24 de mayo, el Cardenal Juan Luis presidió la fiesta de María Auxiliadora en su Basílica en Breña donde afirmo que se siente el cariño a la madre de Dios en todos los detalles que cada año prepara la familia Salesiana. Así mismo recordó a todos los fieles que el amor a María es como un sello que queda grabada en nuestra alma.
“Todos los que se han acercado al amor de María auxiliadora es como un sello que no se borra, tal vez de despinte un poco, tal vez haya épocas donde puede pasar una enorme dificultad pero en el corazón siempre está el sello de nuestra madre que siempre vuelve aparecer. Somos hijos de Dios en Cristo, hijos porque nos adoptó el Padre diciéndonos: Te envió a mi hijo ¿y cómo entro yo a esa filiación? ¿A ese ser hijo? Entró por la madre, porque María, mujer que nace como todas las criaturas, en ese hogar suyo, en su vientre purísimo, en su vientre purísimo, por obra del Espíritu Santo concibe a Jesús. Es el Espíritu Santo que actúa en María.
Los Milagros de María:
En otro momento el Arzobispo de Lima llamó a los fieles a meditar sobre la confianza en la Madre de Dios y sobre todo en cada una de las cosas que le pedimos interceda ante su Hijo.
“Decía san Juan Bosco: Confía en María Auxiliadora y veras lo que son los milagros, proponga la devoción a María Auxiliadora y veras lo que son los milagros. Confianza, María siempre obtiene de su Hijo lo que es necesario para tu salvación, no para tu capricho. Por eso siempre le decimos a nuestra Madre: Necesito esto, quiero lo otro, si es que tu Hijo lo quiere. Pedimos la salud, pedimos la conversión, pedimos por tantos amigos, familiares y situaciones que uno tiene y que a veces nos abruman. Y uno pide con fe, como en Caná, pide a tu Hijo, insístele, y siempre María te dirá: Lo que te doy como milagro es lo que mi Hijo quiere para ti. Y uno se queda tranquilo, en manos de María tenemos mucha confianza.”
Puerta de la Misericordia
También recordó a los fieles la oportunidad de ser leales con María accediendo a las gracias del año jubilar convocado por el Papa Francisco y aprovechando que la puerta de la Basílica de María Auxiliadora es una puerta santa de la Arquidiócesis de Lima. 
“Un buen hijo que tiene con su madre. Un buen hijo es leal, no le engaña, si alguna vez nos pasa que engañamos, regresamos por esa puerta de la misericordia, todos los que hemos pasado por esta puerta de la Basílica tenemos esa posibilidad de regresar a Jesús por María, con la confesión, arrepentíos, confesando tus pecados. Y la iglesia que es Madre, María que es auxiliadora, María que tiene como la llave donde toda la gracia de Dios esta como esperando, María que invita y que te dice reconoce tus pecados en la confesión, arrepiéntete, todo tiene arreglo siempre.”
Llevemos a María
El Cardenal del Perú, llamó a todos los fieles a llevar a María en cada instante de su vida, hablando de ella y de Jesús.
¿Qué hizo María? Formó a los discípulos y les encargo: tu háblenles de mi. Por eso cada uno de ustedes es esa palabra de María, ese evangelio de María, cada uno de ustedes, háblale a tus amigos de tu mamá, quien no habla maravillas de su madre, quien no busca, quien no acompaña cuando la madre esta adolorida, enferma, quién no le lleva esas flores a su mamá. María nos dice a cada uno de nosotros: tu eres el que le va a decir a tu amigo, a tu hijo, a tu pariente, al mundo entero, cuanto los quiero, cuanto los busco, cuanto los amo, cuanto necesito que vengan a pedir perdón a mi Hijo. Por eso Juan Pablo II, aquel santo maravilloso, puso en ese lema de su episcopado, todo tuyo soy María. Ahí tenemos todo el resumen que hoy nos pide María: Somos María, somos marianos.”
Finalmente el Cardenal encomendó en las manos de María a nuestra patria y a la Iglesia.
“Pidámosle a María Auxiliadora, pero con sinceridad, porque ella te podrá decir: Yo si quiero hacer el milagro, déjame, cambia tu vida, abandona tu preocupación… [] Ella ha querido quedarse en este rincón de Lima, por eso aquí ella oye mejor. Madre mía que nos convirtamos y haz de nuestro país, un país de paz, haz de nuestra Iglesia una casa unida que ilumine, que siembre la conversión y a los que están un poco abandonados y desanimados dale todo tu cariño, que salgan reconfortados.”
Estuvieron presentes en la Santa Misa el Inspector Superior de los Salesianos, Santo Dal Ben y el Párroco de la Basílica Mariana, Juan Vera.
FUENTE: ARZOBISPADO DE LIMA

martes, 24 de mayo de 2016

24 de mayo: Historia de la Devoción a María Auxiliadora

El primero que llamó a la Virgen María con el título de "Auxiliadora" fue San Juan Crisóstomo, en Constantinopla en al año 345, el dice: " Tú, María, eres auxilio potentísimo de Dios".
San Sabas en el año 532 narra que en oriente había una imagen de la Virgen que era llamada "Auxiliadora de los enfermos", porque junto a ella se obraban muchas curaciones.
San Juan Damasceno en el año 749 fue el primero en propagar la jaculatoria: "María Auxiliadora , rogad por nosotros". Y repite: la virgen es "auxiliadora para evitar males y peligros y auxiliadora para conseguir la salvación".
En Ucrania, Rusia, se celebra la fiesta de María Auxiliadora el 1 de octubre desde el año 1030, en ese año libró a la ciudad de la invasión de una terrible tribu de bárbaros paganos.
En el año 1572, el Papa San Pió quinto ordenó que en todo el mundo católico se rezara en las letanias la advocación " María Auxiliadora, rogad, por nosotros", porque en ese año Nuestra Señora libró prodigiosamente en la batalla de lepanto a toda la cristiandad que venía a ser destruida por un ejército mahometano de 282 barcos y 88.000 soldados.
En el año 1600 los católicos del sur de Alemania hicieron una promesa a la Virgen de honrarla con el título de auxiliadora si los libraba de la invasión de los protestantes y hacía que se terminara la terrible guerra de los 30 años. La Madre de Dios les concedió ambos favores y pronto había ya más de 70 capillas con el título de María Auxiliadora de los cristianos.
En 1683 los católicos al obtener inmensa victoria en Viena contra los enemigos de la religión, fundaron la asociación de María Auxiliadora, la cual existe hoy en más de 60 paises.
En 1814, el Papa Pío VII, prisionero del general Napoleón, prometió a la Virgen que el día que llegara a Roma, en libertad, lo declararía fiesta de María Auxiliadora. Inesperadamente el pontífice quedó libre, y llegó a Roma el 24 de mayo. Desde entonces quedó declarado el 24 de mayo como día de María Auxiliadora.
En 1860 la Santísima Virgen se aparece a San Juan Bosco y le dice que quiere ser honrada con el título de "Auxiliadora", y le señala el sitio para que le construya en Turín, Italia, un templo.
Empezó la obra del templo con sus tres monedas de veinte centavos cada una, pero fueron tantos y tan grande los milagros que María Auxiliadora empezó a obtener a favor de sus devotos, que en sólo cuatro años estuvo terminada la Gran Basílica. El Santo solía decir: " Cada ladrillo de este templo corresponde a un milagro de la Santísima Virgen", desde aquel Santuario comienza a extenderse por el mundo la devoción a María bajo el título de Auxiliadora de los Cristianos.
El nombre de Auxiliadora se le daba ya en el año 1030 a la Virgen María, en Ucrania (Rusia), por haber liberado aquella región de la invasión de las tribus paganas. Desde entonces en Ucrania se celebra cada año la fiesta de María Auxiliadora el 1ro de octubre.
Se tiene constancia de que hacia el año 1558 ya figuraba en las letanías que se acostumbraban recitar en el santuario de Loreto Italia.
Esta advocación se hizo fuerte ante la invasión de los turcos en 1571 donde San Pío V la invocó como María Auxiliadora de los Cristianos o con los Príncipes Católicos de Alemania fieles al catolicismo frente a las tesis protestantes o frente a las invasiones turcas sobre Viena en el siglo XVII o, incluso, como mano protectora frente a los caprichos de Napoleón Bonaparte que llevo al Papa Pío VII al destierro, y a su liberación, quiso en 1814 instituir en el 24 de mayo su fiesta litúrgica.
Pero sin duda fue San Juan Bosco, el santo de María Auxiliadora, con el que esta advocación mariana encontró el mejor paladín y trampolín para el desarrollo y popularidad, "No he sido yo, ha sido la Virgen Auxiliadora quien te ha salvado"... "Cada ladrillo de esta iglesia - se refería a la gran Basílica que en su obsequio empezó el 1863 - es una gracia de la Virgen María"...
Pero será exactamente en 1862, en plena madurez de Don Bosco, cuando éste hace la opción mariana definitiva: Auxiliadora. "La Virgen quiere que la honremos con el título de Auxiliadora: los tiempos que corren son tan aciagos que tenemos necesidad de que la Virgen nos ayude a conservar y a defender la fe cristiana".
Desde esa fecha el título de Auxiliadora aparece en la vida de Don Bosco y en su obra como "central y sintetizador". La Auxiliadora es la visión propia que Don Bosco tiene de María. La lectura evangélica que hace de María, la experiencia de su propia vida y la de sus jóvenes salesianos, y su experiencia eclesial le hacer percibir a María como "Auxiliadora del Pueblo de Dios".
En 1863 Don Bosco comienza la construcción de la iglesia en Turín. Todo su capital era de cuarenta céntimos, y esa fue la primera paga que hizo al constructor. Cinco años más tarde, el 9 de junio de 1868, tuvo lugar la consagración del templo. Lo que sorprendió a Don Bosco primero y luego al mundo entero fue que María Auxiliadora se había construido su propia casa, para irradiar desde allí su patrocinio. Don Bosco llegará a decir: "No existe un ladrillo que no sea señal de alguna gracia".
Hoy, salesianos y salesianas, fieles al espíritu de sus fundadores y a través de las diversas obras que llevan entre manos siguen proponiendo como ejemplo, amparo y estímulo en la evangelización de los pueblos el auxilio que viene de Santa María.
FUENTE: ACI PRENSA

lunes, 23 de mayo de 2016

La devoción a María en San Francisco y Santa Clara de Asís

D. Ghirlandaio: La Virgen en gloria con los santos.


María en la comunión de los Santos

Otro aspecto de la devoción de Francisco a María se encuentra en el hecho de que él la invoca junto a otros santos. La Antífona, después de haber catalogado los privilegios esenciales de María recibidos de Dios, desemboca en la súplica: «Ruega por nosotros, junto con el arcángel san Miguel y todas las virtudes del cielo y con todos los santos». «Ruega por nosotros» era y es la conocida respuesta a cada invocación en las letanías de los santos. Lo que aquí impacta es la ampliación de la breve petición. Francisco pone a María no sola, sino en compañía de los ángeles y de los santos. Miguel es llamado por su nombre, porque Francisco nutría por él una especial veneración, como se deduce también de la Exhortación a la alabanza de Dios, donde se encuentran el saludo angélico a María, la alabanza de la Trinidad y la invocación a Miguel: «Salve, María, llena de gracia, el Señor está contigo ... Bendita sea la santa Trinidad e indivisa Unidad. San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla» (ExhAlD).

Recordemos también lo que escribió Fr. León de su puño y letra en el margen superior del pergamino que le dio Francisco como remedio contra una tentación espiritual, y hoy conservado en Asís como precioso autógrafo tanto de Fr. Francisco como de Fr. León. Sobre el lado del pergamino que contiene la Bendición a Fr. León con el signo "T", está escrito con tinta roja: «El bienaventurado Francisco, dos años antes de su muerte, hizo una cuaresma en el monte Alverna en honor de la bienaventurada Virgen María, madre de Dios, y del bienaventurado Miguel arcángel, desde la fiesta de la Asunción de santa María Virgen hasta la fiesta de san Miguel arcángel; y la mano de Dios se posó sobre él mediante la visión y las palabras del serafín y la impresión de las llagas de Cristo en su cuerpo».

Una semejante comunión de los santos aparece de nuevo en el Padrenuestro de Francisco, donde él alarga de este modo la quinta petición del modelo dado por Jesús: «Y perdona nuestras ofensas (Mt 6,12): por tu inefable misericordia, por la virtud de la pasión de tu amado Hijo y por los méritos e intercesión de la beatísima Virgen y de todos tus elegidos» (ParPN 7).

Una visión más explícita y más completa de la comunión de los santos la tenemos en el largo capítulo 23 de la Regla no bulada. La primera parte del mismo es una acción de gracias, una especie de prefacio a causa del repetido «Te damos gracias», y la segunda parte es una fuerte exhortación a todos los estados de vida y a todas las gentes para que amemos, sirvamos y demos gracias al sumo Dios eterno, Trinidad y Unidad, Creador, Redentor y Salvador. Después del triple «te damos gracias» en los primeros ocho versos, sigue la constatación de nuestra caída y de nuestra condición deplorable. «Y porque todos nosotros, míseros y pecadores, no somos dignos de nombrarte», debemos recurrir a los mediadores: Cristo, María, los ángeles y los santos. Sigue toda una letanía de los santos que, en algunos momentos, se distingue de las letanías oficiales, especialmente en el optimismo de reconocer la presencia de los santos no sólo en el pasado, sino también en el presente y en el futuro (cf. 1 R 23,6).

En las dos últimas plegarias citadas, María aparece a la cabeza de los santos invocados. Sabedor de que «ningún hombre es digno de hacer de ti mención» (Cánt 2), Francisco suplica en primer lugar a María, la «llena de gracia», después a los ángeles y a los santos para que intercedan por él, por su fraternidad, por la Iglesia, peregrina hacia la patria eterna, y por toda la humanidad. Él ve en estrecha unión a la iglesia terrena, todavía expuesta a muchos peligros, y a la Iglesia celeste, que goza de la plena comunión con Dios, sumo bien. Deseando llegar al reino de Dios, «donde se halla la visión manifiesta de ti, el perfecto amor a ti, tu dichosa compañía, la fruición de ti por siempre» (ParPN 4), la Iglesia peregrina debe ponerse, día a día, en contacto con la celeste por medio de la oración.

[Cf. el texto completo en Selecciones de Franciscanismo n. 107 (2007) 225-250]

Coloquio sobre Santo Toribio de Mogrovejo en Roma



Con el objetivo de profundizar en la figura de quien fuera el segundo Arzobispo de Lima y Patrono del Episcopado Latinoamericano se realizó el martes 17 de mayo en Roma un Coloquio sobre Santo Toribio de Mogrovejo y el Perú.

El acto académico fue organizado gracias a la iniciativa del Rector de  la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, Mons. Luis Romera, en colaboración  con la Embajadora del Perú ante la Santa Sede, Sra. María Elvira Velásquez.

El evento se llevó a cabo en el aula del Senado Académico de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz y contó con la presencia de peruanos residentes en Roma: sacerdotes, religiosas y laicos.

El coloquio estuvo dividido en cuatro partes. La primera estuvo a cargo de la Embajadora María Elvira Velásquez quien presentó la labor de Santo Toribio en el Perú y su importancia en la configuración del panorama histórico y social peruano.

En un segundo momento se describió la preocupación del Arzobispo de Lima para llevar la palabra de Dios a los indígenas. Esta exposición estuvo a cargo del profesor Juan Valenzuela, quien destacó la preocupación de Santo Toribio por aprender y  predicar en quechua, así como por redactar el Catecismo y homilías es esta lengua.

A continuación el Padre Paulo Piérola, sacerdote de la Arquidiócesis de Lima, quien viene realizando sus estudios en dicha Universidad Pontificia, intervino con el tema: Santo Toribio  como modelo para los sacerdotes de hoy, señalando cómo las cualidades que el Papa Francisco constantemente pide a los sacerdotes en el mundo actual las tuvo de manera excepcional el santo Arzobispo limeño.

Finalmente el profesor Luis Martínez-Ferrer reseñó  los numerosos viajes que realizó el Santo Toribio por toda la arquidiócesis, que en ese entonces era la más importante de Hispanoamérica y abarcaba un extenso territorio. También enfatizó en la dificultad y sacrificio de los viajes del santo por la sierra peruana, donde realizó una labor ardua de evangelización.   

Éste evento se desarrolló en el marco del Convenio de colaboración entre la Universidad Pontifica de la Santa Cruz y la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima para la elaboración de la edición del III Concilio Limense, un trabajo que cuenta con la aprobación y el apoyo del Gran Canciller de FTPCL, el Cardenal Juan Luis Cipriani.

Se espera obtener un texto útil para los especialistas en derecho canónico, historia de la Iglesia y pastoral, teniendo en cuenta que el Tercer Concilio de Lima, presidido por Santo Toribio de Mogrovejo, ha sido norma canónica local de buena parte de Sudamérica durante tres siglos.

Arzobispado de Lima / Oficina de Prensa

viernes, 20 de mayo de 2016

Ciclo de conferencias en Lima por los 800 años de la Orden de los Predicadores

Iglesia de Santo Domingo de Lima según grabado del libro del padre Meléndez (1681)

Bajo el título "Dominicos y dominicas haciendo la Historia del Perú", ayer jueves 19 de mayo en el auditorio del Colegio de Jesús, en Lima, se inició el ciclo de conferencias del jubileo dominicano por los 800 años de la fundación de la Orden de los Predicadores, el mismo que culminará este sábado 21. El ingreso es libre.
Tras el acto de inauguración a cargo de Fr. Rodolfo Luna OP, tuvo lugar la primera ponencia denominada: "El modelo humano de la santidad en el Perú", a cargo de Fr. Manuel Gonzales OP, teniendo como panelista a María Alejandra Leguizamón OP.
Posteriormente la historiadora Ybeth Arias expuso la ponencia: "La influencia de la devoción de Santa Rosa de Lima en el fortalecimiento de los Dominicos en el Perú y las Indias, siglos XVII y XVIII", cuya panelista fue Sonia Luz Carrillo.
En esta primera sesión, hubo una presentación artística a cargo de la soprano de coloratura Silvia Falcón, quien interpretó temas del repertorio andino académico.
Hoy viernes 20, continúa este ciclo con las conferencias: "El rastro educativo de los Predicadores en las Indias Occidentales (o América)" a cargo de Ricardo Falla Barreda y con el panel conformado por Fr. Javier Concepción Abanto OP.
Asimismo, Mabel Allaín disertará sobre el tema: "La Orden Dominicana y la puntura en el Cusco, siglos XVI y XVII", y que será acompañara por Fr. Luis Enrique Ramírez Camacho OP en los comentarios. En el intermedio se presentará el pianista Rodrigo Vivar Aldea, estudiante del cuarto año de secundaria del Colegio Santo Tomás de Aquino.
Mañana 21 de mayo habrá dos ponencias: "El impacto de las reformas borbónicas en la Provincia Dominicana de San Juan Bautista del Perú" a cargo de Carlos Aburto e Ybeth Arias, y "Más allá de la dicotomía entre realismo y patriotismo: la acción de la Orden de Predicadores en una época de transición", a cargo de Carlos Aburto. La presentación artística estará en manos de los estudiantes dominicos del Convento San Alberto Magno. 
(Prensa Franciscana del Perú)

Ver más sobre los Dominicos en el Perú

Logo oficial por los 800 años de fundación de la Orden de los Predicadores (1216-2016).


Editan "Esquematismo de la Familia Religiosa de la Custodia de Tierra Santa"

Desde el Convento de Santa Catarina de la Natividad, en la ciudad de Belén, Fr. Enrique Segovia OFM nos ha remitido la versión electrónica de la edición promanuscripto del libro "Schematismo e Famiglie Religiose. Custodia Terrae Sanctae" (Esquematismo de la Familia Religiosa de la Custodia de Tierra Santa), actualizado al mes de mayo de 2016.
Es un documento sumamente importante para comprender el status quo de la Custodia de Tierra Santa (www.custodia.org), la cual fue instituida en el año 1342 mediante la bula "Gratias agimus" emitida por el papa Clemente VI. 
Precisamente este Esquematismo empieza con una reproducción facsimilar de dicha bula. En la primera parte se detalla la estructura y miembros de la Custodia de Tierra Santa, cuyo custodio general durante los últimos 12 años ha sido el Rev. P. Pierbattista Pizzaballa, con sede en Jerusalén (Israel). El nuevo custodio es Fr. Francisco Patton.
A continuación se detallan los santuarios existentes en la Custodia de Tierra Santa, precisando aquellos lugares santos que son propiedad de la Custodia en Galilea, Judea, Siria y Jordania, que en total suman 66, así como aquellos que están en copropiedad con la comunidad ortodoxa.
El documento tiene datos informativos sobre la organización del personal religioso y sus actividades religiosas, pastorales, espirituales, sociales, culturales y administrativas. 
Asimismo ofrece datos sobre las publicaciones que editan en lenguas árabe, italiano, español, francés, portugués e inglés.
Otro aspecto es el directorio completo, tanto en orden alfabético como por países, de los religiosos que trabajan actualmente en la Custodia de Tierra Santa, uno de los cuales es Fr. Enrique Segovia Marín OFM, de nuestra Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú. 
Además figuran los comisarios de Tierra Santa, los frailes ausentes o con permiso y frailes difuntos de la Custodia de Tierra Santa. 
Definitivamente este "Esquematismo de la Familia Religiosa de la Custodia de Tierra Santa" es un documento valioso para conocer el trabajo de esta custodia, que es además una labor muy difícil porque los religiosos se encuentran en una zona constantes conflictos bélicos, demostrando el carisma franciscano de trabajar por los más pobres y necesitados al estilo de San Francisco de Asís.
La versión digital en formato PDF de este libro está disponible para los frailes e investigadores en el Archivo San Francisco de Lima.

jueves, 19 de mayo de 2016

San Crispín de Viterbo

San Crispín de Viterbo, pintura mural sobre madera hecha en 1808.
Su nombre fue Pietro Foretti. Nació el año 1668 en Viterbo, ciudad italiana situada a unos 80 Km al norte de Roma. Huérfano de padre, la madre se ocupó de su educación religiosa. Hasta los 25 años trabajó en el taller de un tío suyo que era zapatero. En 1693 vistió el hábito capuchino. Optó por ser hermano lego para imitar a san Félix de Cantalicio.

Estuvo en diversos conventos ejerciendo tareas domésticas hasta que, en 1709, fue trasladado a Orvieto, donde comenzó a ejercer el oficio de limosnero, en el que permaneció casi cuarenta años, dando admirables ejemplos de amor a Dios, devoción a la Madre de Jesús y caridad hacia el prójimo, en especial los pobres. Desde siempre se le ha llamado y con razón el santo de la alegría franciscana. Murió en Roma el 19 de mayo de 1750.

En Wikipedia, se citan las siguientes anécdotas de San Crispín de Viterbo:

- Su madre le había enseñado a poner toda su confianza en la Virgen María y de recurrir a Ella en toda circunstancia. Un día cuando está trepando un árbol con tres compañeros, una rama se rompe, y caen sobre las piedras. el pequeño Crispín lloró inmediatamente: «Santa Virgen María, ¡ven en mi ayuda!». Sus amigos fueron gravemente heridos y Crispín se levanta sin un rasguño.

- En todos los conventos a donde le enviaban, Crispín adornaba para su uso un pequeño altar a María. Un día, había puesto dos bellas flores en él, las cuales fueron robadas por dos malandrines. Al día siguiente un religioso le da dos velas, Crispín las enciende y sale para ir a recolectar algunas verduras del jardín; el religioso que le había dado las velas las toma nuevamente y se esconde para ver como reaccionará Crispín. A su regreso, Crispín, no vio las velas y sollozando a María: «¡Cómo! ¡Ayer las flores y hoy las velas! ¡Oh mi Madre, Eres tan buena; pronto tomaremos a tu Hijo y Tu no dirás nada!».

- Cuando se le reprendía por su exceso de trabajo, sonreía diciendo las palabras de San Felipe Neri: «¡El paraíso no se hizo para los cobardes!».

- Un día, una enfermedad contagiosa se extendió por el convento. Su superior le pide: «¿Quiere poner en riesgo su vida y sanar a sus hermanos?» Crispín le respondió: «¿Querer? Dejé a mi voluntad Viterbo cuando entre en los Capuchinos». Se encargó de curar a sus hermanos y no fue alcanzado por la epidemia.

- Amaba ir a pedir limosna para la Comunidad y se llamaba a sí mismo El asno de los Capuchinos. Si, para demostrarlo, le insultaban, él exclamaba: «¡Alabado sea Dios! Me tratan aquí como lo merezco».

Oración: Oh Dios, que, por el camino de la alegría, elevaste a la cima de la perfección evangélica a tu siervo Crispín, concédenos, te rogamos, que por su ejemplo e intercesión practiquemos continuamente la verdadera virtud a la que prometes la bienaventurada paz en el cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

San Teófilo de Corte

San Teófilo de Corte.
Nació en Corte (isla de Cerdeña, Italia) el año 1676. De joven entró en la Orden franciscana. Estudió filosofía en Roma y teología en Nápoles, donde recibió la ordenación sacerdotal. 

Cuando su vida se orientaba a la docencia de teología, santo Tomás de Cori lo conquistó para la causa de la reforma franciscana que había emprendido, y así se convirtió en propagador de los «retiros» de la estricta observancia dentro de la familia franciscana.

Su vida se desarrolló luego en los «retiros» de Bellegra y Palombara (Roma), Zuani (Córcega) y Fucecchio (Florencia). A la vez destacó por su fervoroso apostolado popular en la predicación y en los ejercicios espirituales, en su asidua y prolongada dedicación al confesonario, en la atención a los enfermos y sobre todo a los moribundos, para los que siempre estaba disponible. Murió en Fucecchio el 19 de mayo de 1740.

San Ivón de Bretaña

San Ivón de Bretaña, retrato hecho en el
taller de  Roger van der Weyden (1400-1464)
San Ivón de Bretaña (Yves Hélory de Kermartin en francés y Erwan Helouri a Gervarzhin en bretón) fue un acerdote secular, terciario franciscano, nació en su casa solariega próxima a Tréguier (Bretaña, Francia) el año 1253. Estudió teología en París, en la escuela de San Buenaventura, y derecho en Orleáns.

En cuanto jurista, trabajó como juez en tribunales eclesiásticos y aplicó la justicia sin distinción de personas y favoreciendo la concordia; pero se consagró sobre todo, como abogado, a la defensa de las causas de los huérfanos, de las viudas y de los pobres y marginados de su tiempo.

Acogía en su casa a los indigentes. Ordenado de sacerdote, regentó algunas parroquias y se dedicó a la predicación y formación cristiana del pueblo. Ya mayor, se retiró a su casa solariega donde vivió entregado a la oración, hasta su muerte acaecida el 19 de mayo de 1303.

Es considerado como el santo patrón de los abogados y de los niños abandonados. Asimismo, es santo patrón de la Bretaña. Su fiesta se celebra el 19 de mayo. (Fuente: Santoral Franciscano y Wikipedia)

miércoles, 18 de mayo de 2016

Actividades en Lima por los 800 años de fundación de la Orden de los Predicadores

Fuente: www.peru.op.org



La Orden de los Predicadores (Dominicos) celebra su año jubilar por sus 800 Años de fundación. Las  celebraciones de este octavo centenario se iniciaron en noviembre del año 2015 y se prolongarán hasta enero de 2017 en todos los países del mundo donde está presente la Orden de Predicadores.

En el Perú también los dominicos están de fiesta y en Lima han programado una serie de actividades. Como se sabe, este jubileo conmemora la publicación de las Bulas promulgadas por el Papa Honorio III hace ocho siglos confirmando la fundación de la Orden en 1216 y 1217.

"La celebración del Jubileo significa para la Orden entrar en un proceso dinámico de renovación que culmine en la renovación del envío de los hermanos y hermanas a predicar, al igual que Domingo envió a los primeros hermanos", se lee en el tríptico alusivo.

Y añaden: "Se nos invita a volver a los orígenes de la Orden para recordar el momento fundacional en el que Santo Domingo envió a nuestros primeros hermanos fuera de su casa, de su familia, de su nación, para que descubrieran el gozo y la libertad de la itinerancia. Ser enviados como discípulos de Cristo significa algo más que el mero hecho de moverse de un sitio para otro; siguiendo a Cristo, somos enviados a predicar el Evangelio. Compartimos el gozo y la libertad de ser enviados junto con toda la Familia Dominicana".

Considerando que Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís iniciaron al mismo tiempo su servicio a Dios, la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú se suma con alegría a estas actividades y expresa su felicitación a la Provincia Dominicana de San Juan Bautista del Perú por este Jubileo.

PROGRAMA DE ACTIVIDADES
1. Ciclo de conferencias de formación dominicana.
Fecha: del 19 al 21 de mayo
Lugar: Auditorio del Colegio de Jesús (Av. Brasil 2470, Lima)
Horario: 6 a 9 pm.

2. Procesión extraordinaria de los santos peruanos.
Fecha: 22 de mayo.
Lugar: Basílica del Santísimo Rosario (Iglesia de Santo Domingo, esquina Jr. Conde de Superunda y Jr. Camaná, Lima)
Horario: 3 a 8 pm.

3. Concierto internacional de flauta.
Fecha: 24 de mayo.
Lugar: Capilla del Colegio de Jesús (Av. Brasil 2470)
Horario: 12 m.

4. Solmene Eucaristía de Acción de Gracias.
Fecha: 24 de mayo
Lugar: Basílica del Santísimo Rosario (Iglesia de Santo Domingo, esquina Jr. Conde de Superunda y Jr. Camaná, Lima)
Hora: 5 pm.



Beato Martín Oprzadek

Tomado de: Directorio Franciscano / Año  Cristiano Franciscano  y El Testigo Fiel


Beato Martín Oprzadek.
Martín Oprzadek es uno de los 108 Mártires de la II Guerra Mundial (1940-43) beatificados por Juan Pablo II en 1999. 

Hermano profeso de la Orden de Hermanos Menores. Nació en Koscielec (Cracovia, Polonia) el año 1884, en el seno de una familia campesina. 

Tuvo que dejar pronto la escuela para atender a su madre viuda y a su hermano enfermo. Muertos ambos, entró en los franciscanos a la edad de 28 años, pero, llamado a filas, tuvo que participar en la I Guerra Mundial. En 1921 hizo la profesión. 

Habiendo muerto su madre y su hermano, pudo seguir su vocación religiosa, que desde la adolescencia sentía, entrando en la Orden Franciscana, en la Provincia de Nuestra Señora de los Ángeles, en la parte meridional de Polonia, entonces bajo dominio austríaco. 

De su parroquia dieron los mejores informes de él diciendo que era un joven sobrio, laborioso y piadoso. Hizo el postulantado en el convento de San Casimiro de Cracovia, donde recibió el hábito religioso el 11 de noviembre de 1912 con el nombre de fray Martín (Macin). Pasó luego a Wieliczka y más tarde a Sadowa Wisznia, y sin haber hecho aún la profesión religiosa, fue llamado a filas al estallar la I Guerra Mundial.

Encuadrado en el XIII regimiento, llamado «cracoviano», participó en la guerra hasta su final. Terminada ésta, volvió en febrero de 1919 al convento de Cracovia. Enviado a Wieliczka, aquí hizo el noviciado a partir del 11 de septiembre de 1920 y un año más tarde podía hacer la profesión religiosa. 

Ya profeso, fue enviado otra vez al convento de Cracovia, en el que perseveró como hermano portero durante los años que faltaban para su profesión solemne, emitida el día de San Francisco, 4 de octubre de 1924. Más tarde fue enviado, sucesivamente, a los conventos de Przemusl, Konin, Lvov, Wloclawek, Kasimierz Dony y nuevamente a Wloclawek, siendo en todos estos sitios un religioso observante y fervoroso, cumplidor de sus tareas como hermano franciscano, con mucha humildad y dedicación.

Lo enviaron a diversos conventos en los que ejerció de manera ejemplar los oficios domésticos que le confiaron. Fue un religioso de intensa oración, humilde, paciente y confiado en la Providencia divina. 

Ocupada Polonia por los nazis, fue arrestado el 2 de agosto de 1940 y llevado a los campos de concentración de Sachsenhausen y Dachau. Aquí, por su debilidad, fue declarado inválido y llevado a Linz, donde fue eliminado en la cámara de gas el 18 de mayo de 1942. Fue beatificado el 13 de junio de 1999.

San Félix de Cantalicio

Tomado de: Directorio Franciscano / Año  Cristiano Franciscano y Wikipedia

San Félix de Cantalicio (círculo de Rubens).
Nació en un pueblecito del centro de Italia, Cantalice (Rieti), el año 1515, de una familia modesta. Pronto se puso al servicio de una familia acomodada, primero como pastor y luego en faenas del campo. Ya maduro ingresó en los capuchinos, hizo el noviciado como hermano lego y profesó en 1545. 

Poco después lo destinaron a Roma, donde permaneció hasta su muerte, recorriendo de continuo sus calles como limosnero, lo que aprovechaba para consolar y aconsejar a las gentes, visitar a los enfermos, ayudar a los más pobres, explicar el catecismo a los niños y enseñarles a cantar las alabanzas de Dios. 

Profesaba una particular devoción a la Virgen. Fue un fraile de talante místico y asidua oración. Brilló por su candor y sencillez evangélica, su buen humor y su cercanía a toda persona. Estuvo adornado de carismas celestiales. Trabó una gran amistad con san Felipe Neri y san Carlos Borromeo. Murió en Roma el 18 de mayo de 1587. }

En Wikipedia hay esta referencia: Hijo de dos campesinos muy pobres y piadosos, Félix de niño tuvo por oficio pastorear ovejas, y en el campo, trazaba una cruz en la corteza de un árbol, y ante esa cruz pasaba horas rezando. Era muy devoto del Santo Rosario, y decía que En cualquier oficio y a cualquier hora hay que acordarse de Dios y ofrecer por Él todo lo que se hace o sufre.

Capuchino
Cuando ya era mayor, un día estaba arando el campo y de pronto los bueyes se asustaron y se le lanzaron encima. Al sentir que iba a morir allí pisoteado, prometió a Dios dedicarse a una vida más perfecta. Salió ileso del accidente y al oír leer un libro de vidas de santos sintió un fuerte deseo de imitarlos en la oración y en la penitencia. Entonces le preguntó a un amigo cuál era la comunidad religiosa más exigente que existía en ese entonces. El amigo le dijo que eran los padres Capuchinos. Entonces se dirigió a un convento de esta Orden para que pedir ser admitido.

El superior intentó disuadirle, y le describió de manera muy fuerte las penitencias que había que hacer en aquella comunidad y la gran pobreza en que allí se vivía. Félix le preguntó: "Padre, ¿en mi habitación hay un crucifijo?". "Sí, lo habrá", le dijo el superior. "Pues bastará mirar a Cristo Crucificado y su ejemplo me animará a sufrir con paciencia". El superior comprendió que este joven amaba y meditaba la Pasión de Cristo, y lo admitió.

El oficio de Félix fue por 40 años el de pedir limosna por las calles de Roma, para ayudar a los necesitados. Era un oficio duro, cansado y humillante, pero él lo hacía con una alegría que impresionaba gratamente a la gente. A su compañero le decía: "Amigo: los ojos en el suelo, el espíritu en el cielo y en la mano, el Santo Rosario". Y repetía: "O santo, o nada". "La única tristeza es la de no ser santo". Y con lo que recogía ayudaba a familias muy necesitadas y a enfermos y gente abandonada.

La gente se admiraba de sus buenos consejos y le preguntaba en qué libro había aprendido tanta sabiduría y él respondía: "En un libro que tiene seis páginas: cinco son las heridas de Cristo Crucificado, y la sexta es la Santísima Virgen María".

Era amigo de San Felipe Neri. Un día, Felipe le dijo: "Fray Félix, que te quemen vivo los herejes, para que te consigas un gran puesto en el cielo". Fray Félix le respondió: "Padre Felipe: que lo picadillen los enemigos de la religión para que así consiga una gran gloria en la eternidad".

Siempre viajaba descalzo por calles y caminos. Dormía sobre una tabla. La mayor parte de la noche la pasaba rezando. Se alimentaba con las sobras que quedaban de la mesa de los demás. Cuando ya estaba anciano, un cardenal le dijo: "Fray Félix, ya no cargue más esa maleta de mercados que recoge para los pobres. Ya es tiempo de descansar", y el santo le respondió: "Monseñor: el burro se hizo para llevar cargas. Mi cuerpo es un borriquillo y si lo dejó descansar le puede hacer daño al alma".

Tumba de San Félix de Cantalicio en Iglesia de Nuestra
Señora de la Concepción en Roma.
Ya desde pequeño nunca se sentía ofendido cuando lo humillaban e insultaban. Cuando alguien lo insultaba u ofendía muy fuertemente le decía: "Que Dios te haga un santo. Pediré por ti".

Eran tantas las veces que repetía la frase "Gracias a Dios", que las gentes sencillas al verlo decían: allá viene el hermanito "Gracias a Dios".

San Carlos Borromeo le pidió unos consejos para conseguir que sus sacerdotes se hicieran más santos y le respondió: "Que cada sacerdote se preocupe por celebrar muy bien la misa y por rezar muy devotamente los salmos que tiene que rezar cada día, el Oficio Divino".

Al franciscano Felice Peretti, Padre Montalto, que iba a ser nombrado Sumo Pontífice le dijo: "Si un día lo nombran Papa, esmérese por ser un verdadero santo, porque si no es así, sería mucho mejor que se quedara como sencillo fraile en un convento". Montalto, futuro Sixto V, siempre recordaba el consejo del humilde hermano Félix.

Desde pequeño se sintió favorecido por la Santísima Virgen. Cuando pasaba frente a las imágenes de María, repetía aquello que a San Bernardo le agradaba tanto decirle: "Acuérdate que eres mi Madre". Y decía frecuentemente: "Yo soy siempre un pobre niño y los niños no pueden andar sin la ayuda de la madre. No me sueltes jamás de tus manos".

Muerte y canonización
Pocos minutos antes de morir se llenó de alegría y de emoción y exclamó: Veo a mi Madre, la Virgen María, que viene rodeada de ángeles a llevarme.

Murió el 18 de mayo de 1587 a los 72 años. El papa Sixto V decía que en su tiempo ya se habían obtenido 18 milagros por intercesión de Félix de Cantalicio. En 1712, el papa Clemente XI lo declaró santo. Su fiesta se celebra el 18 de mayo.

Es patrono de la localidad vizcaína de Ortuella.


Oración: Oh Dios, que diste a tu Iglesia y a la Orden franciscana un ejemplo vivo de candor y sencillez evangélica en san Félix de Cantalicio, concédenos, te rogamos, seguir sus huellas para buscar y amar intensamente a Cristo. Que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.

martes, 17 de mayo de 2016

San Francisco de Asís: "Guardémonos de toda soberbia y vanagloria"

"San Francisco de Asís" por El Greco.
San Francisco de Asís, Primera Regla 17,5-19

Suplico en la caridad que es Dios a todos mis hermanos predicadores, orantes, trabajadores, tanto clérigos como laicos, que se esfuercen por humillarse en todas las cosas, por no gloriarse ni gozarse en sí mismos ni ensalzarse interiormente por las palabras y obras buenas, más aún, por ningún bien, que Dios hace o dice y obra alguna vez en ellos y por medio de ellos, según lo que dice el Señor: Pero no os gocéis porque los espíritus se os someten (Lc 10,20). Y sepamos firmemente que no nos pertenecen a nosotros sino los vicios y pecados. Y debemos gozarnos más bien cuando vayamos a dar en diversas tentaciones y cuando soportemos, por la vida eterna, cualquier clase de angustias o tribulaciones del alma o del cuerpo en este mundo.

Todos los hermanos, por consiguiente, guardémonos de toda soberbia y vanagloria. Y protejámonos de la sabiduría de este mundo y de la prudencia de la carne. Pues el espíritu de la carne quiere y se esfuerza mucho en tener palabras, pero poco en las obras; y no busca la religión y santidad en el espíritu interior, sino que quiere y desea tener una religión y santidad que aparezca exteriormente a los hombres. Y éstos son aquellos de quienes dice el Señor: En verdad os digo, recibieron su recompensa (Mt 6,2). Por el contrario, el espíritu del Señor quiere que la carne sea mortificada y despreciada, vil y abyecta. Y se aplica con empeño a la humildad y la paciencia y a la pura y simple y verdadera paz del espíritu. Y siempre desea, sobre todas las cosas, el temor divino y la sabiduría divina y el amor divino del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Y devolvamos todos los bienes al Señor Dios altísimo y sumo, y reconozcamos que todos los bienes son de él, y démosle gracias por todos a él, de quien proceden todos los bienes. Y el mismo altísimo y sumo, solo Dios verdadero, tenga y a él se le tributen y él reciba todos los honores y reverencias, todas las alabanzas y bendiciones, todas las gracias y gloria, de quien es todo bien, solo el cual es bueno.

Y cuando veamos u oigamos decir o hacer el mal o blasfemar contra Dios, nosotros bendigamos y hagamos bien y alabemos a Dios, que es bendito por los siglos (Rom 1,25).

lunes, 16 de mayo de 2016

Madre del Perpetuo Socorro, ícono de amor

AÑO JUBILAR POR 150 ANIVERSARIO DE LA VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO CULMINA EL 27 DE JUNIO EN EL RÍMAC


Este mes de junio, el Santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, ubicado en el antiguo distrito del Rímac (en Lima, Perú) está celebrando el final del jubileo por el 150° aniversario de la llegada de la imagen a este templo ubicado en la tercera cuadra de la avenida Francisco Pizarro.

El 27 de junio de 2015 se inició la celebración del 150 aniversario de la entrega del cuadro milagroso de la Virgen del Perpetuo Socorro, realizado por el beato papa Pío IX a la Congregación del Santísimo Redentor - CSsR con el encargo de : "Id y dadla a conocer al mundo entero". Este aniversario culminará el 27 de junio de 2016.

El lema de este jubileo es: "Madre del Perpetuo Socorro, ícono de amor".

"Nuestra madre del Perpetuo Socorro ha sido un regalo de la Iglesia que nos orienta hacia una experiencia concreta del amor y la ternura de Dios manifestado en este sagrado ícono. Seamos parte de esta importante devoción mariana. Que María del Perpetuo Socorro sea nuestro modelo y que con alegría y celo apostólico sigamos dándola a conocer por el mundo entero, como el amor y el dinamismo misionero de siempre", se lee en la tarjeta distribuida por el año jubilar.
Santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en el Rímac (Lima, Perú).


Rafael Almansa: sacerdote franciscano que hizo historia

Habitación del sacerdote franciscano Rafael Almansa, quien está en proceso de beatificación.

Por: Jaime Flórez Suárez, diario El Espectador (Colombia)

El padre Rafael Almansa quería pasar al olvido. Era un deseo innato a su espíritu, que correspondía con su sencillez, su contención y hasta con su vocación por la pobreza. Pero, paradójicamente, ese mismo carácter lo hizo inolvidable, inspiró la pluma de los poetas de su época y lo fijó en la memoria de Bogotá, donde 90 años después de su muerte aún tiene un lugar. El padre Almansa era un rockstar en la capital de comienzos del siglo XX, movía multitudes, despertaba pasión. Ahora que recorre el camino para convertirse en un santo católico, su anhelo de olvido quedó sepultado por completo.

Bogotá se paralizó el 29 de junio de 1927. Los soldados salieron de sus guarniciones a marchar; las cantinas sacaron a sus borrachos y cerraron; 20.000 alumnos no fueron a clases, y hasta suspendieron la elección de su reina estudiantil. El padre Almansa había muerto a las 9:30 de la noche anterior en la casa cural de la iglesia San Diego. Esa era la noticia que ocupaba las primeras páginas de los diarios, incluso de los que se proclamaban liberales.

“Nada tengo, nada dejo” fue una de las últimas frases que dijo el viejo de 87 años frente a algunos familiares, dos sacerdotes, un gato y un loro que acompañaron su tranquila agonía, en un cuarto pobre -apenas con un par de muebles de madera raída- que horas después, luego de que el doblar de las campanas de la iglesia anunciara su muerte, se convirtió en sitio de peregrinación.

Miles de personas hicieron fila en silencio para ver por última vez la figura flaca y el rostro anguloso del anciano, y llevarse, como reliquia, así fuera un trozo de sus ropas negras y viejas. Pese a que la Policía intervino para evitar una estampida en el templo, un niño se partió un brazo y una mujer fue pisoteada por la multitud.

En el palacio municipal, la bandera de Colombia fue izada a media asta durante tres días. Y aunque Leo Kopp, un prestante ciudadano, ofreció un lujoso ataúd para el cura, los franciscanos -orden a la que pertenecía Almansa- rechazaron la oferta y su cuerpo fue enterrado en una modesta caja. La marcha fúnebre por la carrera 7ª y el entierro del cura en el cementerio Central, dos días después de su muerte, también fueron multitudinarios.

En sus últimos años de vida se rumoraba que había recibido el don de hacer milagros. Entonces se contaba la historia de un niño sordo que luego de tocar su hábito empezó a escuchar. Ahora, luego de que el papa Francisco reconociera sus “virtudes heroicas”, sólo falta la comprobación de un milagro para que el cura se vuelva beato y de uno más para que se haga santo. La lista de favores le alcanzaría. Una mujer testificó que gracias al cura su hija nació sana, pese a que ella sufría una grave enfermedad hereditaria y estaba cerca de la muerte. Esa versión la trata de verificar el Vaticano. Pero hay más: una carta firmada por Laura Cristina Murillo cuenta cómo, luego de encomendarse a Almansa, se recuperó de un cáncer de ovario que los médicos ya no podían curar.

Y de sus primeros años de sacerdocio también hay relatos místicos. Luego de que el general Tomás Cipriano de Mosquera (entonces presidente) cerrara el convento de San Francisco, en medio de disputas políticas entre el Estado y la Iglesia, que obligó a buena parte del clero a buscar refugio, el padre Almansa fue a dar a Norte de Santander. El 18 de mayo de 1875 decidió atender a los alumnos de un colegio vecino a su parroquia en Cúcuta y los invitó a pasar un día de campo.

Caminaban por las montañas cuando, antes del mediodía, la tierra se movió durante un minuto. Al volver al pueblo lo encontraron en ruinas. Algunos registros dicen que, sólo en Cúcuta, el terremoto mató a mil personas. Los estudiantes que paseaban con el padre Almansa no sufrieron ni un rasguño.

Pero más que sus posibles milagros, la monumental popularidad del padre Almansa se erigió sobre su carácter y su relación con la gente. Testimonios de quienes lo conocieron y que recogió monseñor Álvaro Fandiño, el principal promotor de su beatificación, dan puntadas de su personalidad.

“No pertenecía al molde común en el que se han hecho la mayoría de hombres”. Almansa era un confesor y consejero incansable que “no necesitaba preparar frases elocuentes ni apremiantes argumentaciones; le bastaba con una expresión impensada que encierra una filosofía que no se aprende en los libros y que hace enmudecer a los sabios. Ha deslizado su existencia sin ruido, con el raro privilegio de hallarse en el centro de la sociedad y de estar, al propio tiempo, fuera de ella”.

Ajeno a las ambiciones mundanas, de la vanidad y la frívola ostentación. Dueño de sí mismo, libre de tristeza, malicia y desconsuelo. “Lo vimos por las calles hablar con el alto personaje, con la mujer hermosa, con el joven calavera, con el mendigo ciego y mugriento, con el niño andrajoso y picaresco, con la viejecita enferma, con el policía de la esquina… y para todos tenía la misma sonrisa”.

El fervor por su figura era tal que, cuando cumplió 50 años de vida sacerdotal, justo hace un siglo, en mayo de 1916, la ciudad se volcó a celebrarle. “El hombre más humilde y ajeno a reconocimientos humanos se vio forzado a oír las más dicientes expresiones de sus virtudes”, dice el padre Fandiño en su libro El padre Almansa. La celebración ocupó la prensa. Desde el Vaticano llegó una carta, firmada por el papa Benedicto XV, felicitando al “ejemplar Rafael Almansa”. Y la pluma de varios de los poetas se inspiró en su figura. Hasta José Eustasio Rivera, autor de La Vorágine, le escribió unos versos en los que retrató el momento de la comunión durante una ceremonia oficiada por el “trémulo viejo cura”.

“Bien hubiera deseado permanecer en el olvido en que siempre quise vivir”. Con esas palabras cerró la celebración de sus bodas de oro el inolvidable cura que podría convertirse en el primer santo de Bogotá.

Relato reconstruido a partir del libro “El padre Almansa”, de monseñor Álvaro Fandiño.