Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

sábado, 30 de julio de 2016

132 años de fundación de la Orden Franciscana Seglar de Huacho

Miembros de la Orden Franciscana Seglar de Lima, durante un encuentro regional.

Con una misa a realizarse este martes 2 de agosto a las  7 pm. en la Catedral San Bartolomé de Huacho, la Orden Franciscana Seglar (OFS) de dicha ciudad celebrará 132 años de fundación.

La fraternidad informó que la OFS de Huacho fue fundada en 1883, y desde entonces vienen trabajando para difundir el carisma franciscano.

Como se sabe, la Orden Franciscana Seglar (Ordo Franciscanus Saecularis) es la rama de la Familia Franciscana integrada por laicos o seglares que siguen a Jesucristo al estilo de San Francisco de Asís.

Según señala Wikipedia, "originalmente se le denominó Hermanos de Penitencia. Luego, tras la Primera Regla aprobada por la Iglesia Católica, Venerable Orden Tercera de San Francisco, Tertius Ordo Regularis Sancti Francisci (TOR), y desde 1978, tras la nueva Regla aprobada por el papa Paulo VI, la denominación es de Orden Franciscana Seglar"

Historia
La citada enciclopedia digital, consigna la siguiente información:

"Resulta muy difícil buscar los orígenes de la Orden Franciscana Seglar. Los trabajos históricos más recientes sobre el tema piensan que su origen se encontró en los “penitentes” que florecieron en Europa desde el siglo XII. Se trataba de mujeres y hombres que buscaban seguir una vida de conversión sin dejar su realidad, y que se asociaban por lo general en pequeños grupos o “fraternidades”.

San Francisco de Asís comenzó su experiencia religiosa llevando precisamente una vida de penitente, y los primeros frailes menores se presentaron al principio a sí mismos como “penitentes” de Asís. En unos pocos años, el movimiento franciscano se convirtió en formas de vida religiosa regular, tanto masculinas (los Frailes Menores) como femeninas (las Clarisas). Pero al mismo tiempo, bajo la inspiración directa de San Francisco de Asís y de los primeros frailes menores fueron surgiendo fraternidades de seglares que vivían como Hermanos y Hermanas de la Penitencia y que se sentían integrantes de la gran Familia Franciscana. Para ellos San Francisco pensó un proyecto de vida evangélica seglar dentro de su Familia Religiosa, del que nació la “Orden de la Penitencia” o Tercera Orden Franciscana.

El rápido crecimiento de las fraternidades de seglares franciscanos obligó a crear normas que regularan su forma de vida, su organización y su papel en la sociedad. Para ello el papa Honorio III aprobó en 1221 el Memoriale Propositi, que se ha considerado como la “primera regla” que la Iglesia entregó a los Franciscanos Seglares, y que recogía las orientaciones que Francisco había dado a las Fraternidades de Penitentes.

A lo largo del siglo XIII las fraternidades de penitentes franciscanos crecieron por toda Europa. Estas fraternidades locales estaban muy unidas entre sí, y desde muy temprano los franciscanos seglares sabían que formaban parte de una orden universal. En el año 1230 una bula papal ya nombraba expresamente a los “Hermanos de la Tercera Orden de San Francisco”.

Pero la aprobación oficial de esta forma de vida por el Papa no llegaría hasta el año 1289. Fue entonces cuando el papa Nicolás IV aprobó una Regla para “todos los hermanos y hermanas de la penitencia” de San Francisco, que representaba la aprobación oficial de la Orden Tercera Franciscana, que es como se llamó durante mucho tiempo a la Orden Franciscana Seglar. La Regla de 1289, dejaba casi los mismos contenidos del Memoriale Propositi de 1228, aunque ordenándolos y estableciendo que los franciscanos seglares quedaban bajo el cuidado espiritual de los frailes de la Primera Orden.

Durante la Edad Media la expansión de la Tercera Orden Franciscana fue impresionante. La influencia de los franciscanos seglares en la sociedad medieval fue muy grande. Dentro de sus Fraternidades había gente de todos los grupos sociales de la época ayudando a eliminar poco a poco las bases de la sociedad feudal, apareciendo sentimientos democráticos. Sobre todo en Italia el movimiento penitencial franciscano ayudó a la sociedad de las ciudades, que sufrían a menudo la guerra y los enfrentamientos civiles. Sabemos también lo importante que fue el franciscanismo seglar en la Edad Media por la gran cantidad de santos de la época que hubo en la Orden.

En la Edad Moderna, la Orden Franciscana Seglar decayó en Italia y en los países donde triunfó la Reforma Protestante, pero al mismo tiempo, desde principios del siglo XVII el franciscanismo seglar creció en Portugal, España y sus dominios en Europa y en el Nuevo Mundo. Durante esta época, sin embargo, la pertenencia a la Orden Tercera se convirtió más bien en una moda, y buena parte de sus propuestas de vivir según el Evangelio en el mundo perdieron importancia frente a otras formas de devoción más exteriores. Aun así los terciarios siguieron influyendo sobre la vida religiosa de los lugares donde se encontraban: en España, por ejemplo, las fraternidades franciscanas seglares impulsaron y dirigieron muchas cofradías piadosas e iniciativas de caridad y de asistencia social, como hospitales y escuelas.

Los acontecimientos políticos del siglo XVIII y XIX, que eliminaron las órdenes religiosas, dejaron en mala situación a las fraternidades de franciscanos seglares. Pero el franciscanismo seglar volvió a surgir desde la segunda mitad del siglo XIX gracias a la restauración de la Orden de Frailes Menores, que hacia un apostolado más social y activo, la ola de simpatía hacia San Francisco que se vivió en aquella época y el apoyo de los varios Papas, muchos de ellos terciarios franciscanos. León XIII impulsó que los franciscanos seglares se adaptasen a los nuevos tiempos aprobando en 1884 una nueva versión de la Regla de la Orden Tercera más simple y modernizada y además animó su propagación por todo el mundo.

Gracias a esto, en la década de 1930 se llegaron a alcanzar casi cuatro millones de terciarios franciscanos, miembros no sólo de la Iglesia Católica, sino también de otras confesiones cristianas, como la Iglesia Anglicana o el calvinismo.

Pero esa época no duró mucho tiempo y desde la década de 1940 la Tercera Orden Franciscana decayó rápidamente. Esto fue por la conversión de las fraternidades en simples “cofradías piadosas”.

A partir de mediados del siglo XX se está estudiando la renovación y revitalización del franciscanismo seglar desde distintas ramas de la Familia Franciscana. Para ello fue decisiva la celebración del Concilio Vaticano II, que dio importancia al papel de los laicos en la vida de la Iglesia. Bajo el nuevo espíritu del Vaticano II se profundizó en la vida de los laicos en la Familia Franciscana, planteando la necesidad de volver a los auténticos orígenes de la forma de vida franciscana seglar, pero sin descuidar “la atención al Espíritu en la lectura e interpretación de los signos de los tiempos.” De este nació una nueva para los franciscanos seglares, para adaptar la espiritualidad franciscana al mundo actual, que son las que regulan la vida de las fraternidades franciscanas seglares en la actualidad."

Estructura de la Orden Franciscana Seglar
"La O.F.S. se estructura en cuatro niveles: local, regional, nacional e internacional. Las fraternidades en todos los niveles son animadas y guiadas por un Consejo y un Ministro (o Presidente). Este Consejo debidamente elegido en los distintos niveles, según establecen las C.C.G.G. de la O.F.S., está formado por los siguientes oficios: Ministro, Vice-Ministro, Secretario, Ecónomo, y Responsable de la Formación. Forma parte del Consejo por derecho, el Asistente Espiritual de la Fraternidad."


viernes, 29 de julio de 2016

Fr. Carlos Montesinos Ampuero OFM, testimonio franciscano de servicio a los más necesitados

Fr. Carlos Montesinos Ampuero OFM.
Hoy, 29 de julio, es cumpleaños de Fr. Carlos Montesinos Ampuero OFM, sacerdote de la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú.

Presentamos, en calidad de primicia, su testimonio personal sobre los momentos más resaltantes de su vida religiosa franciscana, como parte de una serie de entrevistas que conforman el proyecto Oralidad Franciscana.

"Nací en el puerto de Mollendo, mi padre era de Mollendo y mi madre de Arequipa, pues se enamoraron y se casaron. Y pidieron a Dios en matrimonio tener un hijo con vocación sacerdotal. Así que hubo el pedido de la familia con mucha fe de una vocación sacerdotal. El primero, fue médico; el segundo, farmacéutico; la tercera, mi hermanita, fue contadora; cuarto nací yo, y quinto, uno que nació con vocación militar, llegó a ser coronel.

– Y usted el único sacerdote…
– En efecto. Crecimos al amparo de un hogar muy religioso. Todos los domingos íbamos temprano a la Iglesia, ya desde el sábado nos alistaban la ropa. Salíamos de la casa a las 6:30 am. Y entonces mi padre y mi madre del brazo y por delante los cinco hijos nos dirigíamos a la capilla franciscana a escuchar la misa. De regreso, mi madre llegaba a la casa y las vecinas preguntaban: “Señora, ¿qué ha dicho el padre en la misa?”, y mi madre les explicaba el Evangelio que había dicho el padre; la esperaban con ansias porque les llevaba el mensaje de la misa. Pasado el tiempo, cuando tenía 5 años, nos preguntaron qué íbamos a ser cuando seamos grandes: “Yo voy a ser padre franciscano”, dije. Porque sacerdote no es una vocación que el hombre quiera y la persiga, sino que es una vocación que nace desde que lo engendran a uno. O sea que Dios nos elige desde el seno materno para ser religioso o sacerdote.

– ¿Cómo se encaminó en esa vocación?
– Yo iba a la capilla franciscana a los siete años y decía: “Padre, yo quiero ayudar en la misa” (...) El latín era la lengua general para todo el mundo. Me hizo repasar, porque algunas palabras no se pronuncian como están, sino tienen una pronunciación distinta, entonces me hizo repasar. “Has leído correctamente ahora, cuando aprendas esto vienes para decirme la lección”. Al día siguiente fui y me dijo: “No hijito, cuando aprendas”. “Ya lo aprendí”, respondí “Cómo, ¿de un día para otro vas a aprender?”, “Sí”, dije; y me tomó la lección: “In nomine pater et filius et spiritus sanctus, Introibo ad altare Dei”… Y yo respondí; “ Ad  Deum  qui  es lalaetificat juventutem meam…”. Y me dijo; “¡Oye, cómo has aprendido!”. Bueno, muy bien, luego me repasó la segunda parte. Al día siguiente fui y me dijo: “¿Ya sabes bien? Te voy a tomar la lección”. Y yo contesté bien. Al tercer día fue igual, y me dijo el padre (el padre Velarde): “Tú vas a ser sacerdote, porque tienes mucho interés en estas cosas”. Y así comencé a ayudar en la misa todos los domingos. Yo ayudaba en las misas en la capilla y cuando no era domingo también iba a la misa. (...) Luego el padre me habló del Colegio Seráfico en Arequipa, en que se entra con primer año de media. “Papacito, mamá, yo quiero irme al aspirantado en el colegio para ser franciscano”. “No, hijito, todavía estás muy niño, cuando crezcas; necesitas todavía de nosotros porque estás tierno, tienes once años”… En eso pasó por Mollendo, porque no había carretera Panamericana ni avión, era 1931 y se viajaba por barco. Llegaron a Mollendo todos los padres que se trasladaban de centro a sur y tenían que pasar por Mollendo. En eso pasó un padre moreno, alto, padre Gómez, y yo le digo: “¿Dónde va usted?”, Y me dijo: “Estoy nombrado para ser director del Colegio Seráfico de Arequipa”. Y le dije: “Padre, justamente yo quiero ir precisamente, pero mis padres no quieren dejarme porque soy muy niño…”. “¿Y tienes la edad?”, “Sí, padre”. “¿A qué hora me puedo ver con tus papás?”. “A las doce y cuarto del día”. “¿Dónde vives?” “Calle Córdova 106”.  Así que el padre estuvo a la hora: “Señor Montesinos, quiero conversar con usted. He visto que su hijo ayuda en las misas en la capilla y tiene la vocación para ser religioso. Es conveniente que de una vez vaya al Colegio Seráfico. Yo voy a encargarme de ese colegio y va a estar muy bien”. Y mi padre: “Pero es muy niño”. Y el padre le dijo: “Es conveniente porque así aprende las virtudes desde niño”. Y mi padre y mi madre me prepararon, viajamos en un camioncito para Arequipa y terminando la Semana Santa mi madre me llevó al colegio Seráfico, me llevó ella misma. A mí se me cayeron las lágrimas cuando me despedí de ella, porque era niño. Y el padre Gómez les dice a los estudiantes: “Miren, un nuevo compañero que viene de Mollendo, se llama Carlos Montesinos Ampuero.  Un aplauso para él”. ¡Yo estaba llorando!, entonces el padre que entonces era aspirante en esos tiempos, Monseñor Federico Richter, que era mayor que yo en dos años nada más, me dijo: “¡Amiguito, no llores, vas a estar muy bien con todos nosotros aquí!”. Él fue mi primer amigo que tuve yo. 

– ¿Cuánto años permaneció?
– Cinco años, toda la media. Egresé en 1936. En 1941 viajé a Lima a la Casa de Noviciado, estuve un año. Mi maestro fue el padre Alejandro Bisbal y el provincial el P. Miguel Pérez. El Padre Mojica entró al Noviciado cuando yo terminaba, así que estuve como un mes con él.

– ¿Cuándo hizo su ordenación sacerdotal?
– El 25 de abril de 1948.


– A partir del momento en que empieza su vida de sacerdote, digamos como miembro oficial de la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles, ¿dónde lo destinaron a Ud.?
– Fue precisamente Mollendo, mi tierra. Entonces el P. Carlos Caselli era el superior. Y estaba con dos hermanos religiosos, que se llamaban Cosme y Damián, los dos mártires juntos. ¡Qué casualidad! (risas). El convento servía de puerto de viajes para los que venían. “¿Y qué hacemos?”, me dijo el padre Caselli, “¿Solo estamos de cuidadores de esta casa? ¿Qué hacemos?”. Y le digo: “Padre, podemos tener un colegio, tenemos un patio grande, un canchón, siquiera podemos tener un colegio primario”. Entonces vamos a buscar personas que nos ayuden y al día siguiente comprometimos a una señora que tenía una pastelería grande, una señora notable. “Con todo gusto, padre, voy a escoger personas para formar mi grupo de apoyo”, nos dijo. Así nació el Colegio San Francisco de Mollendo, que creció y floreció muy bien.

– ¿Se presentó alguna dificultad?
– Prácticamente yo solo estuve al inicio, porque de allí me trasladé al Cusco, donde estuve 9 años, en las parroquias de San Francisco y La Recoleta. Cuando estuve en San Francisco tuve la oportunidad de hacer una restauración del primer claustro del Convento; desmonté todo el primer claustro para levantar las bases de piedra a un metro de altura porque había humedad. El que me apoyó en esto fue la Corporación de Restauración del Cusco, la CRIC (sic), que dependía de la Municipalidad, después del terremoto del 21 de mayo de 1950.

– ¿Dónde estaba Ud. cuando ocurrió el terremoto?
– En Arequipa, pero fue un sismo terrible. Cuando llegue al Cusco el panorama era desolador. Ya había un movimiento de restauración de altares, iglesias y conventos. Hubo daños severos por el terremoto. Y le cuando que bajo qué pretexto  logramos la reconstrucción: a la CRIC yo le dije: “Oiga, hay historia tradicional que junto con la Merced que tenía una custodia de oro de 1.20 m de altura, también San Francisco tenía, y como estaban llevando las joyas de los conventos para financiar los gastos de la emancipación, enterraron sus custodias en uno de los claustros, no sabemos el sitio, eso tiene un valor incalculable.

– ¿Y lograron encontrarla?
– No, pero fue el pretexto para la reconstrucción de San Francisco (sonríe). Luego pasé al Convento de La Recoleta y visité las provincias de Espinar y Chumbivilcas a caballo, con las licencias que me daba el obispo, monseñor Santiago Felipe Hermoza. Yo le dije: “Padre, esos sitios están abandonados en la serranía, hay gente que no se ha bautizado, mueren sin sacramentos; o desean contraer matrimonio y por la distancia no van a las parroquias”. “Vaya Ud.” y me autorizaba a viajar, me daba las facultades y hacía toda esa misión, me quedaba un mes o dos meses.

– ¿Hasta qué año estuvo en el Cusco?
– Estuve hasta 1960 en que me fui a Arequipa, y de allí pasé a Tacna, cuando el padre Orestes Alegre Vásquez estaba levantando la parroquia y convento. Me invitó. Yo estaba de superior en San Francisco del Cusco, entonces viajé a Tacna a la inauguración de la primera parte de las obras. Me gustó mucho Tacna, le encontré un parecido a mi pueblo de Mollendo, porque las casa todas tenían una mamparita, no cerraban la puerta de la calle, tenían una mampara de cristal con cortinas. Me gustó y me dije: “Algún día vendré a Tacna”. Regresé a Cusco y posteriormente hubo un cambio de personal y me destinaron para Tacna. El padre Vicente  Sánchez Arauco se había cambiado a Lima y me dijo: “Hijo, mira, yo tengo unos niños que vienen a tomar desayuno aquí todos los domingos. Quiero que te encargues de ellos, de dirigirlos y darles una charlita cada domingo”. Así que me dio el encargo de los niños. Pues bien, cuando yo estaba en la plaza pública haciéndome lustrar los zapatos, encontré niños y les preguntaba: “¿Dónde vives?”, “Vivo en un corralito, en una casa vieja”… “¿No tienes padres ni padrino?”, “No tengo”… “Mira, yo te invito a mi parroquia a escuchar la misa de siete de la mañana y después te invito un chocolate. Así que fueron aumentando hasta llegar a treinta niños. Así que el alcalde me llamó, el Sr. Boluarte, y me dijo: “Padre Montesinos, usted está haciendo una obra de apoyo al Concejo, nos preocupaban estos niños que los han dejado botados aquí, vienen de la sierra y los dejan abandonados; venden periódicos y lustran zapatos, pero son pájaros fruteros que hacían problemas. Pero que desde que usted está dirigiéndolos, se ha suspendido esa mala actitud de estos niños y están muy formaditos, así que en el Concejo hemos acordado darle a Ud. un canchón grande que tiene 6,500 metros cuadrados para que haga usted un albergue para estos niños. Si Ud. quiere conocer vamos y hacemos un compromiso por un año. Si Ud. trabaja en un año, hacemos un convenio por 20 años, y después de 20 años pasa a ser propiedad de la congregación”… Muy bien, fui y lo recibí. Tenía un abrevadero solamente de cemento para que tomen agua los caballos en tiempos de la ocupación chilena, eran caballerizas del ejército chileno, con dos portones grandes de calamina. Me dieron las llaves con el candado. Escribí una carta al padre Vicente Sánchez Arauco y me contestó la carta (antes no hablábamos por teléfono), me contestó y me dijo: “Hijo, ¡me has vuelto loco!, pronto te mando dinero para que inicies la obra”. A los veinte días me estaba mandando 25 mil soles de inicial. Con eso cité a un ingeniero, Daniel Majusto se llamaba, lo cité para hacer un proyecto: dos aulas par clase, segundo piso con dormitorio y una covachita para comedor de los niños. Compré cocina, enseres, y así se formó el Colegio Canillitas. Al poco tiempo fui al Ministerio de Educación, hablé y me dijeron: “Padre, entonces le vamos a dar un título de Escuela Fiscal N° 9932”, se oficializó. Se les cobraba solo 5 soles mensuales a los niños porque eran huérfanos y solamente ganaban su platita por lustrar zapatos y vender periódicos.

– ¡Qué linda obra! 
– Muy bonita obra… Al poco tiempo ya creció esto y empezaron a pedirme dejar entrar a estudiar a otros niños que no sean canillitas y así se creó el Colegio San Francisco de Tacna. ¡Ha crecido ese colegio! Ahora tiene una gran importancia, casi de primera categoría… Cuando me cambiaron a mí, entró el padre Raúl Sánchez, que lo hizo muy bien, le dio mucha prestancia, sobre todo puntualidad limpieza, y nos dieron el reconocimiento del Ministerio de Educación. Se oficializaron sus labores.

– Después de Tacna, ¿dónde lo enviaron?
– Después de Tacna, con mucha pena me despedí para viajar a Mollendo, en 1984. Ese mismo día en noche celebré la misa, y el Evangelio decía: “Nadie es profeta en su propia tierra”. Y yo me dije: “¡Esto me toca a mí! Vengo a mi tierra y no soy profeta en mi propia tierra, pero Dios me ayudará para trabajar estos tres años que voy a estar aquí”… Olvidaba algo importante, que en Tacna la PIP (Policía de Investigaciones)… yo cantaba porque el padre Mojica me dio clases de canto. Y la PIP me llamó para decirme: “Padre, queremos aprovechar la voz que usted tiene para grabar el Himno Nacional con la Banda del Ejército”. Hicimos la grabación y hasta ahora se toca en las ceremonias públicas con la voz mía, sí…  “Taaaacna, Taaaacna, la tieeeerra de ensueeeeeño…” (canta)

– ¿Cómo ve el panorama actual de la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles?
– Veo un florecimiento muy notable. Tenemos suficiente vocación de sacerdotes que ocupan nuestros conventos… Ahora nos da mucha emoción ver a tantos sacerdotes que tenemos. No carecemos de sacerdotes, que están en el norte, en la selva, en muchos otros lugares, ya ni los conozco por nombre porque son tantos. 

– Haciendo paréntesis, le pido que nos dé su testimonio sobre un personaje excepcional: el padre José Mojica OFM… Usted lo conoció personalmente y su historia se conoce a nivel mundial…
– Recuerdo que cuando entré al Colegio Seráfico, cuando era niño, estábamos con mi madre caminando en la Semana Santa y vimos un bambalina en la calle: “José Mojica en La cruz y la espada”. Y le dije: “Mamá, ¡iremos a ver esa película de José Mojica!”. Fuimos al cine y lo vi al padre Mojica trabajando, me impresionó mucho. “¿Alguna vez vendrá por aquí para conocerlo a este artista?” Y sucedió… Estando yo en el Colegio Seráfico dos o tres años antes de ir al noviciado, vino José Mojica por el Cusco y visitó La Recoleta. “¡Oooh, Ud. es José Mojica!, yo lo vi en su película La cruz y la espada”. “Ah, sí –me dijo– ahí trabajo yo. Ahí trabajo de franciscano, por eso vengo a visitarlos”. Conversó con el padre Núñez del Prado sobre su vocación. “Mire, padre, yo siempre he tenido la vocación de ser franciscano, hermano nada más, no sacerdote, con mucha humildad. No he entrado antes al convento porque mi madre vivía y yo tenía que atenderla a mi madre. Pero falleció mi madre con mucha pena mía y entonces he decidido a ver si me aceptan en el Convento. Tengo mucho dinero y puedo entregarlo al convento para las obras sociales y religiosas”.  Y el padre Núñez del Prado le dijo: “Ven como un pobre mendigo, tu plata dala a los pobres, no la traigas al convento”. Eso le impresionó más, el desprendimiento franciscano. ¡Quién lo creyera! Cuando terminé mi noviciado, se presentó él a hacer su noviciado. Yo viajé a Arequipa y estando en la puerta del convento, se estaciona un automóvil; bajó un hombre alto, simpático, con terno marrón con gris, zapatos blancos y marrones. Eso fue cuando yo terminé mi noviciado. Y le dijo al chofer: “Maestro, ¿cuánto le debo por traerme aquí?”. Yo vi que agarró su billetera y sacó un fajazo así de plata y se lo dio… “Señor, por qué me da tanto dinero, está Ud. mal”… “No, he dicho que cuando yo llegue al convento voy a dar todo lo que tenga para entrar sin un solo sol; voy a entrar aquí para ser franciscano. Has tenido la suerte de hacerme el último servicio, anda y que Dios te bendiga”. Volteó y me dice: “¿Me conoces?”… “Sí, no sé dónde lo he visto”, le respondí… “Yo soy José Mojica”…. “Ah, ¡La cruz y la espada!”, le dije. “Así que llévame al interior, ya tengo orden de los superiores para ingresar al Colegio Seráfico. Era un domingo de carnaval que pasó con una alegría, cantando con los hermanos que sabían tocar el piano, Granada y todas esas canciones; pasó un día de felicidad comiendo su puchero arequipeño a la hora del almuerzo. A los pocos días le cortaron el cabello para hacer la corona, se le puso el hábito y cantó en la iglesia en una misa que celebró el padre Reynoso. Rompiendo las bancas de la iglesia llegó gente en cantidad a ver al artista José Mojica… De allí viajó al noviciado, luego viajó al Cusco. Pasamos en el Cusco una época muy bonita con el padre Mojica. Yo pude admirar en él un espíritu extraordinario de generosidad, no tenía apego a nada, era un hombre muy desprendido y amigo. A pesar de su edad tan distinta a nosotros –él tenía 46 años–, sin embargo se adecuó tanto a nosotros que lo sentíamos como un padre en medio de nosotros... Hemos pasado una época muy hermosa, nos dio muchas lecciones el padre Mojica; pudimos apreciar un hombre de grandes cualidades espirituales que son un ejemplo franciscano.

– Hay una corriente de opinión favorable para que sea declarado como siervo de Dios y se inicie su proceso de canonización…
– Sí, sí he sabido de eso y está muy bien. Yo le voy a decir una anécdota que tengo yo. El 20 de septiembre de 1974 falleció el padre Mojica. Pasaron treinta años y al amanecer de un 20 de septiembre de 2005, a la foto del padre Mojica que tengo en mi habitación le digo: “Padre Josesito, voy a dedicarte una canción que tú nos dijiste que le dedicaste a tu madrecita: Muñequita linda”. Empecé me puse a cantar la canción: “Te quieeero, dijiiiiste, ponieeendo mis manos entre tus maniiiitas de blaaaanco marfiiiil” (canta). Al terminar la canción, el radio toca cassette se prendió y siguió cantando la voz del padre Mojica la canción “Júrame”. Mire: un milagro. Terminó de cantar y se apagó. Yo me acerqué el aparato y retrocedí hasta el comienzo para escuchar, y la sorpresa más grande es que la canción que yo canté, Muñequita linda, el alma bendita del padre José me la grabó en la cinta. Y yo le dije: “Padre José, te has hecho presente ah, te has hecho presente. Ya sé que estás con Dios”.

– ¿Qué mensaje le puede dar a los jóvenes sacerdotes y religiosos franciscanos?
– Un mensaje muy especial: que vivan el espíritu franciscano de caridad, de amor a Dios y amor al prójimo. Que no se mezclen con esa mala línea de ser egoístas, de ser partidarios de las riquezas materiales, sino de las riquezas espirituales, y que la misión de ellos sea llevar la palabra de Dios  de la forma más humilde y sencilla a todos los pueblos, y que sean siempre el ejemplo franciscano de humildad, sencillez y pobreza. Y que pidan siempre a Dios que reafirme su vocación al sacerdocio y a la vida franciscana. Que Dios ilumine sus mentes. Y también, por supuesto, a las familias, a los hogares, que cultiven la vida religiosa, como la cultivaron mis padres, porque en un jardín bien cuidado y cultivado nacen bellas y hermosas flores, y esas son las vocaciones. Por eso me dirijo a los hogares, y que el día de su matrimonio pidan a Dios una gracia especial, ¿cuál será? que entre sus hijos nazca alguien con vocación religiosa y sacerdotal… He tenido el gusto queridos amigos de dirigirles estas palabras que hacen tanto recuerdo de mi vida religiosa, dejar este mensaje para todo el mundo donde quiera que sea y en los archivos, estas notas de la vocación religiosa, y también la nota de un gran hombre como Fr. José Mojica.

– Padre Carlos, ¿qué reflexión le merece el nombramiento de Fr. Neri Menor, sacerdote franciscano, como nuevo Obispo de Huánuco?
– Una reflexión muy hermosa, precisamente la formación espiritual y religiosa del sacerdote franciscano ha sido importante en esa elección. Aparte, nos da mucha pena, que precisamente los buenos religiosos se nos escapan de nuestra Provincia para hacer un servicio. De todas maneras, es una complacencia, es un orgullo, y deseamos que su labor sea muy fructífera en el pueblo que Dios lo ha puesto a monseñor Fr. Neri Menor, en este caso Huánuco.

– ¿Algún santo de su devoción?
– San Antonio de Padua, y por supuesto: San Francisco de Asís, mi patrón. Y para terminar, deseo para todos los que escuchan estas palabras grabadas mi bendición franciscana: “El Señor os bendiga y os guarde, tenga misericordia de vosotros, os mie benignamente y os conceda la salud y la paz. Y que la Santísima Virgen María, San José su esposo y San Francisco os bendigan. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén. Buenas noches para todos ustedes.

Nota.- Entrevista realizada en el Convento de San Francisco de Lima el 07 de Junio de 2016 por Prensa Franciscana del Perú.

Los 10 santos y beatos jóvenes que “cobraron vida” en JMJ Cracovia 2016

Beatos franciscanos Michele Tomaszek y Zbigneo Strzalkowski: Mártires de Pariacoto".

CRACOVIA (Aciprensa).- Uno de los momentos más emocionantes de la ceremonia de acogida de los jóvenes con el Papa Francisco en Cracovia, durante la Jornada Mundial de la Juventud 2016 fue ver a un grupo de ellos que con la ayuda de la tecnología permitieron que diversos beatos y santos de la historia de la Iglesia “cobraran vida“.

Fueron en total 10 los beatos y santos que fueron representados en esta ceremonia. Algo en común es que todos murieron a corta edad, varios de ellos mártires (ver video aqúí).

Estos son los santos:

1.- Santa Inés

Patrona de la pureza, las jóvenes, las prometidas en matrimonio y los jardineros. Su nombre en latín es Agnes. Era hermosa, rica y pretendida por los nobles romanos a quienes rechazó porque se había entregado a Cristo. La acusaron por ser cristiana y la decapitaron en el 304.

En relación a la Santa surgió la costumbre de los corderos blancos cuya lana se utiliza para elaborar los palios de los arzobispos. Su fiesta se celebra el 21 de enero.

2.- Santa Eduviges, Reina de Polonia

Santa Eduviges fue una joven reina madre de familia. Cuando enviudó tomó los hábitos y fundó varios monasterios y hospitales. Dios le concedió hacer milagros y el don de profecía. Murió en el año 1243 y fue canonizada en 1267. Su fiesta se celebra el 16 de octubre.

3.- Santo Domingo Savio

Patrono de los niños cantores y de las embarazadas. Nació en Italia en 1842. Desde muy pequeño deseó ser sacerdote y al conocer a Don Bosco le pidió ingresar al Oratorio de San Francisco de Sales en Turín.

Allí organizó la Compañía de María Inmaculada y con sus compañeros frecuentaba los sacramentos, rezaba el Rosario, ayudaba en los quehaceres y cuidaba a otros niños. Murió en 1857 a los 14 años de edad. Su fiesta se celebra el 6 de mayo.

4.- San Kizito

Kizito nació en 1872. Fue nombrado paje del rey de Buganda, actual Uganda. Conoció la fe cristiana a través de los Padres Blancos, religiosos misioneros. 

En 1885, el rey empezó a perseguir a los cristianos y Kizito tenía miedo de morir sin haber sido bautizado. Su catequista, San Carlos Lwanga, lo bautizó y le dijo: “Cuando llegue la prueba decisiva, yo te tomaré de la mano. Si tenemos que morir por Jesús, moriremos juntos”.

Los dos murieron martirizados. Kizito tenía 13 años. Fue canonizado con otros 20 mártires en 1964. Su fiesta se celebra el 3 de junio.

5.- Santa Teresita del Niño Jesús

Santa Teresa del Niño Jesús, conocida también como Santa Teresa de Lisieux, es Patrona de las misiones y Doctora de la Iglesia. Vivió solo 24 años: nació un 2 de enero de 1873 y murió el 30 de septiembre de 1897. 

Esta Santa es amiga espiritual del Papa Francisco. Su fiesta se celebra el 1 de octubre.

6.- Beato Pier Giorgio Frassati

Pier Giorgio nació en Turín, Italia, el 6 de abril de 1901 en una familia muy rica. Llevó una vida austera y destinaba a obras de caridad buena parte del dinero que sus padres le daban. Fue deportista, esquiador y montañista.

Cuando cumplió 24 años de edad le diagnosticaron poliomielitis fulminante y murió muy poco tiempo después. San Juan Pablo II lo beatificó en 1990 y contaba que también recibió una influencia positiva de él. Su fiesta se celebra el 4 de julio.

7.- Santa María Goretti

El 6 de julio es el día de su fiesta. Fue asesinada a los 11 años de 14 puñaladas por resistirse a una violación. Antes de morir perdonó a su agresor. El Papa Pío XII definió a María Goretti como “pequeña y dulce mártir de la pureza”.

Partió a la casa del Padre el 6 de julio de 1902. Su madre perdonó al asesino cuando este salió de la cárcel.

8.- Beato José Sánchez del Río

Con solo 14 años de edad, José Sánchez del Río fue torturado y asesinado el 10 de febrero de 1928 por oficiales del gobierno de Plutarco Elías porque se negó a renunciar a su fe. Este niño fue beatificado en el año 2005 junto a otros 11 mártires de la guerra cristera que ocurrió en México en la segunda década del siglo XX.

9 y 10.- Beatos Michele Tomaszek y Zbigneo Strzalkowski

Estos jóvenes beatos polacos pertenecían  a la Orden de los Hermanos Menores Conventuales. Fueron asesinados por odio a la fe el 9 de agosto de 1991 por el grupo terrorista maoísta Sendero Luminoso que por esos años sembraba el terror en el Perú. 

Ambos servían en la localidad de Pariacoto, en los Andes de Ancash (Perú), país donde vivían hacía 11 años y que por entonces intentaba salir de la profunda crisis económica en que se encontraba, mientras los terroristas de Sendero Luminoso seguían asesinando miles de civiles y autoridades en pueblos y ciudades incluyendo la capital, con el fin de instaurar un régimen comunista.

Fr. Emilio Carpio: "Hay que luchar contra la pobreza, la violencia y la corrupción en el Perú"


En su mensaje por el 195° aniversario de la independencia nacional, el padre guardián del Convento San Francisco de Lima, Fr. Emilio Carpio Ponce OFM, señaló que es urgente que los peruanos reflexionemos sobre lo que realmente es la peruanidad y sobre lo que somos como nación, "pues a pesar de que el Perú tiene una gran riqueza natural y los peruanos son muy trabajadores, también en nuestro país existen problemas serios que resolver como por ejemplo la pobreza extrema, la corrupción y la violencia".

Su discurso lo pronunció durante la ceremonia realizada al interior del claustro franciscano, con asistencia de la comunidad de religiosos y trabajadores del convento, acto donde además se realizó el izamiento del pabellón nacional. Más que un discurso fue una disertación, clara y directa.

Fr. Emilio Carpio Ponce OFM.
"El Perú tiene todos los minerales, somos eminentemente un país minero. Pero no solo somos un país minero, sino también un país pesquero y agrícola. Además tenemos enorme cantidad de recursos de flora y fauna. Pero lamentablemente no estamos aprovechando el potencial natural y humano que poseemos. Creo que en estas fiestas patrias, más que celebrar debemos reflexionar sobre qué estamos haciendo para construir un Perú más justo y solidario", señaló el sacerdote franciscano.

En sus palabras, divulgó algunas estadísticas relacionadas con los indicadores de desarrollo. Uno de los datos más preocupantes es que en el Perú el nivel de pobreza bordea el 22% del total de la población. "Es lamentable que teniendo tantas riquezas, todavía haya pobreza", dijo.

Señaló que el reto es erradicar la pobreza extrema, para lo cual se necesita mejorar la educación. Fr. Carpio lamentó que el presupuesto que el Estado asigna al sector educativo es solamente el 2.8% del total del presupuesto nacional, mientras que en otros países como en Cuba o Suecia, está por encima del 7%. 

De otro lado, dijo que otro de los grandes males del Perú es la corrupción, especialmente en el sector público, y la violencia en todo nivel: tanto en las calles como al interior de las familias. En ese sentido invocó a los peruanos a luchar contra todo tipo de violencia y maltrato, en especial contra las mujeres y los niños.

"Disculpen que en estas fiestas patrias he venido a hacer el papel de aguafiestas, pero es importante tener conciencia de que todavía nos falta mucho camino por recorrer para lograr una auténtica justicia social, para alcanzar el bien común y el reino de Dios", comentó el religioso de la Provincia Franciscana de los XII Apóstoles del Perú.

Finalmente, el padre guardián elevó sus plegarias por un Perú más justo y solidario, y para que los gobernantes actúen con prudencia en beneficio de nuestra patria, recordando además que la verdadera libertad solo la podremos encontrar en Jesucristo.


Caminemos unidos y reconciliados hacia el Bicentenario

Cardenal Juan Luis Cipriani recibe el saludo del saliente presidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, durante la Misa Te Deum por el 195º aniversario de la Independencia del Perú(Foto: Arzobispado de Lima)

Por: Oficina de Prensa del Arzobispado de Lima.-

El Cardenal Juan Luis Cipriani, en la solemne Misa y Te Deum por el 195º aniversario de la Independencia del Perú, el 28 de julio, citando a Víctor Andrés Belaunde, recordó que todos los peruanos nos sentimos unidos a nuestros antepasados y hermanos porque compartimos la misma fe y porque juntos elevamos con las mismas palabras nuestro espíritu a Dios.

Luego de ello, el Arzobispo de Lima agradeció al Presidente saliente, Ollanta Humala, por su servicio a la patria y su defensa a la vida y la familia.

“Me permito saludar y agradecer al Señor Presidente Ollanta Humala, que termina hoy estos años de servicio a la Patria y agradecerle su respeto y defensa de la familia como institución fundamental al servicio de la sociedad, la defensa de la vida y del matrimonio.”

Caminemos en Misericordia

 El Primado del Perú recordó el momento que está viviendo la Iglesia con el Año Jubilar de la Misericordia convocado por el Papa Francisco y sobre la importancia del perdón en nuestra cultura y del respeto de los unos con los otros

“Es triste constatar cómo la experiencia del perdón en nuestra cultura se desvanece cada vez más (…) parece evaporarse… sin embargo el perdón es una fuerza que resucita a una vida nueva e infunde el valor para mirar el futuro con esperanza.” ¡Qué oportuna ocasión es esta, camino hacia el Bicentenario, para recordar la aplicación práctica de la Misericordia en la vida de nuestra sociedad! […] Perdonar las ofensas es algo que con urgencia debe sembrarse en el corazón, especialmente en los más jóvenes. Una cultura que frecuentemente se expresa con el odio y la violencia no es humana”.

“Enseñar al que no sabe es un deber espiritual de la misericordia. Enseñar en primer lugar a ser una buena persona, respetando la ética natural y las normas de convivencia, la honradez, los deberes cívicos y la solidaridad de unos con otros. No exagerar la carga ideológica del uso de los medios tecnológicos actuales y mirar con más seriedad el campo de las humanidades para hacer mejor al estudiante, en su ser persona libre y responsable”.

Defensa de la mujer y del necesitado

En otro momento, el Cardenal Juan Luis se refirió a la importancia de la defensa de la mujer y a las enormes desigualdades.

“Las campañas para dañar la dignidad de la mujer en su ser mujer y madre, queriendo imponer la llamada ideología de género no son humanas. El accionar de los medios de comunicación que confunden a la niñez y juventud con la constante difusión de la  violencia y el abuso del sexo en horarios inapropiados y de maneras indignas del respeto que todos merecemos, tampoco es humano.”

“Nos dice una obra de misericordia –dar de beber al sediento nos enseña la misericordia– que es una necesidad de primer orden para cuidar la salud y para llevar la vida y el progreso a todos los rincones, requiere el acceso de todos los peruanos al agua. Así como por las carreteras se facilita la comunicación de las personas a través del transporte generando un rico intercambio de bienes materiales y espirituales, de  manera análoga, el acceso al agua facilita la higiene, la salud, la vida, trasmitiendo y reforzando la dignidad en la vida en familia especialmente la atención a los niños, ancianos y enfermos”.

Ministros salientes asistieron a la Misa Te Deum por el 195º aniversario de la Independencia del Perú.(Foto: Arzobispado de Lima).

Las obras de misericordia de los peruanos

Meditando sobre las obras de misericordia, pidió más respeto para los enfermos y recordó las condiciones en la que viven los presos de nuestro país.

“Una mirada a los enfermos dignifica una sociedad. Una sociedad que cuida a los enfermos hace una obra de misericordia, que no se limita solo a la construcción de infraestructura sino, sobre todo, la presencia del personal médico y asistencial calificado en todos los rincones de nuestra geografía. Da miedo enfermarse, en los rincones del país la gente se muere porque no tiene acceso a la salud. Se ha iniciado un camino de acceso a las prestaciones de salud integral a través del sistema del SIS, un punto de partida que debe ser reforzado y perfeccionado”.

“Igualmente nos preocupamos de la seguridad, del hacinamiento y degradación en las cárceles es inaceptable y muchas veces origen de nuevos delitos”.

La Iglesia experta en humanidad

 En otro momento, el Primado del Perú recordó a los presentes el vivir la cultura de la solidaridad con los ojos de la fe y no solo con la frialdad de un problema económico.

 “La Iglesia, experta en humanidad, nos enseña a contemplar estas situaciones no con la frialdad de un problema económico de un hecho presupuestal. No basta el dinero para resolver las grandes desigualdades que hay en nuestro país. Hace falta un suplemento de fe en Jesucristo y una tensión solidaria”.

“La globalización, nos acerca a los demás, pero no nos hace hermanos”. Como dice el Papa Francisco, fomenta esta mentalidad del descarte, que lleva al abandono de los más débiles.

La participación de los medios de comunicación

Tomando las palabras del Papa Francisco, el Cardenal Juan Luis recordó el papel que deben jugar los medios de comunicación para la construcción de nuestra sociedad.

“Así mismo, una mirada de nuestra realidad hacia el bicentenario nos hace ver la importancia que tiene los medios de comunicación. Podemos calificarlos sin temor a equivocarnos, como el primer poder,  no el cuarto poder como se decía hace unas décadas. La rápida revolución tecnológica ha puesto a los medios de comunicación en el centro del poder y eso exige una responsabilidad muy grande. “Es necesario asegurar un pluralismo real en este delicado ámbito de la vida social”. La tendencia del llamado “pensamiento único” debilita la democracia y disminuye la fuerza creadora de los ciudadanos que se sienten limitados y, en ocasiones, impedidos de manifestarse con libertad”.

Misa Te Deum por el 195º aniversario de la Independencia del Perú(Foto: Arzobispado de Lima)

La familia debe ser el centro de nuestro país

Finalmente, citando al Papa Francisco en el Mensaje para la XLVII Jornada Mundial de la Paz en el 2013, hizo un llamado de promover a la familia como el centro del cambio de nuestro país.

“De hecho, la fraternidad es una dimensión esencial del hombre, que es un ser relacional. Sin ella, es imposible la construcción de una sociedad justa, de una paz estable y duradera. Y es necesario recordar que normalmente la fraternidad se empieza a aprender en el seno de la familia, La familia es la fuente de toda fraternidad, y por eso es también el fundamento y el camino primordial para la paz, pues, por vocación, debería contagiar al mundo con su amor”

Hermanos elevo en esta ocasión, unido a toda la familia cristiana, reconciliados unos con otros, mi oración a Dios para que nos guíe por caminos de paz y de gozo, de prosperidad y de esperanza.

Concelebraron con el Cardenal Cipriani, los Obispos Auxiliares de Lima, Monseñor Adriano Tomasi OFM., y Monseñor Raúl Chau.

Participó de la Misa el Presidente de la República, Ollanta Humala Tasso; La Presidente del Congreso, Luz Salgado Rubianes; el Presidente del Poder Judicial, Víctor Ticona Postigo; los integrantes del gabinete ministerial; así como miembros del cuerpo diplomático acreditado en el país, congresistas, autoridades políticas, militares y civiles.

Más fotos:

miércoles, 27 de julio de 2016

Vida de Fr. Alfonso María de la Cruz Sardinas, fundador de la Congregación de Religiosas Franciscanas de la Inmaculada Concepción

Con ocasión del nombramiento del nuevo Obispo de la Dióseis de Huánuco, Monseñor Neri Menor Vargas OFM, es propicia la ocasión para recordar a un gran sacerdote franciscano, quien también tuvo el honor de desempeñar este cargo eclesiástico.

Nos referimos a Fray Alfonso María de la Cruz Sardinas Zavala, quien nació en Huánuco-Perú el día 30 de Mayo de 1842 en el seno de una familia cristiana.

Sus padres, Don Manuel Sardinas y Doña Manuela Zavala, iluminados por la fe, lo bautizaron el 1° de Junio de 1842, con el nombre de Fernando.

Perdió a sus padres a tierna edad, y el niño creció bajo el cuidado de su tío Don Isidro Soler.

A los 15 años decidió ingresar al Convento de los Padres Franciscanos de Ocopa, atraído por la vida austera y sencilla de los misioneros franciscanos.

Después de concluir sus estudios religiosos y eclesiásticos realizó su Profesión Religiosa el 18 de Diciembre de 1862 y el 3 de Marzo 1867 recibió la Ordenación Sacerdotal, consagrando toda su vida al servicio de Dios.

El 15 de Febrero 1875, fue trasladado a Lima y nombrado Vicario, Bibliotecario y Escritor.

Se distinguió por su dedicación al confesionario, a la oración y a la misión apostólica. De preferencia consagraba sus desvelos a la gente desvalida. Extendió su labor misional a los pueblos de Huancayo, Lima, Ica, Ayacucho, Huancavelica y Huánuco, evangelizando con su elocuente y fervorosa palabra y con su vida austera, humilde y fraterna.

Fue Director Espiritual del Clero de Lima y Visitador de Comunidades religiosas por encargo de la Delegación Apostólica del Perú.

El 06 de Diciembre de 1883 fundó la Congregación de Religiosas Franciscanas de la Inmaculada Concepción, dedicada a la educación y obras de caridad, por inspiración divina recibida en las misiones franciscanas del pueblo de Sayán, cuando fue curado de una grave enfermedad por intercesión de María Inmaculada. Las cofundadoras fueron la Madre Clara Alvarez Salas y la Madre Rebeca Valdivia Paredes, primeras religiosas de la naciente Congregación.

El 12 de Agosto 1890 fue nombrado Obispo de Huánuco por su Santidad León XIII. El 11 de Enero 1891 recibió la consagración episcopal por su Excelencia Monseñor Manuel Antonio Bandini en la Catedral de Lima y tomó posesión de su Diócesis el 21 de Febrero 1891.

Como Obispo fue Padre, Pastor y amigo de todos, especialmente de sus sacerdotes, para quienes tenía el corazón tierno como el de una madre.

Realizó las Visitas Pastorales, como verdadero apóstol de Cristo, llevando el mensaje de salvación hasta los pueblos más lejanos de su Diócesis, que abarcaba los Departamento de Junín, Cerro de Pasco, y Huánuco.

Restauró y Construyó el Seminario y Templos de su Diócesis, adquirió numerosas fincas urbanas para sostener el Seminario y las obras de caridad.

Fundó colegios en Jauja, Huancayo, Cerro de Pasco y Huánuco.

Como buen hijo de San Francisco de Asís fue humilde hasta el extremo, su noble espíritu jamás dió cabida a la vanidad y soberbia, vestía pobremente, nunca dejó su zurcido sayal de jerga, fue frugal en su mesa, caritativo con los pobres a quienes dio muchas veces su propio alimento.

Hombre de oración y penitencia, vivió en la mayor pobreza. Sufrió con admirable paciencia los dolores de una llaga incurable en la pierna. Sobrellevó muchos obstáculos con serenidad y fortaleza, propios de un santo.

Ya inutilizado se hacía llevar en un cochecito a la Iglesia para visitar al Santísimo Sacramento, donde pasaba largas horas en oración y contemplación.

Se disciplinaba hasta derramar sangre. Antes de morir, hizo preparar su lecho en el pavimento para mortificación de su cuerpo y se entregó como oblación perfecta a la voluntad divina.

Murió en olor de santidad el 26 de Junio de 1902 en la ciudad de Huánuco, a los 60 años de edad.

Por su vida virtuosa y ejemplar, el 5 de Julio de 1964, Monseñor Ignacio Arbulú Pineda, Obispo de Huánuco, inició la Causa del Proceso de canonización de Monseñor Sardinas. Su tumba es muy visitada en la Catedral de Huánuco, se le tiene por santo y se le atribuye muchas gracias obtenidas por su intercesión. 

"QUE YO SEA DEFENDIDO POR TI, OH VIRGEN"
(Monseñor Sardinas)

ORACIÓN POR LA BEATIFICACIÓN DE MONSEÑOR SARDINAS
Oh Dios, que te complaces en exaltar a los humildes que sólo en ti confían, te rogamos te dignes glorificar con el honor de los altares, a tu siervo Alfonso María, que brilló por su humildad y espíritu de singular penitencia, edificando a las almas con su ejemplar vida. Oh Jesús que nos dijiste: “Pedid y recibiréis” te pedimos por intercesión de tu Siervo Alfonso María, que tanto te amó, nos concedas la gracia que sean reconocidas de nuestro padre fundador si es para mayor alabanza de tu Santísimo Nombre y bien de nuestras almas. Amén

El papa Francisco aterrizó en Cracovia para asistir a la JMJ 2016

Con información de EFE y ACIPRENSA



CRACOVIA, 27 Jul.-El Papa Francisco llegó a las 3:51 p.m. (hora local) al aeropuerto internacional de Cracovia-Balice en Polonia para participar de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se inició ayer con la Misa inaugural.

El Santo Padre llegó acompañado de su séquito y de 70 periodistas que viajan con él en sus viajes internacionales. La organización informó de que el avión de Francisco tomó tierra cerca de las 15.50 hora local (13.50 GMT) procedente de Roma, minutos antes de la hora prevista.

El Santo Padre fue recibido en el aeropuerto por el presidente polaco, Andrzej Duda, acompañado de su familia; y el Arzobispo de Cracovia, Cardenal Stanislaw Dziwisz, entre otras autoridades civiles y religiosas.

Dos niños pequeños vestidos con trajes típicos polacos obsequiaron al Papa un regalo tradicional del pais.

En el aeropuerto una gran cantidad de jóvenes entonó diversos cantos y oraciones al recibir al Papa, mientras ondeaban banderas de Polonia y el Vaticano.

El Pontífice se dirigió luego a un estrado donde una banda local entonó el himno pontificio y el himno nacional de Polonia.

El papa Francisco aterrizó hoy miércoles 27 de julio en el Aeropuerto Internacional Juan Pablo II-Balice para participar en la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia, ciudad que le recibe entre fuertes medidas de seguridad y donde permanecerá hasta el próximo domingo.



Beata María Magdalena Martinengo

Nació en Brescia el año 1687, de familia aristocrática, y pronto quedó huérfana de madre. Se educó en internados de monjas. A los dieciséis años su padre quiso que se integrara en la vida de sociedad, pero ella le manifestó que había decidido hacerse religiosa.

Superadas las reticencias paternas, ingresó en las capuchinas de Brescia a los dieciocho años. Pronto empezó a experimentar pruebas y tribulaciones interiores, que se sumaban a las humillaciones provenientes de la incomprensión de sus hermanas de hábito. 

Afrontó esos padecimientos uniéndose en espíritu a Cristo crucificado, profundizando en la humildad e intensificando la oración. Con el tiempo las monjas cambiaron de actitud hacia ella, la apreciaron cada vez más, y le confiaron los cargos de mayor responsabilidad: maestra de novicias y abadesa. Mujer de vida contemplativa y penitente, gozó de carismas extraordinarios.

Dejó algunos escritos místicos. Murió el 27 de julio de 1737. -Oración: Dios, Padre todopoderoso, que otorgaste a la beata María Magdalena la gracia de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, concédenos seguir fielmente nuestra vocación y lograr la perfección en la caridad. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


En: Año Cristiano Franciscano

martes, 26 de julio de 2016

Jacques Hamel, el valiente sacerdote que murió asesinado

Padre Jacques Hamel en una foto brindada por la diócesis de Rouen y divulgada por la agencia Reuters.

Con información de: EL MUNDO / AGENCIA EFE / BBC_ 26/07/2016 

Jacques Hamel, párroco auxiliar de la iglesia  de Saint-Etienne-du-Rouvray, localidad francesa cerca de Rouen, ha muerto hoy mientras celebraba la santa misa, cobardemente asesinado por terroristas del Estado Islámico. La noticia del suceso ha dado la vuelta al mundo y muchos son los medios de comunicación que están resaltando las virtudes del religioso,

"Muy valiente para su edad", así describía a su compañero fallecido el padre Auguste Moanda-Phuati, entre lágrimas para Le Figaro. "Los sacerdotes pueden retirarse ya a los 75 años, pero él prefirió seguir ofreciendo su servicio a las personas porque aún se sentía con fuerzas". 

Jacques Hamel nació en 1930 en Darnétal, población de la Alta Normandía. Fue ordenado sacerdote en 1958 y celebró sus "bodas de oro" en 2008 tras rendir 50 años de servicio, según apunta la web oficial de la diócesis de Rouen. Philippe Maheut, vicario general de la archidiócesis de Rouen, destacaba el cariño que los vecinos tenían hacia el fallecido, según informa EFE. 

Una vecina del lugar contaba a la BBC que conocía al párroco desde su niñez: "Mi familia lleva viviendo aquí 35 años y siempre hemos sabido de él", "era muy apreciado por todos los vecinos". Tal es así que algunos incluso se han pronunciado en Twitter:"Me bautizó, me enseñó el catecismo... Estoy indignada, conmocionada, triste..."

"Seguiré trabajando hasta mi último aliento"
"Era un hombre sencillo, vivía de la manera más austera posible, sin extravagancias", su compañero Moanda-Puhati también destacaba su calidez, "hemos aprendido muchísimo de su experiencia y sabiduría en la parroquia de Saint-Etienne", añadía el cura congoleño que ha interrumpido sus vacaciones para reunirse con sus feligreses rápidamente.

"Siempre era un rayo de luz en nuestras reuniones parroquiales" afirmaba el padre Aimé-Rémi Mputu Amba, decano de Sotteville-lés-Rouen, quien describía al cura como una persona discreta pero muy atenta. Mputu también destacaba la pasión de Jacques Hamel por su oficio "a pesar de su avanzada edad aún aportaba vida a la parroquia. Siempre que le decían que debía retirarse con su edad, él siempre respondía '¿alguna vez has visto un cura retirado? Seguiré trabajando hasta mi último aliento'. 

Para él dar misa, desde el momento en que comenzaba, era una forma de consagración, a pesar de las dramáticas circunstancias" explicaba sobre su compañero a Le Figaro. En la hoja parroquial del pasado mes de junio, con motivo de las vacaciones de verano, Hamel sostenía "(...) En estos momentos podemos escuchar la llamada que nos hace Dios para cuidar este mundo en el que vivimos, con el fin de hacerlo más cálido, más humano, más fraternal (...)".

En el blog de la parroquia donde se colgó dicha hoja parroquial ya han convocado la misa en memoria del padre Hamel para este mismo martes en la Catedral de Rouen, a las 18 horas. "Reunámonos para lanzar juntos nuestras oraciones" añaden.

En 2009 el padre Hamel era entrevistado con motivo de la celebración de la Navidad en su iglesia:Una vida dedicada a su parroquia". Desde el comienzo de los ataques en Francia hemos estado teniendo reuniones en el comité interreligioso entre nuestras comunidades" afirma Mohammed Karabila, presidente del Consejo Regional de la Fe Musulmana de Normandía, que describe para Le Figaro al padre Hamel como "un hombre de paz, religión, carismático. Ha dedicado su vida a su religión, sacrificaba su vida por los demás".


El arzobispo de Rouen, Dominique Lebrun, abandonó este martes la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia para volver a su diócesis en Normandía tras el trágico suceso. "Esta noche estaré en mi diócesis, con las familias y la comunidad parroquial, que están en estado de shock", ha dicho Lebrun desde Cracovia. Los obispos españoles sumaban sus oraciones a las de la Iglesia francesa por el alma del sacerdote asesinado. 

El Papa Francisco se ha mostrado "particularmente afectado" por el "acto de violencia durante una misa" y ha pedido "paz para todo el mundo". "Estamos particularmente afectados por esta violencia horrible y que ha ocurrido en una iglesia, un lugar sagrado en la que se anuncia el amor de Dios", agregaba el portavoz vaticano.

El fraile franciscano que multiplica panes y peces


Fr. Gonzalo Diéguez coordina el comedor social de Pontevedra bajo el lema: «Dar todo lo que tenemos y punto».

Tomado de: www.regionenlibertad.com y diario La Voz de Galicia

Gonzalo Diéguez es un sacerdote franciscano que coordina el comedor social del convento de San Francisco en Pontevedra. "Hay mucha necesidad, mucha más de la que a veces vemos. Hay pobreza material y pobreza mental", explica en La Voz de Galicia. 

Él es natural del municipio pontevedrés de Agolada. "Yo fui a estudiar al seminario, en Herbón, porque me mandaron mis padres y punto", reconoce, pero le gustó y nunca se arrepintió de seguir la vida franciscana. «Si no me gustase me hubiese ido en cualquier momento, incluso ahora, pero siempre estuve feliz».

Estudió Filosofía y Teología en Santiago y vivió varios años en Roma, estudiando y dando clases de Liturgia. «La ciudad es preciosa para ver... Pero muy bulliciosa para vivir, demasiado ruido y demasiados coches», comenta.

UN COMEDOR SOCIAL GRACIAS A LOS FELIGRESES
Lleva 9 años en el convento de Pontevedra, muy satisfecho del comedor social. «Es una gran obra, se ayuda a muchísima gente», dice.

Los fondos los aportan los fieles. «La verdad es que todo sale de los cepillos de la iglesia. Esto, sin la solidaridad que hay en la ciudad, no sería posible, pero aquí sí lo es. También tenemos muchas donaciones, algunas importantes, de supermercados y otras muy bonitas». 

Cuenta que hay quien les lleva fiambre que no alcanza nada más que para un bocadillo. «Pero da igual, lo importante es que vengan y donen», dice. Gonzalo Diéguez agradece también el esfuerzo de los voluntarios, que cada día llegan para preparar mesas, sillas, comida y acogida. 

Lo más difícil, según explica, no es conseguir recursos. Ni siquiera en los peores tiempos de la crisis. Lo más duro es enfrentarse cada día con la pobreza. «Conoces las historias, ves muchos dramas... Te interesas por las personas, y claro, tú no tienes solución para sus problemas», señala. 

Y la voz del fraile se hace casi un susurro cuando cuenta a La Voz de Galicia: «La verdad es que no sé de nadie que viniese a comer aquí al que finalmente le fuese bien... Los que dejan de venir es porque se mueren o porque los meten en la cárcel, que también pasa... Esto es muy duro».

Sin preguntas Sabe las historias, los dramas, las tragedias de quienes acuden a comer. Pero no suele hacer preguntas. Su lema es bien fácil de entender: «Aquí damos lo que tenemos y punto. No preguntamos nada, el que viene, come... A veces hay quien te dice que tal o cual tiene dinero y viene aquí... Ni lo sé ni lo pregunto. Al que viene, se le da de comer, que es la función que tiene el comedor».

A veces, lo que hace falta en el ajetreo del comedor es poner paz. Y lo hace a su estilo; sin gritos, sin aspavientos. «Tengo que recordar de cuando en vez que aquí no se viene a discutir, que se viene a comer», dice. Nadie le rechista. Y el comedor, con sus más y sus menos, coge calor de hogar.

lunes, 25 de julio de 2016

Detienen en Polonia a hombre sospecho de planear atentado en la JMJ 2016



Cracovia, 25 Jul. 16 / 08:13 am (ACI).- La policía polaca ha detenido este lunes a un ciudadano extranjero de 48 años (se cree que es de nacionalidad iraquí), acusado de posesión de explosivos durante uno de los estrechos controles que se hacen cada día para garantizar la seguridad.

El portavoz del tribunal de Lodz, en el centro del país, ha reconocido sospechas de que el detenido intentaba preparar un atentado durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebra esta semana en Cracovia y a la que asistirá el Papa Francisco.

Según informaron medios locales, el sospechosos fue detenido en un hotel y en estos momentos se buscan cómplices porque piensan que podría tratarse de un ataque coordinado.

Según las mismas informaciones, las primeras sospechas surgieron durante un control de rutina en el que perros adiestrados para detectar explosivos recorrían uno de los trayectos que en los próximos días recorrerá el Papa.

El iraquí, quien no tiene dirección permanente en Polonia, permanecerá en detención preventiva los próximos dos meses y podría ser condenado hasta a ocho años de prisión por tenencia ilegal de explosivos, según señalo la fiscalía.

Según las autoridades, no hay que temer puesto que la ciudad se ha blindado para recibir al Papa Francisco y a los cientos de miles de peregrinos que le acompañarán hasta el próximo domingo 31. En toda Polonia hay desplegados 20.000 policías.

Por su parte, el ministro del Interior polaco, Mariusz Blaszczak, ha asegurado que no hay constancia de que exista amenaza terrorista en Polonia.

A la seguridad interior se suma el restablecimiento por un mes de los controles en las fronteras con sus vecinos de la UE, Alemania, República Checa, Eslovaquia y Lituania, así como en los puertos marítimos y aéreos.

Tomado de: ACIPRENSA

Vaticano presentó nuevo documento del Papa sobre religiosas de clausura

Tomado de: ACIPRENSA /
Religiosas del Monasterio de Santa Clara en Barrios Altos, Lima (foto: jironlima.wordpress.com)

La Santa Sede presentó este viernes 22 de julio la Constitución Apostólica Vultum Dei quaerere, sobre la vida contemplativa femenina, elaborada por el Papa Francisco y que reemplazará al documento Sponsa Christi de Pío XII publicado en 1950.

Durante la presentación, el Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, Mons. José Rodríguez Carballo, dijo que la nueva Constitución llena un vacío de los años postconciliares de la que ya se empezaban a sentir las consecuencias, pues actualmente la vida contemplativa se rige por un documento elaborado antes del Concilio Vaticano II.

Indicó que por ello la preocupación y decisión del Papa de “dar un nuevo documento a cuantos en la Iglesia ‘hombres y mujeres, llamados por Dios y enamorados de él, han vivido su existencia totalmente orientados hacia la búsqueda de su rostro, deseosos de encontrar y contemplar a Dios en el corazón del mundo’”.

El Prelado explicó que en el documento el Papa da indicaciones precisas con respecto a los elementos fundamentales de una vida de contemplación que, si bien no es prerrogativa exclusiva de las mujeres, es en su mayoría femenina.

“Por eso a la hora de establecer sus elementos esenciales hay referencias explícitas a las mujeres contemplativas, a las que se propone el ícono de María como summa contemplatrix, aquella ‘virgen, esposa y madre, que acoge y guarda la Palabra para devolverla al mundo, contribuyendo así a que Cristo nazca y crezca en el corazón de los hombres sedientos’”.

Destacó que entre los puntos claves de la nueva Constitución Apostólica está la formación de las religiosas y propone además la colaboración entre los monasterios.

“El Santo Padre, mientras recuerda que el lugar habitual de formación para una comunidad contemplativa debe ser el monasterio, también augura la colaboración entre varios monasterios de diversas maneras: el intercambio de material, el uso prudente de los medios digitales, las casas comunes de formación inicial, la disponibilidad de las hermanas preparadas para ayudar a los monasterios con menos recursos etc.”, indicó.

En Vultum Dei quaerere, Francisco también dedica un espacio a la vida de oración en los claustros.

“Si el deseo profundo del corazón de Francisco es tener una ‘Iglesia en salida’ –afirmó– esto también es válido para las llamadas a transcurrir su existencia entre los muros de un claustro: la atención del corazón, en su solicitud maternal, debe dilatar continuamente los confines de la oración, para que no solo suba a las alturas para contemplar el rostro santo de Dios, sino que baje también a las profundidades, para encontrar el dolor del hombre más solo y excluido”.

Además, dijo, el documento aborda la autonomía, a la que se vincula al papel de las federaciones, y la clausura. Explicó que todos los monasterios, excepto en casos especiales, a juicio de la Santa Sede, han de estar federados.

Indicó que es interesante la posibilidad de que las federaciones se configuren no sólo sobre una base geográfica, sino también en afinidades de espíritu y tradiciones. Asimismo se espera la asociación, también jurídica, de los monasterios con la Orden masculina correspondiente y la formación de Confederaciones y Comisiones internacionales de varias Órdenes, señaló.

En cuanto a la clausura, indicó el Arzobispo, se redefinen los tres tipos de clausura, ya especificados en Vita Consacrata: la clausura papal, constitucional y monástica; permitiendo a los monasterios un cuidadoso discernimiento que respete su derecho de solicitar eventualmente a la Santa Sede abrazar una forma de clausura diferente de la vigente.

En ese sentido, concluyó, “con esta constitución apostólica tenemos su pensamiento traducido en directrices claras, que se entregan a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica que ahora tiene la tarea de redactar un nuevo documento que sustituya al vigente Verbi sponsa y que contiene la legislación que regulará la formación, la autonomía y la clausura de los monasterios de vida contemplativa o íntegramente contemplativa”.

En el mundo hay cerca de 4.000 monasterios de vida contemplativa. La mayoría se encuentran en España e Italia. 

Santiago el Mayor, patrono de España

Santiago el Mayor, óleo de Guido Reni.
Santiago el Mayor nació en Betsaida; era hijo de Zebedeo y hermano del apóstol Juan. Jesús, pasando junto al lago de Galilea, vio a los dos hermanos, que estaban repasando las redes, y los llamó a su seguimiento. Junto con su hermano y Pedro, Santiago fue uno de los tres discípulos más cercanos a Jesús, en la curación de la hija de Jairo (Mc 5,37), en la Transfiguración (Mt 17,1), en Getsemaní. 

Por su carácter pronto e impetuoso, el Señor le impuso a él y a su hermano el sobrenombre de «hijos del trueno» (Mc 3,17). Fue decapitado por Herodes Agripa en Jerusalén el año 44. 

Desde la antigüedad está muy difundida la persuasión de que Santiago predicó el Evangelio en los confines de Occidente, o sea, en España, y de que sus discípulos recogieron sus restos en Jerusalén y vinieron a enterrarlos en lo que hoy es Compostela. 

Su sepulcro, a lo largo de la Edad Media y hasta nuestros días, es meta de innumerables peregrinaciones de toda la Cristiandad. 

Oración: 

Dios todopoderoso y eterno, que consagraste los primeros trabajos de los apóstoles con la sangre de Santiago, haz que, por su martirio, sea fortalecida tu Iglesia y, por su patrocinio, España (nuestro pueblo) se mantenga fiel a Cristo hasta el final de los tiempos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.